¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Hoy a las 1:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Hoy a las 1:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Hoy a las 12:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 11:57 pm por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 10:12 pm por Invitado

» Entrenamientos.
Ayer a las 12:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Ayer a las 12:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 3:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 3:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 2:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 1:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 10:29 am por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 7:58 am por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 4:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 1:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Vie Oct 20, 2017 10:08 pm por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 3:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 1:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 1:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 12:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Cuestión de gustos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuestión de gustos

Mensaje por Nozomi el Jue Sep 07, 2017 9:07 am


電動ナイフ

Cuestión de Gustos

Bosque de la Hoja - País del Fuego


     
Un día simple, común y rutinario. Nada nuevo para la vida de Nozomi. Algo habitual, frecuente y ordinario en su vida. Hacía ya tiempo que había sido nombrada ninja del país, hacía meses que optó por seguir la vertiente ideológica de su madre, y con ello corresponder al feudo mujer. Pero, desde el encuentro en las afueras del país con aquella extranjera, aquel encuentro le hizo meditar mucho sobre su existencia, hasta el punto, de arrepentirse de acceder a la academia por simple moda infantil. Miedo, inseguridad, terror, pánico, desasosiego y un sin fin más de adjetivos que podían connotar los sentimientos que tuvo al tener que enfrentarse contra aquella ... fémina. Aprendió que no se podía ser una guerrera sin luchar, que no podía evitar ir a la guerra si seguía en el sector militar, pero, ahora que podía hacer. Durante todo este tiempo Nozomi no hizo ni una sola misión, a sabiendas que si comenzaba a realizarlas con éxito, no podría evitar que un superior deseara que comenzara a realizar misiones militares y no las corrientes que le gustaba hacer: ayudar a ancianos, cuidar animales, dar soporte al hospital o, lo que más le gustaba, enseñar a las nuevas generaciones, pero su filosofía no era admitida en la academia, no podías educar guerreros bajo la idea de paz sin batallar.

     
Clima calmado, temperaturas bajas para las comunes del país, un viento fresco que se formaba por los pasillos creados por el paisaje del bosque del fuego. Quedaban aún un par más de horas antes de que el sol se escondiera bajo la cordillera de la frontera del lugar.  Calmada y sosegada Nozomi jugaba con el girasol dorado representativo de aquellos que luchaban bajo la mujer de fuego. Nozomi cada semana, cada vez que acababa sus obligaciones éticas como kunoichi del país, se retiraba a las afueras, a un lugar solitario y tranquilo para poder pensar en el futuro de su vida. ¿Podría retirarse de aquello que ha empezado?¿Sus padres apoyarían su decisión?¿Deseaba ser una gran ninja o en su defecto tan solo quería tener una vida tranquila? Pero fue entonces cuando sus labios formularon la frase que su inconsciencia tenía grabada. - Si quiero, pero no me atrevo. - sus palabras fueron bailadas por una corriente de viento que zarandeo la larga y desenfadada melena pelirroja de Nozo.

     
Suspiró profundamente, cerró los ojos y apretó con delicadeza el medallón con sus dos manos quedando oculto bajo sus finos y suaves dedos.  Una lagrima cayó recorriendo su rostro dejando un rastro ligero y húmedo. Con su diestra y la manga de su sedosa camisa blanca, se limpió el moflete mientras guardaba el medallón en sus pantalones. Sentada en el regazo de un grueso árbol, bajo la sombra de la gran copa verdosa, amparaba a algo, algo que le hiciese decantarse, algo que le abriera los ojos, que hiciera que pudiera retomar o iniciar un sendero de vida, un proyecto, una idea, algo, algo que pudiera estar orgullosa y a la vez no arrepentirse de ello, pero tenía algo claro, que no quería ser una asesina, no.

     
Fue entonces, cuando gracias a su pasiva habilidad innata, pudo denotar una presencia liviana, a unos 800 metros acercarse hacia su posición. Iba en su dirección mas no podría afirmar si la buscaba a ella, o tan solo podría ser una simple casualidad. En el país, ya estaba acostumbrada a percibir constantemente presencias de chakra, por lo que ya no le alarmaba o preocupaba toparse con usuarios con habilidades con el chakra, pero le hacía estar siempre alerta de algún posible ataque.

PASIVA SENSORIAL:
✗ Técnica de especialización única. La misma es solo adaptable a aquellos que han tenido el aprendizaje desde pequeños, siendo estos los herederos de su única percepción. Los especialistas primarios del sensorial tiene la capacidad de sentir el chakra de la manera en la que deseen – Claramente, detallada –. Esto, en realidad, será una técnica única aparte de las mismas creaciones estipuladas en las reglas, pero esta solo deber ser usada de forma sensorial. Así mismo, esta técnica creada será progresiva por obligación sin importar el rango en la que decida ser creada.

✗ Alcance de los especialistas primarios.
Gennin: 800m a la redonda.
Nozomi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuestión de gustos

Mensaje por Nozomi el Sáb Sep 16, 2017 6:22 am

     
No debía de perder más el tiempo llorando y sin saber que hacer, tenía que poner rindas a su vida, y por lo primero que tenía que empezar era por lo más básico, mejorar sus habilidades dentro del combate. Ella tenía claro una cosa, no era una asesina, por lo que su estilo de combate debía definirse por movimientos que acabasen con su enemigo sin necesidad de asesinarlo, inmovilizándolo, envenenándolo o incluso confundirlo hasta el punto de poder salvarlo sin necesidad de retirar su vida y para ello, a causa de no ser una médico, debía de entrenar cada una de sus habilidades y mejorar sus dotes con el fin de poder llegar a ese objetivo, más adelante se plantearía la posibilidad que su feudo le mandase asesinar a su enemigo, entonces en ese instante se plantearía aquello que ahora le ahogaba sus pensamientos. Guardó el medallón en el bolsillo de su holgado pantalon de tonos otoñales, se levantó, sacudió las ropas de las hierbas que quedaban en sus ropajes. Tomó la goma del pelo que tenía sujeta en la muñeca derecha, la estiró un poco para darla de si. Trenzó sus largos y pelirrojos cabellos, quedando una trenza de raíz que dividía su cabeza en dos partes y quedaba una larga trenza que bailaba a su espalda. Dejó las gafas en la fresca y húmeda hierva y comenzó a dar pequeños saltos mientras relajaba y calentaba todos sus músculos.  - Vamos a entrenar un poco. - se dijo a si misma. La presencia que se acercaba decidió tomar un camino diferente a si que era consciente de que estaba sola por un tiempo, un tiempo que aprovecharía al máximo.

     
Vendó sus puños con unas vendas rojizas que ocultaban el color de la sangre para evitar que sus enemigos fueran consciente de si estaba herida o tan solo cubierta por vendas. Apretó los puños con fuerza mientras miraba al árbol frente de ella, suspiró para sus adentros, y comenzó a entrenar. Sin prisa, pero sin pausa, de una manera suave para acabar dando su máxima capacidad, con el objetivo de mejorar el cuerpo a cuerpo, su estilo de combate físico, mejorar sus habilidades, saltos, energía, velocidad, potencia, la sincronía de sus golpes, sus combos, entender su cuerpo para realizar mejores combinaciones y rutinas de golpes, era buena en el ninjutsu, pero el chakra era limitado, y debía de ser capaz de defenderse en caso de no poder usar su chakra. De momento, se centraría en mejorar el arte del cuerpo a cuerpo y más adelante mejoraría su fuerza de impacto, pero ella quería enfocarse en dar buenas patadas, y no en dar fuertes patadas. Todo ninja sabía que un golpe en un mal sitio, con mayor o menor fuerza, pero podría llegar a ser letal. Eso es lo que buscaba ella, en que puntos golpear y de que forma para poder noquear a su rival fácilmente.

     
Su entrenamiento se dividía en tres partes diferentes, la primera era pelear contra un objeto fijo, en este caso un árbol. Esta fase le ayudaba a mejorar el desplazamiento, su proyección, observar y golpear los mismos puntos seguidos de manera rápida, mejorar la técnica corporal y muchos más conceptos. A un metro y medio del árbol, comenzó a calentar golpeando ligeramente la corteza con el corte de sus nudillos. La venda protegía su piel para que no comenzara a sangrar tan rápido. Uno tras otro, no dejaba de hundir su puño sobre la corteza del árbol, la cual, a cada golpe comenzaba a quebrarse. Grietas y grietas se formaban en la parte superficial, trozos de madera caía al suelo debido a que cada puñetazo la intensidad, velocidad y rapidez aumentaba. La mirada de Nozo estaba fijada en un mismo punto en el cual debía de golpear con intensidad y ritmo, sin parar, aumentando cada cuatro puñetazos la intensidad y la frecuencia de sus golpes. El sudor comenzaba a emanar del rostro de la muchacha debido a la humedad del ambiente, pero a ella ahora mismo todo eso le daba igual. Ella pensaba que no estaba hecha para luchar, más su capacidad de concentración y su gran fuerza de voluntad, hacía de ella una persona válida para el camino decidido.

     
- Un, dos, tres, cuatro .... Un, dos, tres cuatro ... Un, dos, tres, cuatro. - recitaba al aire para seguir el mismo ritmo, para ayudarse a mantener el control. El dolor comenzaba a aflorar en las delicadas joven de la chica, pero su umbral de dolor era bastante elevado por lo que por el momento podía resistir. Sin cesar comenzó  a cambiar el punto fijo, y comenzó a golpear, bajo un frenesí de puñetazos, a diferentes puntos de la corteza del árbol a una velocidad desmesurada, buscando el máximo de su fuerza. Sus músculos comenzaban a fatigarse, la contracción de los brazos comenzaba a tal punto que no se relajaba. Estaba acercándose al límite, lo que ella buscaba. Pero estaba decidida, no iba a parar, bajo ningún concepto. - Ahora no. Puedes Nozomi. - se dijo para poder seguir golpeando con fuerza la corteza. La primera capa ya había sido completamente destruida, y ahora era la segunda capa del árbol la que comenzaba a agrietarse. Ya quedaba poco para no poder seguir golpeando, no sin antes poder descansar un par de minutos para que sus músculos pudieran oxigenar adecuadamente y relajarse para poder seguir realizando tal esfuerzo físico. Pero continuó golpeando hasta llegar a ese punto que jamás había alcanzado. Cada puñetazo que daba sentía como si los músculos se fueran a desgarrar, como si el brazo fuera a desprenderse de su cuerpo, pero sabía que era mental. Ya sentía ese fin, pero debía de seguir golpeando, entonces bajo un fuerte grito centro su chakra en las manos y golpeó con ambos brazos a la vez, ayudandose del impulso de su cuerpo para producir uno de los más fuertes puñetazos hechos hasta ese mismo momento en toda su trayectoria. Dejó caer su cabeza entre sus brazos que se apoyaban en el árbol. Jadeante, apenas sin poder coger un poco de oxígeno. Le temblaban sus brazos. Apenas podía apoyarse en el árbol. Una sonrisa se dibujó en su rostro al estar un rato respirando. - Lo conseguí, a por el siguiente.

     
Se retiró las vendas de las manos con la poca fuerza que le quedaba en los brazos, estas estaban llenas de sangre de sus nudillos. Sus manos estaban sangrando, sus nudillos pelados, las palmas externas enrojecidas, los dedos hinchados, en sus palmas marca de sus uñas clavadas de la fuerza proporcionada. Las muñecas temblorosas al igual que ambas manos que apenas podían dejar de temblar a causa del sobre esfuerzo. Dejó reposar sus manos con el aire mientras le soplaba para enfriarlas, pero ahora sabía que estas iban a estar descansando en la siguiente parte del entrenamiento. - Vamos ahora con las piernas. - la segunda parte consistía en algo similar, pero con las piernas. Para trabajar la fuerza y potencia de sus piernas trabajaba golpeando al aire, de esta manera debía de ser ella la de que en caso de querer parar su extremidad, debía de realizar mayor fuerza para parar el movimiento realizado. También le ayudaba para poder entender como combinar sus golpes inferiores ayudándose de la inercia de sus movimientos, y de su cadera. A la vez trabajaba los puntos de apoyo y los cambios de peso para sacar el mayor partido a sus patadas. Todo eso para luego encadenarlo en un baile de piernas y brazos donde su objetivo era no parar de esquivar y contraatacar sin darle descanso alguno al rival, aprovechando de su elasticidad y agilidad.

     
Esta claro que nozo nunca iba a ser una especialista en el arte cuerpo a cuerpo, ya que su habilidad innata era la de sentir, la de percibir el chakra y poder analizarlo, pero no la de poder enfrentarse a un rival cara a cara sin salir lastimada, no conocia el arte del taijutsu, y algo por dentro le decía que por mucho que mejorase o viviese en el mundo ninja, jamás dominaría tal estilo, mas nunca estaba de menos poder defenderse en una batalla, poder librarse de un golpe letal, o incluso con suerte poder noquear a tu rival sin ser ese tu punto fuerte. No podía quedarse atrás, no podía ser simplemente una ofensiva mediante las técnicas ninjutsu ya que por suerte o desgracia, su contenedor de chakra era limitado, por ello debía de entrenar y mejorar, para en el susodicho caso de tener que estar al frente de la batalla, poder realizar otras ofensivas sin necesidad de depender completamente de su chakra.

     
Sin previo aviso, en el seno de aquel claro en el bosque de la hoja, tras el cubierto de un sin fin de árboles, bajo la densa humedad y su frío sudor. Manos ensangrentadas, pero piernas preparadas. La joven Nozomi comenzó a deleitar a los animales presentes con una danza propia de los del país del fuego, mostrando la habilidad desatada en sus extremidades aprendidas en el seno de la academia ninja, ayunándose de su contra peso para producir un desencadenado combo de golpes al aire, todos directos a la altura de la cabeza de algún posible rival, tomando como punto de apoyo sus manos e incluso su cabeza. Rotando su cuerpo con la cadera a posterior para poder sumar la mayor fuerza posible a sus golpes con técnica y no con pura rabia. No era fuerte, pero si inteligente, y el gato no era un asesino por fuerza si no por destreza. Elegante, sutil, fluida, era un estilo agradable a la vista, inútil si prejuzgas, mas una de las patadas podría quebrar alguna de las articulaciones vitales para poder batallar. Centrándose en puntos clave, cuello, hombros, rodillas, tobillos, con el fin u objetivo de neutralizar en combate a su enemigo mas no de asesinarlo. Era consciente que un ninja sin una de sus extremidades al máximo de su funcionamiento era prácticamente inútil. Era como querer luchar sin saber hacerlo, ya que todos entrenaban en base a sus capacidades, y al retirar una de ellas, por ejemplo rompiendo la rodilla, le limitaba demasiado a causa del dolor, estrés que podría producir ese cambio en batalla. A su vez también practicaba el elemento externo, el poder evitar golpes de sus rivales con movimientos propicios a su elasticidad, cambres, spagats, pudiendo abrirse de piernas con suma facilidad y voltear su cuerpo tomando puntos de apoyo por todo su torso y poder seguir golpeando desde esa posición. Eran movimientos artísticos pero a su vez también de combate. Esa parte la tenía mucho más entrenada, le era más sencillo ya que para ella era como si estuviera bailando con el aire y no peleando, no sentía la misma fatiga ya que repartía la energía y el esfuerzo por todo su cuerpo y no lo centraba tan solo en las piernas, no como cuando entrenaba sus puñetazos. Cada movimiento iba delicadamente ligado con el siguiente, era como una gran coreografía donde cada patada seguía de un movimiento para realizar otra o para poder evitar un posible movimiento del rival.

     
Tras estar mas de tres horas sin cesar el movimiento, creando nuevas combinaciones, nuevas rutinas para poder sorprender a sus enemigos, Nozo cayó rendida en el suelo. En cruz, con piernas y brazos estirados, sintiendo la fría hierba bajo sus ropas. El sol ya había desaparecido, y las temperaturas habían descendido. Una brisa acariciaba y secaba la piel sudorosa de la joven Nozomi, provocado por todo el sobre esfuerzo del entrenamiento. Su cuerpo y mente le pedían descanso, no podía realizar la tercera parte del entrenamiento, apenas podía moverse y aún tenía que realizar el encargo del joven poetizo, por lo que tampoco debía de caer rendida, necesitaba aún un poco de enriar para poder realizar la misión sin ningún tipo de problema. Desenredo su cabello y guardó la coma en el bolsillo para poder sentir también el aire en su testa. Su respiración cada vez era más relajada, las heridas de sus manos ya casi estaban "curadas" ya que eran sobre todo heridas superficiales, fáciles de curar. Sus piernas aún continuaban temblando debido al sobre esfuerzo propiciado por el entran miento, pero bajo una gran sonrisa, sabía que hoy había sido un entrenamiento sumamente productivo. - Hora de volver a casa.- Nozo se levantó, sacudió sus ropas y volvió camino a la aldea para realizar algunos de los recados pendientes.

Lineas totales ~ 153
Nozomi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.