¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Hoy a las 2:05 am por Aaron Sureddo

» Tablón de Misiones de Aaron
Hoy a las 12:49 am por Aaron Sureddo

» [Misión R.D] No todo son armas
Hoy a las 12:41 am por Aaron Sureddo

» Pies over Life
Hoy a las 12:27 am por Uchiha Michi

» M.A.S.K [C]
Hoy a las 12:08 am por Uchiha Michi

» Los dados de Dastan
Ayer a las 6:51 pm por Loremaster

» Ichimaru the Miner
Ayer a las 6:48 pm por Loremaster

» Paz luego de la tormenta
Ayer a las 3:12 pm por Dastan O'Donnell

» Frenzied test [Entrenamiento - O'Rhen Inuzuka]
Ayer a las 11:40 am por Inuzuka O'Rhen

» The prey II [C]
Ayer a las 9:51 am por Uchiha Shiraga

» Naaru
Ayer a las 2:23 am por Belios

» —Not Alone! △ w/ Hotaró
Ayer a las 1:44 am por Jiran

» Medi-cosas de un Orochi
Ayer a las 1:18 am por Azteroz

» Kōsen supaidā
Jue Mayo 24, 2018 10:00 pm por Gakumon

» —Zenithar Blood △ Jiran Forge
Jue Mayo 24, 2018 9:44 pm por Gakumon

» Perfil de Aaron Sureddo
Jue Mayo 24, 2018 8:40 pm por Aaron Sureddo

» Gādian no tsume (Las Garras del Guardián)
Jue Mayo 24, 2018 8:13 pm por Gakumon

» Misión de rango C: Survivors of their own destiny(IchimaruXBelladona)
Jue Mayo 24, 2018 6:20 pm por Ichimaru

» Ficha de Aaron Sureddo
Jue Mayo 24, 2018 5:56 pm por Ichimaru

» Watered-Down
Jue Mayo 24, 2018 1:36 am por Uchiha Michi

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Tsuchinoko el Lun Oct 02, 2017 10:32 pm

Mision:
Misión de rango D: Carta de amor

Lugar de la misión: País del Rayo ||  Bosque de Sakura
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: Se busca a una dama, si una dama y solamente una mujer, preferiblemente ninja capaz de ir al bosque de Sakura a dar la cara por un hombre. ¿Por qué y para qué? Pues Yamato es un joven que muy tímido y temeroso ante todo que ama a una mujer muy hermosa, cabello sedoso y rubio, ojos verdes y una piel tan blanca como la nieve. Todos los hombres la desean pero ella se niega ante todos los hombres que creen que pueden conquistarla con fuerza o proezas, nadie sabe lo que ella desea y es por ello que Yamato ha buscado un ninja para espiar a su amor.

Dicen que Niki es una chica que pasa la mayor parte del tiempo en el bosque de Sakura, Yamato por falta de valor no desea acercarse al no saber qué es lo que ella desea y por eso quiere que espíes a Niki un poco para que te enteres de lo que desea en un hombre y este pueda armarse de valor. Vuelve con información a Yamato y este te pagara por tu trabajo muy tímidamente.
Recompensa de la misión: 500 Ryus
Extensión mínima de la misión: 50 líneas


La capital de la nube, un lugar esplendido y completamente agradable para mi, caminando por sus calles de adoquines, siguiendo los patrones de numerosas calles y callejones, que llevaban a mas interrupciones y diversos lugares, escondites y demás obscenos y obscuros establecimientos, que eran víctimas a veces de aventuras extrañas y paradójicas, peleas callejeras inolvidables, y más parafernalias que hacían de este lugar a veces toda una aventura que contar a llegar a casa, o al menos a los que tenían una, desperté esta mañana luego de mi último trabajo como de costumbre, buscando un lugar donde lavar mi rostro y boca, y pasando por el puesto de la señorita que siempre terminaba por regalarme una manzana, ese era mi desayuno, no tan nutritivo pero ciertamente algo que podría disfrutar, mis ojos relucían y era esquivados por los de las personas, al parecer ver a alguien con una característica tan tétrica les producía inquietud, "los ojos de una serpiente...más bien los ojos de la bestia", algunos se atrevían a decir quizá tenían razón, puesto que, me divertía mucho cuando en alguno de mis encargos terminaba por ajusticiar a algún malhechor, haciéndolo sufrir y retorcerse mientras yo tan solo reía, mi sonrisa se blandía por el lugar y mi larga y enrolada cabellera rosa, junto a una vestimenta poco usual, constando de unas mallas de color negro que cubrían todas mis piernas, un pequeño y corto short encima de estas y a un costado, en mi muslo derecho, se encontraba un estuche donde solía llevar mis kunais, una camisa sin mangas de color grisáceo, y de los antebrazos hacia mis manos de igual forma unas mallas que se convertían en guantes sin dedales, mi cabello sujeto de forma típica por un lazo de color negro y fucsia, y mi mirada alegre y macabra reluciendo por el lugar. Los encargos a veces podían salirse de control, pero este no venía de parte del feudo en lo más absoluto, se trataba de una petición individual, no solía aceptar las citas de los chicos pues no muchos lograban coincidir con una mente tan retorcida como la mía, tan solo una persona había logrado hacer eso y en este día se encontraba quizá haciendo sus propios labores, me era imposible estar a su lado todo el tiempo, y asumí que lo mismo pensaba el, pero aquí era distinto, pues se ofrecía una paga a tomar en consideración, por un trabajo tan inútil, que podía llevarlo a cabo cualquier enclenque, que realmente lo tome como un simple pasatiempo, y en este momento estaba dirigiéndome a una reunión con el contratante, de aparente nombre Yamato, y ¿Por qué digo aparente?, debido a que el trabajo se me fue conferido al despertar, al levantarme de mi pequeño espacio en el callejón, cerca de mí una carta, con muchos colores pasteles con corazones y demás, cosa que me hizo enfermar al instante y querer botarla, ¿pero por qué no averiguar de quien se trataba?, así que la había abierto y en ese entonces note de lo que se trataba, si era una carta, pero no era de amor ni anda por el estilo, se trataba tan solo de una petición de ayuda, por parte de un inútil cuya firma era compuesta de su aparente nombre, necesitaba que una chica espiara y sacara información a su amada, pues al parecer lo hombre se le perdió en el camino y no tenía el coraje suficiente para entablar una conversación seria y al respecto con su enamorada.

Al imaginarme a aquel hombre, suponía que se trataba de un chico completamente enclenque carente de cualquier habilidad física mayor a caminar, y al que incluso le costaría haber escrito esa carta, todo un ejemplo de la mediocridad de la creación, y lo injusta que suele ser la vida a veces, pero todo se trata de equilibrio, la idea de fuerza es lo que genera la debilidad y viceversa, doble en un esquina en la cual se hallaba una carreta extrañamente detenida en medio del camino, “¿Eh?, ¿Qué ocurre en ese lugar?”, sonreí esperando que de seguro se tratase de alguna cosa emocionante, o algo gracioso, me acerque agachándome y dando pasos rápidos hasta la carreta, sacaba mi lengua repetidas veces, concentrándome un momento, pues la cantidad de aromas presentes en la capital era increíble, pero podía distinguir al menos 4 personas detrás de mi posición, supongo que me estarían viendo raro algunos, pues no es normal ni que una carreta se detenga en medio de lugares templados como estos sin más, ni tampoco que una chica de aspecto muy extravagante y peculiar, vaya por la vida deslizándose de esa forma tan sigilosa, asome mi cabeza por debajo del carruaje y divise, al parecer mi habilidad para detectar en lugares con tantos sabores y aromas, son aun algo imprecisas, pero me coloque debajo del carruaje para saber qué rayos sucedía.

-Oye pero que…Diablos te pasa maldito infeliz-, -A mi nada…ya te eh dicho entrega todo me canse de seguir tus ordenes-, -Chicos por favor cálmense….-, -Que se calme tu abuela…este tesoro será mío y ojala se atrevan a impedirlo-, no podía reconocer de donde venían cada uno de aquellos griteríos, pero rodé sobre mi hacia un lado para salir del fondo del carruaje, y disimuladamente como si nada me deslice a un lugar con mejor perspectiva, allí podía verlos, al parecer según lo que lograba entender, eran un grupo que tenía como trabajo explicito, escoltar algún tipo de tesoro hasta alguna región, pero uno de los tripulantes a entrado en disputa y decide reclamar el tesoro como suyo, “…Estos mercenarios son tan graciosos HAHAHAH… me pregunto ¿Qué pasara ahora?..." -Note entregare nada… y de hacerlo será únicamente sobre mi cadáver-, en lo que dijo esto el asaltante o mejor dicho traidor, un joven delgado con una pequeña barba apenas saliendo de su mentón, cabello en punta de color negro, con algunas arrugas en su cara y cortadas por doquier, llevando una cimitarra en su mano derecha hecho esta hacia atrás con intensión de asestar un golpe en la cabeza del contrario y de ese modo hacer valer las palabras del mismo, -HAHAHAHAHAHAHA!!!!.....bajo…mi….cadaveer… HAHHAHAHA-, comencé a reír convulsivamente todo aquello me resultaba excesivamente gracioso, pero no hice aquel escándalo para presumir, ni tampoco con el in de hacer acto de presencia, si no para llamar la atención y distraer la situación, cosa que había logrado, los seis chicos voltearon a mirarme, el atacante, el que estaba siendo ataco, un joven aun más pequeño de cabellera rojiza, ojos de color verde y algunas pecas en su rostro, de cuerpo delgado y vestimenta notablemente humilde, -L-lo HAHA…Siento… me llamo Tsuchinoko Orochi… JAJAJAAHAH… y creo que tendré que llevarte conmigo rufián HAHAHAH…que gracioso-, Aquellos sujetos aprecian no entender en la situación que se encontraban, normalmente este tipo de discusiones fuera de los territorios de la capital no sería mayor problema, pero aquí, dentro de la capital…. Kumo`no Bunya no permite ese tipo de calañas de mala pata, si algo así sucede el perpetrador merecerá el castigo inmediato…, Mostré la mayor sonrisa que podía dar a aquellos sujetos y me hice a un lado dejándoles ver en mi hombro derecho, aquella pieza de cuero, una Hombrera con un jabalí bordado con un hilo dorado, el símbolo del señor feudal al que pertenecía, y el más severo y respetado que podía existir en esta zona, no se armaban muchos conflictos entre los Daimyos, y aquellos que pertenecíamos a feudos distintos del mismo país, nos respetábamos y en ocasiones trabajábamos en equipo, pero, el Daimyo Ryuutaro Eijil, era realmente severo y no se andaba con rodeos a la hora de sembrar el orden en el País,

Una sonrisa enorme empezaba de nuevo a dibujare ne mi rostro mientras observaba la cara confundida de aquellos hombres que ocasionaban ese alboroto en medio de la carretera, los asaltantes se postraron frente a mi y al ver aquel símbolo fruncieron el ceño y dieron un paso hacia atrás agachando sus cuerpos en guardia y tensándose, -No le tenemos miro a una bola de pelmazos que pretenden infundir miedo a las personas....no lo permitiré-, aquella sonrisa se transformo en una pequeña visita inocente y me acerque justo hasta un par de centímetros del rostro de aquel que había hablado, -Así que ahora piensas justificar lo que haces bajo una capa de mentiras y blasfemias antifeudales....HAHAHAHAHA...no puedo permitir que causéis este alboroto....disculpen-, lleve mi pierna derecha hacia atrás con el cuerpo erguido lo mas que se me permitió  y eleve mi pierna izquierda dejándola a pocos milímetros de la tierra mientras lanzaba mi pierna doblándola en la articulación de la rodilla e impactando con fuerza el abdomen justo en la parte baja del pecho y alta del estomago con el fin de  dificultar el oxigeno, sujetando su brazo izquierdo a la altura del bicep con mi pierna izquierda para lograr preservar el equilibrio y con la misma sonrisa mire el rostro del sujeto que se encontraba acá, el plan había resultado exitosamente agradable y el sujeto dejo sus ojos en blanco y detuvo su respiración reduciéndola a pequeña bocanada intensas y llenas de preocupación, inmediatamente al caer en aquel movimiento me apoye en ambos pies y usando su brazo izquierdo como eje, di un enorme salto sujetándome y girando en torno a el, utilizando su brazo como eje rotativo, y situándome en la espalda del sujeto agachada y doblando su brazo por detrás de esta, notando que el sujeto empezaba a dar grandes gritos de agonía, -¿donde a quedado la diversión?...pareces un sujeto que hace mucho ejercicio..ummm... ¿que pasa si pierdes uno de tus brazos?-, di otra sonrisa y doblando el brazo con la mano por su espalada hacia arriba lo máximo que pude, la sostuve con mi mano izquierda nuevamente y con la mano derecha en una palma extendida di un fuerte golpe en la articulación  a la par que mi otra mano termino de estirar el brazo hacia arriba con gran fuerza, un sonido de crujido se hizo notar y como la extremidad de un muñeco de trapo solté el brazo salido de su articulación y dando un salto en la espalda del hombre para dejarlo tirado sobre el suelo y ahora quedando situada bajo las cabezas de los otros dos hombres que estaban sobre el, - ummmm....¿seguirán poniendo resistencia....o...aceptaran sus errores? JAJAJAJAJ que divertido son...me agradan chicos-, esboce con una sonría mientras u compañero completamente abatido y desmayado por el intenso dolor se encontraba tirado en la grava del suelo junto a aquella carreta.


Stats:
Stats:
• Ninjutsu 5
• Taijutsu 5
• Genjutsu 1
• Velocidad 4
• Resistencia 5
• Fuerza 3

Tsuchinoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Shunsuke. el Jue Ene 11, 2018 4:23 pm



Carta de Amor


Shunsuke se encontraba dando una vuelta por la capital, no era por una misión ni nada por el estilo, hoy solo quería dar unas vueltas por el lugar, este día se encontraba de descanso, hoy no haría nada mas que lo que el quisiera, y obviamente decidió visitar este lugar, que aunque no fuera el mas hermosa o el mas relajante, es donde muchas personas comienzan sus aventuras, donde las amistades se forjan, donde cada persona tiene su Historia, donde las personas juegan, se reúnen y se despiden... pero donde siempre hay felicidad, siempre habrá oscuridad, desesperación, soledad, traición y sufrimiento, asesinatos, violaciones, robos, destrucción y secuestros, son unos de los millones de crímenes cometidos en este lugar, pero su trabajo era evitar en le medida de lo posible que ese tipo de acciones jamás ocurrieran, mirando de un lado a otro viendo las casas, los niños jugando y a las madres cuidándolos, pero lo que sobre todo veía Shunsuke era como la gente lo veía, desconfianza, miedo y odio, pero ¿porque?, simple el Orochi tiene una deuda de vida por su feudo y con todas las personas de este país, eso supuestamente debería hacer que vieran al Shunsuke como un ninja en el que confiar, pero al no juntarse con otros ninjas, o su forma de ser y/o de actuar, lo hacen ver alguien sospechoso, aunque claro su feudo no duda de el, o al menos eso esperaba, pero el al no saber muy bien como funcionan las persona, como se les podría ocurrir algo así, el nunca traicionaría al país que lo salvó de la muerte, daría su vida por cada una de estas personas si tuviera la oportunidad, mataría por ellas y haría cualquier cosa por ellas, seguía caminando sin despejar la vista de sus alrededores, pudo empezar a escuchar unos gritos, apresurando su caminar para ver con sus ojos que pasaba, mientras mas caminaba mas fuerte se oían los gritos, al doblar en una esquina pudo ver a unas cuantas personas gritándose básicamente parecía que peleaban, Shunsuke se acercó caminando pare ver que ocurría si veía que la cosa se ponía peligrosa y/o violenta intervendría, mientras si solo era una pelea común y corriente no intervendría, se mantuvo a una distancia moderada de las personas, no le gustaba estar cerca de mucha gente, aparentemente se peleaban por un tesoro que encontraron o algo así la verdad no pudo escuchar bien, aunque no le importaba en lo mas mínimo solo estaba ahí por si la cosas se salían de control, uno de ellos dijo algo sobre que se lo quitarían de su cadáver, el Orochi se acercó un poco mas para luego ver como uno de ellos le lanzaba un puñetazo a otro, Sunsuke estaba a punto de intervenir cuando...una risa hizo que las personas que se encontraban peleando dirigieran su mirada de donde provenía esa risa junto con Shunsuke y otras personas que se encontraban en los alrededores.

La risa provenía de una chica peli-rosada, aparentemente la situación le causaba gracia por alguna extraña razón, se mantendría escondido y distante en la multitud por ahora, no sabía quien era esa chica o que hacia ahí, pero lo único que le importaba era ver si era un peligro, volvió a reírse, pero esta vez parecía querer hablar, Shunsuke estaba oyendo lo que la la chica trataba de decir, pero gracias a la risa de esta era muy difícil saber que decía, intentaba oír lo mejor que podía, al principio parecía que quería disculparse o algo así, pero al oír el nombre de la chica el Orochi abrió los ojos a mas no poder, su madre y su padre le habían contado historias sobre el clan de donde ellos y el provenían, la mayoría de las veces que el y sus padres hablaban era sobre el clan Orochi, haber encontrado a uno de los suyos en el mismo país que el era algo que no podía creer, salió de sus pensamiento para justo ver como la chica mostraba su hombrera,
demostrando así ser de las filas del feudal Kumo`no Bunya, la chica mostró una sonrisa mientras miraba a los hombres fijamente, estos dieron un paso atrás mientras se ponían en guardia, Shunsuke no intervendría, después de todo si la chica era quien dice ser y tiene los mismos conocimientos que el en pelea, no tendría problemas con unos rufianes cualquiera, uno de ellos le habló a la chica, esta al oír lo que dijo se acerco a el, Shunsuke miraba todo atentamente, la verdad la chica tenía rasgos de su clan, pero aún no estaba del todo convencido, la peli-rosada le dijo un par de cosas, para luego enviarle una potente rodillazo en la boca del estomago, mientras sostenía su brazo izquierdo, el pbre hombre no podía ni ver con claridad, después de todo la forma de como recibió el golpe fue explendida y el lugar donde golpeo fue preciso, ahora estaba empezando a creer que la chica si era una Orochi, la chica hizo unos movimientos complejos para las personas que veían la escena, y normales para el Orochi el cual veía el pequeño encuentro, se situó en la espalda del hombre aplicándole una llave a su brazo izquierdo, el hombre no podía parar de gritar, Shunsuke pudo notar como varias personas abrían los ojos de par en par, otros se sostenían la boca, el peli-azul no sabía porque ese tipo de comportamiento, simplemente estaba usando algo de fuerza para encerrar al hombre el cual se había resistido, algo normal a su parecer, la chica le volvió a decir una palabras a el hombre, burlándose de el mientras aplicaba mas presión en el brazo de este, levanto el brazo del hombre, con fuerza y precisión dio un golpe justamente en la articulación del brazo, causando que el hombre gritara mucho mas fuerte dejó caer el brazo ya totalmente salido de su articulación, si ese hombre quería volver a usar ese brazo tendría que ir a un hospital inmediatamente, la chica se impulsó en la espalda de este para dar un salto hacia atrás causando que el hombre cayera al piso, la chica le habló a los otros chico que acompañaban a el que ahora mismo se encontraba probando el dulce sabor de la grava.

Los chicos en un movimiento inteligente se rindieron al ver de lo que era capaz esa chica, la verdad era muy veloz y tenía conocimiento de donde se encontraban las articulaciones de un brazo, y la fuerza y precisión para golpear ese punto exacto y dejarlo inhabilitado, unos guardias se acercaron a la escena para llevarse a los rufianes, y al otro seguramente aun hospital, Shunsuke ignoró los murmullos que se hacían gracias a la demostración de la Peli-rosada, la cual aún no conocía su nombre, pues solo se concentró en el apellido de esta, se acercó a paso lento a la chica, al ya encontrarse frente a esta la miró la miró fijamente con sus ojos amarillentos, Buenas, lamento molestarte pero...eres una Orochi ¿no? Dijo/pregunto Shunsuke con su semblante inexpresivo, esperaba la respuesta de la chica la cual parecía ser mayor que el en edad, pero eso era lo de menos, lo importante era que esperaba que porfían haya encontrado a alguien de su clan por primera vez ademas de sus propios padres, era algo que hacía que se sintiera raro por dentro.
Shunsuke.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Tsuchinoko el Sáb Ene 13, 2018 12:01 am

Mi cometido había sido logrado, pero al repasar mi mirada de nuevo por aquellas personas, note como me miraban con miedo, mi sonrisa volvió a ser un rostro serio y carente de expresión, no valoraban lo que hacia por ellos, no importaba si eras un super héroe en este mundo, o si eras el causante de toda la salvación, siempre seras juzgado por tu aspecto, por suerte esto no me afectaba en lo mas mínimo al contrario, solo me motivaba a seguir siendo así, como era, ya que toda mi vida había sido una marginal mal del montón, viviendo en los callejones a pesar de tener un feudo que puede brindarme un hogar, prefería la vida así, arrastrándome como las serpientes, mis fieles compañeras y ayudantes, de momento algo que me saco de aquel plano vislumbro mi oído, en un tono suave e inexpresivo como la seda, con algo de nerviosismo en su tono de hablar, me di la vuelta completamente en 145ª, y lo note,, no me asuste en lo absoluto al contrario pude ver unos ojos conocidos, ojos que ya podía identificar con firmeza, pues me hallaba al frente de alguien que aunque no conocía podía decir que pertenecíamos del mismo huevo, otro Orochi, un compañero.

Un chico de dulces y finos ojos amarillos como si de una piedra preciosa se tratase, una piel tan palida como la nieve misma y su cabello, extrañamente azul, tenia ropas muy combinadas con todo su aspecto y una carencia de expresion latente, lo observe detenidamente unos segundos para luego dar una pequeña sonrisa, lleve mi mano derecha a mi cadera y mostré ese gesto sonriente ante el, recargando así mi peso hacia ese lado, -Hola...si...y puedo ver que también lo eres, no esperaba encontrar alguien mas por aquí, es decir, dos ya somo muchos....-, observe detenidamente tu camisa para notar, en la unión superior de tu camisa que se hallaba entre abierta, pues se trataba de una especie de kimono, un collar con un color llamativo y hermoso, -Ya veo.... eres de los soldados de Kiriyama.... es un placer,...supongo tienes algunas preguntas, pero vamonos de aquí...me dirijo a las oficinas de Komu`no Bunya, acompañarme- Empezando así a caminar ne sentido contrario a las personas, a lo largo de aquella calle, y esperando que me siguieras al final de esta pequeña conversación, me aproximaba rumbo a conseguir un encargo aparentemente del cual se me requería, pero encontrar a un familiar en el camino no estaba en mis planes, quien sabe, quizá tendría que agradecer a los maleantes que antes armaron alboroto, al menos, como agradecimiento, le deje un lindo regalo en el brazo que no olvidara, sonreía ante esta idea enormemente a la espera de lo que sucedería.


Stats:
Stats:
• Ninjutsu 5
• Taijutsu 5
• Genjutsu 1
• Velocidad 4
• Resistencia 5
• Fuerza 3

Tsuchinoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Shunsuke. el Sáb Ene 13, 2018 3:37 pm



Carta de Amor


Shunsuke se encontraba esperando a que la chica le respondiera o le dijera algo, la verdad esperaba que porfin haya encontrado a otro de los suyos, pequeños recuerdos de el buscando a otro Orochis venían a su cabeza, era extraño saber que para encontrar algo y/o alguien no hay que buscar, pudo notar como varias personas lo veían peor que antes, Tsk, el traidor y la loca se juntan, supongo que los enfermos se conocen pudo escuchar decir a una de las personas que se encontraban alrededor junto con otros murmullos, no le gustaba mucho que hablaran así de el o la chica, aunque el fuera capaz de sacrificarse por estas personas, aun no le gustaba mucho, aunque en realidad no le prestaba mucha atención, ni importaba si le tiraban cosas o lo insultaran el siempre se mantendría inexpresivo, desde que lo rescataron no ha podido ser el mismo, ya ni recuerda como eran los sentimientos, felicidad, tristeza, amor, dolor, no sabía como era sentir eso, al menos no lo recordaba.

al ver como la chica volteó a verlo todos sus pensamientos se fueron a la basura, ahora solo quería ver si sus sospechas eran ciertas, al verla ya cara a cara pudo ver sus ojos rojos carmesís tal cual como un rubí con una pupila algo fina igual a como el los tenían, pudo notar como la chica lo miraba también a los ojos, pero su mirada era analítica, a el Orochi no le importó en los mas mínimo después de todo el también la estaba viendo y analizando, la voz dulce de la chica hizo que prestara atención, Es raro encontrar a una Orochi en el mismo país que yo Dijo el peli-azul inexpresivo mientras veía a la chica, la cual se encontraba viendo su ropa mas específicamente su collar, asintió a lo que la chica le había dicho, esta comenzó a caminar en dirección a la oficinas de su feudo, el al ser de un feudo distinto no sabía como sería tratado, pero en realidad no le importaba ahora mismo solo acompañaría a la chica, Lamento ser tan descortés, mi nombre es Orochi Shunsuke, pero puedes llamarme como quieras Dijo mientras hacía una reverencia aun con su semblante inexpresivo.
Shunsuke.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Tsuchinoko el Sáb Ene 13, 2018 8:01 pm

Mis oídos captaron cuidadosamente lo que las personas decían en intentos de murmullos a mi alrededor, no podía creer que pudiesen ser tan desconsiderados, nosotros, a quienes se atreven a llamar locos, y....traidores, somos los que arriesgamos la vida por cada una de esas personas, pero no importa cuanto nos esforcemos siempre nos pagan con la misma cara de la moneda, aunque eso realmente me hace gracia, "Burlense.... animo...háganlo....y en las llamas....mientras sus cuerpos se calcinan....desearan ver mi rostro y sonrisa desquiciada...HAHAHAHAHAHAH....pobres, no saben cual débiles son", mis pensamientos eran algo tétricos pero al gin y al cabo mi intención seguía siendo la misma, no podía permitir que a este lugar lo destruyeras o humillaran, en las lineas en que fui entrenada se me enseño a ser severa implacable una shinobi  excepcional, y quien no teme perder la vida a cambio de dejar en buen pie a su País, a su feudo, y a su gente. En el País de las Nubes el mandato de los señores feudales, se realiza de forma completa y en orden, manteniéndose así una buena relación entre estos tres lideres, cada uno con lleva dentro de su territorio un tipo de liderazgo distintivo, que lo caracteriza a cada uno, pero sin desviarse de los objetivos principales, que son sembrar el respeto en la población, hacer que el País sea rico y poderoso, y mas aun, poder defendernos de los ataques enemigos, sean ya de otros feudos o alguna agrupación que pretenda dar la cara por sus ideales, insultando nuestras creencias y nuestra convicción como soldados de las lineas feudales. Y entre todos estos, Komu`no Bunya, es el mas duro e imponente de todos, su líder no tiene comparación alguna, se trata de un hombre con clara visión de lo que un País puede y debe ser, y no posee tolerancia alguna, si quebrantas la ley no habrá quien te perdone, pues cada quien obtiene el debido castigo que se merece, como así hice cumplir a tan solo unos pasos atrás.

Nunca había convivido con alguien mas de nuestro clan, a excepción de Rein, a quien ya tenia mucho tiempo sin ver, por lo cual conseguir a alguien mas me es de mucha ayuda, sin embargo no conocía a este chico en lo absoluto, y por su forma de expresarse se podía sobreentender que no era de muchas palabras y mucho menos el tipo de chicos que va contando su historia a todos aquel que se le atraviese, aun así, el fue quien tomo la iniciativa de esta conversación por lo cual debía sacar ventaja de ello. -Si...ciertamente no somo que digamos las personas que mas amen estar en grupo o al aire libre frente al resto...sin embargo a parte de ti conozco a una mas...solo que hace tiempo no lo veo, es grandioso poder encontrar a otro de mi clan...¡Esto sera divertido!-, comencé a dar pequeños brincos intercalando un pie y el otro hacia adelante, de este modo avanzando por la calle rumbo a la oficina feudal, esperando que este chico recibiera una bienvenida apropiad, ya que era un completo aliado, sabia que no se debía confiar en alguien solo por donde venia o por su forma de hablar, pero había algo en se chico que me decía que sentía el mismo dolor que a sufrido cada uno de los miembros de nuestro clan, condenados por su aspecto y habilidades a ser tratados de fenómenos, note su reverencia hacia mi, cosa que me hizo detenerme y girarme hacia ti riendo, mientras cubría mi boca con mi manga derecha, alargada que cubría mis manos levemente, -Vaya....que nombre tan atractivo, Yo me llamo Tsuchinoko Orochi....puedes llamarme Tsu para abreviar, bien Shun....¿Alguna vez has visitado al feudo Komu`no Bunya?...si no es así, mas vale que nos apresuremos entonces, odian esperar, y ay me he retrasado mucho-. Una idea se cruzo por mi mente , a lo que sin aun girarme a caminar te mire sonriendo de igual forma que antes, y señalando para que me siguieras el paso, -Apresuremosnos-, me gire completamente y echando mis manos hacia atrás y cuerpo hacia adelante comencé a correr a toda velocidad, zigzagueando entre las personas, riendo como era costumbre para mi, mi pequeño tamaño me hacia fácil el tener que maniobra entre las personas, esto me serviría de calentamiento por supuesto , ya que, las misiones del feudo pueden ser a veces algo rudas, empece a desplazarme rápidamente por aquellos lugares, sin estar atento a la posición de mi compañero quien espere se hallase detrás de mi o a un costado, siguiéndome y dirigiéndonos poco a poco a un enorme edificio grisáceo y muy intimidante de esta Capital, apara de este modo recibir de una vez nuestras instrucciones.

Stats:
Stats:
• Ninjutsu 5
• Taijutsu 5
• Genjutsu 1
• Velocidad 4
• Resistencia 5
• Fuerza 3

Tsuchinoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Shunsuke. el Lun Ene 15, 2018 3:56 pm



Carta de Amor


Ambos Orochis caminaban sin mucha prisa por las calles de aquella capital, a Shunsuke en un principio la chica le parecía alguien en la cual podía confiar, y que el peli-azul pensara eso era algo muy difícil, sobre todo con alguien que acababa de conocer, pero había algo en esa chica que hiciera que el Orochi se sintiera mas relajado y liviano, se sentía raro por dentro, pero solamente ignoro eso y siguió caminando, la verdad se sentía raro estar con alguien que te entiende, al menos para el era raro, la única persona en la que el confiaba hasta hace poco era su feudo, al cual le tenía una confianza total y una lealtad incuestionable, y aunque el pueblo lo odiará o temiera el siempre los protegería, tal vez ellos no lo quieran cerca pero el, el nunca los dejará sin protección, aunque no supiera muy bien porque los aldeanos lo tratan de esa forma, el daría todo lo que el tiene por ellos, en verdad a el nunca le ha importado su propia vida, nunca le ha importado si el sufre, siempre le han importado mas las personas que el mismo, siempre le han importado mas todo absolutamente todo....que el mismo, después de todo el solo sobrevivió esa noche para luego morir por su país, el solo es un objeto que solo sirve para la batalla, que solo sirve como carnada, que solo sirve como un sacrificio insignificante, alguien...no...algo que solo está ahí para que las demás personas tengan mejores vidas, o al menos eso pensaba el, muchas veces a pensado en acabar con su propia vida, pero siempre pasaba algo que se lo impedía, mejor dicho el mismo siempre se lo impedía, se dice a si mismo que no morirá de esa forma, el morirá por todo el país del rayo,  no importaba como lo trataran, no importaba como lo excluían, el moriría por ellos.

Muchos dirían que esta loco o que es masoquista, pero el cree que todo lo que piensa es algo normal, que así son los soldados, o al menos así deberían ser, miraba el cielo mientras muchas cosas pasaban por su cabeza, la verdad el quisiera haber tenido una vida normal, amigos, familia, amor, pero a veces es mejor agradecer lo que tenemos, y no pensar en lo que no tenemos, pero el... mi siquiera tiene nada, así que ¿porque tendría que estar agradecido?, por vivir siendo discriminado?, odiado, por estar solo durante tanto tiempo, sin tener a alguien que te levante por las mañanas con el desayuno listo, que te diga que te cuides, porque si te pasa algo a ellos les pasa algo peor, ¿de verdad era tanto pedir?, ¿una familia?, la voz de la chica lo sacó de sus pensamientos, la miró mientras esta hablaba, pero lo que dijo la chica hizo que Shunsuke pensara ¿Así que hay otra?, de verdad había mas gente de su clan en su país y el no lo sabía, el mundo de verdad que si es muy pequeño y a la vez muy grande, Espero que si sea divertido dijo mientras veía como la chica daba pequeños saltos, y por primera vez después de tanto tiempo... se rió, una pequeña risa, se sorprendió, pues desde hace mucho que no se sentía así, la verdad esa chica tal vez si podría ayudarlo, aunque a el ahora mismo se sintiera bien como es, pero la verdad es que ese chico necesitaba poder sentir de nuevo.

Ahora mismo se encontraba haciendo una reverencia en forma de saludo y presentación, la pequeña risa de las chica hizo que se enderezara, y la mirara a los ojos, Esta bien Tsu-chan, nunca he ido a ver a ningún otro feudo la verdad dijo con un tono inexpresivo, la verdad el no sabía que significaba esa añadidura al nombre de una persona, pensaba que solo era una forma mas de decir un nombre, pero por la forma en la que habló se notaba que no sabía muy bien que significaba, hizo un tipo de seña a el peli-azul para que la siguiera, esta se puso en posición y se lanzó a correr por las calles de la capital, mientras Shunsuke la seguía, aparentemente el Orochi era un poco mas rápido que ella, se encontraba corriendo un poco mas adelante a la izquierda de la chica, esquivaba a la gente y objeto de una forma hábil y eficaz, aunque por su tamaño se le dificultaba un poco, pero gracias a sus años de entrenamiento de reflejos podía moverse con bastante facilidad, los movimiento que realizaba eran como lo de una serpiente, dió un salto para quedar justo en el techo de un pequeño puesto, mientras saltaba de techo en techo, volvió a saltar quedar otra vez en la calle, una hombre iba caminando tranquilamente distraído, el Orochi chocaría con el, Shunsuke cuando estaba bastante cerca del hombre se barrió, dio un golpe en puntos claves en cada pierna del hombre para que estas se abrieran mas, y shunsuke pasó por debajo de estas para luego seguir corriendo, por alguna extraña razón se la pasaba bien.

Shunsuke.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Tsuchinoko el Jue Ene 18, 2018 5:08 am

Para mi persona, la diversion no eramas que un instrumento medianteel cual poder soportar el dolor, el dolor de vivir una vida solitaria y llena de xenofobia y miedo por todos lados, era un sentimiento muy fuerte el que se sentía al ser rechazado, humillado y pisoteado por esas personas por las cuales diariamente salgo a cumplir mis labores, arriesgando mi vida, integridad, incluso sin llegar a poseer una estabilidad, pues mi lugar para dormir y residir era el mismo suelo por el cual ahora corrían, el mismo suelo que en este momento todos se encuentran pisoteando, quizá, si lo tomamos de cierto modo, podría decirse que toda mi vida viví bajo los pies de las personas, en un sentido literal de las palabras usadas, pero, esto nunca me molesto, como parte de un feudo debo cumplir mis labores, y se me a brindado la oportunidad de adquirir un lugar donde dormir, o al menos temporalmente, ofreciéndose el sitio reservado para los soldados, en las instalaciones de Komu`no Bunya, pero, en el momento en que había podido adquirir tal beneficio, deserte de la idea inmediatamente, pues si habría de tener una vivienda debía ganármela con mis propias manos, y ahora, debía estar en el suelo, arrastrándome al igual que mis hermanas y queridas serpientes, que con todo el honor del mundo se deslizan danzantes sobre el suelo, y llegan a matar incluso a cualquier gigante que se crea en la atribución y competencia de menospreciarla, a veces las apariencias engañan, y por mas hermosa que una serpiente pueda llegar a ser, nunca trates de molestarla, o terminaras lamentandolo para toda la eternidad de equivocarte.

Rabia ocasiones, en las cuales podía llegar a sentirme muy sola, como si todo mi sacrificio no tuviese valor alguno para nadie, pero había una persona que lograba iluminar esa parte oscura de mi ser, y se trataba de Rein, aquel dulce chico que se había convertido en mi hermano siempre, con sus tonterías que me sacaban de quicio totalmente, me alegraba el día y sacaba la mejor sonrisa de mi, el me enseño que no importaba que tan mal estuviésemos pues aun mientras nos tuviésemos el uno al otro mientras aun pudiésemos respirar y sonreír, tendríamos una razón para ser felices, y ese era el ejemplo que seguía día a día tras despertarme. No esperaba realmente conseguir a otra persona de mi clan en un lugar como este, pero aquí estábamos los dos, frente a frente observándonos, aunque realmente no podría decir si aquel chico estaba analizando algo, o simplemente examinando,pues no parecía entender muy bien las emociones, ni muchas cosas respecto a la acción social, pero no importaba, pues eso solo quería decir que cada una de las cosas que desearía comunicar, podría expresarlo con hechos y no solo palabras vacías, no lo subestimaba en lo absoluto, pero tampoco había cabida para aquel pensamiento en mi a tan poco tiempo de habernos avistados y decidir establecer un punto fijo en esta historia, pero realmente se veía que ocultaba cada rastro perceptible en el, mirar su rostro era mirar a la nada y todo a la vez, era algo gracioso y divertido. -Ya veo, entonces vamos, así podrás mirar las instalaciones de Komu`no Bunya, o al menos una de sus extensiones, el castillo feudal se encuentra un poco lejos por ahora, y pues no debemos detenernos mas-, había culminado en decir, para luego de ello, emprender nuestra pequeña competencia en carrera hacia el lugar de objetivo, para poder recoger el encargo del que tanto se me hacia nombre, un encargo aparentemente para una chica, y pues, no es como que hubiese muchas chicas desocupadas en el feudo, o muchas chicas entre las filas en general por lo tanto, comprendía su insistencia en apurarme a recoger el pedido. Aquel intrépido chico se movía con rapidez entre las personas, a pesar de ser algo brusco en algunas maniobras, aunque debía realizarlas o terminaría lastimando a alguien con su cabeza o algo por el estilo, se las apaño para permanecer delante de mi en todo momento,pues parecía ser un poco mas veloz de lo que creí, aunque era algo que esperaba debido a su forma física parecía un chico que guardaba muchos trucos y sorpresas bajo la manga, al final llegamos a un enorme edificio alargado y bien cuidado por guardias, y las palabras Komu`no Bunya, refulgian hermosas en un letrero ubicado en la parte superior de la entrada, mire a aquel chico y señale hacia adentro para que si pudieses entrar, siguiendo así luego yo mi avanzada dentro de las instalaciones.

Habia olvidado el continuar con aquella conversacion asi que posandome junto a el y en un intento por aminorar la impresion quiza de aquel entorno tan intimidante y algo amenazante sonrei enormemnte mientras contestaba, -Existe otra persona que yo conozco, es un hombre llamado Rein, mi hermano...aunque suelo vestirlo de mujer y hacerlo pasar por una...es toda una monada de criatura cuando lleva vestido....pero bien, sigamos luego por ahora vamos a recibir la mision, puedes acompañarme o esperar aqui como gustes-, me acerque despampanante con una sonrisa al mostrador del recibidor de aquel lugar, lugar donde las peticiones se recibian, cobraban y clasificaban, en este mometno en que me acerco el sujeto del mostrador, un hombre de piel oscura calvo y con una pequeña barba me miro sonriendo, - asi que decidiste venir, sabes que no nos gusta espera, toma...debes encontrar a una chica par aun perdedor que no puede hablar con la chica... es sorprendente el tipo de cosas por las que paga la gente, se que no es una mision de las que te gustan, pero te dara algo de dinero....se rapida y certera como siempre, a proposito ¿Quien es ese ser que esta junto a ti?-, el sujeto cambio de expresion a una seria mientras examinaba desde su posicion a mi nuevo compañero y amigo, -Un placer...vaya desperdicio, esto sera faicl, pero bueno al menos sera una buena forma de conseguir dinero en tu dia de descanso, ¿El?, es Shunsuke, un amigo que conoci hace poco, pertenecemos ala misma linea sanguinea al parecer, descuida es de un feudo de la zona, por lo tanto, es aliado y vendra a la mision conmigo, asi que podremos repartir la recompensa entre ambos-, sonrei a aquel sujeto que suavizaba entonces su mirada, -Ya veo...esta bien... ponganse a ello, y tengan cuidado, los bosques pueden ser peligrosos, sobre todo si se los encuentra en decuido-, finalizo aquell hombre para volver a su trabajo, olo pude corresponder con una sonrisa y mire a mi compañero, -Vamos Shun-kun, es hora de partir-, encaminandome si a la peurta par acomenzar aquella travesia.

Stats:
Stats:
• Ninjutsu 5
• Taijutsu 5
• Genjutsu 1
• Velocidad 4
• Resistencia 5
• Fuerza 3

Tsuchinoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Shunsuke. el Vie Ene 19, 2018 6:21 pm



Carta de Amor


Es raro el sentimiento de estar adolorido, pero al mismo tiempo no sentir nada mal en ti, no tener ningún tipo de herida ni nada por el estilo, sin embargo algo te duele, no sabes que pero duele, comienzas a dar vueltas y te das cuentas de que solo te sientes triste o angustiado, pero cuando una persona no sabe lo que es la angustia o la tristeza se desesperan, no saben que ocurre y se angustian aunque ellos no lo sepan, es raro saber que a muchas personas la tristeza les puede parecer algo del día a día, pero a las personas que nunca o desde hace mucho tiempo no sienten les parece algo raro incomodo y muy molesto, tanto que podrían llegar al punto del suicidio gracias a la desesperación que causa sentir ese dolor y no saber porque te duele, las personas odian no saber algo, lo aborrecen, siempre quieren saberlo todo pero no importa cuánto sepas sino cuanto sientes, es algo irónico, Shunsuke es un chico que no le importa no saber nada, pero tampoco le importa no sentir nada, esto rompe toda lógica creada por las personas, un ser humano que no le importe nada salvo su país su Feudo, era algo muy extraño que ver, en esta vida no se puede tener todo, y eso Shunsuke lo ha aprendido a las malas, el dolor, la soledad, el sufrimiento, son unas de las pocas cosas que el chico a sentido, aunque él no lo supiera, el no sabe que sufre por dentro, que cada día su dolor aumenta, hasta que en algún punto no podrá mas, y todo lo que él a guardado dentro de el saldrá con fuerza, causando dolor y sufrimiento a él peli-azul, el cual llegará a rogar por que lo maten para detener todo el sufrimiento que estará sintiendo.

El Orochi se mantenía inexpresivo mientras seguía con su carrera, aunque minutos antes se la estuviera pasando bien, algo sumamente extraño a decir verdad, ahora mismo su semblante habitual había vuelto, en este momento las sensaciones que había adquirido hace unos instantes desapreció tan rápido como el viento, miraba de un lado a otro sin dejar de moverse de un lado a otro para evitar a las personas, borroso era una forma en la que podía describir lo que veía pequeñas marcas borrosas podía llegar a visualizar el chico, muchas cosas pasaban por su cabeza en ese momento, recuerdos pasaban por su cabeza, el caminando por los bosques en quien sabe donde al borde de la muerte, el siendo apuñalado, la explosión de su casa, la primera vida que tomó por su cuenta y sobre todo su sonrisa, el mismo mirándose al espejo sonriendo mientras sus padres se encontraban a tras de él abrazándolo, era extraño no sentía nada pero sus ojos le comenzaron a arder, hasta que pequeñas gotas de agua comenzaron a caer por sus mejillas, pero su semblante inexpresivo no cambiaba en ningún momento, rápidamente con las mangas de su Kimono se limpio su cara, después de quedar ya limpio siguió con su carrera sin entender muy bien que era lo que brotaban de sus mejillas minutos antes, así es el Orochi ya ni sabía que eran las lagrimas, después de todo cuando no haces algo durante bastante tiempo tu mente cree que esos recuerdos no servirán y los bota, algo que le ocurrió a Shunsuke, aunque en el hospital el día que juro su lealtad a su feudo parecía ser un niño lleno de sentimiento y emociones pero todo cambia, el entrenamiento que tuvo fue intensivo, pero el mismo se lo ponía literalmente el mismo se dislocaba y rompía huesos, después de todo intento empezar con técnicas de su clan a muy temprana edad, se obligaba a sí mismo a dislocarse partes de su cuerpo  aunque no estuviera listo para esas técnicas, este tipo de entrenamiento hizo que toda su niñez se perdiera junto con todo lo que era ese Shunsuke, a día de hoy sigue haciendo es tipo de entrenamiento, ahora que ya puede dislocar partes de su cuerpo como el quiera ahora solo le falta estirar partes de su cuerpo, crea clones los cuales lo agarran de las manos para estirárselas lo mas que puedan, mientras el añade chakra a sus manos para lógrarlo, pero siempre termina igual, sus brazos completamente salidos de sus articulaciones, se los arregla descansa un poco para luego seguir, así es el nunca se rendiría hasta lograr lo que se propone, y la verdad sacarle eso de la cabeza era algo muy dificil por no decir imposible.

Después de correr y correr lograron llegar a lo que parecía ser las instalaciones del Feudo "Kumo No Bunya" el que es considerado como el feudal mas duro e imponente del país de Rayo, la chica le señaló la entrada, obviamente para que ambos entraran, esta comenzó a caminar en dirección hacia las instalaciones, el Orochi la siguió sin siquiera decir una palabra, al entra podía ver a gente sentada esperando algo, otros en filas largas, pero sobre todo los guardias, iban armados hasta los dientes, y la verdad no eran pocos, fácilmente se podría decir que habían entre 20-30 guardias en todo el lugar, sin contar los otros lugares que no han sido vistos por el Peli-azul, era un lugar grande y bien resguardado, no se esperaba menos del feudal más estricto, la mirada del Orochi se postraba en todos los lugares, rápidamente la voz de la chica hizo que desviara su mirar hacia ella, Ese Rein para ser alguien importante para ti, por como hablas de el se nota que le tienes mucho aprecio, espero poder conocerlo algún día Dijo Shunsuke mientras cerraba sus ojos y le sonreía a la chica, pero aunque fuera extraño su sonrisa era de verdad, Al menos no todos los de mi clan han sufrido tanto Pensó el Peli-azul para luego caminar junto a la chica hacia un tipo de mostrador donde estaba un hombre, estos comenzaron a hablar sobre la misión, parecía que ambos ya se conocían, algo normal después de todo el le entregaba las misiones, o eso era lo que el chico había entendido, Shunsuke se mantuvo callado con su semblante inexpresivo en todo momento, hasta que el hombre lo miró examinándolo, esto no le importa a Shunsuke, era comprensible, cuando ves a alguien que no conoces justo en las instalaciones de un feudal es normal estar alerta, la chica le respondió al hombre el cual luego de que esta finalizara su semblante cambiara a uno tranquilo, el hombre les volvió a hablar, la chica miró a el peli-azul para luego decir algo, este luego de escuchar las palabras de la chica asintió, luego se encaminaron hacia la salida para comenzar con su viaje, al estar en la salida shunsuke camino en dirección hacia el bosque de sakura, poniéndose unos pasos mas frente a la chica comenzó a caminar, esperando que esta lo siguiera, Ne Tsu-chan, tengo una pregunta, se que puede ser repentino pero....¿Que te motiva cada día a seguir viviendo? Dijo el Orochi mientras miraba al cielo, la verdad no estaba seguro si la chica estaba atrás de el o no, pero aun así hizo la pregunta.
Shunsuke.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Tsuchinoko el Mar Feb 06, 2018 11:09 pm

Entonces mi rostro cambiaba a cada momento en que mis emociones daban un vuelco, quizá por esto se me llamaba una chica algo alocada, “¿Algo?”, no estaba equivocada, realmente me había vuelto loca, pero realmente me sentía bien así, la felicidad para mí no era más que la otra cara del sufrimiento en su máxima expresión, pues entonces, solo aquellos que logran sentirse agobiados, cuya tristeza y desesperación por que se acabe todo llega a un clímax en el cual, el dolor simplemente se esfuma, el silencio se apodera de todo, pero aun así, una sonrisa se genera en tu rostro, y estas en caos, estas realmente en un caos, pero te sientes extrañamente bien, eso es lo que conocí como felicidad, de allí mi locura y mi forma de ser,  había superado grandes parte que en algún tiempo habían sido la razón de el hundimiento de mi persona en la oscuridad, siempre me mantuve llena de un ambiente místico y oscuro, creciente entre las endejas que el mundo dejaba para los incautos que morábamos en las callejuelas de estos lugares, me llene de esa energía a más no poder, y esa ahora se impregno en mi cuerpo y acabo por formar lo que es mi personalidad actual lo que es tsuchinoko en sí. Cada persona en esta. habitación estaba al tanto de mi situación, pues las circunstancia que me llevaron formar partes de las filas de este lugar y durante el entrenamiento que esto había conllevado estuve a tan solo pasos de ser expulsada, el sadismo en mi arte de pelea y manera de expresar era algo que a muchos de mis susodichos compañeros causaba temor, entonces, la felicidad, es solo una cara de esta moneda, pero para mí más que solo una cara representa la misma coloreada y adornada por vestigios de locura en expresión pura.

Mi conversación satisfactoria termino y entonces, me concentre en marchar rumbo a nuestro destino mientras escuchaba atenta a las palabras que mi compañero había propiciado,, rein, terminaba siempre volviéndose siempre parte de una expresión de nostalgia en mi rostro que ahora podía notarse a leguas de ver, pues si, lo era, era una persona increíblemente importante en mi vida, pues había sido mi compañero durante tanto tiempo que había perdido la rutina de sobrevivir sola, aun entonces seguía aguardando a su regreso, pues realmente creía necesitarlo y quizá fuese así, entonces esboce una sonrisa leve mientras miraba al frente, -Estas en lo cierro, Rein –chan….es un gran amigo, ambos crecimos juntos y perdimos a nuestros padres, solía molestarle y vestirle como una chica…pues...-, entonces coloque mi mano junto a mis labios con el fin de cubrir la expansión de sonido, como si de verdad a alguien le interesase lo que sería de aquellos comentarios -…la verdad es que parece una chica…algo plana pero a fin de cuentas es extraño…-, susurrando cerca de tu rostro diciendo esta as palabras para seguir sonriendo y saltando, , entonces nos aproximamos y salimos de aquel lugar que sería la capital de el País del Rayo dando paso a asas bosques y preparándonos para lo que sería una ardua caminata rumbo a los bosques de Sakura, entonces escuche a shun referirse a mí con una partícula en mi nombre algo extraña pero que me hizo sonrojar levemente y alegrarme mucho, pero su mensaje era profundo, y su tono de voz como es de costumbre no expresaba emoción alguna, este, era evidente, reprimía de manera increíble sus emociones, quizá era aquello lo que lo atormentaba pues aprendí de mala manera que hacerse el fuerte y reprimir lo que se siente, no termina dañando a nadie más que uno mismo, -ummm bueno Nii shun…..veras….no vivo para algo en especifico, solo me arrastro entre callejones y cuevas, sirvo a esta nación porque es la única forma de matar personas legalmente sin tener muchos problemas….además de pode recomer sin tener que robar…quiero una casa donde vivir con mis amigos y familia, y todo eso, pero mas allá, de eso, solo espero a mi muerte…la razón verdadera de mi alistamiento en el feudo es esa finalmente….¿que me motiva a seguir viviendo?¿para qué vivo?, pues simplemente la muerte, eso es lo que me motiva y espero….no tengo a nadie ni nadie me espera en ningún lugar…solo reina-chan…-, dije todo esto con una sonrisa y un aire de estar diciendo alguna especie de discurso alentador cuando era todo lo contrario, muchas veces lo que mi rostro expresaba no concordaba a lo que decía y lo que sentía, pero así era yo, un volcán en erección de emociones. –Por cierto shunsuke-kun, ¿Por qué aquellos te llamaron traidor?-, hacía referencia inmediata a las etiquetas que nos habían impuesto mientras yo apaleaba aquellos maleantes en la aldea, pues era algo que había sonado e hizo eco en mi mente y quería conocer.

Stats:
Stats:
• Ninjutsu 5
• Taijutsu 5
• Genjutsu 1
• Velocidad 4
• Resistencia 5
• Fuerza 3

Tsuchinoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Shunsuke. el Dom Feb 11, 2018 6:24 pm



Carta de Amor


Amor ¿que es este extraño sentimiento? ¿Porque tanta gente lo desea?, esa eran preguntas que el peli-azul se Hacia cada día, claro esto ocurría con muchas de las cosas que lo rodean, pero a llegado a tener mas curiosidad sobre el amor que la mayoría de las cosas, ¿Porque?...simple a visto a gente que a llegado a matar por ese sentimiento, otros que han sido felices y a otras personas los destruye no tener esto. Asi que por eso el Orochi se preguntaba como un sentimiento podía causar tantas emociones diferentes en diferentes personas, asi que en realidad ¿el amor era hermoso de verdad?, todas las personas te dicen que si, pero como algo tan peligroso e inestable podía ser hermoso, esas cosas era lo que Shunsuke no entendía, como la gente podía ser tan estúpida, que era lo que el amor le hacia a las personas para que pensaran de esa forma, el Orochi se pasaba días dando vueltas por todas partes pensando sobre esto, pero nunca llegaba a una conclusión, siempre terminaba con mas preguntas, pero nunca encontraba nadie que le quisiera responder o hablarle, lo cual hacia que Shunsuke jamás recibiera una respuesta como tal, como se supone que hablara con otras personas si no sabía algo tan simple como eso. Acaso ¿era cierto que nunca fuera capaz de sentir nada?, que no importara cuanto lo intentara o buscara nunca lo lograra, si es así todo estos fueron en vanos, el tratando de ser alguien normal por una vez, pero no importara cuanto se esforzara  por ser normal o intentara hablar con otras personas siempre le decían lo mismo "Fuera Traidor". Pero el aún despues de todas esas cosas seguía ahí de pie, como si nada le importara, es mas todo eso era antes, ahora mismo el ya no quería saber nada, el tan solo esperaba el momemtp en el que sea necesitado por su feudo, que le pidan que vaya a proteger al pueblo y que muriera si fuera necesario, esperaba ese momento para poder morir...no...descansar en paz.

Shusuke se encontraba escuchando atento a las palabras de la peli-rosada, aunque tuviera una sonrisa y hablara con un tono alegre pero tambien pudo notar un poco de nostalgia en su voz, era raro el Orochi podía fácilmente deducir como se sentía una persona con solo observarla, con tan solo ver sus ojos la forma de hablar el movimiento de su cuerpo y si forma de respirar, el peli-azul era capaz de decir como se sentía una persona, algo irónico no siente nada, pero sabe cuando alguien siente algo. Entonces pudo ver como ella se acercaba a su rostro con las manos al rededor de sus labios Ya veo, así que te gusta molestar a ese Rein vistiéndolo como chica...pensé que eras de las que hacen bromas un tanto mas peligrosas, aunque supongo que se debe a que aún no te conozco del todo Dijo el peli-azul con su semblante inexpresivo, pero al principio se notaba que hablaba de una forma normal y fluida, muy extraño la verdad.

Ahora mismo se encontraba caminando unos pasos mas adelantes que la chica o mejor dicho que Tsu, miraba al cielo con sus brazos colgando a los lado de el, veía como el sol estaba a unas cuantas horas de ocultarse. Pudo escuchar como esta comenzaba a hablar, el peli-azul se dio la vuelta para mirar a la chica, esta tenía una sonrisa mientras hablaba, aunque las palabras que salían de su boca eran profundas y para muchas personas tristes, pero ella tenía una sonrisa, Shunsuke la miraba con intriga y con curiosidad, ella no parecía de las personas que duermen en callejones o en cuevas, se veía arreglada ni una pequeña mancha de suciedad había en su ropa o en su cara, la verdad ya se esperaba que ella solo estuviera aquí para matar, lo había visto muy bien cuando machacó a aquel maleante, pero eso a el no le importaba, cada persona tiene gustos distintos...y nadie debería juzgarlos, pero lo que si tomo por sorpresa al Orochi fue que ella solo esperaba su muerte, esto fué algo que hizo que el peli-azul se sintiera identificado con ella, "solo vivo para morir" esos pensamientos venían siempre a la mente de Shun, recordandole en cada momento que es y porque esta aquí. Pero esta volvió a decir ese nombre "Rein", por lo que la chica había dicho hace un buen rato atrás sabía que era alguien importante para ella, cosa que hacía al peli-azul tener aún mas curiosidad por aquel chico o chica. Dijo con su semblante inexpresivo mientras veía como la chica aún tenía esa sonrisa en su rostro. Pero lo que dijo la chica lo tomo desprevenido y con la guardia baja, no era porque esto le afectara si no que el creía que ella ya sabía su historia, cuando el pueblo comienza a hablar nadie queda sin enterarse, el Orochi miraba a la chica a los ojos, si quieres te contaré, pero caminemos mientras tanto Dijo mientras miraba al cielo el Orochi se dio la vuelta y comenzó a caminar, ¿Has visto como las personas pueden llegar a juzgar a alguien sin conocerlo?...¿que desconfían de ti aunque les juraras lealtad? Dijo el con su semblante inexpresivo y miraba a la chica de reojo Yo he vivido eso Tsu-chan, llegue a ser de Kiriyama de una forma poco convencional...pero no creo que eso es lo que quieras saber...unos medicos de Kiriyama me salvaron de morir, y en ese mismo hospital, en esa misma habitación juré morir por todo el País del Rayo...comenzé a entrenar y entrenar para que me aceptaran en el Feudo, como puedes ver lo logré,  pero...no me gustaba ni me gusta estar con mucha gente, por lo tanto no socializaba mucho con otros ninjas o con las personas, me iba yo solo a entrenar, hacia cosas yo solo sin nadie…la gente comenzó a hablar, diciendo que era muy sospechoso que no estuviera con nadie, que era muy raro que hiciera todo solo…me tacharon de traidor sin siquiera molestarse en buscar pruebas…pero no los culpo…esta bien que tengan cuidado, da igual si es a mi con el que tienen cuidado…no importa lo que piensen de mi o como sea tratado…ellos salvaron mi vida por ello yo daré mi vida por ellos. Tan solo espero el día de mi muerte, para así poder descansar en paz...para poder estar con mis padres El Orochi se mantenía Inexpresivo en todo momento, no había ni una pizca de emoción alguna en su forma de hablar, todo esto lo dijo mientras miraba a la chica.
Shunsuke.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Tsuchinoko el Lun Feb 12, 2018 8:43 pm

Y así, tan rápido como cualquier otra cosa, el tiempo paso suave y delicadamente mientras el silencio de ambas personas perduraba en el aire por unos segundos, segundos que parecieron horas, segundos donde el tiempo dio un enorme brinco, y nos sumió en un espacio en el Cual este parecía avanzar, pero a paso lento, tan lento como la velocidad a la que el mundo giraba, en contraste, algo tan rápido que parecía lento, o algo tan lento que podía llegar a resultar rápido, mi compañero era un chico extraño eso seguro, pero, lo extraño era lo que me caracterizaba desde que había tenido uso de razón, y el hecho, de pertenecer a una familia tan importante, a un linaje que a través de los años ha ido desarrollándose y por alguna extraña razón termino por esconderse en las profundidades de este mundo, hace testimonio de que nuestra extrañes, no es más que un factor por el cual debemos estar orgullosos, ojos finos que son comparables con los de un demonio, colmillos afilados como nuestras hermanas las serpientes, cuerpos que fácilmente pueden adaptar su forma para hacer movimientos que personas comunes no pueden realizar, ¿realmente somos nosotros quienes están por debajo de ellos?, creaturas inocentes cuya defensa no puede ser asegurada por ellos mismos, tan holgazanes, irracionales, tan desordenados y cínicos como siempre, estas eran las personas que debíamos proteger, desagradecidos en medidas abismales, y con un egocentrismo que sobrepasa bala atmosfera misma y se podía decir que llegaba hasta el mismo sol, mire entonces a shunsuke mientras este hablaba, y lo que mis ojos captaron no hacia acompañamiento de lo que el sonido traía a mis oídos, aquellas ondas con tanto sentimiento a un nivel lirico no contrastaban con su expresión ni la forma en la que expulsaba esas palabras, la historia de este chico sí que era triste, pero no era eso lo que llamo mi atención, es la roma en la que afronto aquello lo que me hizo sonreír, el poder de sobreponerse a los acontecimientos y las palabras de terceros para cumplir nuestras metas, el estando agradecido de quienes nos salvaron aun que esto signifique ser pisoteados por esas personas, baje mi mirada cerrando los ojos comuna sonrisa, como estando en calma, -descuida Shun….tal vez no sea hoy, tal vez no mañana, pero sé que ellos algún día valoraran lo que hacemos, cuando nuestras acciones sean dignas de ser nombradas, cuando todos sepan quienes somos, por orochis resurgiremos como héroes en esta tierra, y si no es así…-,luego de haber dado unas palmadas en tu hombro al acercarme entonces subí la mirada y te mire comuna enorme sonrisa, hablando un poco bastante emocionada, -….¡entonces podremos morir felices y unidos! Ajajajjaaj que historia tan triste es la tuya, pero no dejaste que te afectara más de lo necesario a que Shun…¿esperaremos nuestra muerte juntos protegiendo a esos desagradecidos a quienes amamos?-, sonreí al hacer aquella pregunta mirando al cielo con una nula que comenzaba a dar punto de partida entre las montañas que se podían apreciar muy a lo lejos, a un horizonte que parecía inalcanzable, entonces las flores rosáceas fueron traída a nosotros por un fuerte vendaval que termino removiendo nuestros cabellos en dirección opuesta a nuestra avanzada, sabía dónde nos encontrábamos entonces, el Bosque de sakura, dando entrada a este, entonces mi lengua comenzó a salir y entrar, percibiendo los aromas de nuestro entorno con rapidez, sintiendo la dulzura de aquel aroma de las flores, una delicia total.

Nuestros pasos mudos se escuchaban en las profundidades de la tierra como pisadas de gigantes tranquilamente, o eso era lo que el silencio me hacía percibir en mi mente, a veces me hacía creer que mi aparente locura no era una mentira sin igual, era mucho más que eso, era una verdad que atemorizaba a todos, ¿acaso estaba mal infundir aquel terror?, una de las cosas que había logrado aprender de la mano de Komu`no Bunya es que, el temor traducido en respeto se puede llegar a convertir en los lazos más fuertes que mantengan unida a una nación, y es ese mismo miedo lo que saca lo mejor de las personas, aquel instinto de supervivencia que los hace ser más fuerte, veloces, resistente,, hábiles y agiles, sufren un golpe de adrenalina que los lleva a hacer cosas impensables con el fin de preservar su propia vida, entonces, si, quizá esta locura no sea nada más que una verdad oculta, pero si es así, la abrazaría no la dejaría de lado y emplearía a mi favor, después de todo, si quería salvarlos a ellos, si quería mantener la vida de cada habitante de este País con vida, para que ellos pudiesen vivir la vida que yo no pude vivir, entonces, necesitaba ser más fuerte, y llevar con orgullo esta hombrera que hoy tengo sobre mí. Pero entonces el ambiente cambio drásticamente, en un momento tan real pero a la vez tan ficticio, donde la luz de la luna llena, que poseía un extraño comportamiento, era como si se tratase de alguna especie de luz aún más fuerte de lo que la misma podía darnos, tan blanca y pura que inclusive, en el caer de la noche, se podía sentir su energía emanar, con una tonalidad tan pálida, que daba la sensación de incluso tener una tonalidad azul muy débil en color, pero excesivamente fuerte en brillant4ez, jamás había visto la luna así,, mi sonrisa creció enormemente viendo aquel cuerpo celestial que llevo consigo otra nueva brisa un poco más débil, comencé a sentir los aromas nuevamente sacando y metiendo mi lengua cual serpiente cerré mis ojos, pero lo que llego a mis fauces no era lo que esperaba del todo, y si, el aroma de todo un entorno natural y hermoso había sucedido, pero había algo que no habíamos pensado hasta ahora ¿Qué dirección habrá cogido la mujer?, entonces mi ceño se frunció al sentir un aroma familiar, era sangre la más fresca hermosa  sensación se sintió dentro de mí, pero mi ceño se frunció y me detuve para continuar recibiendo aquel aroma directo en mis sentidos, -es cierto Shun…no te he contado que hacemos aquí…pues veras venimos a entregar un recado de parte de un zopenco a una dama, ella aparentemente se encuentra en este bosque…el bosque de sakura, lo más probable es que haya venido por aquí, pero…. ¿lo sentiste?...algo va mal, huele a sangre, por aquí cerca, y está fresca, dulce y fresca, ….vamos, no podemos dejar que algo malo pase a esa chica-, entonces comencé a emplear aquella habilidad para rastrear aromas, notando que el aroma de la sangre provenía de las profundidades del bosque, entonces me interne, y tras haber dejado de lado un par de arboles una escena algo extraña estaba frente a nosotros, había una especie de lobo, pero, ¿Cómo llego hasta allí?, y en su lomo tenía unas tres protuberancias circulas simétricas, que travesaron levemente su cargo, ¿Cómo si lo hubiese atravesado un tubo o algo más, además pequeñas gotas de sangre seguían internándose al bosque, ¿alguien fue herido y huyo?, no lo sabía, -¿Qué opinas…? No conozco un animal capaz de dejar esas marcas, y menos a un animal como este…algo sucedió shunsuke-, entonces mi ceño fruncido cambio a un rostro de felicidad plena y comencé a dar giros y alegrar, -pensé que esto sería algo aburrido pero veo que esta genial ajajajjaa…bueno a trabajar-, y me agache junto al lobo para comenzar a examinar al cadáver, -pobre perrito…tranquilo yo hare pagar a quien lo hizo perrito-, y continúe con la investigación.

Stats:
Stats:
• Ninjutsu 5
• Taijutsu 5
• Genjutsu 1
• Velocidad 4
• Resistencia 5
• Fuerza 3

Habilidades:

Pasivas


Captación de partículas:

Los Orochi, al igual que las serpientes, pueden captar partículas volátiles con su lengua para rastrear a alguien. De éste modo son capaces de percibir rastros que escapan a las capacidades olfativas de un Inuzuka o, inclusive, a los ojos de un Hyuga o un Uchica. Su capacidad para seguir el rastro de una persona es tal que pueden mantener la pista sobre su objetivo durante varios días hasta perderles el rastro. Sin embargo deben tener cuidado con esto, pues debido a su alta sensibilidad a las partículas son muy susceptibles a los sabores fuertes y, por ejemplo, un Inuzuka podría sobrecargar éste sexto sentido con su "Marca Dinámica" ya que las partículas de dicha técnica serían lo bastante fuertes como para nublar el ya mencionado sentido.
Genin: Pueden captar partículas a 10 metros a su alrededor. Son incapaces de aislar unas de otras -para rastrear a más de una persona a la vez, por ejemplo- y sólo pueden seguir rastros frescos.

Tsuchinoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Shunsuke. el Lun Mar 05, 2018 4:58 pm



Carta de Amor


El viento sopló con fuerza, a los ojos del peli-azul todo pasaba muy lento, Shunsuke nunca le había dicho su historia a nadie, mas que todo porque ya todos la conocen, pero...esto era diferente, se sentía raro por dentro, dentro de él había algo que le decía que esta chica Tsuchinoko era alguien de fiar, alguien en la cual poder confiar, pero esto él no lo entendía, para él solo sentía como su cuerpo hormigueaba. Por un momento su pelo se movió con fuerza tapando su ojo izquierdo, y tan solo dejando ver el derecho, por alguna extraña razón su ojo parecía mas amarillo, un pequeño tono mas claro, pero su Iris fina como el papel, se dilataba, esto a veces le ocurría, mas generalmente cuando estaba ansioso, pero este no era el caso, ¿Porque tendría que estar ansioso?, no lo tendría, entonces ¿Porque?. Por un momento miró a un lado, para ver como pasaba la gente, las madres sosteniendo a sus hijos con fuerza, otras regañándolos, chicos jugando con otros, era un lugar lindo, se podía sentir la tranquilidad en el ambiente, la calma de las personas, la despreocupación de otras, era bueno para ellos vivir en un lugar donde puedes caminar con ligera tranquilidad, sin miedo a que una guerra interna explote, era bueno saber que los tres feudos del Rayo no se querían matar entre sí, en el caso de que eso hubiera sido así, él y la chica seguramente tendrían que estar peleando, Peleando con la única persona que podría entenderlo, y era algo que en cierta forma el aliviaba, no solo que no tenga que pelear contra ella, si no que se sentía bien que no tuviera que pelear contra otros, él nunca fue alguien que le gustara pelear, pero sabe que en este mundo si no peleas mueres, y era algo que aprendió por las malas, se tocó la boca del estomago, donde se encontraba su cicatriz, la que fue hecha por una Katana, aún era capaz de sentir el frío metal en su carne, el dolor que le ocasionó cuando lo apuñalaron, pero más cuando tuvo que sacarlo, era capaz de volver a esa noche con tan solo cerrar sus ojos, podía volver a la noche en la cual todo cambió, en cierta forma le gustaba ver lo que pasó, le recuerda que lo que a vivido lo hace más fuerte. Miró como la chica miraba al suelo, pero podría jurar a ver visto una sonrisa, pero ignoro eso y escuchó a la chica hablar. Sus palabras sorprendieron al Orochi de sobre manera, el nunca pensó en que los demás valoraran lo que hace, pero ahora escucharlo era algo ligeramente reconfortante, pudo sentir como ella le daba una palmadas en el hombro, Shunsuke la miró con su único ojo visible, el cual se encontraba un poco abierto, pudo ver esa sonrisa, llena de sentimiento y entusiasmo, podía ver la determinación en sus ojos, se preguntaba si sus ojos se veían así. La chica hablo con el mismo y hasta mayor entusiasmo que el que había en sus ojos, pero eso era irrelevante, las primeras palabras hicieron que Shunsuke la mirara, se acomodo su cabello. Nunca había escuchado a nadie diciendole que morirían juntosm siempre era cosas como, "Muerete" "Arde en el infierno demonio", pero nunca eso, miraba y escuchaba como se reía y hablaba, la ultima pregunta hizo eco en su cabeza, "¿esperaremos nuestra muerte juntos?", nuna pensó escuchar esas palabras, ni si quiera se le había pasado por la cabeza, pero ella...ella lo dijo, como si lo que dijera fuera algo normal, gracioso, y entretenido, ea chica era rara, demasiado, pero...era rara de una forma linda, reconfortante y sobre todo...cálida. Nunca pensé que alguien me dijera eso nunca, pero tú...¿Sabes? esperaría mi muerte junto a ti sin dudarlo ni un momento, siento que puedo confiar en ti...no se si eso es raro o no, pero solo lo se Dijo sin cambiar su semblante habitual, pero una ligera sonrisa de medio lado se hacía presente, Una sonrisa verdadera. Sintió como un fuerte viento movía de nuevo su cabello, pero traía consigo pétalos rosados, El bosque de Sakura Pensó, podía ver que estaban en la entrada, vio como la chicha comenzaba a sacar su lengua una y otra vez, le pareció una buena idea, por lo tanto comenzó a realizar la misma acción, pudo sentir los aromas de las flores, un olor natural y dulce, era algo sumamente relajante y delicioso.

Caminaban tal cual como fantasmas, sus pasos no eran audibles, al menos no para personas que no hayan tenido un entrenamiento adecuado, era raro en cierta forma, saber que había mucha diferencia de las personas comunes, a las personas que entrenan y se vuelven ninjas, unos viven en la ignorancia, trabajando y preocupándose por su familia, eso no los hace ignorantes, lo que los hace es que no les importa ser débiles en cuanto a físico, siempre dependiendo de gente como Shunsuke, las cuales los ayuden en cosas que ellos son incapaces de realizar debido a su ignorancia, dependiendo de otros para sus problemas diarios, el peli-azul no pensaba esto, al menos no de esta forma, piensa que simplemente los ninjas están para ayudar a su nación en lo que necesiten, y eso no es del todo falso, pero de verdad tienen que pagar para que otros hagan cosas que ello mismo pueden hacer con un básico entrenamiento. El Orochi entrenó día y noche para ser parte de Kiriyama, no importaba cuan lastimado salía o cuan agotado, el nunca paró, era hubo momentos en los que él simplemente no salía del campo de entrenamiento, días y noches en los cuales ni siquiera comió, momentos en los que su cuerpo no resistía y simplemente caía en el suelo, sus piernas no se movían, pero eso no lo detenían, se arrastraba con sus manos hacia quien sabe donde, hasta que caía inconsciente, para luego despertar al día siguiente y buscar un poco de comida para tener energía. Todos los días sin descansar, siempre lo mismo, hasta que al final de todo, su duro trabajo fue recompensado, entrando en las filas de Kiriyama y portando con orgullo su collar, el cual desde entonces no trata de ocultar. Miró al cielo dándose cuenta de que la luna se encontraba en todo su esplendor, una tenue luz grisasea con toques de azul pintaban todo el bosque, el cual aún de noche era esplendido, las hojas de los árboles moviéndose con fuerza de una lado a otro, en viento de la noche realizaba tales acciones. Shunsuke generalmente no usa sus habilidades para beneficio suyo, pero en este ocasión valía la pena, sacó su lengua repetidamente para poder sentir otra vez los dulces aromas del bosque, pero lo que sintió fue todo lo contrario, el olor a sangre en el ambiente, era fresca, reciente, no podía distinguir si era humana o animal, pero estaba seguro de que era sangre, ese aroma era inconfundible. La voz de la chica lo sacó de sus pensamientos, pero esta vez no hablaba como siempre, no estaba con ese tono de entusiasmo, alegría o determinación, esta vez su tono era uno ligeramente másserio y enfocado en el encargo. Shunsuke asintió a la primera parte, era verdad, no tenía ni las más mínima idea sobre el encargo, pero no le molestaba, solo acompañaba al chica. Pero luego cuando ella menciono la sangre el la miró inexpresivamente, pero se podía notar que estaba un tanto serio, Si, me he dado cuenta...esta bien vamos Dijo sin más mientras seguía a la chica adentro del bosque, él mientras captaba los aromas de la sangra haciéndose más fuertes mientras más se adentraban, iban por el camino correcto. El peli-azul se preguntaba que encontrarían, generalmente en el bosque de Sakura no hay muchos animales salvajes, al menos no a tan poca distancia de la entrada, por lo tanto...podría ser un cadáver. Después de un poco de tiempo llegaron a ver a un lobo, acostado en el suelo...muerto, Poseía en su lomo tres protuberancias las cuales se encontraban de forma simétrica, las heridas fueron hechas por un arma no filosa, eso era seguro, pequeños rastros de sangre se mostraban, en dirección al bosque, entonces alguien estaba de caza y fue herido o...el lobo atacó por sorpresa, era algo raro, encontrar este tipo de animal tan cerca de la entrada al bosque, justo lo que pensaba que no era, lo era. No, no hay un animal que pueda hacer esto, piensas que alguien estuvo de caza o ¿algo así?, pero aún si era eso, porque estaba tan cerca de a entrada, no tiene sentido Dijo con su semblante inexpresivo. Pudo ver como la chica sonreía y daba vuelas mientras decía algo, el peli-azul aún no entendía como podía ser tan alegre la verdad, era algo que le extrañaba, pero en cierta forma le agradaba que ella fuera así. Shunsuke se acercó al cuerpo del animal ya muerto y le cerro los ojos, Hasta los animales merecen descansar en paz Dijo mientras pasaba su mano por las heridas del animal, esto sería algo dificil e interesante.

Stats:
• Ninjutsu=4
• Taijutsu=7
• Genjutsu=1
• Velocidad=5
• Resistencia=3
• Fuerza=5
Habilidades:
Captación de partículas:

Los Orochi, al igual que las serpientes, pueden captar partículas volátiles con su lengua para rastrear a alguien. De éste modo son capaces de percibir rastros que escapan a las capacidades olfativas de un Inuzuka o, inclusive, a los ojos de un Hyuga o un Uchica. Su capacidad para seguir el rastro de una persona es tal que pueden mantener la pista sobre su objetivo durante varios días hasta perderles el rastro. Sin embargo deben tener cuidado con esto, pues debido a su alta sensibilidad a las partículas son muy susceptibles a los sabores fuertes y, por ejemplo, un Inuzuka podría sobrecargar éste sexto sentido con su "Marca Dinámica" ya que las partículas de dicha técnica serían lo bastante fuertes como para nublar el ya mencionado sentido.
Genin: Pueden captar partículas a 10 metros a su alrededor. Son incapaces de aislar unas de otras -para rastrear a más de una persona a la vez, por ejemplo- y sólo pueden seguir rastros frescos.
Shunsuke.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Tsuchinoko el Lun Mar 12, 2018 5:58 pm

Increíble la forma en que los hilos del destino habían encontrado a estas dos almas, y en una danza placentera de reconforta que llenaría los corazones desdichados de estos dos guerreros, se entretejerían por todo su cuerpo para finalmente tirar con fuerza y colocarlos frente a frente, unidos por exactamente el mismo tramo de hilo, mirándose fijamente mientras contemplaban el pasado y el alma del otro, era una perfecta metáfora entonces de lo que les estaba pasando a estos dos individuos, sus habilidades eran conocidas en parte, su pensamiento era similar, estos dos Gennin, cada uno perteneciente a un feudo distinto, pero sin tener problemas algunos entre ellos, eran perfectos para hacer pareja en batalla, y aunque en esta ocasión la misión se tratase de algo más plausible y calmado, era perfecto para conocerse el uno al otro, ambos habían decidido destapar las corazas de botar las máscaras, dejarse ver tal como son, lo que piensan, su pasado, todo era mostrado sin temor alguno, la confianza que brotaba y emanaba de estos dos, parecía algo sacado de unos amigos de toda la vida, parecía como si realmente se hubiesen visto mucho antes, pero no era así, era la primera vez que se habían visto, y aunque tan solo media día de su primer encuentro ha transcurrido, los dos podían sentir como el tiempo se había echo perfectamente lento, los paisajes que habían atravesado, la capital repleta de gente, y finalmente el bosque que poa da poco iba transmutándose hasta alcanzar el esplendor rosáceo en que se encontraban, la brisa de la tarde en la primavera de este día era hermosa, y las palabras de ambos brotaban como pétalos de Sakura haciendo eco por todo el entorno, solo eran ellos dos, aun nasa, la hermosura no puede durar para siempre, aunque conociendo a estos dos personajes, era fácil dilucidar que los sucesos encadenados en este momento no serían suficiente para apagar la llama de su tranquilidad y comodidad emocional que tenían en ese momento, un Lobo aparentemente muerto se encontraba en el bosque, parecía algo extraño lo que hizo que Tsuchinoko se ver en la necesidad de examinarlo, no era común ver lobos hurgo tan alejados de su sitio de caza, a no ser que estuviesen persiguiendo una presa, pues eran conocidos por ser testarudos y nunca rendirse hasta que su puso deje de retumbar en sus corazones, eso lo sabía Tsuchinoko, demás en combinación con la escena en general, las heridas, y la premisa que los reunía allí, teniendo muy claro que donde sus pies se encontraban antes la chica habría tenido que pasar, era suficiente entonces, para afirmar con las pruebas requeridas, que este lobo estaba en persecución de algo o alguien, y que eso, le había arrebatado la vida rápidamente.

Tsu, como solían decirle habitualmente para resumir su nombre y darle además un toque cariñoso a la forma en que se dirigían a ella, ese sentía realmente alegre por el que Shunsuke no se cohibiera ante su presencia, y es que si, ella quería y estaba dispuesta a darle cuanta confianza fuese necesaria, y estaba gustosa entonces de compartir en algún monumento una muerte con Shunsuke, una honorable como la de cualquier guerrero, pero por el momento debían seguir luchando, para expiar sus pecados y pagar la deuda que les había acarreado a este mundo, como soldados que hacían labores en las aldeas y capacítales, debían entonces asegurarse de no fallecer tan pronto, pues, la seguridad de las personas dependían de ellos, y aunque estos tal vez no fuesen los únicos guerreros de sus respectivos feudos, sí que era cierto que aportaban un grano de arena a esta gran masa de misiones y actos en favor de la población, y perder un grano de arena a simple vista podría parecer insignificante pero también, podría ser ese grano de arena lo que haga falta para decidir una victoria que conlleve unas consecuencias excesivamente gratificantes, o por el contrario su ausencia podría desatar un cataclismo del que ni los mismos Daimyos podrían escapar, entonces en conclusión, no podían morir, porque les necesitaban, Tsuchinoko estudio la escena con cuidado pero no escatimo en desperdiciar el tiempo, acorde a las decisiones y exclamaciones de Shunsuke esta respondió sonriente. –Estas en lo cierto… ese es un Lobo Huaro, y si bien suelen vérseles por muchos lugares nunca había oído de una manada de lobos que baja hasta las capitales, así UE encontrar uno tan cerca es demasiado extremo, las marcas, el lugar, el rastro de sangre leve que continua, y aquel aroma entre mezclado nos sugiere que algo paso aquí… y debemos averiguar que sucedió con la chica rápido-, Tsu esperaba que la misma no estuviese involucrada y se tratase tan solo de un echo aislado nada referente a ellos, otro simple cazo de caza furtiva, campamentos y demás, país que opto por dar la orden más sabia que en su mente pasaba. –Bien vayámonos enseguida, estamos disfrutando del paseo pero creo que esta vez debemos ir a todo lo que dan nuestros músculos para llegar con rapidez…..-, miro a Shunsuke despedirse del lobo y sonrió despidiéndose igual del mismo, para finalmente comenzó a correr en dirección noreste, dirección en la cual debían encontrarse estos dos, la chica y el chico a quien venía a representar estos guerreros.


Stats:
Stats:
• Ninjutsu 5
• Taijutsu 5
• Genjutsu 1
• Velocidad 4
• Resistencia 5
• Fuerza 3

Habilidades:

Pasivas



Captación de partículas:

Los Orochi, al igual que las serpientes, pueden captar partículas volátiles con su lengua para rastrear a alguien. De éste modo son capaces de percibir rastros que escapan a las capacidades olfativas de un Inuzuka o, inclusive, a los ojos de un Hyuga o un Uchica. Su capacidad para seguir el rastro de una persona es tal que pueden mantener la pista sobre su objetivo durante varios días hasta perderles el rastro. Sin embargo deben tener cuidado con esto, pues debido a su alta sensibilidad a las partículas son muy susceptibles a los sabores fuertes y, por ejemplo, un Inuzuka podría sobrecargar éste sexto sentido con su "Marca Dinámica" ya que las partículas de dicha técnica serían lo bastante fuertes como para nublar el ya mencionado sentido.
Genin: Pueden captar partículas a 10 metros a su alrededor. Son incapaces de aislar unas de otras -para rastrear a más de una persona a la vez, por ejemplo- y sólo pueden seguir rastros frescos.

Tsuchinoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Shunsuke. el Vie Abr 20, 2018 5:59 pm



Carta de Amor


La confianza era algo sagrado, algo que no se daba así como así. El peli-azul era una de esas persona que para ganar su confianza tendrías que hacer una infinidad de cosas...Para él siempre fue difícil confiar en la gente, aunque aparentara no hacerle mucho caso a nadie, él siempre analizaba a su compañero, buscando cualquier cosa que le dijera que no era alguien de fiar...Eso fue exactamente lo que hizo con la chica, pero en ella además de ver aquella sed de sangre vio el dolor que sufrió...Un dolor que aunque no lo demostrara el mismo compartía. Ni él mismo estaba seguro del porque se abría tanto con ella, era una desconocida, alguien que podría estar engañandole ahora mismo...No...Él estaba seguro que no. Algo raro ocurría entre estos dos Orochis, y era algo que nadie sería capaz de entender, era como explicar que era la vida, el motivo de esta y el porque de esta, algo que era imposible de explicar, de entender, de aceptar. Shunsuke no estaba seguro que ocurría, y aunque sonara tonto y patético...le gustaba  en cierta forma, encontrar a alguien que pudiera entenderle, era algo tranquilizante y para él la tranquilidad era una joya, un tesoro perdido que nunca pensó hallar de vuelta pero ahora...ahora lo tenía. Siempre pudo sentir el peso de todas sus angustias, de todo su pasado, de todo su sufrimiento, pero cuando habló con aquella chica pudo sentirse más ligero y mas tranquilo, y conforme mas hablaban y caminaban más tranquilo se sentía. Pero aquella tranquilidad y comodidad fue interrumpida por una sorpresa poco agradable. el cadáver de un lobo tirado en el suelo con un rastro d sangre fue suficiente para hacer que el Orochi se pusiera alerta.

Tenía muy en claro para que se encontraban en el bosque, no era un paseo relajante o algo así, una misión que tenían que cumplir y aunque principalmente él no había sido llamado para esto decidió ayudar un poco a la chica, así tal vez podría conocer un poco más sobre ella. Si hubieran encontrado el lobo mucho más adelante no habría problema alguno, pero encontrarlo tan cerca de la entrada al bosque y por ende mucho más cerca de la capital era algo que hacía ponerle alerta. Estaba completamente seguro de que aquel animal tan peligroso y hermoso no fue asesinado por otro animal las heridas que poseía daban a entender que usaron un tipo de tubo de metal o algo así, o muy ben alguien estaba de caza o...fue perseguido por los lobos y pudo defenderse de uno. Las palabras de la chica le confirmaron sus sospechas, pero tambien pudo entender el porque esta se preocupaba tanto, ella no...ellos tenían que asegurarse de que la chica estuviera a salvo. -Comprendo...Esperaba equivocarme, tenemos que acabar esto rápido, esto no solo supone un peligro para la chica...Esto significa que los aniaes salvajes pueden atacar las zonas antes seguras del bosque...No solo hay que acabar esto, hay que informar de la posibilidad de ataques hacia civiles en el bosque...Te sigo Tsu-chan- Decía con su semblante habitual pero demostrando con sus palabras la seriedad del asunto, si ocurrían ataques de lobos a esta distancia mucha gente saldría herida y en el peor de los casos muerta, había que acabar con esto rápido, aún mientras disfrutara de la compañía de la peli-rosa no podía dejar por más tiempo a aquellas bestias libres por el bosque. Miró alrededor de él, en sus ojos aunque no lo demostrara se podía ver la preocupación...Siempre protegiendo a otros Y sin más dilación comenzó a correr a la par de la chica, bajando un poco la velocidad para quedar al lado de esta. Su mirada en el frente. -Lamento no poder seguir hablando...Pero después de terminar todo esto quisiera que hablaramos más tranquilos-  Se refería a que no podría hablar mucho por concentrarse en la misión, pero eso no cambiaba que en cierta forma podía sentir la tranquilidad que le brindaba estar con Tsu-chan.
Shunsuke.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Tsuchinoko el Sáb Abr 28, 2018 8:54 pm

La tensión que se cernía en el momento era imposible de eludir pero para estos dos, quienes poseían una visión extraña de lo que significaba la realidad, si bien no se escapaba aquella incomoda sensación de peligro, mantenía al menos Tsuchinoko una sonrisa en su rostro, ¿acaso aquella chica estaba loca?, pues era conocido ya que tenia una idea bizarra y sádica de diversión pero, en lo mas profundo de su ser y de manera consciente, tenia en cuenta el nivel de peligrosidad que representaba para la joven el ser atacada por ninjas, por bandidos o inclusos por los animales anterior avistados, estos tendrían la capacidad de arrancar una extremidad entera si se lo proponían, ¿llegarían acaso tarde al rescate?, pues al parecer primero tendrían que llegar para averiguarlo. La conexión extraña que sentía aquel joven de cabello algo pálido era correspondida por la jovencita de tez sonriente, ella también podía sentir aquella conexión por el chico, como si aquello que solo había encontrado en rein hace ya mucho tiempo, permaneciera dentro de este nuevo Orochi, seguirle o no, la verdad no importaba, pues, ambos residían en el mismo lugar, ambos pertenecían a feudos con lazos tan estrechos como los que ellos mismos formaban, la confianza concentrada en una amalgama de paz y regocijo se materializo dentro de sus corazones, y la pequeña chica de pupilas rasgadas, al encontrarse con las palabras de aquel chico le sonrió mirándolo a la vez que corría, - Descuida Shunsuke-san una vez terminemos con esto, hablaremos todo lo que gustes, también me gustaría conocer mas de ti…..es extraño pero me siento bien ahora que no esto sola, que bueno que me hallas encontrado -, lo decía a manera de hacerle saber que ella también estaba algo contenta por aquel encuentro pues, ahora no podía decir que estaba sola, o al menos con el, sentía que estaba tranquila, controlada,  en paz.

No fue hasta que cruzaron un umbral tras unos minutos de corrida intensa, o al menos así era para la chica, ya que Shunsuke aligeraba su paso para permanecer a la par con ella, que lograron avistar un arrollo, la suave y cálida sensación del agua de apenas un par de centímetros de profundidad arroparía a los shinobis enviados feudales, y ene l centro de aquel lugar, hacia el fondo bajo la sombra de un árbol, una hermosa mujer de aspecto bastante tierno y concentrado, se hallaba inmersa en un papiro envuelto en cuero, Tsuchinoko, quien iba en busca de peligro, noto que aquella mujer tenia algo de sangre sobre su hombro, una cortada no muy intensa, su cabello algo enmarañado pero no tanto como esperaría de alguien que fue atacada ¿estarían por allí los agresores?, lo primordial para Tsu fue encarar a Shunsuke y asentir sonriente, - Shun…. Iré a asistirla, mantente cerca si alguien viene encárgate… no olvides dejarme algo de diversión -, dijo para que no se quedase con toda la diversión en caso de un atropello o invasión del momento.

- …mmm.. oye disculpa.. – comenzó Tsuchinoko, a la vez que se agachaba en cuclillas con ambas rodillas al pecho frente a la joven quien igual que ella tenia un aspecto bastante uniforme con el paisaje, ambas inundando de rosáceo la suave brisa etérea del entorno ya enrojecido por las hojas de los Sakura.

- …mmm. Tsk…  – La chica parecía estar ocultando su rostro y sus pensamientos tras aquella libreta o libro, que contenía sus mas oscuros sentimientos quizá, un diario del cual solo eran testigos ella y aquel gran hermoso bosque.

- discúlpame.. siento haberte interrumpido…oye veo que estas herida…. – la mirada de Tsuchinoko busco la de la joven, al encontrarse noto aquella fragilidad echa lagrimas, y un par de cortes en el rostro, rasguños, pero que tachaban aquella tenue piel de un mapa bastante burdo e innecesario, - ¿Qué te sucedió?.... te ayudare con ello, déjame ver – comenzaba a examinar las heridas, aquellas no era mortales, pero si olorosas, y se le notaba, aquella chica había estado llorando, aunque por ahora no había abierto l boca ni un segundo, apaciguando su dolor entre el silencio.

La energía se movió y licuo desde los respectivos puntos hasta llegar a las manos de Tsuchinoko, quienes, desprendiendo aquel mana en una tonalidad verdosa, como el agua de alguna playa lejana, y comenzó aquel relucir cian a posarse sobre las heridas, mejorándolas poco a poco, aunque con algo de lentitud, con el tiempo correcto, las heridas empezarían a cerrarse, y el dolor se iría por completo, una habilidad que Tsuchinoko no empleaba casi para ayudar, pero ahora era necesario, no solo por que era su deber, si no también por la similitud de aquella joven con lo que Tsu alguna vez llego a ser, y en lo que cualquiera que la viera despertar entre los callejones por las mañanas, vieran que es. Viro el rostro hacia Shunsuke ye interrogo. – ¿alguna novedad?... si no existe peligro alguno puedes venir aquí…. No parece que fuesen a volver… de lo contrario ya estaría muerta -, y se concentro nuevamente en curar sus heridas.

Stats:
Stats:
• Ninjutsu 5
• Taijutsu 5
• Genjutsu 1
• Velocidad 4
• Resistencia 5
• Fuerza 3

Habilidades:

Pasivas


Captación de partículas:

Los Orochi, al igual que las serpientes, pueden captar partículas volátiles con su lengua para rastrear a alguien. De éste modo son capaces de percibir rastros que escapan a las capacidades olfativas de un Inuzuka o, inclusive, a los ojos de un Hyuga o un Uchica. Su capacidad para seguir el rastro de una persona es tal que pueden mantener la pista sobre su objetivo durante varios días hasta perderles el rastro. Sin embargo deben tener cuidado con esto, pues debido a su alta sensibilidad a las partículas son muy susceptibles a los sabores fuertes y, por ejemplo, un Inuzuka podría sobrecargar éste sexto sentido con su "Marca Dinámica" ya que las partículas de dicha técnica serían lo bastante fuertes como para nublar el ya mencionado sentido.
Genin: Pueden captar partículas a 10 metros a su alrededor. Son incapaces de aislar unas de otras -para rastrear a más de una persona a la vez, por ejemplo- y sólo pueden seguir rastros frescos.

Tsuchinoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Shunsuke. el Mar Mayo 22, 2018 8:26 pm



Carta de Amor


El vento golpeaba la cara del peli-azul, revolviendo sus azulados cabellos de un lado a otro. La mirada que tenía el Orochi actualmente era inexpresiva, como siempre había sido, pero en sus ojos se denotaba un brillo de preocupación. Pero la preocupación que sentía no era lo único que sentía, tranquilidad, paz, eran las otras cosas que recorrían  su cuerpo. No pudo evitar mirar de reojo a la peli-rosada, analizándola, pero no era como lo había hecho al principio, esta vez la estaba viendo con otros ojos. cuando esta le miró por alguna extraña razón que él mismo desconocía, separó su vista de ella y posandola en el frente, sus mejillas ardían, pero no denotaban ningún color. Luego de que esta terminara Shunsuke la miró a los ojos, y aun con aquel semblante carente de toda emoción o expresión, asintió.

Corrieron durante varios minutos por aquel bosque tan oscuro. Pudieron visualizar un arrollo, Shunsuke se detuvo y miró a la chica que se encontraba en la sombra de un árbol, vestida o tapada por una vestimenta de cuero. Tan solo ver aquello le hizo apretar sus puños, no entendía como había gente que le hiciera daño a inocentes. Dio un paso, dispuesto a ir y ayudar a la chica, pero al escuchar las palabras de la fémina se detuvo y asintió. Vio como la peli-rosada dialogaba con la actual desconocida. Dirigía su mirada sobre cada arbusto arbol, en busca de una presencia pero no veía nada. Cuando la Orochi le llamó dio un repaso y se dirigió hacia donde estaban ellas a paso lento.

Al llegar a donde se encontrban las chicas, se arrodilló a un lado de Tsu-chan. -Se enuentra bien?...Ellos no le hicieron mucho daño?- Decía mentras apretaba sus puños hasta que sus nudillos se pusieran blancos debido a la presión. La impotencia que sentía no era nada normal. Se levantó con el pelo tapando sus ojos y se dio la vuelta, dando la espalda a las dos féminas. -Vamos a buscarlos...Y vamos a hacer que paguen- Decía con determinación. No había cosa que odiase mas que las personas que hacían daño a otros sin motivo alguno, sobre todo si la dejaban tirada.
Shunsuke.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: ●๋• (Carta de Amor (D)) ●๋•

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.