¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Misión: Buscando al gato

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión: Buscando al gato

Mensaje por Nathan Nendo el Jue Sep 21, 2017 6:19 pm

Misión de rango [D]: Buscando al gato de la señora Ofelia

Lugar de la misión: País del Fuego / Feudo Kakkinoaru’en /Bosque de la Hoja
Tipo de misión:
Misión general.
Descripción de la misión: La señora Ofelia ha perdido a su gato Guantes durante la noche. Por suerte para ella, el joven Nathan habitaba en la misma posada en la que ella se alojaría esa noche.
El objetivo es traer a la mascota de vuelta sana y salva al hostal, una misión bastante sencilla… ¿O no?
Recompensa de la misión: 500 ryus
Extensión mínima de la misión: 50 líneas

 
Necesitaba seguir entrenando, pero aun así tenía un pequeño problema, al comprar los shuriken me había dejado sin dinero, cosa que no era muy buena señal, de modo que necesitaba entrenar a la vez que conseguía algo de dinero.
 
Una noche volviendo del entrenamiento después de cenar, escuché a una señora rubia un poco gordita llorar desconsoladamente, pues su gato Guantes se había escapado, asustado de un perro de un vecino. Fui a preguntar, a lo que la señora me dio la descripción de un gato blanco, con una mancha negra en la espalda y guantes negros en las patas. Al ver la pobre cara de preocupación de la mujer, salí inmediatamente a por el gato, pregunté a los vecinos si lo habían visto y me dijeron que se había ido por el bosque, bueno un gato en un bosque por la noche, ¿por qué no intentarlo?
 
Me decidí a ir a por todas, me puse la capa y salí decidido hacia el bosque, corriendo como un loco, ya que el pobre gatito estaba perdido, posiblemente asustado. Pues muy bien, ¿cómo encuentro yo un rastro de gato?, me pregunté mientras corría, lo normal es que estuviera en los árboles, cuando dije eso se oyó un bufido no muy lejos de ahí, mira tú por donde está cerca, que suerte. Fui corriendo hacia donde estaba y vi un búho atacando al gato, rápidamente cogí un shuriken y lo lancé sin intención de matar solo asustar, el disparo fue certero y dio justo debajo del búho, pero el gato también se asustó de eso y salió corriendo dirección al río. Aceleré el ritmo, e intente pillarlo, ya casi lo tenía, salté, pero se me escapó de entre las manos de un salto, rápidamente me incorpore, y salí corriendo detrás, le vi saltar el río, pero era demasiado grande para mí, así que concentré chakra en los pies y decidí pasar corriendo, casi me hundo, pero mantuve el equilibrio por suerte, menos mal que la corriente era tranquila. Volví a arrancar en carrera, pues apenas veía al gato, esta vez el gato se fue siguiendo la corriente, así que corrí río abajo, intenté alcanzar al gato, pero me era imposible, así que solo podía perseguirlo y esperar a que se cansara y dejara de correr, cosa que sabía que no iba a pasar pronto, pero aun así mantenía la esperanza. De pronto empezó a llover, una trompa de agua caía como si no hubiera mañana. Si esto sigue así el rio podría desbordarse en cuestión de minutos. Así que tenía que darme más prisa aun, pero que problemático podría llegar a ser un estúpido gato, pensaba, a ver qué hago yo si encima el río lo arrolla, me centré y empecé a realizar sellos, calculé y realicé el rio de tierra donde iba a estar el gato para desplazarlo lejos del río de verdad, ya que era peligroso, lo conseguí y el gato fue desplazado unos 5 metros del río, entre los árboles, aproveché para recortar distancia, pero aun así no veía muchas buenas noticias, vi que efectivamente el agua se desbordaba, así que rápidamente saque un gorrión de arcilla y lo lancé en dirección al gato, aprovechando que saltaba lo exploté debajo de un pequeño trozo de corteza de madera que salió despedida y el gato la uso de trampolín para saltar a los árboles, al menos no iba a morir ahogado, ahora me toca salvarme a mí. Salté y me enganché a una rama, el gato me miraba fijamente, pero al ver que me incorporaba salió corriendo, condenado gato, pensaba, el gato no iba a ceder terreno, así que yo tendría que acortarlo, decidí poner arcilla en los shuriken antes de lanzarlos para llevar al gato por una dirección, el primero que lance fue un desastre, no se le acercó, el peso en el centro variaba completamente el tipo de lanzamiento, de modo que tenía que darle más fuerza y más giro, pero tampoco estaba en condiciones de estarme quieto y probar, el gato se dirigía en dirección al rio y no podía permitirlo, lancé un segundo shuriken, que se desvió igualmente pero explotó delante, evitando que continuara por ahí el gato, seguía corriendo y cada vez de oía mas llover, se oía caer más agua y ruido, seguí dirigiendo al gato con los shuriken dos veces más, esta vez con un poco más de acierto, pero aun con un margen de error de un metro mínimo. Cada vez se oía más fuerte, hasta que me di cuenta que no era la lluvia, sino una cascada. Aceleré el paso, ya que si el gato saltaba, adiós a la misión, ¡corre!, me gritaba a mí mismo, me acercaba más al gato, pero no lo suficiente, hasta que me cansé, salté creando un clon kagebushin de doton y en el aire el clon me impulsó, gracias a eso caí justo encima de gato y lo pude coger antes de que saltara por el acantilado de la cascada, al animal no le gustó mucho que le cogiera, por lo que empezó a arañarme, un zarpazo me dio en el labio, lo que me hizo que lo soltara y salto por el acantilado, asustado me asomé y vi que estaba en un saliente, pero con lo estúpido que era el gato no sabía cuánto iba a mantenerse ahí, de modo que busqué una forma de bajar como pudiera.
 
El clon llego a mi posición y puso cara de preocupación, me agaché y bajé al clon al primer saliente, él me asintió de que no era peligroso, de manera que bajé yo después y él me ayudó a no perder el equilibrio, la lluvia arreciaba, por suerte la cascada estaba a unos 5 metros de mí, pero el sonido era atronador. El polvo se metía en mis ojos haciendo que lloraran, mientras que la lluvia lo limpiaba automáticamente. El siguiente saliente era la mitad del que estábamos de modo que solo podía bajar uno, el clon me ayudó a bajar, la roca escurría mucho por la lluvia casi era inútil que tuviera los pies con chakra, pero por ahora no me había caído.
 
El gato lo había perdido de vista, no lo encontraba, ¿cómo narices puedo perder un gato en un saliente tan pequeño? a no ser que saltara, o no, no habrá saltado, espero que no. Bajé casi corriendo, casi me caigo, tuve que aumentar el chakra de mis pies, y vi que había una cueva, pequeña pero profunda, entré con miedo, no se veía casi nada, de repente un rayo ilumino la cueva un poco, y vi que hacia un giro a la derecha, así que, bueno, pues no me quedaba más remedio que entrar a buscar al dichoso gato. Usé la técnica de ocultación del topo para evitar asustar al gato aún más, y me adentré, las pareces chorreaban agua se notaba que era rocosa y no sólida, me daba miedo que la cueva fuera capaz de hundirse, si se hunde yo puedo salir pero el gato no, así que me di más prisa aun en encontrarlo, vi unas pequeñas pisadas en el barro, y las seguí como pude, salí de la tierra y fui corriendo detrás de las pisadas hasta que otro destello me cegó, otro rayo a lo lejos, había una salida, pero no me tranquilizaba demasiado eso, ya que eso significaba que el gato podría haberse caído. Salí medio a ciegas y como pude, el agua ya calaba mis huesos y el frio hacia mella, pero no podía detenerme, vi que no había salto sino un llano, eso me tranquilizo un poco, pero pensé que entonces el gato habría salido corriendo como alma que lleva el diablo.
Intenté escuchar algo, pero era imposible con la tormenta, así que simplemente salí hacia donde decía mi instinto, miraba en todas las direcciones. Al ver que no llegaba a nada deshice el otro clon y cree otro kagebushin doton, nos separamos, y empezamos a buscar por separado, él por el suelo y yo por los árboles, la capa escurría el agua, pero porque ya no podía absorber más, y pesaba más de lo que debería, pero aun así no podía tirarla, era única e irrepetible para mí. Me la quité bajo un árbol y la escurrí un poco. Ya el cansancio hacia mella, ¿cómo era posible que una misión de un simple gato acabase así? Un rayo alumbró todo el bosque y marcó dos cosas que brillaban en el fondo, podrían ser los ojos del gato, me ajusté la capa y corrí, al llegar me hundí en la tierra, mientras el clon iba por arriba, el gato no nos detectó, salí de bajo tierra y el gato dio un respingo del susto, cosa que aproveché para cogerlo, a traición. El pobre estaba tiritando de frio y de miedo, cada trueno que sonaba el pobre se intentaba esconder debajo de mí. Muy bien ahora como salimos de aquí, me pregunté, pues por donde antes, pero no encontraba la cueva, la oscuridad no me dejaba ver lo suficiente.
 
Intentaba aprovechar los rayos para guiarme en la noche, pero aun así era todo un caos. Empecé a marcar los arboles por los que pasaba con una flecha, a lo largo de la noche me di cuenta que había marcado varias veces algunos árboles, sin darme cuenta, estaba más perdido que un niño pequeño en un laberinto. Cansado de andar por el suelo me subí a un árbol y empecé a saltar buscando el sonido de la cascada. Por suerte el sonido había aumentado, por desgracia la cascada también, de modo que tapaba la salida. Pues ahora me toca pensar en cómo salir de ahí rápido, me empecé a concentrar, y a mandar chakra a mis pies. Y fui subiendo la pared poco a poco y sin prisa, ya que cualquier movimiento en falso me podía caer. El gato lo metí en la capa echo un gurruño para evitar que se mojara lo máximo posible.
Al llegar arriba otro rayo ilumino el bosque. No se veía el pueblo, cosa que me preocupó bastante, posiblemente, el viento haya apagado las lámparas, pero aun así era muy raro.
 
Fui deprisa, pero sin correr, ya que no quería alarmar al gato más de lo que estaba. De camino oí otro bufido esta vez mas grande, miré para arriba y había una especie de tigre acechándome, salí corriendo como pude, el tigre se lanzó sobre mí, como una exhalación, antes de que me diera cuenta estaba delante de mí, me paré en seco y saqué arcilla, lentamente empecé a moldearla, y pensaba en que figura podría hacer. Pero aun así el tigre podría arrancarme la cabeza de un ataque así que tenía que pensar bien mi plan. Saqué dos serpientes, que se camuflaron entre el lodo, el tigre me miraba que estaba haciendo, yo esperaba lo mismo, ver qué hacia él, pero solo caía la lluvia. Me dirigí lentamente hacia el rio, hasta tenerlo a unos metros de mí. El tigre me seguía tanto con la mirada como con la distancia. Como desearía poder desplazarme por dentro del agua, pensaba desesperado, el tigre lanzó un rugido amenazar, ya empezaba a avisar de que se le estaba acabando la paciencia, no era muy buena idea hacerle esperar, al tigre le brillaban los ojos como perlas, con mucho cuidado, deposité al gato en el suelo dentro de la capa, y empecé a ejecutar los sellos de mano, el tigre, harto de esperar, se lanzó hacia mí, pateé el suelo y las serpientes se lanzaron a atacar y explotaron al contacto, aprovechando eso realicé, el jutsu rio de lodo en dirección al rio de verdad, el tigre conmocionado de las explosiones, fue fácilmente arrastrado por el rio y se lo llevo la corriente hacia la cascada. Cogí la capa, con el gato aun dentro, no quería ni salir, del miedo.
 
Reemprendí la marcha con la capa entre mis brazos, calculando la hora por el tiempo que llevaba fuera deberían de ser las 3, llevo 5 horas de misión, y solo puedo pensar en dormir, en la cama calentita, y en quitarme esta ropa que ya pesaba lo que para mí era una tonelada debido a la lluvia. El animal estaba tiritando de frio y de miedo, era un no parar, y de vez en cuando soltaba algún maullido, el pobre gato estaba sucio con frio y miedo, busqué el árbol más grande y algo que hubiera, y me subí a la copa a la espera de un rayo para poder orientarme, no tuve que esperar mucho, encontré el pueble en la dirección norte, pero estaba más lejos de lo que recordaba, apenas me quedaban fuerzas para ir saltando por los arboles por lo que me toco ir andando, el lodo ralentizaba mi paso y cansaba aún más mis piernas, y me dolían los pies, ya verás mañana para moverme, estaba pensando, no habrá dios que me saque de la cama.
 
Seguía andando y andando, pero no parecía que avanzara, solo quería llegar ya, pero no parecía posible, la lluvia golpeaba mi cara, con fuerza, llegando a hacer daño, pero no me iba a rendir, el lodo llegaba casi por mis rodillas, llegando a un momento en el que me vi obligado a salir e ir por los árboles, no se veía ningún animal, pero es lo lógico a ver quién era el valiente que se atrevía a salir… Pues este estúpido gato.
 
Cuando ya me empecé a relajar volví a sentirme observado y escuché un rugido familiar, el tigre había vuelto, en una noche en la que la única presa éramos el gato y yo, ya que nadie se atrevía a salir con semejante tormenta.
Intenté acelerar el paso, pero me costaba hasta respirar, corría como podía, pero es que ya hasta mi cuerpo sabía que el limite estaba cerca. Solo quedaba una solución, me lancé al suelo y me embadurné de barro como pude, el tigre pasó a mi lado y por suerte no capto mi olor, tengo que tener mucho cuidado con ese animal, no puedo permitirme que me detecte, hasta el gato se mantenía en silencio para no ser detectado, avanzamos arrastrándonos, hasta que volvimos a verlo, me paré en seco y volví a embadurnarme en barro, el tigre parecía aún más furioso, me imagino por qué, pero no quiero pararme a preguntar por si acaso la respuesta no me gustaba. Intentaba relajar mi mente con un poco de humor, pero no funcionó muy bien que digamos, me arrastré lentamente por la espalda de tigre, intentando hacer el menor ruido posible, y creando la menor sensación de movimiento posible para no captar su atención, cuando por fin conseguí ponerme a su espalda, el animal se dio la vuelta moviendo la nariz, se acercó a mi cabeza y abrió la boca, olía a sangre de varios animales. Por suerte solo estaba bostezando, pero me sirvió para ver el tamaño de su mandíbula y de sus encías, que no era poco, más bien el contrario, era capaz de comerme dos veces. Intenté lamerme los labios, pero solo encontré barro y lodo. El animal paso por encima de mí y siguió su camino por el este, pero no me quería fiar de que no me acechara esperando a que me levante, por si acaso se abalanzaba sobre mí, el gato por primera vez actuaba con cabeza, solo estaba asustado y tiritando de miedo no maullaba, menos mal.
Seguí arrastrándome unos metros más, hasta que consideré que estaba fuera de peligro, que entonces ya me levanté despacio. Apenas me podía mover por la cantidad de barro, tenía las sandalias encharcadas, los pantalones hinchados y hasta barro en la malla interna, la capa ya ni lo pienso, por no llorar, solo quería poder llegar ya, y descansar.
 
Volví a emprender el viaje de vuelta guiándome con la luz de los rayos que caían, pero no podía bajar la guardia por si acaso el tigre decidía volver, cosa que no descarto, pronto llegué al río y me dije, solo tengo que seguirlo hasta el norte, el caudal era el doble de grande y con el doble de fuerza, a pesar de que los arboles aguantaban la presión y se veían un montón de fragmentos de rocas correr rio abajo, troncos y hojas, no se podía ver el fondo del rio de todo lo que llevaba cuando normalmente se veía perfectamente el agua cristalina, aquel pacifico rio, en el que estuve entrenando, y tenía idea de entrenar de nuevo, era ahora un elemento de la naturaleza furioso, por llamarlo de alguna manera. Cayó un rayo, ya estaba más cerca mi parada, estaba muy cerca, me animaba a mí mismo, sin parar para poder llegar a salvo, porque de sano nada, siempre intentaba mantener mi humor intacto, cosa que ya empezaba a costar, solo podía pensar en cenar una buena sopa calentita, con sus fideos ramen y su miso, la boca se me hacía agua, pero sabía que el hombre habría cerrado y que no quedaría nada de cena, así que me tocaría mañana desayunar fuerte, eso sí me levanto, que lo dudo.
Pronto estaba ya a la entrada del pueblo, ya podía oler el calor de las casas, y ahora sí veía las lámparas encendidas. Entré por la puerta y me dirigí a la posada, donde estaba la mujer todavía despierta. Miré el reloj y ya eran las 4 de la madrugada, la mujer se abalanzó sobre mi preguntándome por el gato, se lo mostré y de la ilusión me aparto de un empujón que casi me tira al suelo, me senté y sentí como mi cuerpo decía que ya no más por hoy, solo me pedía descansar. El posadero ante los gritos de alegría de la mujer salió a ver qué pasaba y me miro con cara de - estás loco chico - a lo que le respondí:

-Si acepto una misión siempre la cumplo.

El hombre se metió para dentro, supongo que a dormir, ya que viendo la hora que era no me sorprendió nada, yo también lo iba a hacer. Me iba a preparar cuando el hombre volvió con un tazón de ramen, los ojos me brillaban como estrellas y me lancé a comérmelo, nunca un plato me supo tan bien.
 
La mujer espero a que terminara de cenar el tazón y me agradeció mucho el trabajo que hice, que no tuvo que ser fácil con la tormenta, pero que su gato era muy asustadizo, apenas la escuchaba las escusas y las cualidades de su gato, solo pensaba en irme a dormir, de una vez, pero tenía que cobrar mi misión, ya que era por lo que la había hecho.
 
He tomado la decisión de no hacer más misiones de gatos solo, no merece la pena, me decía a mí mismo, ahora entiendo por qué Aura prefiere los perros.
 
La señora seguía hablando de su gato que era todo magnifico y digno, y mi cara de sueño no parecía decirle nada, solo la veía mover los labios, pero no entonar, de vez en cuando escuchaba un “pero es que es único”, o algo por el estilo, no quiero prestar atención, déjame irme, me decía a mí mismo.
Ya harto por que no podía más ni con el gato, ni con la dueña, ni con mi cuerpo, la interrumpí y le dije; - ¿Perdone, pero me va a pagar ahora o mañana? A esto ella puso una cara de perros…

- ¿Sólo por el dinero? ¿Y mi pobre animal qué?, con el susto que tiene.

- Lo siento mucho señora, pero es que apenas me puedo mantener en pie después del rescate.

- Ya claro, solo te interesa eso, pues toma. - Dijo lanzándome el dinero con desprecio, me agaché a cogerlo, medio muerto ya, y cuando lo hube recogido me arrastré hasta mi habitación, como pude. Un último esfuerzo venga, me dije, y me metí en la cama, no la recordaba tan blandita.
 
Solo sé que al día siguiente la señora no estaba, pero me daba igual no pienso volver a salvar a ese gato, es mortal.
Nathan Nendo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.