¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Misiones.
Hoy a las 4:33 pm por 2D

» Misión rango C: Rescue, mister - parte I
Hoy a las 3:49 pm por Pieromaru Jisaguro

» Misiones // Arata
Hoy a las 6:36 am por Arata Hikari

» Which side is the good side?
Hoy a las 6:19 am por Arata Hikari

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Hoy a las 3:32 am por Seiichi

» Mozart, El virtuoso
Hoy a las 3:27 am por Mozart

» Duda con registro de clan, pais, apariencia
Hoy a las 3:22 am por Mozart

» Three sun's dawn. — Encounter. —
Ayer a las 11:33 pm por Yottan

» Slaves [M.C.] [Arashi Tessen]
Ayer a las 11:27 pm por Arashi Tessen

» Starts the same. — (Pt. II / Broken land)
Ayer a las 10:07 pm por Narrador

» Misiones de Howaitohasu
Ayer a las 8:27 pm por Pieromaru Jisaguro

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Ayer a las 5:57 pm por Narrador

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Ayer a las 4:52 pm por Gakumon

» Y fueron tres
Ayer a las 10:04 am por Hansha Yamanaka

» Las plantas se están secando!
Ayer a las 6:07 am por Uchiha Sukino

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:54 am por Akkarin

» Dados de Gin
Lun Oct 16, 2017 9:01 pm por Loremaster

» Paso | Misión C: Detén a la bestia.
Lun Oct 16, 2017 8:37 pm por Pieromaru Jisaguro

» Misiones de Yuna
Lun Oct 16, 2017 8:02 pm por Yuna Amaru

» Tridente (Progresiva)
Lun Oct 16, 2017 6:27 pm por Gakumon

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por LexCreek el Mar Feb 17, 2015 6:48 am

Sentí un cosquilleo en el estómago, aunque seguí sin moverme del asiento de la carreta. Me mantuve asintiéndole al palafrenero con una sonrisa que me cubría todo el rostro, mientras escuchaba sus comentarios que conformaban el sustrato de su labor de porteo. El necesitaba alguien con quien hablar, y no escatimaba en ecos mundanos para ello. Guiaba el camino dando una descripción confiable de los alrededores; dando cuenta del horizonte verde, sabanas de siembra y cosecha, donde las temperaturas eran cómodas y corroboraban con toda verdolaga que verdeaba el aire.

"Hago solo mirar y oir." Dije a su última pregunta. "¿De que te sirve andar tanto si no tienes un solo palmo de tierra que puedas llamar tuyo?" Preguntó. Todas las respuestas se escucharon con otros golpes. El traqueteo de la carreta era leve, pero se intensificaba con la paulatina cercanía de nuestro destino. Según el, había sido trovador de mares donde desembocan los arroyos más insignificantes. Un conocedor de andanzas, entusiasmado de la vida, pero harto de la profesión. Por eso había comenzado a portear gente, o al menos esa fue la razón que dio. 

A lo mucho se apoyaba en los estribos, arreando los caballos cuando le veía propicio, y bien que el sendero estaba vacío. En la calzada se veían algunas animales, y luego árboles que insinuan el final de mi odisea. Empiezo a escuchar el canto plácido de un labriego, arreando reces por pesetas y haciendo como mejor le convenga en el cercado espacio de su llano más próximo. El hombre hace cuenta de olas del destino, naufragios; pálpitos, soñadas aventuras, isletas boscosas que son una vana convocación de la imaginación que reclama a lujo de detalles. Se detiene, la palabra ha llamado mi atención y el lo advierte. Coloca su cabeza macilenta hacia atrás y carcajea deteniendo el carruaje. "El templo Uchiha ¿ehh? En la memoria solo puedo contarte lo que una vez me contaron. Se supone que nadie puede entrar si no es un uchiha." Dijo el, aunque su tono distaba de ser una advertencia. 

Antes de que trepidase, el sujeto me dijo que hasta aquí me traía, y recoqueó las monedas que le había alargado hacía unas horas; sonriendo como si se despidiese, pero estático a espera de que yo sea el primero que me vaya. Seguí caminando, sin saber bien a donde me dirigía. El bosque se cerró, las luces eran flechas que orillaban desde los agujeros del follaje. El claroscuro se extendía sin el mas leve ruido, y a unos metros vislumbre ciertas edificaciones que no eran originalmente parte del relieve. Respiro despacio, siento las vísceras latiendo, recuperando un instante que íbase convirtiendo en otro. Es el templo Uchiha. Lo se por la inscripción, y porque de un viejo amigo la había visto una vez. Con una mano trémula eché hacia atrás algunas ramas y de una zancada salté un arbusto. El lugar se abrió más, notándose el claro y los árboles de extenso ramaje.  

Veo escalones, baldosas de piedra rústica. Siento el oscilar de los dos cuchillos pendiendo del cinturón. El encaje de metal de ambos. Miro cuidadosamente a mi alrededor, considerando que pudiera ser un gran error el que apersonaba, y no uno del que podría sacar más provecho del que pudiera sacar del canto de un arroyo entre las rocas. Aún así, el recóndito palmo de tierra sugiere, insinua, y yo era testigo de esas insinuaciones. Bien podría decir que buscaba a alguien, su nombre aún figuraba en mi recuerdo. El dolor palpable en esa zona de mi cerebro, por nunca cumplir sus expectativas. No llegué a hacer nada, pero hice a la gente feliz. ¿Guardaré por eso una moral inmaculada? No lo sabía, pero tal vez por eso seguí caminando, por la coyuntura poco compleja y la curiosidad que ya era costumbre.
LexCreek
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por Hotaró Senjih el Miér Feb 18, 2015 12:56 am

Son las cinco de la madrugada, el sol empieza a salir desde el otro lado del hemisferio, los pájaros realizan su sonata diaria, silbidos que imitan una canción suave y delicada, perfecta para un lindo despertar. Dentro de una habitación oscura donde los pequeños rayos o destellos de la luz solar que se lograban obtener era a través de unas pequeñas grietas que se fabricaron a pasar del tiempo en las paredes rocosas y poco firmes del lugar, se encontraba recostada en una cama la chica amante de las espadas. Al escuchar el sonido de los pájaros la joven se levanta lentamente con sus ojos entre abiertos y su cabello alborotado y con un mal olor corporal, el olor normal de cualquier persona por el amanecer. Necesito un baño y me queda poco dinero, no se que voy a hacer... mencionaba con algo de decepción por su vida de pobreza.

Ya encontrare la forma de conseguir mas dinero, por los momentos es hora de darse un delicioso baño caliente jijiji sonreía al caminar por las calles de un pequeño pueblo no muy lejano a su lugar de origen. La chica entro a una tienda donde pudo ducharse y limpiar su armadura, preparándose para un exigente viaje que estaba a punto de realizar.

Pasando los minutos la joven salio del lugar y se dirigía a el templo de los uchihas, un lugar único donde los únicos que podrían entrar eran los pertenecientes del clan, un clan donde según muchos aldeanos era el mas poderoso de todo el mundo, algo que realmente no lograba creer. Caminaba a través de las casas de madera y los puestos de verduras seguido de un bosque donde la vista era algo especial, los arboles junto a los arbustos y las decenas de flores hacían que se disfrutara del camino. Disfrutando del paisaje y los animales salvajes se le pasaban las horas y de un momento a otro, a cierta distancia se lograba ver el destino de la jovencita donde no sabia lo que le esperaba pero según su antiguo maestro era necesario que fuera al lugar donde encontraría todas las respuestas.

Una figura extraña y desconocía se hacia presente en la entrada del templo, un joven de corpulencia angosta y con algo de músculos en sus brazos caminaba para entrar al lugar donde solo los uchihas podían. "Sera que el también busca respuestas como me lo dijo el maestro" se preguntaba y su curiosidad aumentaba cada segundo mas. Sin pensarlo se acerco al joven y agarrando de su brazo como si tratara de coquetear y con una sonrisa en su rostro, miro al chico preguntándole Disculpa las molestias y mis extrañas maneras de hablar con un chico pero... hacia una pequeña pausa y paraba al chico para que se miraran fijamente ¿podrías explicarme que es exactamente este lugar y que haces en el?
Hotaró Senjih
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por LexCreek el Miér Feb 18, 2015 2:49 am

Vivir consciente...no desviarse, no desentenderse con una apoplejía de los sendos entramados mentales. Pero en mi caso, perdía; perdía siempre al azar que parece reflejarse dentro de las claras y rizadas, y rosáceas, y purpurinas centellas de pensamiento que destellaban detrás de mis animadas pupilas. Los nuevos horizontes del recuerdo hacen resurgir detalles que parecen olvidados; despachados con una relación de conjugable moralidad. Se retiran las palabras de la carretera del pensamiento, y se lanzan a bañarse al mar, una detrás de otra, como sentida juntura que se encadena buscando certidumbre que en cierto modo implicase renunciar a uno mismo.

Y fue así, cuando vi los ojos pardos que convertían en una sonrisa mi desconcierto. Su acercamiento inflamado de confianza me tomó por sorpresa, y más sorpresa me bastó al notar que no hice nada para detenerla, en más, la miré con la lengua de una contrariedad de sensaciones que solo despertaban una ostensible empatía que me permitía descubrir en su gesto, la sensata felicidad con la cual dócilmente trazaba la sonrisa. Podía ser felicidad por alegrarme, por engañarme, o simplemente por costumbre, cuan era mi caso. 

Era hermosa como un clavel, aunque nociones no me faltaban en el aire de vitalidad que emanaba. Su figura estaba bien tonificada, como la confeccionada imagen de un ninja. La posibilidad de estar figurando de coqueta con su distinguido repertorio de buenas intenciones, hacía de mi primera impresión, una insinuación propiamente dicha.

En un rápido visaje, recobré la constancia de donde estábamos, y la locuacidad de la chica parecía ser más ambivalente ahora que escuchaba las incógnitas que afectaban su inocencia de aires encantadores. Arrostrando un semblante con el desasosiego que provoca a la incomprensión, me alejo como recordando la cercanía, escuchando el ras de nuestros ropas al rozarse. “Convengo que el lugar es de importancia, ya que no hay gente como la que aquí se dan.” Mi vista flechó por detrás de la chica, y supuse que por el mismo trillo que yo habría de haber llegado. 

Sonreí franqueando su confianza, inseguro de si sonreía para devolverle la insinuación, o por pura felicidad. “Mi relato se aleja de la fantasía, y solo busco lo que mi imaginación reclama. Me permití llegar aquí con pocas diligencias. Debiste haber visto la carreta que me trajo aquí en tu andar. No debe estar lejos, y el podría certificar mi empresa.” Pausé reiterando la mirada a nuestro alrededor, como si algo definitivamente merodeaba entre las frondosidades del bosque. “Aunque si te soy sincero, tus procederes, de momento, me intrigan más que este templo vetusto. Habrás visto que estoy armado, y de atacarte, cosa que nunca la diosa Tymora permita, hubiera sido descuido tuyo. Aunque tal vez el descuido se certifica desde que pusimos pies en este palmo de tierra. Dicen que los propietarios, de encontrarnos renqueando por estos lares, nada avendrá en guardar nuestra integridad. Yo tengo una excusa de estar buscando a alguien, y espero no pienses tengo malas intenciones, porque no las tengo; pero tu pareces valerte de alguna prerrogativa que yo ignoro. ¿Sería mucho insinuar que tu conozcas este lugar poco o mas que yo? Porque como veo esto, tal vez necesite de alguien que interceda por mi de caer en mal de ojo.” 

Mi voz era apacible, mis palabras derivadas de las emociones afines con la confianza que reinaba sorprendentemente entre dos desconocidos, que en el trato de personas tenían un asiduo estudioso. Podía dar constancia de la facilidad de la chica para franquear la confianza de la gente, y en cierta forma, verla era un cambio agradable, ya que pocas veces sonrío por mi, y cuando lo hago, extrañamente siempre es reflejando a otra persona.
LexCreek
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por Hotaró Senjih el Miér Feb 18, 2015 3:45 am

Como palabras de personas de mayor conocimiento y de mayor estatus. No lograba entender la mayoría de las palabras de el sujeto debido a la falta de educación que le faltaba. Al ver la sonrisa en su rostro y sus detallados gestos de mi boca no pude evitar decir Discúlpeme señor pero debo informarle que no pude tener una educación adecuada desde pequeña y por ese motivo no logro entender ni captar sus oraciones, o por lo menos no la mayoría, empezó a caminar con sus dos manos atrás y agarradas y con una sonrisa pegada a su boca, al saber ya la intención de la persona no tenia por que preocuparse y solo tenia que saber el motivo por el que se encontraba en un lugar tan extraño.

Caminando volteaba la cara para observar si el chico se mantenía detrás suya pues sus ganas de conversar eran inmensas y desde su largo viaje en el pueblo hasta el templo la había pasado prácticamente sola, excluyendo a los animales de la naturaleza con falta de cuerdas vocales. Remirando al chico con sus ojos cafés oscuros empezaba a crear una conversación con preguntas al mismo instante que empanzaban a explotar todo el templo en busca de respuesta o de su respuesta. Desde el principio supe que no eras una persona mala, no se, solo supuse que era así y realmente si hubiese querido atacarte lo hubiese echo sabiendo que el resultado era matarte jajaja tomo un pequeño respiro con una sonrisa y una pequeña carcajada simpática y volvía a mirar al frente para seguir observando lo que se ubicaba a su alrededor. No lo tomes a mal mis comentarios, solo bromeo jajaja no soy tan fuertes como crees, que no te engañe mi armadura seguía conversando con su voz algo tímida pero segura y su sonrisa particular.

Nos empezábamos a acercas cada vez mas al área que estábamos buscando, podía sentir que las respuestas estaban mas cerca, empezaba a sentir escalofríos en la piel junto a un buen sentimiento que conllevaba paz en mi interior y a la vez ansiedad por saber lo que tanto deseaba que supiera mi maestro. Como tu tienes una excusas para estar en este lugar sagrado, yo también tengo una así que tendrás que seguirme, no deseo terminar sola en un lugar como este, siempre deseo la compañía en vez de la soledad, le murmuraba y señalaba a una habitación algo misteriosa para que ambos entraran para averiguar que tipo de cosas se podrían encontrar en ella pero su intención no era ir de primera por que le señalo y le indico a donde el debería ir primero por ser el hombre del lugar y su deber era defender a la inocente y poca educaba chica. Adelante, entremos en aquella habitación y descubramos que hay en ella y recuerda, debes defenderme, soy una chica débil y tu eres mas fuerte que yo jejee sonreía y miraba con los ojos entrecerrado en su nuevo amigo.
Hotaró Senjih
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por LexCreek el Miér Feb 18, 2015 11:03 pm

Una bandada de aves saltaron, dejando formalmente el suspenso de su vuelo para que yo obtuviese una impresión general del ritmo vertiginoso de su aletear. En la engullida velocidad de las aves que desfilaban, y en el equilibrio inestable de un pensamiento de equivocaciones y corazonadas, me inventé una cara en respuesta a lo primero que dijo. "Estoy avergonzado." Murmuré con la sonrisa de mi mejilla izquierda. Lo percibía de tal forma que negué la respuesta, y en cambio, la interrumpí con una sonrisa que pudo sobrevivir intacta a las sucesivas palabras que constituían el contexto que ya nos era natural y tolerado. Sentí un ambiente de rostros conocidos, como los que se topan por equivocación, y se acomodan luego en una dimensión entretenida de la confianza que interesa, y el rostro cavado por la sonrisa que se creía transparente, porque siempre estaba, ignorante a la mirada, al rostro difuso y siquiera a las razones de su indescifrable calentura; solo sabía que resolvía la rigidez, y que desestimaba con imprudencia el cuidado que se pudiese y debiese tener.

¿Quien habría pensado que metidos en ese bosque se podría charlar con tanta libertad? Sentí en las ramas que oscilaban dóciles al impulso de la brisa, otro viento de cortesía que acompañaba la revelación de los designios de la chica. Al parecer entre pecho y espalda traía sus propios secretos, figurándome que yo podía servir un papel en ellos. Con los años de ramalazos distintos, había acusado una empatía que la mayoría del tiempo conseguía abrir brechas a través de fugaces ponderaciones. Me dispongo como un estratega de las emociones, y la valiente sensatez de la chica me desconcierta, y el desconcierto me hace sonreír lo que la prudencia me insta a rehusar. 

Por otra parte, la escasa rentabilidad y lo azaroso del trabajo me hacían guardar un visto polifacético al trabajo que abordaba solo cuando costaba llevar guantes y no podía prescindir de la misma muda de ropa por más de varias semanas. Y bien seguía dudando de la consigna de la chica, y de las verdades que sustituye con sonrisas. Pensé en negarme, pero algo me retenía, y no era alguna promesa de paga, ya que no hubo ninguna. 

"Hablas como si supieras a que nos avenimos. No se si eso me tranquiliza o intriga. A la verdad no se cómo le preguntarías a alguien, su cara conocida o desconocida, que te acompañe dentro de ese lugar. Por un lado se niegan por pavor o aceptan por malicia. Pocos son los que ciñen buenas intenciones, y poquísimos los que no las abandonan." De pronto me entregué a mi mismo la cordura. Había hablado tan compaginado con el ambiente, que creí plegarme en dos cuando pestañeé con certeza de lo que hablaba. Tosí disimuladamente preocupado de como iban amontonándose los segundos en esa tupida arboleda. "Mi nombre es Lex. Me han cogido saliendo de tabernas sin pagar. ¿Segura que me quieres de acompañante? No termino de creer que tu seguridad es solo por mi." Insinué con los ojos en confabulación con la boca. 

Segundos después, compadecido del ambiente tan anónimo, me dirigí por el pasaje que se abría mediante un resquicio hacia las umbrías que bañaban el interior del lugar. Avancé con todas las sombras proyectadas en mi cuerpo. Luego llegaríamos a una zona iluminada por vitrales, una especia de antesala. Desde mi rincón luminoso desperdigué la mirada y me mantuve atento a las dagas que traía al cinto, ya que de necesitarlas, era sonámbulo de la pericia. "Advierto no soy cazatesoros. Lo que busques dentro, espero tengas la convicción para robarlo."
LexCreek
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por Hotaró Senjih el Jue Feb 19, 2015 12:24 am

Créeme, si supiera lo que hay detrás de este lugar ya te lo hubiese dicho, como tú, es mi primera vez en este lugar y me siento algo extraña estando en el, es como si alguien algo me soplara en mi oreja y me dijera palabras que no logro entender calmo sus labios con una pequeña pausa y pasando un poco de saliva en sus labios resecos de tanto hablar Según mi maestro este es un lugar muy antiguo donde solo los pertenecientes de un clan único en su especia pueden pasar, algo que realmente desconozco pero me causa mucha interés en saber. Mientras caminaban lentamente y se mantenían observando con detalle lo que se podía observar, seguía teniendo esos escalofriantes zumbidos en mi oreja, sentía como si algo me estuviera llamado y era realmente molesto pero debía mantener la calma y no desesperarme, no quería causar una mala impresión al chico que amablemente decidió acompañarme a esta aventura personal.

Cálidas sonrisas y algo de timidez podía observar por parte de Lex, quien seguía diciendo algunas palabras fuera de mi diccionario pero trataba de hacerme la chica inteligente aunque no lo fuera y asentía a todo lo que decía para no hacerle sentir incomodo, no quería que se sintiera que hablaba con alguien sin educación, aunque era esa la realidad. Mucho gusto, mi nombre es Hotaró, miembro de este hermoso clan llamado "uchiha" según mi abuelo aunque yo no creo formar parte de ellos, no me siento de esa manera, mencione con mi sonrisa cariñosa y un pequeño brinco con mis pies dándole a saber al chico que me encontraba alegre con su presencia.

Ambos nos dirigimos al lugar oscuro sin saber lo que podía encontrarse dentro, pasamos por un pasillo a oscuras donde era poca la iluminación y era difícil ver por donde pisar. Los segundos pasaban y yo seguía detrás de Lex a espera de que el viera algo extraño o aunque viera algo pues a estas alturas del camino sentía ya un poco de temor y eso se notaba en mi rostro, pero esa tristeza desapareció de un parpadeo a otro al escuchar las palabras milagrosas que jamas me cansare de escuchar Has encontrado una hermosa espada!! la alegría se multiplico y apartando al chico de su camino corrí con pequeños saltos y con los brazos estirando hacia la espada para obtenerla, era una espada hermosa y era necesaria que estuviera en mis manos, estaba hecha para mi, amor a primera vista.

Tome la espada por el mango y le di un fuerte abrazo mientras me balanceaba de un lado a otro y observaba a Lex Esto es algo maravilloso!!, al fin podre tener una espada propia, una espada fuerte y afilada capaz de cortar todo a mi paso, al fin puedo tener algo, por fin puedo sentirme dueña de un objeto material, estoy tan feliz decía al acercarme lentamente al chico quien se mantenía en una esquina observando mi conducta y mi aptitud sorpresa, lleve mi mano derecha detrás de mi nuca y rascándome con un poco de pena le mencione Perdona lo que acaba de ocurrir es que le tengo un enorme amor a las espadas, son mi hobbit, por cierto ya que me ayudaste a encontrar esta reliquia yo puedo ayudarte en lo que quieras bajo su mano y se concentro en amarrar la nueva espada obtenía detrás de su espada sin parar su palabreo Si necesitas algún tipo de información o alguna ayuda en lo que quieras yo estoy disponible, a excesivo de las cosas que hacen los adultos jajaj eso no es lo mio decía como parte de una broma que caracterizaba un poco a la joven quien esperaba la respuesta del chico con una sonrisa y ojos brillosos.
Hotaró Senjih
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por LexCreek el Jue Feb 19, 2015 4:18 am

Los actos fallidos de mi expresión fueron de cierta atención para los vítores de la joven. Sin mengua a la emoción, la atajó una arcada veloz que deja la sonrisa antes de acercarse. Fue tan trivial que en mi interior no vislumbré razón para el viaje, ni tampoco para mi presencia en dicha encomienda. El cuchillo de sólida apariencia reflejó una lumbrera chirriante del vitral que lo iluminaba, antes de que posteriormente se lo guindara en la cintura. Visto a cierta distancia preví un sinnúmero de murmullos, notóse el desasosiego, y mi memoria remontó a lo que la chica había comentado minutos antes. De como escuchaba voces de temblores sostenidos y profundidades que sucumben en lo ambiguo. 

Se movió hacia donde mi. Un cono de luz le iluminaba su lacia cabellera mientras otra partes del cuarto seguían veladas por la oscuridad. Mi sonrisa desapareció, mientras la de ella reiteraba la hazaña de la cual había sido partícipe, indiferente a la inquietud que acompañaba sus sendos pasos martillando el toqueteo en el glauco silencio. De a poco a no saber, por no decir ningún saber, traslucí una iconografía a forma de advertencia que se entendería de verme directamente a los ojos. "Uchiha." El murmullo, cuantificado, era certidumbre de vida en esa oscuridad con luminosidad difusa. Escuché los pasos, y como una proyección eléctrica llevé una de mis manos al cinto, sobresaltado del límite de visión, desmontando el filo de mi daga. 

“Uchiha.” Repetía, esta vez más malhumorado, la voz más ondulante, como un cosquilleo tenebroso que se fundía con los pasos en la piedra labrada de negra azabachada. Me volví siguiendo el sonido, colocando mi cuerpo en el camino que la sombría voz trazaba. Se acercó, como haciendo un esfuerzo de que pudiésemos escucharlo. Su macilenta figura apenas se alcanza a ver desde ese rincón apocado. ”Si de verdad sos Uchiha, debes ser una de olvidado nacimiento para que no tuvieses la delicadeza aprendida de guardar esas ´informaciones´ para ti y los tuyos." Hizo una leve pausa como esperando su voz con pereza. “Por otra parte, eso que tomaste perjudica la buena fortuna de nuestro templo. Por menos que eso damos la muerte.” En un acto reflejo imprimí fuerza en las piernas, manejando un ademán insinuante con el filo oscilante. “Apuras gota a gota tu muerte joven.” Me dijo como tratando de amilanarme. 

Me mantuve acurrucado en mi silencio, con la daga pegada a la diestra, palideciendo ante el fulgor extraño de los reflejos chirriantes que sacaba el sol de nuestros filos. “Uchihas como tu hay muchos. Solo ficciones de lo que somos, tan abundantes como las yerbas; formando parte de una corriente étnica saliente entre un uchiha con alguna frívola. Muchachas, de origen campesino la mayoría. Me recuerdas precisamente lo opuesto a la regla.” So enojo de la verborrea, se me atizó el rostro con amargura. Volví la mirada levemente para ver la reacción de la chica, claro de que fácilmente la misma habría desentrañado el significado de esas palabras. 
LexCreek
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por Hotaró Senjih el Vie Feb 20, 2015 5:33 am

De repente, como la sonrisa del musculoso Lex, mi sonrisa había desaparecido de la misma manera trayendo algo de seriedad a mi mirada que poco a poco empezaba a ocultarse con los sombras de su largo cabello. Mi cuerpo de mantenía quito en frente de Lex quien por instinto tomo una daga como protección al escuchar al inesperado participante en el templo. Mis puños apretaban con más fuerza el mango de la espada al escuchar la sombría voz de esa persona, era algo inquietante y molesto, saber que un sujeto se encontraba todo el tiempo escondido entre las sombras era realmente perturbador pero lo que realmente me molestaba era el hecho de que escuchara toda la información personal que había compartido pensando que solo ocupábamos la habitación dos personas. Al terminar de escuchar las dificultosas palabras del señor gire mi cuerpo lentamente, levantaba mi cara lentamente mientras la daba automáticamente la espalda a mi compañero y miraba fijamente a la figura que se revelaba poco ante mis ojos.

Increíble, un simple anciano logra ponerme de esta manera. Mi voz cambio de ser amable a una voz con total seriedad, mis intenciones en ese momento era totalmente marcadas, acabar con el anciano quien posaba con un traje blanco completo y una barba de gran tamaño y exageradamente larga.  Sin esperar mucho tiempo me dispuse a correr hacia su persona, la distancia era corta, unos simple 5 metros deparaban mi cuerpo del anciano quien próximamente estaría recibiendo una patada directa en la parte centras de su pecho si lo bloqueaba mi ataque sorpresivo. El viejo a asombro mío logro bloquear el ataque físico colocando ambas manos sobre la planta de mi pie, así haciendo un efecto de resorte. Al chocar con sus brazos flexione ambas rodillas en el aire y di un salto hacia atrás haciendo una voltereta por los aires para caer nuevamente al lado de Lex y a 7 metros del anciano.  A pesar de haber bloqueado mi patada con facilidad su cuerpo logro moverse dos metros hacia atrás por la increíble fuerza que llevaba, nada mal tratándose de alguien como yo le murmure para que solo el pudiese escuchar mis palabras.

El ambiente se volvía más tenso y más complicado, la oscuridad daba poca visibilidad sobre los presentes en la habitación y las pocas palabras daban una sensación de peligro constante, algo que realmente no me mantenía relajada pero podía soportarlo porque sabía que tenía a alguien poderoso como aliado. En cambio el viejo solo se dispuso a mantener una sonrisa en su rostro como si de un juego se tratase esta situación, algo que no molesto, ni alegro a mi persona.  No se la razón de tu sonrisa pero si no empiezas a soltar las palabras de tu boca tendré que hacerlo yo misma desenvaino la espada de su funda con su mano derecha haciendo un sonido de corte, un sonido hermoso para mis oídos que solo admiraban el sonar de algo esplendoroso. Coloque ambas manos sobre el mango de la espada, soltando la funda que cayó al suelo inmediatamente Ya se acabo tu oportunidad, ahora morirás, Moví una de mis piernas hacia atrás para empezar a impulsarme pero sus palabras lograron detener temporalmente mi acción “ Se que estas desesperada por vencer a un simple anciano como yo pero debo darte a saber que tu eres una de nosotros, los uchihas, una raza única en su especie… no creo que quieras matar a un familiar de tu propia sangre, niñita

Lamentablemente para el viejo sus palabras eran inútiles contra mi personalidad, no tenía ni el más mínimo intereses en dejarlo con vida, pues era una misión que debía cumplir pero por mi mente cruzo un pensamiento positivo para mi sin dudar lo puse a opción del presente aprovechando su intereses por mi Entiendo lo que dices, así que te propongo un trato, que te parece si resolvemos esto como lo harían los “uchihas”, tu y yo en un duelo mano a mano, o mejor dicho espada a espada, y no es una petición, es una advertencia para que te prepares, El anciano aceptando mi propuesta con un movimiento de cabeza desvaino también una espada que mantenía en su cintura, escondida en su vestimenta. Ambos estábamos preparados para lo peor pero una nueva sorpresa apareció delante de mis cafés ojos, 4 sujetos mas aparecieron, dos en cada lado del anciano pero lo que los diferenciaba era su vestimenta. Los 4 recién llegados a la habitación tenían una armadura tradicional de color carmesí y en sus manos empuñaban una espada corta.

Voltee a mirar a Lex quien de seguro estaría atento a todo lo ocurrido como yo y le dije Tu encárgate de los demás, el viejo es mío, terminado mis palabras con una mirada seca nuevamente me impulse hacia el viejo para atacarle con un corte en diagonal. En ese momento todo se congelo a la espera del movimiento de mi compañero quien decidirá si ayudarme o no con esta improvisada batalla.
Hotaró Senjih
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por LexCreek el Vie Feb 20, 2015 10:49 pm

Por lo demás, inútilmente puesto para observar más allá del impacto de la vista, me detuve bajo el sombrero gacho de una confidencia que no me atañía. Intervenir sería lo más parecido a un equívoco, y si bien las presencias constituidas de células de la misma afinidad étnica disputaban el roce de la adversidad, mi molestia era tan legítima haciendo honor al imperativo de mi buena moral. Percatado de la tensión que calaba ambos individuos, vislumbré justamente el rojo resplandeciente en la compacta careta del anciano. Dos orbes destellaban en la conflagración de un recuerdo hecho olvido, mientras comenzaba a volver a referirme a mi mismo desde otra estación, ininterrumpidamente ante del desvelo de la lúbrica lucidez que me arqueaba las cejas como en un contrarío. 

De pronto, en una complicidad que de dados y exactos intentos de querer atinar un golpe me habían sacado, veo a la chica realizar una maniobra ofensiva, desde lejos, luego cerca; el recogimiento absoluto certificándose luego de que la patada hubiese sido bloqueada, volviendo a mi lado, profiriendo unas averiguaciones que traslucían el sonrosado matiz de la inocencia que la rodeaba. Aunque de improvisada competente veía urdir una serie de sentimientos que me pesaban y le pesaban, pero que a mi hasta me dolían. (¿Que tanto sentía ella?) Pensé de un golpe, escuchando el lustroso sable desenvainado de un auténtico lenguaje de acero afilado. 

La chica se volvió hacia delante, procurando dirigirle unas palabras a su interpelador. Sus finos ademanes atribuían a mi peso una compasión que me retiraba de manera instintiva, junto a los hábitos que se mantienen discrepantes ante esa naturaleza mía, creía yo, muy apacible. El cuchillo que podía prometerle al cráneo del sujeto aún lo sostenía como una sentada posibilidad. Vi a la chica avanzar, el sujeto corresponder, un breve silencio que ocultaba algo que estaba gestando, por una parte desde el desprecio altivo al cual se consagraba el hombre, y por otra parte, en la chica, con su decisión radical, irrespetuosa, con un torrente de ira que advertía yo sin quererlo descubrir. 

Las fuerzas revolucionarias de la pelinegra se retractaron en una frecuencia resoluta de batirse a los cuatro costados hasta que uno se perjudicase de la marcha de estas peripecias ingratas. Apenas presté suposición de que el combate se llevase acabo, vi ciertas sombras avenirse a la distancia, sin decir palabra, mirando fijamente a la pelinegra; sus espadas cortas lamiendo el aire, con un sentido de pertenencia que se descifraba en llevar acabo las órdenes del vetusto.

Tal vez no quise llamar a la tierra, pero de pronto mi manos, cabizbajas, abstraídas, llamaron con una seña evocativa al chakra irreverente que me sellaba los labios agresivos. De pronto, gastando los lujosos artificios de mi canonizado chakra, desfilé una ráfaga de estacas de hielo que eclosionaron entre el cuerpo del viejo y sus allegados. Entretúveme al ver al hombre de provecto porte moverse rápidamente hacia la derecha, posando su cuerpo en uno de los rayos del sol que descendían del vitral del mediodía, mientras sus ojos rojos analizaban la galería de estacas que habían dejado librados en una convergencia simétrica a quienes creían reconocer el filo de las aristas con el tacto de los ojos. Detenidos contra las paredes; me acerqué, un movimiento del cuerpo me bastó para aminorar la distancia entre quienes se apretujaban contra la pared y la intromisión que han de evitar. 

"Una virtud es saber bien donde poner las lealtades cuando se pretende hacer honor a un acuerdo." Dije rasgando el espesor de una belicosidad que había perdido y ganado un destinatario. Mis palabras eran indudablemente para el hombre, pero también podrían atribuirse al grupo de ninjas que adoptaban distancia de las aristas que casi les separan la cabeza del tronco. Me planté a algunos metros de razonable preparación. "¿Que figura esta productiva alianza para ti joven viajero? ¿No vez que ese rostro frívolo de sonrisa insinuada solo se aprovecha de tus capacidades?" Supuse que esa capitulación sería traída a colación, ya que el desalmado suponía lo que yo había certificado. Hay que reconocer, la chica solo me estaba pretendiendo para la usanza de una compañía que trajese vivacidad al encuentro. "Puede ser, pero aquí no soy el que pone en juego su reputación. Imagino impresionas a tus súbditos imprimiendo ese cinismo pragmático, pero, ¿que hacer en un asunto donde estás demasiado inflexible y obsesionado para darte cuenta del error que cometes? Ella tal vez lo reconoció, por eso procuro ayudarla en su empresa, ya que de hacerla feliz, seré feliz yo también." 

Dicho eso, de pronto, echando a correr desde el expreso de una abultada y enrojecida ira, uno de los auxiliares del viejo se precipitó hacia donde mi, ajeno por unos segundos a las consideraciones que debieron haberlo inmutado. Su corte sucedió en aquel instante, cuando yo, gustoso y listo, me apercibía para evadirlo inclinado bajo el peso de la agilidad. Repté sus abiertas defensas, depositando mi puño izquierdo en su costado, cuan de pronto rechazado por la insípida armadura que convidaba a retractar el brazo. 

Por pronto lancé una patada a rastras con el suelo que apenas le sacó del aturrullamiento de mi pasada arremetida de zurda. El sujeto canallesco extravió el filo de su cuchilla nuevamente, ya que esta vez me había movido hacia la derecha con la adivinación que me convida a incitarlos al ataque sin que los mismos lo consigan. Le escruté el rostro por un segundo; los arabescos de ansiedad estaban ausentes de lucidez, solo buscaban un golpe que inundase su filo con el líquido carmín. En una imprevista naturalidad, alcé mi mano y con la flexibilidad que me había conferido las pericias, artificié un garrote de hielo, con el que luego fustigué las dos piernas del sujeto bajándolo hasta sus rodillas, y luego transmitiéndolo en un descenso hacia ese contorno de la cabeza del sujeto, tirándolo al suelo ido de consciencia. 

Acto seguido los guardianes sombríos parecieron querer vengarse, al menos eso sugerían sus rápidos movimientos. Tan pronto como completé la cadena serial, habiendo soltado el garrote, las estacas que los sitiaban se metamorfosearon en clones de mi persona, que rápidamente se precipitaron a sostenerlos por el cuello; atrapados en un cómico revés de indisposición de lo que sea hayan querido hacer y luego pronunciar, ya que los brazos macizos de hielo les cortaban la respiración con el rígido agarre, hasta que eventualmente sucumbirían por la falta de resuello. Mi mente estaba ausente hasta entonces del combate de la chica, aunque esperaba que reflejase la buenaventuranza que me había sonreído. 
Técnicas Utilizadas:
Kisa Hyōshō no jutsu (Pirámides de hielo) [Nivel 2]: 
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario será capaz de crear pirámides de hielo cuyas puntas serán capaz de causar heridas profundas en el oponente, y cuyas aristas tendrán el mismo filo que una espada. Estos cristales tienen sus caras extremadamente lisas, por lo que son capaces de reflejar la luz a la perfección. Puede dársele cualquier altura con un máximo de un metro setenta. Puede crear un máximo de veinte pirámides. 

Hyoton: Sōzō (Hielo: Creación]: 
Esta técnica es una de las básicas del clan Yuki. Mediante esta técnica, el usuario es capaz de hacer creaciones de hielo, ya sea animales, armas o demás. 
Esta es la única técnica que puede utilizarse utilizando las moléculas de agua del aire, es decir, que no necesita que haya agua/hielo/nieve en un espacio cercano. Esta técnica permite crear el hielo necesario para poder efectuar el resto de las técnicas del clan, y el volumen de hielo que pueden crear y controlar será:

Gennin: Un metro cúbico. 
Chunnin: Dos metros cúbicos.

Hyoton: Bushins no jutsu (Hielo: Clones de hielo): 
El usuario efectúa una serie de sellos de manos, y desde el hielo/agua/nieve cercano, emerge un clon de hielo cuya dureza ante golpes físicos será enorme. Este clon tiene la exacta textura y figura del usuario, sin embargo, no podrá efectuar ningún tipo de ninjutsus ni genjutsus. Estos clones tienen una especialidad debilidad ante explosiones o jutsus Katon, desintegrando los mismos al instante, sin embargo, de ser rotos por otro método, se dividirán en trozos de hielo. 
Llegado el rango chunnin, los clones adquieren la capacidad de meterse dentro de los espejos de hielo.
Genin: 1 clon.
Chūnin: 2 clones.
LexCreek
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por Hotaró Senjih el Mar Feb 24, 2015 12:13 am

Como lo imaginaba, sus instintos eran proteger a la chica con la que había ganado una extraña confianza en tan poco tiempo y viceversa. Realmente no estaba segura si me iba a apoyar pero lo que estaba segura era que la sangre iba a derramarse en aquel pequeño cuarto oscuro donde unos pequeños rayos de luz eran la única visibilidad del panorama. En mente tenía un ataque directo contra el pecho del anciano que tanto fastidiaba la conversación ajena que teníamos. Sin prestar mucha atención a los movimientos de las demás personas trate de atravesar la espada que sostenía en el pecho del viejo que con un ágil movimiento de piernas se echo a su lado izquierdo esquivando con “facilidad” mi ataque. Pase de largo como si de un juego se tratase, voltee la mirada para no perder de vista a mi rival quien seguía parado en su posición esperando una mejor ataque de mi parte “No te burles de mi anciano desquiciado”.

Clave la espada en el suelo y gire sobre usándola de eje, me levante, levante la espada  y empecé a correr nuevamente hacia el anciano para un nuevo ataque pero esta vez era un ataque más complicado para él. Nuevamente trate de atravesar la espada sobre su pecho pero con intenciones diferentes, así como la vez anterior esquivo mi ataque echándose a un costado pero ya mi mente había predicho su movimiento por lo cual al atravesar el lugar donde se suponía que estuviera el pecho del señor agite mi espada hacia la dirección del anciano para cortar su cuerpo por la mitad. Era un buen movimiento pero se me había olvidado un detalle, el también poseía una espada con que defenderse. Bloqueo mi ataque colocando su espada frente la mía haciendo que ambas colisionaran y se produjera el sonido peculiar que se produce al chocar espadas. Voy a acabarte le grite mientras le proporcionaba combo de ataque con mi espada que él seguía bloqueando fácilmente, al parecer su interés por atacar era nula, seguramente esperaba algo de mí, algo que no sabía ni yo misma.

Esto me está enfureciendo cada vez más anciano, te felicito por haber sacado una aptitud oculta de mi, el enojo. Ambas espadas se mantenían empujándose una contra otra con la fuerza de ambas personas, nuestras caras se miraban fijamente pero había algo extraño en sus ojos, habían cambiado de color negro al color carmesí que contenían unas especies de comas negras alrededor de su iris. Era algo extraño pero familiar al mismo tiempo. Mi fuerza se fue debilitando por la pérdida de concentración al ver esos ojos pero rápidamente volví a la normalidad al saber que no podía perder el contra contra un sujeto tan extraño y molesto como el que no dejaba de seguir palabras como estas  “Entiende que tienes el linaje de los uchiha dentro de tu sangre, naciste para ser una asesina en serie, ¿acaso crees que tus habilidades son por tus frutos de entrenamiento?... te diré que no es así, tus habilidades son por tener nuestro poder corriendo por tus venas, ahora libéralo y vénceme”, no lograba entender lo que hablaba pero mi furia incrementaba cada vez mas y lo pequeño que podía observar del ambiente por la falta de luz se tornaba repentinamente de un tenue color carmesí.

De un segundo a otro me moví con velocidad hacia los ayudantes del anciano muerto y con mucha precisión les atravesé la yugular con el filo de mi katana a cada enemigo dejando en pie únicamente a Lex y sus clones de hielo.  No sé qué me pasa pero esto se siente extrañamente bien, este poder es algo que escondía dentro de mí pero no sabía de él, es emocionante le hable con algo de confusión en mi rostro pues nunca me había comportado de esa manera y no quería seguir haciéndolo, una pequeña tristeza se postro en mi rostro mientras me acercaba al joven con esperanza de que no me tratara como un monstruo pues realmente valoraba la pequeña amistad que habíamos creado en ese corto tiempo ¿Qué me está pasando? le pregunte tirando mi espada llena de sangre al piso mientras caminaba lentamente hacia el buscando ayuda.

Jutsu
Sharingan (1 Aspa)
Hotaró Senjih
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por LexCreek el Mar Feb 24, 2015 2:54 am

Aspiré la tufarada de sangre que se presentaba adormecida en las heridas oblicuas que dibujaba el sable al descender en arcos. El arma había sido forjada por quienes hoy vieron a la chica empuñarla, y en el primer tono, todos eran iguales; el, ellos, ella, solo la vida los diferenciaba, lo que era una realidad demasiado funesta para aseverarse maravillado de la observación de unos cadáveres, deducido que cada nombre era el manifiesto de un legado que había sido zanjado, alejado del mínimo mundo que les daba cohesión y sentido de pertenencia. No cabía disimular, y mis ojos se replegaron en si mismos, los clones de hielo deshaciéndose en un descenso estrepitoso. 

De mi mente se encendió, como pólvora, la mecha del recuerdo. La amnesia de la vida ahora era conciencia de un alma incorpórea; indivisible e inmutable en su esencia, pero que soplaba viento en la masa encefálica, contrariándome en un abrir y cerrar de ojos. ¿Acaso ante los dioses era ya destino inexorable el que traían esos ojos? La habilidad y destreza, la pericia, todo la demanda se artificia en la chica para así volverla un mero instrumento; una simple maquina que justifica el asesinato solo por allanar la igualdad y sus prescripción biológica. 

Pero eso era el recuerdo, hoy me encontraba incapaz de decir lo que no podía decir porque simplemente no sabía como decirlo. Ella trataba de descifrar el cambio con claro esfuerzo, la punta de su espada hundiéndose, como si los sentidos les fuesen negados para seguir matando en alarde de conciencia. Su voz traslucía un placer furtivo pero efímero, tanto que lo alternó con un mórbido gesto que recorría su rostro enajenado. Habló otra vez, como salida de un trance, su voz toda convulsa, inclinada en una desesperación que se advertía del rojo que le sangraba del ojo. 

Era un carmesí a exactitud de espacio; con el arabesco ascendiendo, descendiendo; el carmín de su matiz aromando el aire y decorando el mundo que ahora la chica veía por ellos; como tregua de un nuevo legado que venía a adormecerse en esos redondeles. Me imaginé que los mismos ojos echaron raíces, y de tanto llevarlo, lentamente la conducirían a cambiar; sencillamente transcurrir de una etapa a otra, con la confluencia de una enigmática visión que conformaba el sustrato que reverbera con la lograda pictografía. 

Repentinamente avanzó hacia mi, en el entredicho de anhelar ser, y al mismo tiempo, sentir repulsión a la idea. La confusión insuflada por el olor a sangre le quitaba la candidez que había visado en ella hacía unos minutos, y ahora en mi veía, y evocaba, la firmeza, la complicidad, la simpatía de la cual ella necesitaba valerse para una áncora. Su espada cayó al suelo, manteniendo allí el golpe de sangre que no había sido favorable para sus enemigos. Caminó hacia mi con la esperanza de que yo mecanografiase sus sentimientos, de que yo figurase el lenitivo para su congoja. La mente trajo un lenguaje de identificación a con esos dolores que eran el sacrificio de mi tranquilidad y deber.  

La daga desandó su camino hasta una de las vainas de mi cintura mientras veía como su cuerpo, ahora delicado como una pluma, se paraba indeciso en la cercanía de lo que intuía esperaba de un reconfortante abrazo. El cuerpo le temblaba, asustada como una paloma agonizante porque sus alas se han llenado de barro, y en eso mis manos se anidan a su alrededor, sosteniéndola en un acercamiento que no me conocía, pero que traslucía los mismos sentimientos que hablando pude haberle enmendado. El abrazo se extendió, sintiendo nuestro lazo de respiración unido y sosegado a sinceridad en la vivísima simpatía que ambos admitíamos. Aunque yo, además de su dolor, sentía el mío, todo como un torrente de viva claridad. “Si no dejas que baje a tu corazón, no mancillará tu integridad.” Susurré con el flexible talle de una sonrisa. 

Momentos después, tras recoger la espada de la chica junto con su vaina, apremié la salida del templo con el trotar que se espera de una mañana alegre que empañamos con una nube de sangre. Para mi sorpresa, el palafrenero que otrora había hecho senda para mi derrotero, acogía en silencio la llegada de nuestros agitados cuerpos. Pronto entendió lo que iluminaba mis ojos, y nos convidó a que montásemos en la carreta arrebujados entre la paja que traía. Mientras la ayudaba a subir, y subía posteriormente yo, sentí que una preocupación volvió a verme. Los poderes de ese ojo serían enormemente amplificados por la crueldad de un mundo agresivo y despiadado. Pero era su inocencia perseguida la que ensalzaba la única moral que se vale de la felicidad de los demás. Una virtud pasiva que podría llegar a controlarse. Que ella controlaría, porque de su mundo haría yo una dimensión soleada, un arco iris del cual nunca más precisase ese endemoniado poder, y así no la roería la angustia que del esfumato de la memoria yo le recordaba a otro que incubó en si mismo ese poder. 
LexCreek
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por Hotaró Senjih el Miér Feb 25, 2015 3:04 am

Gracias a las cortas palabras del señor lex pude recuperarme aunque sea un poco de aquel trauma temporal que pase en la lucha. Gracias por tu inmensa ayudar Leex, agradezco enormemente que hayas puesto tu vida en riesgo por ayudarme, estaré eternamente agradecida mencione inclinando mi cuerpo hacia su persona en forma de agradecimiento por los actos que había hecho. El camino ya había terminado para mí en aquel momento tras adquirir un nuevo poder que desconocía y necesitaba saber mucho mas de mi historia, una historia que no tenía ni idea de que se trataba. Recogí mis pertenencias de las manos de mi compañero y me despedí con un fuerte abrazo hacia él, un abrazo que le dejo manchas de sangres en su ropa, sangre que eran de las personas que había asesinado Tómalo como una muestra de recordatorio para que no me olvides, adiós saludando y con una sonrisa enorme en mi rostro termine por despedirme pues tenía un largo viaje por delante y necesitaba encontrar las respuestas en donde menos quería ir a buscar, a casa de mis padres. El ambiente era solado y perfecto para iniciar un viaje, mi cabello se agitaba fuertemente con la furia del viento que soplaba pues una nueva vida acababa de nacer y un nuevo comienzo nacía.

Arma entrenada: Cuchilla Demonio

Off:
Perdona el corto post pero no veo necesario algo mas largo, gracias por el tema pues me a dado una excelente idea para mi siguiente trama personal, saludos ^^
Hotaró Senjih
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Desasosegada curiosidad(Hotaró Senjih-Lex Creek)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.