¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


No es solo una pelea I [C]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Nozomi el Miér Oct 04, 2017 11:05 am


イフ電動ナイフ

No es solo una pelea

Misión Rango [C] - Nozomi, Shota, Kurosaki, Itazura


     
Apenas había pasado un par de días desde que Nozomi viviera aquella tortura nocturna, aquella larga y densa noche que obligó a madurar a la joven pelirroja. El dinero dado por lograr encontrar al culpable no curó ni por asomo, todos los traumas que quedaban grabados en el subconsciente de la muchacha bajo un rostro de felicidad y humildad, pero ya no era lo mismo. Los ojos de la chica habían presenciado la muerte, la destrucción, la maldad de un mundo bueno. Comenzaba a entender el intercambio, que no podía existir paz sin guerra, que no existía lo bueno y lo malo. Comenzaba a ver brotes de realidad que deseaba cortar de su mente, pero como era incapaz, tan solo lo tapaba para seguir pensando en su falsa pero lógica utopía. Cada vez tenía más claro que el ser humano era la última plaga del mundo, enviados para cambiar, pero un mero tránsito de este. Nozomi no le daba muchas vueltas, prefería centrarse en vivir su presente, en estar feliz, sembrar flores y hacer los trabajos que le encargaba su feudo. En este caso, era lo que iba a realizar.

     
Sus heridas estaban completamente sanadas, su físico completamente preparado. Vestida con camisa blanca con volantes, y unos pantalones de color militar. Pelo recogido en dos trenzas pegadas a su cabeza, Nozomi se acercó a la entrada de la capital, donde comenzaría esta nueva historia, pero que parecía mucho diferente a la vivida días atrás. Se quedó con ganas de conocer más al joven Kuro, pero debía de descansar y eso hizo. Al tercer día recibió una carta por parte de su feudo, donde se le encomendaba una nueva misión. Una simple misión de escolta a un ser importante para la mujer de fuego. Nozomi no dudo, no pensó más allá. Había tensión entre los feudos, el pueblo lo sabía, pero muy lejos de comenzar una guerra civil. El ambiente estaba tenso, pero a la par tranquilo, por lo que no dudo en aceptar y acceder a realizar dicha comanda. Sola, acudió al encuentro donde no había absolutamente nadie. Bueno, entendámonos, nadie esperándola. El tránsito de la aldea era elevado, la gente accedía a la capital aguardada por los ninjas de diferentes feudos, pero no estaba la persona que Nozomi debía de escoltar.

     
El sol acababa de florecer tras los pastos verdosos del país. Nozomi no tenía ninguna prisa, por lo que se acercó a uno de los bancos de la entrada y se sentó apoyando sus manos sobre el borde del banco. Zarandeaba sus piernas de manera síncrona mientras observaba a toda la gente que caminaba por la entrada pensando en todas sus vidas. Vidas tan dispares que se comunicaban durante un espacio de tiempo con otras vidas sin darse apenas cuenta de si alguien estaba pensando en ellas. Era curioso ver como la gente apenas ni se miraba al caminar, cada uno por su camino, con su destino, con su final. Ahí estaba Nozomi, sentada, observándolos, con una gran sonrisa, con ganas y nervios por comenzar esta nueva misión.
Nozomi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Shōta el Miér Oct 04, 2017 7:25 pm



Los días en su "nuevo hogar" eran tranquilos. Sombrero Loco disponía como nombre  la posada que el Orochi había elegido para pasar las noches. No fue la primera que visitó, pero sí la primera en la que no lo echaron luego de contar de donde provenía. Siempre de forma cordial, pero de alguna manera u otra le hacían entender que no lo iban a dejar quedarse allí; al parecer los posaderos preferían no tener un extranjero durmiendo en las camas de sus establecimientos. Incluso alguna que otra ves se sintió perseguido de a ratos al dejar tales lugares.
Era de público conocimiento el temperamento de la Dama de Fuego, pero hasta ese momento no sabía el temor que algunos de sus propios cuidadanos le tenían.

La reacción de Abasi fue totamente dispar a la de los otros. El dueño del Sombrero Loco fue muy amable y sonrió de par en par al escuchar desde dónde venía su nuevo huésped. Era un hombre calvo, de ojos verdes y con un chistoso pero arreglado bigote de color negro que caía hasta su barbilla. Su ancha espalda y sus enormes brazos hacían que diera un poco de miedo, pero una vez que hablaba, dejaba ver su buen corazón. Siempre llevaba un elegante sombrero color violeta, a pesar de que el resto de sus ropas estaban sucias y no parecía esmerarse mucho en combinarlas. El precio por la estadía era barato y la comida, sin ser exótica ni nada por el estilo, era buena.

**

El cuarto día de su estadía, el pelinegro fue interrumpido en su desayuno por Abasi, que tenía en su mano un sobre de color marrón. No se notaba ningún distintivo ni nada que llamara la atención, pero sin dudas parecía contener algo dentro.

Toma, niño. Me dejaron esto para ti. No me dijeron nada más que te la entregara ni bien te viera— dio media vuelta sin esperar respuesta y se puso a atender a una familia que también había decidido desayunar allí.

Atónito ante lo acontecido, Shota abrió el sobre y leyó lo que la carta decía. Si alguien lo hubiese estado viendo en ese momento, pensaría que se estaba muriendo. La piel se le puso más pálida -aún más pálida- y sus labios se secaron inmediatamente. Una gota de sudor recorrió su frente hasta caer justo al lado de su plato, donde habían unos panes recién horneados con manteca encima. «¿Cómo puede ser qué sepan que estoy acá?» nunca había hablado con nadie más que con los posaderos y algún que otro saludo con las personas que visitaban el Sombrero Loco. Era extraño que le llegase una carta invitandolo a una misión en aquel feudo.
Ya un poco recompuesto, volvió a leer la carta, mirando de tanto en tanto hacía los costados, como si se sintiera espiado por  alguien. En algún momento barajó la idea de salir huyendo de allí, de volver a su hogar y hacer como que nada hubiese pasado, pero le habían enseñado pensar dos veces las cosas antes de actuar y así lo hizo. ¿Y si alguien lo había visto practicar en los bosques por las mañanas? Pensó durante un largo rato si eso era posible, si alguien pudo avistarlo durante sus entrenamientos en los frondosos bosques del feudo y se resignó al recordar que un día había sentido varios usuarios de chakra a sus alrededores. En el momento había pensado que se trataban de otros como él, que elegían aquellos lares para aumentar sus fuerzas, pero cabía la posibilidad de que se tratasen shinobis de la Dama del Fuego.

Al terminar su desayuno le agradeció a Abasi el gesto y volvió a su habitación, analizando si aceptar la oferta o no.  

**
(el día de la misión)

Vestía de la misma manera que lo hacía cuando llegó a ese país. Sólo se veía su túnica con capucha -la cual llevaba puesta- y el cinto de color violeta en la cintura que marcaba su figura. El resto estaba tapado por el negro del color de la prenda, dejando ver solamente unas botas del mismo tono.

Se había decidido por ir al lugar donde lo habían citado, pero se tomaría precauciones. Llegó al lugar, a la entrada de la capital, donde la gente iba y venía sin mirarse y sin escucharse, en un orquestado murmullo que no llegaba a molestar pero que quebraba la paz que aquel paisaje bañado por el sol en lo alto del cielo podía llegar a brindar.
Apoyó un pie en uno de los bancos del lugar, inspeccionando a la gente que pasaba cerca de él. Su pelo era rubio, su piel había tomado un poquito de color y sus ojos eran más grandes y verdes. Ya no llevaba una túnica negra sino una camisa blanca con el cuello abierto y un pantalón de color negro que combinaban con sus zapatos.  Se trataba del Orochi, pero su apariencia no era la de siempre.
Cuadras antes de llegar al lugar de encuentro se había metido en un callejón para "colocarse" su disfraz. Una técnica simple, fácil de desenmascarar y que tampoco duraría mucho, pero le brindaría un pequeño rato para ver si se trataba de una trampa o no.

Tras un rato se sentó en el mismo banco donde se encontraba minutos antes con sólo un pie encima, esperando. No sabía muy bien qué esperar, pero sólo quedaba tener un poco de fe de que no se tratara de una artimaña para acabar con los extranjeros de la zona.

Off:
Si hay algún error o algo diganme y lo cambio. Es lo único que se me ocurrió para terminar acá haciendo la misión con ustedes, me pareció divertido, jaja. Espero que estén conforme con mi pobre nivel de rol, pero le pongo ganas!
Tecnica:

Jutsu de Transformación (変化の術, Henge no Jutsu)
[Progresiva de cantidad| Ninjutsu]
Es un jutsu que permite al usuario poder adoptar la apariencia de otra persona, animal u objeto. Este jutsu es considerado uno de los más difíciles entra las técnicas básicas enseñadas en la academia. Para realizar el mismo se debe emitir constantemente chakra manteniendo la imagen a adoptar en la mente. Para esto, el usuario debe interactuar con el medio ambiente. En ninjas de poca experiencia provoca un gran agotamiento mental.
Apariencia:

70 líneas  
Shōta
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Kurosaki el Jue Oct 05, 2017 6:25 am

Capital del Fuego

Mi estadía en aquel país había resultado mas emocionante y encantador de lo que había esperado, en tan solo mi segundo día me había embarcado durante una noche de tormenta, en una aventura que dejaría una pequeña marca en mi, quería saber mas acerca de aquella chica de cabellera roja y de intenciones nobles, pues una parte de mi creía y seguía sus ideales, pero otra parte sabia que era imposible en este mundo, gobernado por este sistema, llevarse a cabo realmente, hace tres días que no sabia nada de aquella chica, así que en el trascurso que estos iban pasando salia a dar ocasiones paseos por la capital, tratando de divisarla en algún momento siempre volviendo sin éxito alguno, conocí a grandes personas, e incluso recibí regalos de parte de distinguidos comerciantes, y amables doncellas, la mayoría de las personas a notar que no era de aquí se asustaban o mantenían a la defensiva, pues parece ser, que la situación interna del país del fuego se había tornado un poco tensa, y a los habitantes les daba miedo ver muchos extranjeros merodeando el lugar
en unas circunstancias tan peculiares.

Me había hospedado en un cómodo pero humilde hotel de este lugar, las habitaciones no eran lujosas pero tenían lo que necesitaba, una cama una ventana para que entrara aire, y algo de privacidad, pero mi tiempo aquí se estaba prolongando y de no conseguir mas trabajo, terminaría quedándome sin dinero, y ademas sin modo de regresar a mi país, me hallaba tendido de espaldas en la cama, camisa de color azul con lineas blancas, mi cabello rubio levemente mojado por una ducha que había tomado previamente, llevaba mi short azul, con las vendas en mi pierna izquierda y el porta shurikens sobre estas, y un par de sandalias shinobis de color similar, mis ojos azules solo se enfocaban en el techo sin mirar ningún punto en especifico, solo periodo en un mar de pensamientos que rondaban mi cabeza, cual abejas a su panal, un paseo mas, quizá seria la forma apropiada de despedirme, pensé para mis adentros, y tras cargar mi cantimplora de agua y preparar mi equipo, pues luego de la ultima vez decidí que no era mala idea ir preparado, baje a la recepción del lugar para salir, a un día mas en el País del fuego.

Al llegar a la sala que servia de recibidor general y recepción a todo el que quería hospedarse en alguna habitación, fue atendido por el siseo y la llamada de el dueño de aquella posada, -oye chico tienes algo de correo... y te sugiero que lo ojee bien....-, mire al principio un poco extrañado y tras una sonrisa, tome el sobre marrón que me tenida, lo examine por fuera y no logre mirar ningún sello , ni tampoco nada inusual o característico, pero al abrirla fue otra cosa la que me encontré, pues e trataba de una misión, y no cualquier encargo, como aquellos que había empezado a recibir últimamente, si o un importante trabajo para el feudo... el mismo feudo al que había ido a entregar el informe de la aventura y misión de Nozomi, sonreí levemente pues eso significaba obtener algo de dinero y quizá podría llevar a mis padres un poco, por lo que este viaje no seria del todo algo personal, asentí al recepcionista y me encamine a la salida, guardando aquel sobre por si lo necesitara en algún punto,

El sol yacía resplandeciente y leve subiendo de entre las colinas y plantas que podía observar apenas desde mi posición, sentía lo cálido del lugar, y húmedo del ambiente, ya me había acostumbrado a esa sensación, en la carta se me había expuesto como razón para mi reclutamiento en este encargo, la previa ayuda que había ofrecido a este lugar, pues al leer mi informe de seguro pusieron su ojo en mi, pero no tenia intenciones de unirme ni nada por el estilo, caminaba rumbo a la salida de la capital, saludando a los mercaderes y algunas personas conocidas, iba con mi mente relajada, y sin pensar mucho, daba pasos relajados y llevaba mis manos dentro de los bolsillos de mi short shinobi, y al doblar una esquina tras dar otro par de pasos al fin la vi, aquella chica de piel pálida y cabellera roja, amarrado en dos trenzas, se encontraba sentada en la salida, mientras mi rostro se sonrió aun mas, había caído en cuenta de lo que sucedía, pues si esta era una misión para su feudo, y se me había tomado en cuenta a mi, era por mucho mas que obvio que ella también estuviese, pues tener a shinobis que ya se conociesen seria un punto a favor de la efectividad a la hora de su cumplimiento, no tenia idea de cuantos mas eran los participantes, pero no importaba, ahora lo quería llegar saludarle y ver que sucede y fue o que paso, finalmente me postre frente a ella pareciendo mas alto por estar de pie, -Hi... asi que nos vemos de nuevo..Nozomi-Chan-, la mire examinándola con mi vista, y me alegre de que ya estuviese bien, no había rastro alguno de sus lesiones mas que leves cicatrices prácticamente invisibles que de seguro un par de días mas se encargarían de borrarlas, saque de mi bolsillo el sobre marrón con la información y de la misión, y así entonces daba comienzo, a aquella aventura reencontrándome con esta nueva amiga, y a la espera de nuevos compañeros, y nuestro objetivo a escoltar.


off rol:
Estoy aqui aajjaja un placer haber empezado esta mision con ustedes chicos a darle.

Lineas: 59




Última edición por Kurosaki el Vie Oct 06, 2017 5:40 pm, editado 1 vez
Kurosaki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Iko el Jue Oct 05, 2017 10:05 pm





Not just a fight

If it's note a place












La única estrella del cielo azul se había paseado muchas veces ya desde la noche mágica. En su momento de abstracta belleza no lo habían visto los rubíes turquesa, pero ahora con la luz rebotando en la clorofila de las hojas del árbol, como un riego más, el recuerdo era contaminado por lo humano de ella. El disgusto de la sensación se podía leer como las letras de un libro. Claras y nunca suficientes. Pero si algo sí era totalmente cierto era que la mirada albina había tenido un giro nuevo. Fruto obsidiana de la noche que arrugaba el entrecejo de una adolescente, creyéndose a veces no tan manipulable. Era la razón para haber terminado montada en la gruesa rama de los árboles, a un lado del camino y decámetros lejos de la puerta de la ciudad, morada de los monstruos que debía combatir. Enterrada en hojas, sólo tenía atisbos de lo que realmente se sucedía en la calle terrosa. Lo que era un manchurrón de madera, el exterior lo veía como un carro vacío que se llevaban tras dejar sus mercancías. La cara de dos chicas platicando sonoramente la lengua continental era en realidad una pareja de uniformadas ninjas corriendo a sus peligrosos objetivos. De la misma manera, el interior de las laberínticas ramas era misterioso para los extraños. La silueta de piel claro-oscuro estaba tendida con comodidad en el elemento siempre amigo. Adornada en una simplista tela del color blanco, pero no puro como su melena. Una única pieza sin mangas, pero con el cuello alto, la espalda descubierta a la mitad y ajustada a la sugerente silueta. Los blancos zapatos eran ocultados por el armazón de las armas en las piernas, y sus manos imperfectas vestidas de cuero y metal. Una sencilla cinta recogía el larguísimo pelo en un arreglado motivo espiral a la altura de la nuca, aunque el  flequillo larguirucho se escapaba de la atadura.

A pesar de su cómoda estancia, la albina no paraba del todo quieta. Cuando no había transeúntes a la vista, el árbol se removía sutil y caían unas pocas hojas para que ella se quedará más cerca de los pelados del árbol y viese mejor el exterior. A  veintitantos metros de la entrada no podía adivinar, sin embargo. Era sólo el compendio de manchas que debían imaginarse los pensamientos de Iko, y fijarse en las diferentes cosas alrededor de la estructura. La mirada ya comenzaba a distraerse de nuevo para contemplar más que la calle. El árbol donde ella era el primero de las diversas filas alrededor de toda la caminata, nada imposible para un país como el que habitaba. Posiblemente en el pasado hubo más, pero fueron cortados por practicidad, y ahora sólo crecía la hierba de vivo verde. Se fijaba en la muralla naciendo de la puerta, y cómo evocaba la memoria reciente. El hogar de los monstruos. Si había verdad en la noche del pasado, aquello no era un hogar, sólo arquitecturas. — ... Nuruste. — Clamaba susurrante en la soledad. Nido. Se desanimaba a si misma con aquellas ideas, y el conflicto interior ganaba tanta fuerza como las guerras que desconocía. Qué hacía allí, qué debía hacer ahora; eran las incógnitas con las que cargaba desde el primer segundo que piso la tierra. Pero en aquel momento eran más molestas, a un nuevo y exagerado nivel.

Era culpa de no poder matar las curiosidades con la mirada, las historias de carretillas, de mulas de carga y mercantes no satisfacían a la artista marcial. Ella deseaba algo en concreto, que callaba inconscientemente. Pero como todo instinto, era una fuerza imparable. Era así que los ojos que pululaban sin rumbo poco a poco fueron cayendo en los más llamativos detalles. Como el ser visual en el que la había convertido su naturaleza, era incapaz de sobrellevar el color de la tierra, el azul despejado de nubes sobre todas las cabezas. Y también, difícil de ignorar, la recogida cabellera sanguina a las puertas del lugar. Ella absorta en su pensamiento mientras los rubíes turquesa descansaban en su figura lo más que podían por la insalvable situación. Sólo era consciente de lo bien peinado que ardía su pelo gracias al naciente astro rey. Siendo un símbolo de belleza allá donde nació, Iko ya había desarrollado su costumbre de fijarse en aquellas cosas. Aunque se preguntaba por qué atarlo entre si de aquella violenta manera, no era lo normal; a la vista estaba en su pelo, aunque recogido, algo móvil aún para no tironear. Eran actitudes incomprensibles para aquélla con pelo sin color. Ella al menos era más visible que el mar castaño y moreno en el que nadaba. A las faldas del volcán, todos los colores vibraban con candor, como aquel rojo. Quizás el hilo rojo que no cazó en su momento estaba actuando nuevamente, pues demorarse en el color llamativo invitó a un intruso que activó la natural incomodidad. Un corto pelo rubio se coló por delante de la melena. Ropajes celestes que no engañaban a la repentinamente tensa chica. No era ya posible solucionar el conflicto creado en los de aquel tipo. Sin embargo, si algo había hecho la mancha rubia al mezclarse con la roja era llamar la atención de aquélla.



Datos — Iko:
Apariencia:

Ninjutsu: 02 — 07.
Genjutsu: 01 — 07.
Taijutsu: 04 — 10.
Fuerza: 10 — 10.
Velocidad: 07 — 10.
Resistencia: 09 — 10.

Técnicas: G. — 08/08.



Off-rol. Saludos, vengo a molestar. Espero que no caiga en mala gracia este post, pero de algo debe comer la gente mala, espero que nos divirtamos y etcétera de charla socialmente correcta.

Datos — Marionetas:
Torashishi migiashi.
Garras. 04 — 04.
(Veneno. Shihai-tekina dansei.)
Agujas. 04 — 04.
(Veneno; índice y anular. Shihai-tekina dansei. Veneno; corazón y meñique. Hirano-kokei.
Cable trenzado. x02/02.

Torashika hidariashi.
Garras. x04/04.
(Veneno. Hirano-kokei.)
Cilindros explosivos. x03/03.
Hojas de acero. x02/02.
(Veneno; dorada. Shihai-tekina dansei. Veneno; plateada. Hirano-kokei.)
Piel de tiburón. x01/01.
(Veneno. Shiahi-tekina dansei.)

Torasame kodariashi.
Cuchilla. x01/01.
(Veneno. Shihai-tekina dansei.)
Conductos de aire. x02/02.
Esferas. x06/06.
Cable trenzado. x01/01.
(Veneno. Shihai-tekina dansei.)

Torakujira kogiashi.
Cuchilla. x01/01.
(Veneno. Hirano-kokei.)
Conductos de aire. x02/02.
Hojas. x03/03.
(Veneno. Hirano-kokei.)
Ruedas. x04/04.
Iko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Itazura Sennyukan el Vie Oct 06, 2017 1:04 am


A
lcanzo a sostener torpemente un vaso más de alcohol, lo empezó a probar lentamente mientras continuaba su charla con el tabernero, un viejo conocido que sabía cómo tratarle cuando llegaba deseoso de bebidas y más. — No es la primera, y digo yo que tampoco la última, que te pasas por esta taberna para beber y chismear conversaciones ajenas. — el hombre no era estúpido, conocía la movida de los shinobis y atendía a todas las acciones de estos mismos dentro de su establecimiento, Itazura no disimulaba, engañarle era lo que menos tenía en mente, no a ese ser que consideraba importante mantener contento, después de todo era un buen informante. — No me pegues, tengo que ganarme la vida. — excuso el joven con una sonrisa en su semblante tan risueña como maliciosa, esperando que fuera suficiente con estas palabras para ser comprendido por el contrario. — Bien entonces, gánatela como un shinobi decente. — reviso por la parte baja de la barra, paseo su mano fuera de la vista del muchacho y luego de unos instantes asomo una carta que no aludía a ningún remitente.

Tratamos de conseguir a la mocosa ¿La recuerdas? — evidentemente, nunca se le iría de la mente como una niña le partía en dos el trasero a dos hombres de dos veces su tamaño, y tampoco el que esa misma menor de cabellera rosada le acompañara y le resultara de provecho en su misión, aunque involuntario al deseo de él mismo. — No la conseguimos en ningún lado, así que probablemente alguna mención de Markkus te ha hecho recibir esto en su lugar, no estoy seguro. — mencionaba el hombre conforme cedía la carta en manos del intrigado Senju. Intentando abrir la carta el tabernero lo detuvo en el acto sujetando la carta sin retirarla. — Léela en otro lado, en otro momento. — y tras esa frase solo acerco una nueva ronda de bebida, haciendo que el tiempo en el bar transcurriera sin tratar de nuevo el asunto.

Debía mucho a la apariencia que mantenía actualmente por seguridad, aquella apariencia de larga cabellera y grandes orbes de tonalidad verdosa, pálida piel tersa y sosegado semblante eran conocidas por gente buena o mejor dicho “gente de utilidad”, la última vez que había visitado el país logro conseguir contactos cercanos a la dama de fuego, no demasiado relevantes como para hacerse notar por la susodicha, pero si para inmiscuirse en algunas misiones y ganar dinero sin medidas más drásticas como a las que recurría con frecuencia el quisquilloso Itazura. Siempre que pudo mantuvo esa apariencia por los alrededores del país, abandonaba la técnica para dormir en la posada y retomándola por la mañana antes de abandonar el lugar en el que se hospedaba.

Al siguiente día, tras la noche en el bar, con el conocimiento de lo que había en la carta ya en él, solo restaba prepararse debidamente para lo que suponía la misión. Físicamente estaba preparado, su técnica perfecta de transformación lo hacía lucir como el hombre confiable que había sido contratado. La vestimenta era simple, una camiseta azul, un pantalón y zapatos negros, unos cuantos bolsos con armas y recursos varios, ocultando gran parte de todo lo anterior se hallaba un largo sobre todo de cuello a la medida de las mejillas de su portador, oscuro y que por dentro poseía algunos cuantos bolsillos, usados eficazmente por Itazura para facilitarle algunas otras herramientas prácticas, estaba bien equipado, lo suficiente para que no fuera un peso que obstruyera su velocidad y desempeño en combate. No olvido su oz, la mando a separar de la cadena y solo ocupo la última para este encargo colgándola alrededor de su cintura. Sintió que la última vez no le había resultado demasiado eficiente esa parte filosa y puntiaguda, por lo que prescindió de ella sin dudarlo. Considerándose preparado al llevar algunas cosas y dejar otras entonces abandono el lugar y puso marcha a las puertas de la capital.

Se hallaba allí, como un mero espectador de nada que fuera merecedor de su atención, solo transcurrir de las personas; comerciantes, shinobis, civiles jóvenes y viejos, tan solo eso pasó mientras estaba allí, se preguntó si pronto sabría algo de su proceder con la misión, pero por el momento no lo parecía. Miro a su alrededor con frustración. — Debí decirle a ese maldito viejo cuanto odio esperar. — Ahora que no estaba bajo la influencia del alcohol le era fácil recordar las cosas que odiaba, esperar estaba en la punta para el colmo. — Si es tan solo una pérdida de mi valioso tiempo Markkus va a saber lo que vale eso. — su mirada sostenía seriedad absoluta, perdía rápido la paciencia y resultaba impulsivo, más razono consigo mismo para negociar el esperarse un par de minutos más.

Spoiler:
The | Doppelgänger.

Nin. 10 | Gen. 1 | Tai. 7
Vel. 10 | Res. 10 | Fue. 8
● Kusarigama, Utsubyō egao ●
(Solo la Cadena)
• Shurikens | 10 •
• Senbons | 10 •
• Sellos explosivos | 4 •
• Bomba de Humo | 1 •
» Calmantes | 3 «
» Energizantes | 3 «
» Sanguineos | 2 «
» Extasis | 2 «


Tecnicas Usadas: 1/8
Mokuton: Henge no Jutsu (Elemento Madera: Jutsu de Transformación):
Esta técnica actúa como cualquier técnica de transformación, aunque casi que de forma perfecta. El usuario realiza una serie de sellos de manos y tras apoyar las manos en el suelo, un montón de ramas emergen del suelo para rodear al usuario formando un capullo, y luego de un instante, el capullo se rompe para dar lugar al usuario con su nueva transformación.
Esta es una técnica de transformación casi perfecta, ya que al ser observada con un dojutsu no se sabrá distinguir la diferencia (siendo una transformación a nivel celular y al estar el usuario recubierto de chakra un Byakugan o un Sharingan no podrán dar con la diferencia). Sin embargo, la voz del usuario no podrá ser cambiada.
Esta técnica gasta una técnica al ser creada, y luego no gastará más chakra con el pasaje de los turnos. Sin embargo, contará como una de las tres técnicas que se pueden activar por turno, obligando al usuario a luchar únicamente con dos técnicas por turno si esta se mantiene esta técnica activa.

OffRol:
1| Estoy fundamentando un poco con cosas que le pasaron a mi pj on rol en una mision que hice favoreciendo a Kakkinoaru'en y etc.
2| Que conste que lo de que use el Mokuton Henge es una costumbre habitual de mi pj para mantener discrecion de su apariencia y bla bla bla. xD
3| Welcome Iko, get fun.
Itazura Sennyukan
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Nozomi el Vie Oct 06, 2017 9:32 am


     
- ¡ Hola ! -dijo nozomi sorprendida al ver a Kurosaki frente a ella de nuevo. La pelirroja se imaginó que aquel muchacho había vuelto a su país tras aquella amarga historia, pero allí estaba, de nuevo, frente a ella, con su humilde rostro y su aterciopelada voz. Nozomi se levantó del banco y no dudó en abrazar aquel que logró salvarla de la muerte segura de aquel secuestrador que ahora yacía en los profundos calabozos del país bajo el arresto de su feudo. Tras ese fuerte abrazo se separó un par de metros, con una sonrisa amplia y profunda, y con una alegría propia de su ser. No pronunció las palabras que ambos estaban pensando, enseguida, aún siendo humilde, se dio cuenta de que algo no iba bien. No hizo ningún gesto que hiciera denotar de lo que estaba presenciado, pero su habilidad sensorial captaba la presencia cercana de chakras no conocidos. Estaba acostumbrad a las sensaciones del país, al chakra de sus compañeros, e incluso de los enemigos de su feudo del lugar, pero captaba cuando extrangeros de fuertes habilidades llegaban a la ciudad y en este caso no era uno, si no tres los que estaban cercanos a su posición - ¿Enemigos? - pensó, pero lo descartó ya que en mitad de la entrada, provocar un combate, sería algo ventajoso para la chica de largas trenzas rojas. Estaba alerta, pero tranquila de estar con Kuro y del lugar donde estaba.

     
Sin previo aviso, y tan si quiera sin darse cuenta la joven Nozomi un señor de unos 60 años, trajes elegantes y sobre todo caros, calvo, con arrugas, un bastón que le ayudaba a caminar y un fiel perro que le acompañaba se acercó a la pareja. Con una sonrisa, y sin maldad alguna, el señor de anciana edad se hizo presentar. - Hola chicos, soy la persona que buscáis y esperáis. - el anciano entregó un pergamino con la orden de la misión de ser custodiado hasta el castillo del feudo con el sello y firma del feudo de Nozomi. La pelirroja lo tomó crédula y sin dudar, lo abrió y observó que todo estaba en orden, era la persona que buscaban, por lo que asintió con entusiasmo, tomó la mano libre de aquel señor para ayudarle y comenzó a caminar rumbo al castillo. La pareja salió por la puerta principal, pero Nozomi aún seguía con la alarma activada. Sentía la presencia cercana de esos tres extraños, pudiendo identificar fácilmente quienes eran entre toda la multitud gracias a su torrente de chakra, pero sin la necesidad de verlos para no levantar sospechas. - No es un viaje muy largo, por lo que no creo que pase nada. - dijo Nozomi con una de sus peculiares sonrisas.

     
Lo extraño fue lo que sucedió simultáneamente. Otros dos ancianos, de apariencia similar pero diferente al que se presentó ante la pareja. Se acercaron a los otros ninjas que también se acercaron a la entrada para realizar la misión. Los otros dos ancianos realizaron el mismo protocolo, una presentación cordial y amable para posteriormente entregar el pergamino acreditativo de la misión, haciendo ver que eran las personas que debían de resguardar y acompañar hasta la sala del castillo del feudo para el cual trabajaban. Aquello tenía gato encerrado, pero un gato que ninguno podría darse cuenta aún, puesto que ninguno era conocedor de los otros miembros que estaban siendo coartados y engañados para ir al mismo lugar. Era prácticamente imposible para unos simples gennin ver que aquello se trataba de algo extraño, no tenía porque ser una trampa. La inocencia de la pelirroja tan solo le hizo alarmarse de la presencia de los otros ninjas, pero aun siendo su feudo, no dudó ni un segundo del pergamino acreditativo, por lo que gente extranjera no verían nada extraño en él.  Los respectivos ancianos conducirían a los ninjas por caminos diferentes, con duraciones diferentes a un mismo destino, el castillo del feudo.

DETALLES IMPORTANTES:

¡ Bienvenidos todos a la misión !Ahora ya todos presentes comienza la misión (mejor dicho trama) Intentemos poner un pequeño off al final con el resumen del post ya que muchas veces se puede mal interpretar o sobreentender ciertas cosas y de esta manera lo evitamos.

Sobre la misión, esto solo es el principio, por lo que intentar llevaros un poco hahaha, este es mi último post, el siguiente tema será en el castillo del feudo (estar atentos) donde ahí explicaré un poco más de introducción. En teoría cada uno (excepto kuro y yo que vamos juntos) vamos por caminos diferentes, por lo que yo perderé vuestro rastro.

Iko, me encanta que hayas entrado en el tema ! tu decide lo que desees hacer pero intenta no quebrar el hilo de la misión pronto hahahaha
Nozomi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Shōta el Vie Oct 06, 2017 3:54 pm



La cabellera tocada por el fuego llamó su atención. No sólo por la belleza de aquella chica sentada a unos metros de su posición, sino porque, luego de un rato sin que sucediera nada, había optado por concentrarse para buscar fuentes de chakra cercanas, y ella era una de ellas. No tenía pinta de ser una Kunoichi. «¿Será qué...?» pensó cuando otro ninja se acercó a la joven camisa blanca. A pesar de la distancia logró escuchar lo que este decía. Nozomi era su nombre. Al pelirubio le pareció un lindo nombre.
Luego de aquello inmediatamente miró hacía otro lado, dando a entender que no tenía intenciones de escuchar una conversación ajena. No le parecía correcto. La verdad era que ninguno de los dos tenía pinta de ser un criminal artífice de la supuesta masacre de extranjeros que podía llegar a ser la "misión" para la cual lo habían citado allí. De haberle parecido eso, hubiese seguido escuchando.

La espera se hizo aburrida hasta que la oscuridad lo tapó por completo. Frente a él, tapando el sol que le daba de frente en la cara, apareció  un hombre. Apenas se le podía ver la cara, tapada por el cuello de un largo sobretodo oscuro y un sombrero negro inclinado hacia abajo. El hombre llevaba lentes y por lo poco que pudo ver, Shota pensó que éste tenía más de cincuenta años. Antes de llegar a ponerse nervioso, el misterioso hombre tendió su mano hacía el pelirubio con una carta en la misma.

Mientras leía su contenido, el Orochi pudo ver de reojo cómo el hombre miraba hacía todos lados, como buscando a alguien, como si lo estuviesen siguiendo. Tras leer la carta y ver que todo estaba correcto -según él- se levantó perezosamente del banco y dijo: — Vamos andando, que parece que se va a quedar sin cuello si sigue así— su nuevo  disfraz le daba un aspecto mas amigable, aunque parecía que el señor estaba demasiado asustado como para sonreír o hacer alguna mueca.

El mismo dio vuelta y comenzó el trayecto, acompañado por el pelirubio de camisa blanca, que iba atento y concentrado  a su alrededor. La  misión comenzaba...

Off:
Bueno, daré más detalles de cómo es el camino o como llego en el nuevo post del castillo, así no retraso el tema y todos pueden postear cuando quieran.

99 líneas
Shōta
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Kurosaki el Vie Oct 06, 2017 6:15 pm


Aquel encuentro aprecia ser esperado por ambos, había tomado por sorpresa a la pelirroja que se postraba frente a mi, quizá creería que me había marchado, pero tan solo estaba disfrutando de mi estadía en el lugar, sonreí amablemente y correspondí su abrazo, para soltarla de la misma forma y un poco sonrojado le mire, -un placer verte de nuevo... etto.. vine por esto... parece que llame mucho la atención la ultima vez-, moste la carta con las instrucciones a la chica que pareció comprender todo de forma inmediata, se veía algo agitada mirando hacia todos lados como si la observasen y tratase de conseguir desde donde, el viento soplaba en aquel momento y agitaba nuestras cabelleras, al notar que alguien mas se acercaba  me eche hacia un lado para dar paso a aquel hombre que venia a presentarsenos de forma amigable y cordial.

Notablemente elegante un anciano de sus sesentas quizá o incluso un poco mas, algo bajo de estatura se postraba frente  a nosotros con una gran sonrisa y un bastón apoyado que tenia en su mano derecha muy bonito y notablemente costoso, sin cabellera alguna sobre su cabeza y le faltaban algunos dientes incluso, su presentación tranquila solo produjo en mi una sensación de satisfacción y agradecimiento, "¿Esta es la persona que debíamos esperar?, me alegra que sea tan amigable.. parece que sera una aventura que disfrutare..", no tenia idea de cuantos mas estaban allí en aquel lugar, o cuantos pertenecían realmente a aquella misión, pues en las especificaciones de la misma se hacia mención a un ustedes, hablando en plural como si las mismas fuesen dirigidas a varias personas, pero tan solo conocía a una y esperaba con ansias poder intercambiar palabras con el resto y emprender aquel viaje.

Sin embargo luego de que mi ahora compañera y amiga revisara una carta que le tenido el anciano similar a la mía pero con sellos y símbolos evidentes de aquel feudo, similar al símbolo que creí haber visto en la vestimenta de aquella chica la ultima vez, ella se levanto y le sujeto por el brazo izquierdo para ayudarle, mientras yo sin quedarme atrás y correspondiendo a su invitación me coloque del otro lado del anciano, dando pasos y saliendo rumbo al castillo del feudo, que según Nozomi seria nuestro próximo punto de reunión, me sentía contento y feliz estaba preparado, mis habilidades habían mejorado un poco y tenia ansias de terminar aquel trabajo con éxito y que todo saliera de la mejor forma posible, y con esto daba comienzo nuestra misión, junto a la hermosa pelirroja y el amigable anciano partiendo rumbo a una nueva aventura en este país que cada vez terminaba por agradarme mas.
off rol:
Jjajaj bien aqui mi post final en este tema, dando comienzo a la misión, siguiendo las instrucciones de Nozomi suerte a el resto de participantes y para Iko, grande que bien que te unieras espero el encuentro sea algo satisfactorio apra todos, disfrutenlo ^^
Extra: Anciano:

Lineas: 30
Total: 86


Kurosaki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Iko el Vie Oct 06, 2017 10:57 pm





Not just a fight

If it's note a place












Los curiosos personajes parloteaban en lo mudo para la intrusa. La momentánea tensión se disipaba con poca presteza respecto a la rubia aparición. Como la bestia curiosa que era, se asomaba entre las hojas para ver mejor, vislumbrando un lenguaje corporal relajado y agradable. No parecía para nada un guerrero desde la posición de la peliblanca. Quizás, y sólo quizás, podía estar ante lo que seguía buscando en aquella tierra. Así pero, hasta que los recuerdos y el irónico devenir le propuso la amarga comida de la historia. En la presencia de aquellos dos jovenzuelos se coló una figura colorida. Un rojo tan intenso como los pelos atados de ella, con destellos dorados del sol rebotando en los bordeados. Aunque no a primera vista, tal cual el quinteto ahora se puso en marcha, los rubíes turquesa buscaban ver con más detalle a su interés actual. Algo que lamentaría profundamente cuando estuvieron lo suficientemente cerca. La anciana figura no necesitó más que su lujosa apariencia para evocar a Iko los comprimidos recuerdos de su encontronazo con la gente del bosque. Aquella micro-batalla campal se repitió en un instante en la mente. Con todos sus protagonistas, entre ellos un hombre igual vestido a aquél, que fue secuestrado por el extraño azul. En cuanto aquella visión se produjo, ella retrocedió en su rama, refugiándose del pasado que jugaba malas pasadas ahora. Ella, ajena a toda coincidencia, se preguntaba qué plan divino había diseñado ese encuentro. De nuevo, el qué debía hacer se difuminaba injustamente. ¿Acaso necesitaba a uno de aquellos monstruos, acaso era su redención? El metal de las manos se agarró con la fiereza propia a la madera mientras aquellas personas pasaban por delante del escondite. Obviaba la chiquilla que no era advertida, pues el sexto sentido de los presentes le era insabido. Creía que bastaba con hacer lo que siempre hizo. Seguía siendo la misma crédula niña enterrada en dolor.

Por la discreción de la pelirroja, la situación de Iko no fue descubierta. Pero ahora se alejaba la posibilidad, el y-si que acosaba a los indecisos. Aquél con ropajes de la nación no tenía ningún rastro de maldad, tampoco su compañía. Pero el raciocinio que habían fabricado en la albina actuaba concorde. Monstruos, son monstruos. Ellos ya habían dejado el árbol atrás siguiendo el camino cuando la elegante blancura de sus prendas se resbaló del árbol por la parte contraria a la gente. No se veían desde allí más que como pequeñas manchas distintivas por su colorido. Los pies andaban solos y el cuerpo se agachaba entre arbusto y se escondía como cazadora que era por la vegetación, alejándose del camino lo justo para impedir ser vista, pero tener noción de su trayecto, alternando vistazos para no perder a la presa. Aún así, la realidad era que no sabía qué quería de aquellas criaturas. De la secuestrada copia y el hombre azul no volvió a saber nada. No tenía nada parecido a un plan, siquiera un verdadero objetivo. Era el perdido hilo de un tapiz horrible y enorme a su lado, no encajar parecía poco a poco convertirse en su papel, y gracias a ello podía disfrutar del angustioso sentimiento de la deriva. Las olas eran intenciones, que movían una barcaza, zarandeándola sin compasión hasta romperla. Desgraciadamente, no parecía próximo ese momento. Fue así que la depredadora siguió husmeando. Nunca acercándose a la linde directa entre árboles y camino. Nunca a menos de una decena de metros. A veces se adelantaba un poco, a veces se atrasaba, buscando el subterfugio inútilmente. Ya se le había vista, en los ojos internos de dos personas. Sin embargo, su estado de peligro o no era tan misterioso para ellos como para ella.



Datos — Iko:
Off-rol. No me gusta hacer posts tan cortos, pero no quisiera alargar de más este tema si la misión se va a partir en dos. Sólo decir que Iko va escondiéndose como puede, aunque hay sido detectada y no sirva. Espero que no moleste, pero no creo poder postear tan de seguido, y no quisiera hacer malos posts, espero que se pueda entender.

Apariencia:

Ninjutsu: 02 — 07.
Genjutsu: 01 — 07.
Taijutsu: 04 — 10.
Fuerza: 10 — 10.
Velocidad: 07 — 10.
Resistencia: 09 — 10.

Técnicas: G. — 08/08.

Datos — Marionetas:
Torashishi migiashi.
Garras. 04 — 04.
(Veneno. Shihai-tekina dansei.)
Agujas. 04 — 04.
(Veneno; índice y anular. Shihai-tekina dansei. Veneno; corazón y meñique. Hirano-kokei.
Cable trenzado. x02/02.

Torashika hidariashi.
Garras. x04/04.
(Veneno. Hirano-kokei.)
Cilindros explosivos. x03/03.
Hojas de acero. x02/02.
(Veneno; dorada. Shihai-tekina dansei. Veneno; plateada. Hirano-kokei.)
Piel de tiburón. x01/01.
(Veneno. Shiahi-tekina dansei.)

Torasame kodariashi.
Cuchilla. x01/01.
(Veneno. Shihai-tekina dansei.)
Conductos de aire. x02/02.
Esferas. x06/06.
Cable trenzado. x01/01.
(Veneno. Shihai-tekina dansei.)

Torakujira kogiashi.
Cuchilla. x01/01.
(Veneno. Hirano-kokei.)
Conductos de aire. x02/02.
Hojas. x03/03.
(Veneno. Hirano-kokei.)
Ruedas. x04/04.
Iko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Itazura Sennyukan el Sáb Oct 07, 2017 11:19 pm


T
rastornado por el transcurrir del tiempo el joven Senju apenas y podía mantenerse quieto, veía a la gente venir e irse constantemente y no estaba el entre ninguno de ellos, eso le frustraba, sentía que no avanzaba nada y que lo que consideraba valioso era malgastado por los caprichos ajenos. — Puede irse directamente a infierno ese bastardo tabernero. — pensó y empezó a moverse de su sitio, observo nuevamente sus alrededores, solo divisando rostros extraños de desconocidos, nadie que pareciera buscarlo concretamente a él, todos estaban por su cuenta. Sintiendo que había sido todo una broma el joven marcharía hacia la posada y al siguiente día pretendería prenderle fuego a un tabernero en particular. — Como si estuviera yo de humor para esta clase de estupideces, me está tomando el maldito pelo ese malnacido viejo alcohólico. — cuando cruzaba hacia los adentros de la capital una mano sostuvo uno de sus brazos deteniendo su acto de retirada.

¿Qué mierda te pasa? — no pudo contener semejante vulgaridad, no mantenía sus estribos como al principio del día, aunque cuando observo de quien se trataba no cambio para nada el ceño fruncido y no corrigió sus modales. — Joven… es sobre esto. — solo entrego un trozo de papel que Itazura le arrebato apresuradamente para leerlo por si mismo. — Ya veo, el bastardo que debo escoltar, sí que le ha gustado tomarse su jodido tiempo. — pensó al terminar de leer lo que decía el papel, en el cual se confirmaba la labor de la que se le había informado con anterioridad, aclarando que su objetivo era el hombre ante él. — Ya, ya… encarguémonos entonces. Guíame, anciano. — no guardo respeto para el mismo y aunque el contrario ni se inmuto ante semejante actitud, solo asintió y dio media vuelta alejandose de la capital siendo seguido por el shinobi detras de el a poca distancia.

Una particular apariencia, vestido como un hombre humilde o de clase media, con una túnica oscura que cubría la mayor parte de su cuerpo a excepción de su cabeza y unos zapatos de buena cualidad. — Ya ¿Qué es lo que estoy escoltando precisamente? — no evito cuestionarse a sí mismo de que se trataba esa escolta y porque que fue buscado para cumplirla en vez de estar en algún tablón o dado por algún emisario a algún ninja más confiable del feudo de la dama de fuego. Evito preguntas, no era un curioso, solo quería el dinero justo que daba una monótona escolta, un trabajo que había realizado ya repetidas veces y que suponía podría manejar con suma facilidad. — Al menos serán unos buenos ryous a mi bolsa, por el mal trago que me han hecho pasar. — aun con su trabajo en proceso se sentía molesto por todo el día perdido, aun sentía que debía hacer algo respecto a eso en cuanto acabara.
Itazura Sennyukan
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: No es solo una pelea I [C]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.