¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


— Ojos Abiertos Sobre el Mar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— Ojos Abiertos Sobre el Mar

Mensaje por Yuukan el Lun Ene 19, 2015 8:44 pm





— Nos reunimos hoy a celebrar la undécima asamblea entre las voces del fuego — narró tosca la voz de un anciano entre nervios, tanto pavor hilaba como la primera vez que debió presentar sus intenciones. Jamás se mencionaba abiertamente sus nombres, sólo por metáforas que referían a algunas de sus cualidades, lo que revestía a la escena de gustos más ceremoniales. — Y en ésta jornada ha decidido unírsenos la voz del viento bravío — añadió. Cierto júbilo se desprendió de sus aciagas voces, felicitando al joven por unirse a su causa.

Allí bajo una cúpula oscura por negras artes invocada, en el centro del lejano y temido bosque septentrional, dieron inicio a la asamblea tan esperada. — Años hace desde que la doncella se asentara con firmeza en estas tierras. Sin embargo, con su paso que cree justo y recto ha aplastado cientos de pequeñas almas. Sus actitudes tiranas se ocultan bajo un velo de falsa justicia que quienes sepan verlas desean desterrarlas. Los últimos acuerdos comerciales con la neblina, en contra de toda recomendación, han sido la gota que colmó el vaso. Siempre sorda ante la cordura... Pero por gracia de los astros que esta noche nos cobijan — y su trémula luz apenas era visible tras la cúpula de tinieblas — hemos encontrado una manera de impulsar la Corriente Ígnea. — Y pese a que nada allí era fácil de percibir, las miradas se sintieron atraídas a la nueva presencia. El joven de cabello oscuro no había dicho hasta entonces palabra alguna, y gozaba sereno la tensión que su silencio provocaba. Él era un joven de conocido nombre entre las filas de Kakkinoaru'en, quien ocupaba el puesto de comandante de las tropas de defensa en el feudo, entre otros títulos varios. Agraciado por su juicioso actuar, resaltó sin su intención el mal gesto en su rostro al enterarse de los últimos tratos comerciales. Tal disenso atrajo la atención de los consejeros de la dama de fuego, quienes hace décadas planeaban una buena ruta para acabar con su reinado. En varias reuniones anteriores, "Yuukan" se había declarado en contra al régimen y esto lo llevaría a ser citado en esa particular noche.

— Tendrás un rol esencial en este plan, hijo gallardo del fuego.  
Las órdenes por fin deberían ser dadas, y él comprendería cuál era su parte en la tan labrada trama que aquellos consejeros tenían elaborada. Su simple misión constaba en sembrar el caos para desequilibrar la malicia de su nueva enemiga. Romper con sus relaciones con la niebla era el primer paso, el siguiente sería corromper poco a poco aquel castillo desde las mismas entrañas.  
— Si bien recordamos, tienes un par de protegidos... ¿Serán de confiar? — inquirió uno de ellos. A la memoria de Yuukan regresó la imagen del pequeño joven al cual daría asilo meses antes.  

Hotaru Aburame; un pequeño joven de cabellos grisáceos como la ceniza, con descomunales orbes pardos. Perseguido por su patria, se intentó refugiar en el País del Fuego pero todas las puertas se cerraron para él automáticamente. Nadie querrá nunca meter sus manos en el lodo que significa resguardar a un fugitivo. Sin embargo, Yuukan pensaba que en él había inocencia y decidió darle la oportunidad para probarla. Ahora, al cuidado (naturalmente secreto) de un General de Kakkinoaru'en, Hotaru no tenía de qué preocuparse.  

Por otro lado, también rememoró al revoltoso capricho Yamanaka y por poco no se llevaría la mano a la frente en previsión de lo que podría llegar a pasar. Énosis era un chiquillo de apenas catorce años sin mucha perspectiva del mundo, pero desbordante de amor y humildad. Si bien en sus ojos se encuentra la malicia de un joven, más allá de ellos se puede ver un bondadoso corazón.  

— No me atrevería a involucrarlos sin antes saber que están dispuestos. — explicó. Por sentado daba que eran de confiar, puesto que les tenía a ambos gran cariño.
Pero inquirir en sus ayudantes sería preocupación suya. Ahora debían finalizar con la formulación del plan inicial. Él se ocuparía de volver todo en contra de Himawari Tsukasa, primero alejando aliados.  

— Nos encargaremos de transformarte en una sombra, por nombres no has de perder el sueño. Vayámonos ahora, pues la noche no es larga.

Y sin mucho más que decir, se retiraron a la penumbra. La cúpula se desgarró en suaves jirones de llamas negras, mucho más no deberían demorarse hacia el castillo.  

* * *

Al día siguiente organizó una misión junto a sus protegidos, sin comentar que llevaría compañía. Se trataba de una mera fachada para excusar su retirada del castillo, y encontrar algún lugar tranquilo para entablar la conversación con su séquito.

Los esperaría al borde del frondoso bosque que resguardaba las espaldas del castillo, montado en un corcel negro como la noche. Vestía chaqueta y pantalón del color cual se tiñen las nubes de tormenta; al cuello una parda bufanda que caía por su espalda. Los finos cabellos se enmarañaban con un gélido soplo de viento, que se arremolinaría a su diestra llevándose consigo en una danza las hojas escarlata. Los añiles ojos cansados del General viajaron de vuelta al castillo, esperando ver en cualquier momento amanecer de sus escondites a ambos jóvenes.  
Un vasto cúmulo de nubes ocultó el sol, y el céfiro decidió levantar polvo bajo sus pies. Pero aquel mismo viento traería lluvias que refrescarían el panorama.  

— Es un buen clima para empezar un viaje. — susurró el joven, dejando que la brisa arrastre su cabello y oculte sus ojos, sus ojeras tiznadas en gris y una faz manchada por la fatiga.

— No es un buen día para irse, Yuukan. — retumbó en la memoria la dulce voz de la joven de cabellos blancos, quien reprochaba su ida mientras paciente daba filo a una corta espada. — Nunca es un buen día para ti. — le reprochó, sosteniendo su mentón para robarle una caricia. — Pero no somos árboles, no debemos echar raíces.  
— Tampoco somos aves. — retrucó la sabia dama. Pero él no podía otorgarle la última palabra.  
— Sin embargo, ya sabemos cómo volar. — y dicho esto, se esfumó por la ventana.




— Veremos barcos negros por la noche. — se dijo, olvidando la escena de la mañana. — Pero tendremos nuevas luces en cuanto se alce el sol.
Sólo le restaba esperar a que nuevas sombras se le unan, al secreto resguardo de las viejas voces.
Yuukan
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: — Ojos Abiertos Sobre el Mar

Mensaje por Aburame Hotaru el Mar Ene 20, 2015 10:45 pm


A medida que caía la tarde y sus pasos avanzaban, Hotaru dudaba cada vez más que fuese una buena idea dejar atrás la seguridad de unas murallas altas y firmes por la promesa de un futuro mejor para él y para todos. Todavía quedaba un largo camino hasta el punto de encuentro, todavía tenía tiempo de pensar en las consecuencias que desatarían sus acciones por nimias que fueran estas.

Casi con la caída del sol llegaron a un camino del frondoso bosque, oculto parcialmente por maleza y gruesos troncos nudosos y agrietados. Allí había un hombre de porte elegante sobre un caballo tan negro que apenas se diferenciaba de las sombras casi recién salidas a los bordes del camino. Lo conocía. Él era quien le había dado asilo y lo había acogido unas semanas atrás, cuando vagaba en busca de un sitio donde poder esconderse de sus implacables rastreadores; también era él el muchacho de los castillos en el aire sobre ese “gran futuro”. Hotaru sin embargo le temía como a nadie. Estaba siempre rodeado de un tupido halo de misterio que imponía en el chico-colmena una sensación de pavor inherente y casi asfixiante.

-Ya estoy aquí. – Anunció cuando los separaban menos de cinco metros, en voz baja pero audible. Sabía que estaba remarcando lo obvio, pero por algún motivo no había podido evitar decir eso ¿sería cosa del miedo?

Su apariencia había variado bastante a cuando él lo conociera vestido con los trapos que llevaba al escapar de su casa, ya sucios y desgarrados a jirones por los múltiples problemas en los que se había visto envuelto. Vestía con un Kamishimo, un traje tradicional de la zona compuesto por seis piezas: Un Haori azul oscuro, marino casi, de mangas cortas pero muy anchas; un Haori himo, por debajo de la primera pieza, apenas visible en la parte entreabierta del pecho, de un color casi idéntico; un Obi anudado con fuerza y elegancia a la altura de sus abdominales planos; el Hakama entre gris y pardo, con tirantes anchos de cuero que se sujetaban a sus hombros y los protegían con algo parecido a unas hombreras de soldado. Llevaba insignias grabadas a ambos lados en esa misma pieza, símbolo, supuso en todo momento, de la familia de su protector; los Tabi blancos y unos Geta de buena madera, oscuros y firmes rematados con una placa de metal en la suela.
En ese momento podría haber pasado por alguien de alta alcurnia, tal vez, si se hubiese pasado siquiera la mano para domar su corta melena cenicienta.

-¿Tendré de que ir andando? – Se atrevió a preguntar por fin, después de pasar un buen rato observando el único caballo que había – Encima de que me visten como a un payaso… - susurró todo lo bajo que pudo mientras esperaba la respuesta.


Off:

Haori: Chaqueta de mangas anchas

Haori himo: Chaqueta o prenda interior, de mangas más cortas, que va por debajo del Haori.

Obi: Cinturón de tela.

Hakama: Pantalones anchos, bastante parecidos a una falda larga sólo que con siete pliegues representando las "siete virtudes del Bushido".

Tabi: Calcetines gruesos de color blanco.

Geta: Zapatos de madera tradicionales en japón y que se usan en conjunto con el kimono. El remate de metal es para evitar que la suela se desgaste demasiado o por si hay que pelear con ellos puestos.

Por otra parte tengo que pedirte disculpas porque mi post, al lado del tuyo, queda como una soberana patada en los pendientes reales. Me he esforzado, de verdad que sí, pero no puedo dar más de mí mismo en éste preciso momento y sabes que dejarlo "para más tarde" sería sentenciar mi participación en éste tema. Cualquier cosa que haya puesto mal me avisas, o si se te ocurre algo para poder mejorarlo. xD

P.D.: Sé que me he extendido, tal vez incluso demasiado, en describir la ropa de mi personaje pero dado que es un cambio sustancial en él (normalmente seguiría usando su vieja ropa aunque estuviera hecha polvo por completo) he considerado importante recalcarlo de alguna forma. También he aprovechado para mencionar de una todas las partes de su nueva indumentaria y así evitarme, a la postre, tener que explicar cada una por separado.
Aburame Hotaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.