¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Y fueron tres
Hoy a las 10:04 am por Hansha Yamanaka

» Las plantas se están secando!
Hoy a las 6:07 am por Uchiha Sukino

» Nobility and diplomacy. — ❁
Hoy a las 4:54 am por Akkarin

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Ayer a las 11:12 pm por Gakumon

» Dados de Gin
Ayer a las 9:01 pm por Loremaster

» Paso | Misión C: Detén a la bestia.
Ayer a las 8:37 pm por Pieromaru Jisaguro

» Misiones de Yuna
Ayer a las 8:02 pm por Yuna Amaru

» Tridente (Progresiva)
Ayer a las 6:27 pm por Gakumon

» La Suerte de Pao
Ayer a las 2:21 pm por Loremaster

» Ruined paths {+ Sorey Bokushi || Pieromaru Jisaguro }
Ayer a las 6:11 am por Uchiha Sukino

» Crouching Cat, Hidden Viper
Ayer a las 2:17 am por Kagaku Gin

» Kakashi
Dom Oct 15, 2017 9:56 pm por kakashi

» Misiones de Howaitohasu
Dom Oct 15, 2017 9:47 pm por Pieromaru Jisaguro

» Mozart, el bastardo Uchiha
Dom Oct 15, 2017 9:25 pm por Mozart

» Senju Ottys
Dom Oct 15, 2017 9:02 pm por Sheik

» Yottan — "A fire needs no name." — (ID)
Dom Oct 15, 2017 8:53 pm por Sheik

» Ficha de Kakashi (Reinicio)
Dom Oct 15, 2017 7:46 pm por Gakumon

» Viajando entre Aldeas
Sáb Oct 14, 2017 5:53 pm por Al Lawton

» No es solo una pelea II [C]
Sáb Oct 14, 2017 2:27 pm por Iko

» Inicio criminal | Mision-Viaje
Sáb Oct 14, 2017 2:00 pm por Kagetane

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


A safe place

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A safe place

Mensaje por Zhorin Kashu el Dom Ago 13, 2017 9:12 pm

Tras el intercambio de nombres, y tras aquella respuesta muerta, poca esperanza pudiera quedarle a la pequeña niña por sobre el conocer o no a su contrario. Él era de esas personas un tanto extrañas, tranquilas por naturaleza, pero a la par, apartadas de todo el mundo; ese tipo de personas que creían que cualquiera que pudiera alterar su paz, sencillamente representaba problemas que podría evitar, y aunque aquella muchacha se había inmiscuido a la fuerza en sus quehaceres, ya poca importancia la daba tras ese deambular en el desierto oscuro, siempre andante bajo las estrellas que servían de guía ante tal paisaje mortífero y desolado. Paso a paso dejaban esa silueta de pisadas que eran borradas por las ráfagas frías que aquel muchacho de aire intentaba desviar para disminuir el frío, pues ambos andaban mal vestidos para tal lugar, y aunque su esperanza de vida disminuyera cada segundo, el miedo del pelirrojo se enfocaba en no caer presos de una tormenta de arena que poca oportunidad les diera para escapar. Así mismo, su pecho desnudo comenzaba a erizarse en ese escalofrío que la dama vería, ella, quien le había llevado a cederle su prenda, poco más podía hacer que ver tal torso descubierto, un tanto sonrojada por lo atractivo de aquel muchacho, y aunque ella fuera una niña, bien que ya poseía sentimientos y factores de mujer, obligada a tenerlos cabe destacar, pero ya imposible de perderlos, de volver atrás.

A pesar de que en el horizonte aledaño se podía apreciar la silueta luminosa de la capital, ellos partían en diagonal que los alejaba de la misma, siguiendo un sendero que por la arena, poco rastro daba de su presencia. Los observadores detallarían que aquel camino se encontraba un tanto más elevado que las dunas aledañas las cuales yacían en un mar sereno y plano; debido a que el viento arrastraba con él a los granos de arena, el paso del aireado hacía que las ráfagas limpiaran los pequeños rastros por sobre aquella caliza que los orientaba, y si aquella mujer fuera la que guiara al grupo, pues yacerían caminando a la deriva, desconocedora de esos detalles que solo los que vivieron en el desierto pueden aportar. Su caminar improvisto pronto daría resultados, y aunque los pies cansados de la mujer le agobiaban, pues ella caminaba descalza ante la arena ahora fría, su vergüenza le impediría pedirle ayuda a tal hombre, después de todo, ella no poseía dinero con cual pagarle, y ese ofrecimiento de cuerpo claramente ya él lo había rechazado.

El andar sin rumbo daría entonces a un encontrar de silueta, pues a los minutos helados que aparentaran ser horas, bien que mostrarían ese paisaje aireado y poco iluminado, resplandeciendo aquel poste elevado que daba indicación del lugar. Zhorin había recordado que en su comunidad, la cocinera Pauletz le había comentado que buscaba a alguien que le ayudara, pues con la crecida de visitantes a la comunidad, el restaurante poco a poco se había convertido en un lugar muy abarrotado, después de todo, era un lugar en donde poder conseguir comida a cambio de objetos, siempre alejado de aquellas paredes de la capital que poca amistad prestaban a aquellos forasteros o contrarios al Feudo. Si bien era un lugar un tanto movido, el muchacho de ojos azules entendía que los de su clan ningún daño le harían a la pequeña niña, y con ello, bien que podría alejarla de ese pretexto de abuso en donde ella se encontraba, después de todo, no podía volver a la capital, y sin entrenamiento de ermitaño, era absurdo el suponer que podría vivir viajando o residiendo en el desierto.

-Ya casi llegamos- Diría el chico, mirando a la dama ante la poca luz que su rostro podía recibir. Su apariencia agradable era encantadora, y eso lo daba a notar la pequeña mujer pues su sonrojo se notaba igual de apasionado. Ella había adquirido un gusto a por él, le gustaba por haberla salvado, le gustaba por haberla protegido, le gustaba porque él la había tratado como una persona y no como un pedazo de carne, y además de ello, le gustaba por su apariencia tan atractiva que era deseosa. Por primera vez en su vida, aquella niña sentía un gusto real y no obligado, y de la nada, su entrepierna reaccionaría como nunca lo había hecho, su corazón se aceleraba y su boca nada diría. Terminarían de llegar entonces a la entrada de aquella comunidad, no tan grande, similar a un sector de comercio en donde yacía una tienda de objetos, un restaurante, y habitaciones ya en el interior que aparentaba ser solo para los miembros de tal lugar. –Acá estas a salvo, sígueme- Y así como le aclaraba aquello, la pequeña niña le perseguiría, aún mal vestida pero más abrigada que antes.

Aunque aquel lugar pudiera contener a maleantes o degenerados, todos respetaban tal punto pues había normas no escritas que permitían que ese lugar existiera. Para los habitantes del desierto, aquel era una parada en donde descansar, en donde reabastecerse, y en donde no morir ante tal ambiente despiadado que poco podía prestarle a los desconocidos, y por ello, tal lugar era protegido incluso por los rufianes que podrían causar estragos en cualquier otro lugar. Por su parte, la niña, bien que entraría un tanto asustada a tal lugar, vería a las personas un tanto intimidantes que se postraban en tal morada, y al cabo de los minutos, sentiría el olor a estofado que su nariz hambrienta le daba por reconocer.

Sin bienvenida ni cortejo, aquella mujer un tanto intimidante de la cocina poco más diría, vería a ambos, vería el extraño pretexto del joven pelirrojo, quien sonreía e intentaba ser amable, y tras eso, aquella señora suspiraría al notar a la niña. –Es flaca, débil, no podrá cargar el pernil, supongo que debo engordarla, pero mientras tanto, funcionará, Zhorin- Aclararía la mayor, y aunque la pequeña se sentía un tanto ofendida, sus ojos se abrirían al ver como aquella se tornaba y se prestaba a servir un plato para dejarlo en la mesa. –Toma, come, debes tener hambre- Diría casi en queja, y así como la niña la vería un tanto incrédula, sus ojos se aguarían y dos ligeras lágrimas dejarían verse rodar por sus mejillas. Así mismo, sin detenerse, se posaría a comer, pues hacía meses que no disfrutaba de una buena comida con tan buen honor, y mientras ella se olvidaba de todo, aquel Cantante recibiría el agradecimiento de la mujer, seguida de un dinero por el traslado que ella misma había ofrecido, y tras eso, se marcharía, sin decirle nada a la niña que él esperaba que ahora fuera feliz, o que por lo menos tuviera una vida más digna de ahora en adelante.
Zhorin Kashu
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.