¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Hostile Negotiations ▌feat. Aaron & Killian
Hoy a las 3:26 am por Lyd.

» Muted Path
Hoy a las 12:53 am por Fuka

» Yamanaka Hotaruhi
Hoy a las 12:16 am por Fuka

» If It's Smoke what You See (continuación)
Ayer a las 11:05 pm por Hiro Uchiha

» Clan Sunasagan
Ayer a las 8:11 pm por Goro

» On a beautiful day for murder [Misión Rango C]
Ayer a las 7:52 pm por Mu-Bai Katō

» Clan Ramiel
Ayer a las 4:05 pm por Gakumon

» Pies over Life
Ayer a las 3:41 pm por Uchiha Michi

» Watered-Down
Ayer a las 3:36 pm por Hinosuke Aburame

» Cloudrain; The First Drops ▌feat. Hon'yaku
Ayer a las 4:57 am por Lyd.

» Savage Apparition || Hiro vs Jiran
Ayer a las 4:26 am por Jiran

» Royal Challenge II.
Ayer a las 3:46 am por Aaron Sureddo

» Tablón de Misiones — Heiwo
Ayer a las 3:24 am por Heiwo

» Perfil — Heiwo
Ayer a las 3:21 am por Heiwo

» The Hick, the pervert and the Penguin
Ayer a las 2:51 am por Aaron Sureddo

» A monster who pretends to be an angel — F.
Ayer a las 2:38 am por Bersekoi

» Kiba no Hagane
Ayer a las 2:14 am por Uchiha Michi

» Alargar el empezar del examen. ¿Votación?
Sáb Ago 18, 2018 9:24 pm por Sheik

» —Zenithar Blood △ Jiran Forge
Sáb Ago 18, 2018 5:56 pm por Gakumon

» Wind Spirit [C] - Yang
Sáb Ago 18, 2018 4:54 pm por Kohemaru

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


With friends like these...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

With friends like these...

Mensaje por Kagetane el Dom Dic 24, 2017 10:06 pm






Un debate ideológico, una pelea contra un rival superior de su misma sangre, una batalla muy pareja en el tejado de un edificio. Desde que Kagetane se separo de Yugen, todo ha sido una pelea tras otra, conflicto tras conflicto. Por más belicoso que fuera el asesino, ya era hora de tomarse un descanso y volver a la capital. Vestido de su capucha y tapándose el rostro para no ser reconocido, el pelinegro se adentró en la Capital de la Hoja y fue directo a la posada donde se supone que se estaban quedando él y el Nendo. Subio a la habitación a buscar a su compañero. No había nadie. Bajo y hablo con el dueño y le preguntó por Yugen y este le dijo: “Ah, el chico me hablo de ti. Te dejo esta nota para cuando volvieras.”. A groso modo, la nota decía que Yugen se había ido. Adonde fue y sus intenciones, eso solo lo sabia Kagetane. El aceptó el exilio de su compañero y subió a la habitación a recuperarse de todas esas batallas.

Tras varias horas de descanso, el Kaguya se retiro de la posada. No pago la estadía, pues al parecer Yugen le hizo ese ultimo favor antes de irse. Saliendo de la capital se metió a los bosques del País del Fuego. Mientras andaba por ahí pensaba en el mundo, en la guerra de 3 bandos que se libraba en ese país, en su convicción e ideología, y como Nozomi había logrado hacer dudar por un momento de la misma. Pero aún seguía con su misión de purgar todo el mal de esta sociedad.

Luego de adentrarse bastante en el bosque se retiro del camino principal y empezó a moverse por los arboles. Saltando de rama en rama, sin dirección alguna, pero avanzaba. Tarde o temprano algo llamaría su atención. Eso es algo que le intrigaba de ese país, adonde quiera que fuera siempre había conflicto. Y efectivamente, luego de un rato andando, escuchaba gritos de guerra, choque de espadas, todo un bullicio que indicaba una escaramuza. En un claro del bosque, un área amplia y despejada, se libraba una batalla entre varios soldados. El pelinegro no distinguía de que bando eran, pero lo más seguro eran de Kakkinoaru’en y la coalición Fenikkusu-Hinoarashi. “Esta gente seguro no saben ni por que pelean. Solo son mandados por el capricho de un feudal. Que despreciable.” -decía el Kaguya desde el árbol donde observaba todo. No se molestó en bajar la voz, pues tenia los sentidos atentos por si alguien se acercaba, ya sea por los arboles o por el suelo. El sabia mejor que nadie, que ahí afuera nadie estaba seguro, y una emboscada podía aparecer en cualquier momento, incluso en frente de una riña de mayor tamaño como el que presenciaba en ese momento.


off:
Equipamiento:
Earthshaker
•Kunais(x20)
Stats:
• Ninjutsu = 7 + 2  = 9
• Taijutsu = 9
• Genjutsu = 1
• Velocidad = 10 + 2 = 12
• Resistencia = 6
• Fuerza = 6

Arte del filo elemental
Arte rápido

Tecnicas:

Tecnicas 7/7

Kagetane
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Akkarin el Jue Dic 28, 2017 6:28 am



Seguir dando vueltas en el País del Fuego era, desde luego, un dolor en el culo. Esa línea de pensamiento era repetida en la cabeza de la peliazul casi como si se tratase de un mantra. Al menos, durante los últimos tres días en los que no había parado de recibir acción que no quería.

¿Tan difícil era llegar a un lugar calmo, tomar un respiro, y proseguir con su viaje?

Lejos de lo que necesitaba, había tenido que limitarse a deambular por los Bosques fronterizos a los muros de la Capital desde su encontronazo con el viejo 'conocido'. Indiferentemente de lo ocurrido allá, seguía sin haber podido tener una noche de buen sueño y una buena comida; solo las raciones de viaje hechas de cecina y pescado seco, además de el agua que su cantiplora proporcionaba. No podía adentrarse a la Capital, hasta saber exactamente de su posición tras lo ocurrido en el Sonido.

¿Paranoica? Puede, pero desde luego no iba a jugarse el cuello sin tener todas las variables. Además, Shitai estaba a la espera, y a pesar de que no era su persona favorita en el mundo, era un socio que proporcionaba la primera salida de su estancada situación, desde hacía años.

Una alianza, un nuevo frente. Se acababa el luchar las causas de otros, por ideales estúpidos.

Pero, de nuevo, necesitaba descansar. Al menos, encontrar una buena copa de arbol, alejada de pelotones de reconocimiento o escaramuzas, para así hechar una cabezada de al menos cinco horas. Estaba empezando a sufrir del estrés y el errático descanso de dos horas, pero debía existir un mísero puto lugar donde un sensorial no llegase a encontrarla en ese tiempo. No tenían, ninguno de los involucrados en la guerra, tanta mano guerrera como para cubrir cada uno de los rincones del país, incluso siendo el hepicentro de la batalla global.

Como un pelotón volviese a despertarla y la obligara a huir, dios que juraba diezmarles sin piedad alguna.

◅☾◈☽▻

Cuatro horas y media, y el calor sofocante fue su cruel despertador al tiempo que una explosión cercana zarandeaba el árbol. Había logrado encontrar a los bordes de el anochecer, un árbol lo suficientemente alto, grande y estable como para poder acampar en su copa. Algunos hilos de alambre ayudaban a la sujeción, a pesar de tratarse de cosas temporales, pero nada del otro mundo. Un descanso no impedía que se protegiera de posibles ataques, o al menos, de ella misma rodar y caer al vacío.

Pero, a pesar de descansar más de lo usual en los últimos días, el mal humor que le ocasionó abrir los ojos bajo todos los sonidos de la batalla, era espeso y difícil de ignorar.

"Esto es el colmo, por el amor de dios" gruñó en su propia cabeza, notando desde dicha posición que la zona en la que había decidido antes acampar y pasar la noche, se había vuelto progresivamente en otro campo de batalla improvisado por las escaramuzas entre escuadrones. Achicando los ojos, y sin salir de su cobertura, buscó en dirección a los sonidos más cercanos y estridentes de las armas. Cinco figuras, irreconocible su sexo o afiliación, combatían entre sí a varios metros de su posición. Siete cuerpos había alrededor, también. Mientras que dos parecían defenderse en base de una katana y, observó, algún ocasional jutsu Katon por como las copas de los árboles alrededor eran consumidas lentamente por el fuego. Los otros tres parecían depredadores cercando a sus presas. No atacaban más allá que para evitar que se alejaran, ni dejaban mucha distancia entre ellos mismos para evitar que pudieran correr a través. Observó también que, aunque el terreno alrededor estaba en llamas y algo carbonizado, había rastro de terreno levantado de manera antinatural, y charcos a medio evaporar alrededor. Doton, Katon, Suiton. Vete a saber quien de los cinco era de cada naturaleza, pero el análisis de la situación la llevaba a catalogar y almacenar posible información útil en un futuro.

Porque rayos, el futuro cercano de esos cinco soldados, no iba a ser bueno.

No la habían detectado, así que no había sensores. Y estaba de muy mal humor, y aún tenía el enojo de los últimos sucesos, bien presente en su cabeza. También, la ansiedad y el cabreo de retrasar constantemente su retorno a la Cascada.

Lo siento, señores —murmuró para si misma mientras bajaba del árbol, quedándose detrás del tronco y solo observando furtivamente desde ahí el campo de batalla. Los cinco tenían ahora su atención entre ellos, y ella tenía la oportunidad de la sorpresa. Además, no parecían nada más que novatos idos a más por la superioridad, mientras que los dos a la defensiva se encontraban desesperados. Por ello, perezosa pero metódicamente, realizaba la cadena de tres sellos necesaria para lo que tenía en mente. Nunca había probado lo que era aumentar la presión del agua de sus disparos, así como usar agua en un proceso de calentamiento—. Pero me cansé de sus escaramuzas, egocentrismo y peleas estúpidastenía ganas de experimentar, ahora que tenía el enojo hacia la inseguridad de su travesía, y la oportunidad con esos cinco desprevenidos objetivos.

Carne de cañón de feudos que lamentablemente, habían dejado de caer en simpatía a la Yuki. Solo una persona persistiría en su cabeza, como honorable.

Los demás no eran más que otras basuras justificadas. Aunque su enojo tampoco era justificación adecuada para sus actos, admitía que simplemente lo hacía porque quería.

Vamos a tener algo de diversión —de nuevo, murmuró para si misma. ¿Falta de sueño que estuviera constantemente diciéndose cosas a si misma? Probablemente. Pero esos soldados se encontraban a escasos siete metros. Suficiente.

Liberó el chakra a sus pies, extendiéndolo rápidamente por el terreno. El hielo se formó, atrapando todo aquello que estuviera en contacto con el suelo a diez metros a la redonda. Soldados incluidos.

Hora de liberar algo de estrés.


OFF:


¡Buenas! No he asumido dónde está Kagetane ni nada, puesto Akkarin no tiene forma de saberlo. Simplemente, ubiqué en el mapa a los cinco soldados en la escaramuza, y al mismo tiempo, traté de darle contexto a la situación. Cualquier cosa ya sabes, pero me gusta esto de empezar con acción.

Apariencias:

Akkarin (clothing):


Sin los colgantes ni nada similar. Cuando no lleva lo de invierno, los ponchos de arriba tampoco están.
Stats:

• Ninjutsu:  15
• Taijutsu: 12
• Genjutsu:  12
• Velocidad:  15
• Resistencia: 15
• Fuerza: 15
Técnicas:


Bakúhatsu Hyoshō no jutsu (Patano de hielo):
Luego de una serie de sellos de manos el usuario comienza a acumular chakra en sus pies y comienza a congelar el barro que hay bajo el suelo, extendiendo su chakra por el campo de batalla de forma tal que una capa de hielo se forme donde el usuario desee en un rango de diez metros de radio del usuario. En caso de que el oponente pise el área congelada, sus pies quedarán pegados al sustrato a menos que tenga más fuerza que el ninjutsu del usuario.
El Usuario debe permanecer inmóvil mientras mantiene esta técnica.

Total: Genin - 8 | Chunin - 6
Restantes: Genin - 8 | Chunin - 5

Inventario:

• Senbons x10
• Kunai x10
• Sellos explosivos x2
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Vendas
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Kagetane el Mar Ene 02, 2018 3:59 pm






El Kaguya observaba la batalla cual película de guerra. Espectando como soldados de diferentes bandos luchaban cada uno por su patria, por sus intereses. Sin embargo, toda película tenia un protagonista, alguien quiza del mismo conflicto o ajeno a este, que resaltara entre los presentes. El protagonista de esta obra habia llegado, o mejor dicho "la protagonista". Pero claro, para los ojos de Kagetane, el genero de la persona en cuestión aun no estaba claro. A través de sus ojos solo veía una persona encapuchada, de manera similar a él, que entraba a la batalla y enfrentaba a un pequeño grupo de guerreros entre todo ese conflicto. La persona encapuchada había creado toda una zona helada, la cual atrapó a los enemigos inmovilizándolos.

El espadachín se movió entre los arboles, acercándose más a la batalla, pero aun fuera de esta. Los miembros del combate atrapados por la técnica del encapuchado estaban confundidos, no sabían qué hacer. Unos intentaban zafarse de la técnica, sin éxito, otros analizaban la situación a ver que podrían hacer. Solo uno, utilizó la lógica y supo qué hacer: El usuario de katon. Sus instintos le decían: "Bueno, si estamos peleando contra hielo, lo mejor seria enfrentarlo con fuego.". El sujeto en cuestión juntó sus manos y empezó a realizar sellos. Kagetane, al ver esto, rapidamente desenvainó su arma y se lanzó al ataque. Hacia unos segundos que el autor de la técnica helada no se había movido. Asumiendo que no podría esquivarla, el espadachín procedió a interrumpir al manipulador de las llamas.

Sabia que no llegaría a tiempo para detener la técnica, así que tendría que recurrir a una de las suyas. Apenas saltó del árbol, rápidamente desenvainó su espada y empezó a cargarla de chakra. Este entró por la izquierda de la encapuchada y, cuando ya estuvo a la distancia suficiente del objetivo, lanzó una media luna que viajo a toda velocidad y cortó al usuario de las llamas, el cual ya tenia sus pulmones cargados y estaba por lanzarle una gran bola de fuego a la dama.

Tras ese ataque, Kagetane se posicionó justo al borde del pantano de hielo. Pudo ver con claridad los uniformes de los guerreros y que el usuario de hielo, al parecer, no estaba aliado a ninguno de ellos. Kagetane, sin perder la atención a los demás involucrados, miro a la de la capucha y le dijo: "Veo que no eres de ningún bando. ¿Cual fue tu motivo para entrar al conflicto?". Al Kaguya le interesaba saber la razón por la que cada uno peleaba, pues era su forma de juzgar a la gente y queria ver de qué manera juzgaria a aquella persona misteriosa.


off:
Equipamiento:
Earthshaker
•Kunais(x20)
Stats:
• Ninjutsu = 7 + 2  = 9
• Taijutsu = 9
• Genjutsu = 1
• Velocidad = 10 + 2 = 12
• Resistencia = 6
• Fuerza = 6

Arte del filo elemental
Arte rápido

Tecnicas:

Tecnicas 7/7

Kagetane
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Akkarin el Miér Ene 03, 2018 6:32 am



Lo único malo que encontraba en esa técnica, era la incapacidad de moverse mientras ésta estaba activada. El hielo mantendría a los cinco shinobis apresados desde sus pies mientras decidiera proseguir con la técnica, pero en el momento en que uno de los tres abusones del pelotón de Kakkinoaru’en empezó con la formación de sellos, chasqueó la lengua y arrugó la nariz.

Qué molestia. Pensaba que tardarían más en reaccionar, sinceramente, a un ataque súbito y totalmente aleatorio. Por lo menos, solo uno de ellos había sido, y aunque apuntaba más o menos en su dirección, no tenía manera de saber exactamente la posición en la que se encontraba. Había quedado claro que no había sensores con ellos. Puede que ella fuera una paranoica de ese tipo en concreto de shinobi, pero para la naturaleza de su especialización como espía y asesinato silencioso, eran la mayor amenaza para su negocio.

Dejó sus rodillas algo flexionadas, memorizando la rama sólida del árbol que tenía en frente y formulando un rápido plan en su cabeza. No el más elaborado, no el más escrupuloso, pero al menos había decidido un curso de acción y rápido posicionamiento en verso a como habían respondido a su amenaza.

Y, sinceramente, su cabeza no dejaba margen a pensar con claridad en una excelente y metódica estrategia de combate. Cuatro horas de sueño, y una media de dos horas por día en las últimas dos semanas eran absolutamente insalubres para su salud mental. Actuaría en verso a lo que ayudaba a mantener un perfil, liberar estrés, y canalizar toda la frustración acumulada en quienes habían literalmente interrumpido con una pelea su zona ‘pacífica’.

¿Qué diantres…? —farfulló en el momento de saltar, cuando ya decidió liberar la técnica y dejar sus manos libres para la formación de una nueva tanda de sellos. Había visto como el genin había estado inhalando para obviamente producir la técnica que prácticamente daba nombre al país en el que estaban. No había que tener dos dedos de frente para darse cuenta; hielo, shinobis del Fuego, inhalar… básicamente era el maldito comodín de todos los usuarios de Katon que había visto y conocido, o luchado contra. La falta de imaginación era grande, pero no podía negar lo versátil que era esa técnica con su potencia destructiva para lo fácil que era producirla.

Un sello bomba exhalado, en esencia. Pero, ese hilo de pensamiento era absolutamente irrelevante en el momento en que estaba saltando y una figura nueva emergió, siendo el séptimo en discordia entrando al campo de batalla que había iniciado con cinco.

No reconocía la figura, pero ahora mismo le daba igual. Había reducido a la única amenaza potencial inmediata que había reaccionado a tiempo, y entonces, eso le había dado a ella margen suficiente para poder completar la suya.

Solo tocar la rama en una estabilidad que el aire no le proporcionaba antes, del hielo que había a los pies de los ya no atrapados Genin de Kakkinoaru’en, una multitud de estacas surgieron alrededor de los mismos. Siendo el destino de las mismas, pasar a través de ellos.

Una innecesaria cantidad, siendo sinceros, ocasionada por la irreverente y fría decisión de no dejar cabos sueltos. Los dos novatos que quedaban, manchados por la sangre de la brutalidad presenciada y sin ser conscientes de que ninguna de esas diez estacas había ido dirigida hacia ellos a pesar de haber sido el actuar esperado para un enemigo rápido, parecieron ser capaces de reaccionar presas del pánico.

Huyeron. Corrieron, no como soldados en retirada, no como shinobis. Simplemente corrieron como personas asustadas, que querían salvar la vida y habían estado cerca de perderla.

Akkarin suspiró. No iba a ir a perseguirlos. Al menos, esos dos soldados de Hinoarashi vivirían unos minutos más, si no se encontraban con otro escuadrón que los acorralase. La bruma de la ira se despejó lo suficiente, pero dejó cansancio y disgusto. Esos no habían tenido más de catorce años de edad, y los tres shinobis reducidos, dudaba que llegasen a la mayoría de edad.

Su rostro se ensombreció. “Mandar niños a luchar las guerras no es mejor que lo que un esclavista haría con sus mercancías” pensó, siendo consciente del horrible símil que había usado. Y, sin embargo, no podía encontrar la gran diferencia. El resultado, la connotación, todo desembocaba en la riqueza o beneficios de un tirano a costa de los demás.

Y pensar que había llegado a pensar que les debía la vida a tales tiranos, era risible.

La voz del séptimo le hizo arquear una ceja, atrayendo la atención que había estado totalmente posada en el camino ahora desértico que habían dejado atrás los dos que huían, y una escena excesivamente brutal para los estándares necesarios. Se tomó entonces el tiempo necesario para analizar a la figura, ladeando la cabeza con una curiosidad que rayaba una apariencia inocente. Sin embargo, era la misma mirada que dirigía a todo lo nuevo. Extraño, puesto había saltado con la misma aleatoriedad que ella había tenido, y ahora cuestionaba sus intenciones en la participación.

El análisis, lejos de lo que pareciera en el exterior, era simple: ¿la persona era alguien con valores, alguien real, o otra persona más teñida de putrefacción?

Una pequeña sonrisa afable, aunque tensa por el cansancio y la falta de sueño, fue la primera respuesta que recibió el otro hombre. Distaba de la actitud tan belicista y sanguinaria que había mostrado a la hora de acometer al equipo feudal, pero similar a la igual aleatoria benevolencia que parecía haber mostrado con los dos que habían sido permitidos huir sin problemas. ¿Un acto de piedad, compasión por la situación de esos dos soldados, o simplemente necesidad de pelea? No mostraba respuesta alguna, más allá de los retazos de la cansada benevolencia que una vez había sido el pilar de lo que era Akkarin.

Su mano únicamente tomó una de sus bolsas más pequeñas, las que apenas una cuerda pequeña mantenía cerrado el extremo, y se la lanzó sin más muestra que un desinterés claro por hostilidades. La adrenalina de la ira había cesado, y antes de responder, mostró su agradecimiento por la silenciosa ‘ayuda’ al quitarse la capucha que llevaba, revelando su rostro—. ¿Acaso importa? Es de mala educación inquirir a alguien sus motivos sin mostrar la resolución de los propios —respondió con suavidad; una pequeña reprimenda, que en cierto modo recordaba a la que las madres o hermanas daban a quienes tenían al cargo. Extraño para una asesina—. Oh, por cierto, en ese saco hay un par de raciones de pescado seco. Ninguna delicatessen, pero es lo único que puedo ofrecer por su… intervención propicia. Agradezco que no se trate de alguien con la necesidad de realizar una carnicería, o esos dos niños no habrían podido salir ‘indemnes’ de este asunto —remarcó indemnes con un par de comillas simuladas con sus dedos, puesto era bastante excepcional poder etiquetar el estado desgastado de esos dos soldados como para llamarlo así. Sin embargo, la seriedad apareció en su rostro lentamente, a pesar de nunca dejar de sonreír con resignación—. Responderé con gusto a su pregunta, de ser la cortesía y educación recompensada con una respuesta inicial por su parte. ¿Le parece correcto?

Etiqueta y modales impecables incluso con su propio estado demacrado. Era obvio por los surcos oscuros alrededor de sus ojos, la suciedad de sus ropas y la tensión de su cuerpo que no era alguien que había tenido descanso propicio en mucho tiempo. Incluso lo poco del kimono tradicional y noble que había llevado en su misión en el Sonido empezaba a estar roto por sus bordes, y manchado por el sudor, y la tierra. Pero, como todo combatiente, había una dureza que no podía retirarse.

Incluso para alguien sosegado en apariencia, y que parecía no querer más pelea que la que habían presenciado, la posibilidad de una escaramuza más era la realidad más cercana que había. Ella no la presionaría con sus acciones, pero su respuesta sería rápida, porque la guardia, aunque en apariencia parecía baja, estaba más paranoide que nunca.

Porque un espía y alguien que se movía por los bajos mundos en busca de posibles aliados, no había manera que no hubiera mínimamente reconocido la cara que en algunos carteles habían empezado a verse. Tal vez no en la misma cantidad que el infame que visitaba en el bar del Rayo, pero empezaba a hacerse un pequeño nombre.

Kagetane, ¿no se llamaba así?

Bendita su suerte.



OFF:

Apariencias:

Akkarin (clothing):


Sin los colgantes ni nada similar. Cuando no lleva lo de invierno, los ponchos de arriba tampoco están.
Stats:

• Ninjutsu:  15
• Taijutsu: 12
• Genjutsu:  12
• Velocidad:  15
• Resistencia: 15
• Fuerza: 15
Técnicas:


Kisa Hyōshō no jutsu (Pirámides de hielo) [Nivel 1]:
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario será capaz de crear pirámides de hielo cuyas puntas serán capaz de causar heridas profundas en el oponente, y cuyas aristas tendrán el mismo filo que una espada. Estos cristales tienen sus caras extremadamente lisas, por lo que son capaces de reflejar la luz a la perfección. Puede dársele cualquier altura con un máximo de un metro setenta. Puede crear un máximo de diez pirámides

Bakúhatsu Hyoshō no jutsu (Patano de hielo):
Luego de una serie de sellos de manos el usuario comienza a acumular chakra en sus pies y comienza a congelar el barro que hay bajo el suelo, extendiendo su chakra por el campo de batalla de forma tal que una capa de hielo se forme donde el usuario desee en un rango de diez metros de radio del usuario. En caso de que el oponente pise el área congelada, sus pies quedarán pegados al sustrato a menos que tenga más fuerza que el ninjutsu del usuario.
El Usuario debe permanecer inmóvil mientras mantiene esta técnica.

Total: Genin - 8 | Chunin - 6
Restantes: Genin - 7 | Chunin - 5

Inventario:

• Senbons x10
• Kunai x10
• Sellos explosivos x2
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Vendas
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Kagetane el Jue Ene 04, 2018 9:58 pm






De no ser por Kagetane, aquella persona estaría en problemas. Gracias a la entrada heroica del pelinegro, aquella manipuladora del hielo pudo sacar una segunda técnica de la primera, creando multitud de estacas que acabaron con la vida de los presentes, excepto los 2 que estaban fuera de la técnica. Al igual que aquellos 2, Kagetane quedó embarrado de sangre pues estaba justo al margen de donde ocurrió el ataque. "Hermoso." -pensó con cierto sarcasmo. A pesar de quedar casi totalmente pintado de rojo, este ni se inmuto y se quedó esperando a ver que diría aquella persona.

La persona misteriosa por fin se giro a Kagetane tras escuchar su interrogante. Esta le arrojó una bolsa, de una manera que no presentaba hostilidad. El asesino miró el objeto preguntándose qué había dentro, luego miro nuevamente al personaje para ver que este estaba revelando su identidad. Una chica. Joven, con inocencia en su rostro, ciertamente bella, una imagen que no concordaba con la masacre que acababa de presenciar. Pero precisamente ese tipo de personas son las más peligrosas, no te esperas que actúen de esa manera.

Tras esa ligera muestra, la chica decidió responder al pelinegro. La chica utilizaba palabras sumamente exóticas y un nivel de educación que el Kaguya tenia tiempo sin ver, sino es que nunca lo había visto. Tampoco se puede pedir mucha educación de alguien que paso gran parte de su vida en solitario, siendo despreciado por quienes lo rodeaban y respondiendo de forma tosca u hostil a lo que llegaba a responder. Kagetane no entendía literalmente lo que le había dicho la dama. Dejando a un lado la aclaración de lo que había en la bolsa, lo demás tuvo que intuir su significado. La conclusión del Kaguya fue que la chica quería saber sus motivos para estar en el lugar y hacer lo que hizo. Y, basandose en ese resultado de su análisis, eso le respondería.

Primero que nada, el pelinegro se acercó un poco y tomó la bolsa, ya sabiendo lo que había dentro de ella. "Gracias." -le dijo, tomando la bolsa con su mano derecha, mientras que con la zurda aun portaba su espada. Con unos dedos que podía liberar de la mano que llevaba la bolsa, se retiro la capa de su rostro. Desconocía la identidad de la chica y sus motivos, pero confiaba en que revelar su identidad, en ese caso, no le causaría mal. Iba a hablar de sus ideales, de la convicción que lo motiva a seguir luchando, y para eso quería mostrarse con la mayor transparencia posible. "Asumo que pides que revele mis intenciones primero. Debo decir que solo estaba observando la pelea. Detesto, de verdad, que se derrame sangre innecesariamente, y ver a esos soldados matarse entre ellos por la codicia de unos feudales me da asco. Pero en este caso mi intervención no iba a detener el problema. Mi objetivo son los que usan su poder para su propio beneficio, y aquellos que dicen ser heroes, pero detrás de sus obras supuestamente altruistas, andan buscando lo mismo: fama, fortuna, poder. ¿Por qué te salve? Pues porque sigo creyendo en el verdadero heroismo, el que ayuda a otros sin beneficio.".



"Pienso despertar ese ideal en la sociedad, así tenga que llevarme al infierno a aquella escoria que no aporte nada a un mundo mejor."


Palabras fuertes, sin duda, emanaban de la boca del Kaguya. Pero este era su ideal, la razón por la que esta donde esta ahora. No le importaba decírselo a cualquiera, pues si no lo decía con la boca, lo decía con sus acciones. Habia dejado claro su posición ante todo. Ahora quería saber cual era el lugar de aquella chica en el mundo, su razón de existir. "Ya te dije mis razones, ahora dime las tuyas.".


Comentario:
Se supone que Kagetane anda encapuchado tambien. Me disculpo por no haber puesto la imagen en el spoiler anterior.
off:
Equipamiento:
Earthshaker
•Kunais(x20)
Stats:
• Ninjutsu = 7 + 2  = 9
• Taijutsu = 9
• Genjutsu = 1
• Velocidad = 10 + 2 = 12
• Resistencia = 6
• Fuerza = 6

Arte del filo elemental
Arte rápido

Tecnicas:

Tecnicas 7/7
Capa:

Kagetane
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Akkarin el Dom Ene 07, 2018 6:39 am



La atención estaba fraccionada en diversos puntos de la situación; a pesar de que la mayoría se fijaba en el ahora no encapuchado, su paranoide obsesión con el control la llevaba a de vez en cuando, dar un breve repaso a los alrededores en busca de cualquier incongruencia a la frágil tranquilidad que se había instaurado por unos minutos en el campo de batalla. No era normal, eso de quedarse sentados a charlar sobre cada uno, incluso si se trataba de una exposición de intenciones; era el escenario de una pelea, la escaramuza que aún teñía los suelos de sangre y cuerpos inmóviles que habían visto mejores días.

Y, sin embargo, ahí se encontraban. Ella, sentada en la rama sólida de uno de los árboles que habían permanecido intactos (y había hecho su utilidad como refugio durante la noche), escuchando las palabras solemnes de un ‘desconocido’ conocido, con el cual había compartido una de las pocas raciones de viaje que le quedaban.

He de decir… —inició tras el discurso del otro, tomándose unos breves segundos de silencio antes de ser capaz de hilar correctamente palabras que, aunque sinceras, se notaban cautelosas—. Eso, ha sido intenso. Solo pedía motivos de la intervención, y saber si ibas a ser hostil o no —añadió, llevándose una mano hasta la nuca, rascándosela. Había una atmosfera algo incómoda; no había esperado desde luego, una respuesta tan elaborada y que contuviera tanta… personalidad, hacia una completa extraña que también podría resultar hostil en cualquier momento. Haciendo una mueca, se removió en su improvisado asiento; carraspeó, antes de volver a retomar la palabra—. Bueno, mis razones son simples: trataba de descansar, mi lugar de descanso fue amenazado por una escaramuza, vi la situación, decidí interceder y asegurar mi refugio, aprovechando para dar a los dos niños en desventaja la oportunidad de vivir unos minutos más.

Al grano y sin mucho rodeo, sintetizó de manera bastante simple la cantidad de enojo, molestia, horas de insomnio, desagrado y pura aleatoriedad que había experimentado en menos de quince minutos. ¿O habían sido cinco? Indiferente, pero sin Umi como ancla para sofocar sus impulsos y obligarla a actuar de manera responsable y adulta, su errático comportamiento no hacía más que aumentar.

Porque, no mentiría diciendo que había querido salvar de antemano a esos chicos. Odiaba ver a niños luchar guerras, pero admitía que esos mismos niños ya habían sido ‘convertidos’ y moldeados para la función que los de más arriba deseaban. Solo podía alivianar el camino, o erradicarlo por completo.

Ese día había tenido su antiguo ser, tal vez un poco más presente. Pero seguía, sobre todo, manteniendo el mismo cinismo que acompañó a sus siguientes palabras. Un cansado, sosegado escepticismo que solo buscaba respuestas, y aleatoriamente había decidido que el hombre en frente de él pudiera responder—. Ya sabes, antes, pensaba que había espacio a el heroísmo. ‘Cada persona tiene un pedazo que puede salvarse—divagó, e hizo un gesto con su cabeza, levantando la mano en un resignado gesto señalando los cuerpos muertos más allá—. Pero ¿ves eso? Esos niños mueren una y otra vez, mandados por esa sociedad. La misma que espera en sus casas, rezando por que la guerra termine. Pero no se involucran, se limitan a mirar, a esperar que otros luchen sus batallas y solucionen sus problemas. Crímenes por omisión e inacción, que son premiados por los feudos que, a su vez, siguen adiestrando a más niños, alimentando sus egos y emociones bajo el pretexto de ser los posibles futuros héroes de su causa —una pausa, levantando la cabeza hacia el cielo. No había estrellas; estaba nublado, una tormenta se aproximaba. Lo que le faltaba, desde luego. Suspirando, cerró los ojos, y cuando los volvió a abrir, solo había un profundo hielo. No era el rostro de alguien cansado y resignado, como había parecido: era el rostro de alguien profundamente enojado, cargado de una ira a fuego lento que no se apagaba—. Los ideales son simples ideas que pueden ser manipuladas a elección, pretextos simples que sin acciones están vacíos. Palabras bonitas que no ayudan a nadie, porque al final, es más fácil estar en casa, encerrado, caliente y esperando a que otros hagan lo que tú querías que pase.

No se había movido de su rama, tampoco mostrado ningún tipo de intención de atacarle, o mostrarse un peligro. Aun así, había terminado uniéndose a un intercambio de ideales con un criminal conocido, en medio de un campo de batalla que en cualquier momento podía volver a resurgir.

Apoyó un codo en su pierna, y a su vez, el mentón en su puño cerrado. No era la posición más idónea para defenderse o mostrar superioridad, pero sí había algo: interés en el intercambio, una pequeña muestra del fuego que había apagado durante las últimas semanas de estrés y poco dormir. Tal vez esa misma falta del sueño era lo que afectaba a su locuacidad del momento, pero, ¿qué podía perder?

Hacía una semana entera que no tenía relación con nadie, y la última persona había sido el Aburame. Claramente, todo el mundo necesitaba de vez en cuando, un recordatorio de su humanidad.

Héroes o antihéroes, todos son lo mismo. Personas que, por sus propios fines, toman acción de sus ideas o pensamientos, y se ven reflejadas —enderezó la postura, bajando el brazo y dejando ambos colgando entre sus piernas, con las manos entrelazadas entre sí. No quitaba de vista al pelinegro, y tampoco mostraba superioridad en su manera de hablar; solo exponía, al igual que él, cómo veía y era su manera de pensar—. Siempre y cuando no estén contaminadas por otros, serán puras. Tal vez no lo que alguien quiera oír, tal vez no la razón más… altruista, pero toman acción porque ellos quieren y así realmente lo desearon. Entonces, ¿qué te lleva a despertar ese ideal a los demás, si para ello debes influenciarles? Al final, surgirá una cosa: quiero ser como él, en el mejor de los casos. En el peor, perseguirán cualquiera de las vertientes menos nobles que puedan vincularse, ya sea la fama que preceda, el nombre generado, o simplemente, el poder que se necesita para cambiar e influir en una sociedad.


Silencio expectante. Realmente quería saber su respuesta, y sus ávidos ojos, solo querían presenciar cada reacción, cada palabra que pudiera responderse. O, por otro lado, no descartaba que se pudiera ofender de alguna manera. Al fin y al cabo, había cuestionado la manera de pensar de una persona que no conocía para nada, rascando en busca de algo.

¿Qué encontraría, entonces?

La prueba estaba plantada. Ahora, cosecharía.



OFF:

Apariencias:

Akkarin (clothing):


Sin los colgantes ni nada similar. Cuando no lleva lo de invierno, los ponchos de arriba tampoco están.
Stats:

• Ninjutsu:  15
• Taijutsu: 12
• Genjutsu:  12
• Velocidad:  15
• Resistencia: 15
• Fuerza: 15
Técnicas:


Kisa Hyōshō no jutsu (Pirámides de hielo) [Nivel 1]:
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario será capaz de crear pirámides de hielo cuyas puntas serán capaz de causar heridas profundas en el oponente, y cuyas aristas tendrán el mismo filo que una espada. Estos cristales tienen sus caras extremadamente lisas, por lo que son capaces de reflejar la luz a la perfección. Puede dársele cualquier altura con un máximo de un metro setenta. Puede crear un máximo de diez pirámides

Bakúhatsu Hyoshō no jutsu (Patano de hielo):
Luego de una serie de sellos de manos el usuario comienza a acumular chakra en sus pies y comienza a congelar el barro que hay bajo el suelo, extendiendo su chakra por el campo de batalla de forma tal que una capa de hielo se forme donde el usuario desee en un rango de diez metros de radio del usuario. En caso de que el oponente pise el área congelada, sus pies quedarán pegados al sustrato a menos que tenga más fuerza que el ninjutsu del usuario.
El Usuario debe permanecer inmóvil mientras mantiene esta técnica.

Total: Genin - 8 | Chunin - 6
Restantes: Genin - 7 | Chunin - 5

Inventario:

• Senbons x10
• Kunai x10
• Sellos explosivos x2
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Vendas
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Kagetane el Miér Ene 17, 2018 6:43 am






Quiza Kagetane se paso un poco con su explicación, pero eso solo dio lugar a una charla más profunda entre los 2 extraños. La chica procedio a explicar sus razones. Eran simples, pero no malignas. Al Kaguya no le impactó en lo absoluto la explicación que acababa de recibir. Lo que si llamó su atención, era el discurso que la dama de hielo se peparaba para dar a continuación.

Empezó hablando sobre el heroismo, luego sobre la situación de la guerra y la sociedad. Su punto de vista estaba bastante bien fundamentado, y lo que argumentaba tenia sentido para Kagetane. Era un enfoque diferente de su propia ideologia, uno más amplio. El Kaguya solo juzgaba acciones de personas especificas, mientras que aquella chica hablaba de los males en sentido general. De que toda la sociedad tenia un problema. El pelinegro estaba de acuerdo con algunas cosas, quiza un ligero desacuerdo en otras, pero ya le tocaria responder a los argumentos de la chica: "Cada persona tiene un pedazo que puede salvarse. Has dicho la clave. A estas personas se les puede salvar, solo hay que mostrarles quien esta mal. Solo con palabras no se puede lograr, hay que obrar para ello. Yo he optado por el castigo, hacer justicia a aquellos que estan mal... que sirvan de ejemplo para los demas, para que cambien.".

El siguiente punto en el monologo de la chica, hablaba de el crimen por omisión. Todo este fragmento de la conversación habia dejado al Kaguya en blanco. Era un aspecto de la sociedad que nunca habia tomado en cuenta, nunca habia pensado en ello, y, la repentina revelación de esa realidad por parte de la peliazul chocaba en la conciencia del pelinegro. En ese momento, de la nada, tuvo que elaborar una respuesta a ello. Tras el ultimo comentario el Kaguya se quedo mirando al arbol donde se posaba la chica, como si estuviera sumido profundamente en sus pensamientos. Tenia sus sentidos activos, pues seguian en un campo de batalla, pero en cuanto a comunicación, era como si estuviera ausente.

Tras un minuto de total silencio, el asesino volvio a mirar a la chica y le dijo: "Debo admitir... que nunca habia tomado eso en cuenta. Tienes razon en que eso esta mal, pero lamentablemente, no todos estamos hechos para lo mismo. No puedes mandar a la guerra a un panadero y esperar que sea eficiente. Cada quien tiene su rol en este mundo, si todos los ciudadanos fueran a la guerra la ciudad quedaria vacia. ¿Quien se encargara de alimentar a los demás?¿Quien cuidara de aquellos que son tan jovenes que ni a la guerra pueden ir?". Kagetane hizo una pausa, tenia que digerir lo que él mismo acababa de decir. Se sentia algo antinatural, pero eso es lo que pasa cuando intentas buscar algo donde no hay nada. "Mira, no me malinterpretes. Esto suena como que defiendo la guerra, pero realmente, lo ideal seria que hubiera paz. Nada de eso pasaria. Pero de igual forma, no soy el más indicado para predicar la paz. Uno no puede vivir en paz sabiendo que en cualquier momento un asesino puede aparecerles por detras y acabar con sus vidas.".

Despues de ese incomodo fragmento de conversación, Kagetane paso al otro punto. Uno un poco más cercano a cosas que el creia. Uno del que no le molestaria hablar tanto. "Tienes razon en lo de los ideales. Todos quieren cambiar al mundo, pero nadie quiere morir, sacrificarse. Por eso yo deje de simplemente predicar los mios y empezar a ejercerlos. Ya lo he dicho anteriormente, no hace falta explicarlo de nuevo.". Kagetane se detuvo por un momento a mirar a su alrededor, verificar que no hubiese ningun grupo de soldados que interrumpiera aquella conversación. Se podria decir que nadie habia logrado sacar tantas palabras del Kaguya. Era la primera vez que el sujeto se iba tan lejos argumentando sus ideales, pero estaba bien. El disfrutaba la charla filosofica. Solo encontrando a alguien que cuestione realmente sus ideales, es que puede saber si estos son firmes.

Culminando con el monologo de la chica, el pelinegro elaboro una ultima respuesta para luego proceder a cuestionar a la dama. No seria algo muy complejo, solo una simple pregunta de curiosidad: "No existen ideas puras. Para forjar un ideal, debes conocer, reunir información de tu medio. Ya sea viendo lo que ocurre o escuchando los discursos de otros es que uno genera su propia idea y consigue los argumentos para defenderla.". El Kaguya se acercó unos pasos a la Yuki, sin mostrarse amenazante, y la miro directo a los ojos y le dijo: "Al final mencionaste un poder para cambiar a la sociedad. Por años he intentado hacer un cambio, aunque sea pequeño, en los ideales de esta. Pero hablas de ella en sentido general, por lo que asumo que hablas de un poder capaz de cambiarla en su totalidad. Dime, ¿Cual es ese poder que dices que puede generar una gran influencia en la sociedad?".

La chica primero tenia su curiosidad, pero tras ese dialogo habia captado su atención. Kagetane podria aprender algo de ella. Algo que fortaleciera su ideal de recuperar el heroismo, que le de una mayor convicción para pelear, ó, que cuestione sus ideas lo suficiente como para hacerlo cambiar de parecer. Nozomi ya le habia hecho dudar una vez, pero su forma de pensar era muy... utópica. Esta chica con la que conversaba tenia una visión más realista del mundo, por lo que Kagetane estaria más receptivo a las ideas que vinieran de aquella extraña.



off:
Equipamiento:
Earthshaker
•Kunais(x20)
Stats:
• Ninjutsu = 7 + 2  = 9
• Taijutsu = 9
• Genjutsu = 1
• Velocidad = 10 + 2 = 12
• Resistencia = 6
• Fuerza = 6

Arte del filo elemental
Arte rápido

Tecnicas:

Tecnicas 7/7
Capa:

Kagetane
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Akkarin el Dom Feb 04, 2018 3:02 am



El silencio por parte de la mujer dignificaba la atención que le dirigía al justiciero con el que intercambiaba tanto ideas como puntos de vista. No intercedía en medio del discurso, así como tampoco parecía mostrar más reacción que momentáneos carraspeos y alguna que otra ceja alzada.

Había escepticismo, y lo que era peor, un deje de cinismo en sus pensamientos mientras procesaba las palabras que salían de la boca del otro. Sabía que ella no tenía la verdad ni tampoco el punto de vista correcto; nadie lo tendría jamás, y solo quedaba la manera en que cada persona actuaba al respecto. Kagetane, por otro lado, parecía actuar en pos a lo que encontraba correcto para si mismo, pero a vista de la joven Yuki, le faltaba no dedicación… sino algo más simple.

Mal, bien… ¿Quién eres tú para decidir si aquello que la otra persona está haciendo, está mal? —preguntó sin dureza, aunque el borde afilado de las palabras estaba presente. Rectificó la posición en la que se encontraba, estirando la espalda y colocando ambas manos entre sus piernas, entrelazando los dedos. La sonrisa en su rostro había desaparecido, dejando un halo serio y los ojos, normalmente cándidos o al menos, con esa triste resignación, carecían de un sentimiento concreto. Algunos pensarían que era apatía, pero los que mirasen más allá, verían simplemente la fuerte convicción helada que atormentaba a la joven con su presencia—. No cuestiono tus ideales, me parecen honorados y lo que es más, valoro la dedicación que muestras a que no se queden en solo en palabras.

Hizo una pausa, puesto esta vez, la joven no se remitió a proseguir la conversación en esa extraña manera que había iniciado; dejando la ‘comodidad’ del árbol en el que estaba sentada, con la distancia entre ambos como colchón de las posibles tensiones que un intercambio así podría generar, la Yuki se incorporó, quedándose erguida en el árbol—. Pero, la respuesta que buscas puede o no gustarte. Mira alrededor tuyo, incluso si no te gusta lo que ves… ¿Qué puedes darte cuenta, con solo viendo a tu alrededor? —saltó de la rama, hasta el suelo a sus pies con la misma gracilidad que honraría a un felino. Ni un cabello se movió del lugar, a pesar de que los harapos que cubrían su kimono contrastaban con la pulcritud de su demacrado aspecto por los constantes desvelos y travesías. Su mano indicó alrededor, más exactamente, en donde anteriormente habían estado el grupo de Kakkinoaru’en y Hinoarashi combatiendo entre sí—. Hay dos cosas que mueven a la gente: el poder, y el miedo. La sensación de poderío sobre otros, despierta en uno las peores facetas que tratamos de ocultar hacia los que tienen más dominio sobre nosotros: egoísmo, sadismo, cualquier tipo de fetiche depravado, arrogancia… tú mismo serás capaz de rellenar esa lista, ya que no hay que ir muy lejos para ver ejemplos de todo tipo. Desde el mismo señor feudal, hasta ese panadero con sus hijos: ante un débil, se muestra la verdadera forma de la gente por como tratarás a estos. Lástima es, igual que el sadismo, otra lacra que indica un sentimiento de superioridad, una satisfacción personal hacia su propio nivel de vida y como otros están peor que tú mismo.

Rodó los ojos; había, en todo ese rato, tensado de más la mandíbula y empezado a abrir y cerrar el puño, reiteradas veces; un tic nervioso, una muestra de ira contenida que, a pesar de mostrarse externamente tranquila, ahí podía denotarse cuanto la situación genuinamente la afectaba—. Y luego tenemos el miedo. La otra cara de la moneda, la que, en la debilidad o el infortunio de encontrarnos en la desventaja, nos carcome y nos hace sacar también las peores caras de uno mismo, o la veracidad de una genuina bondad, e incluso honor. Mezcla el poder, con el miedo, y conseguirás una reacción. Dos ingredientes necesarios, que, en justa medida, general la tercera ilusión: autoridad. ¿Y sabes que genera la autoridad, sin exceso? Estabilidad. Establece una autoridad que la gente pueda respetar, pueda sentirse segura ante el poder que rezuma, pero tengan el mismo respeto por esa chispa de miedo que generaría por las consecuencias de una trasgresión —soltó la piedra, encogiéndose de hombros al tiempo que desviaba la mirada del claro ensangrentado, y la clavaba en el Kaguya con la misma intensidad que la que salía de sus palabras—. Eso, Kagetane-san, es lo que creo que usted carece y debería poder tener. Sus ideales jamás alcanzarán a la población en un impacto notorio, suficientemente grande o prolongado como para que sea de importancia. Y, sin embargo, es algo que puede conseguir. La magnitud del impacto está conectado directamente a cuanta gente pueda llegar con sus acciones; y una mayor cantidad implica extender sus acciones a no solo una persona.

Calló un segundo, llevando ambas manos a su espalda, y irguiendo la postura. Pasó de simple tensión y pasión a la hora de hablar, a una posición que el otro podía llegar a reconocer fácilmente por el lenguaje corporal: iba a proponerle algo, puesto era la misma posición que adoptaba cualquier negociante a la hora de mantener su presencia fuerte, pero sin ahogar a la otra. Intercambio equivalente, igualdad.

Iré sin rodeos, si me permite. He estado buscando durante el último año a supervivientes. Personas que no solo hablan, sino están dispuestas a actuar en pos a sus creencias. A sobrevivir, y dar las herramientas para sobrevivir en este mundo de manera correcta, sin mentiras o ilusiones de qué es lo que otros pensarían que es ideal. Pan, agua, un techo, y seguridad —entrecerró los ojos, esbozando una media sonrisa—. Y, usted, hace unos minutos, me ha mostrado un buen puñal que otros pueden sentir como propio, y alcanzar un mayor impacto. No merece ser un marginado de la sociedad, tachado de criminal, debido a que usted empuña algo que otros temen por cuanto podría sacudir sus creencias, o sus idílicas vidas de omisión. Ahora…

¿Está usted interesado en saber más?




OFF:

Apariencias:

Akkarin (clothing):


Sin los colgantes ni nada similar. Cuando no lleva lo de invierno, los ponchos de arriba tampoco están.
Stats:

• Ninjutsu:  15
• Taijutsu: 12
• Genjutsu:  12
• Velocidad:  15
• Resistencia: 15
• Fuerza: 15
Técnicas:


Kisa Hyōshō no jutsu (Pirámides de hielo) [Nivel 1]:
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario será capaz de crear pirámides de hielo cuyas puntas serán capaz de causar heridas profundas en el oponente, y cuyas aristas tendrán el mismo filo que una espada. Estos cristales tienen sus caras extremadamente lisas, por lo que son capaces de reflejar la luz a la perfección. Puede dársele cualquier altura con un máximo de un metro setenta. Puede crear un máximo de diez pirámides

Bakúhatsu Hyoshō no jutsu (Patano de hielo):
Luego de una serie de sellos de manos el usuario comienza a acumular chakra en sus pies y comienza a congelar el barro que hay bajo el suelo, extendiendo su chakra por el campo de batalla de forma tal que una capa de hielo se forme donde el usuario desee en un rango de diez metros de radio del usuario. En caso de que el oponente pise el área congelada, sus pies quedarán pegados al sustrato a menos que tenga más fuerza que el ninjutsu del usuario.
El Usuario debe permanecer inmóvil mientras mantiene esta técnica.

Total: Genin - 8 | Chunin - 6
Restantes: Genin - 7 | Chunin - 5

Inventario:

• Senbons x10
• Kunai x10
• Sellos explosivos x2
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Vendas
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Kagetane el Miér Feb 07, 2018 2:12 pm






Cada uno presentaba sus puntos en esta especie de debate ideologico, exponia diferentes aspectos de la misma situación. De alguna manera, la chica de cabellos celestes parecia llevar el control de la situación, cuestionando la forma de pensar del Kaguya mientras que este respondia como le pareciese adecuado. Ya Kagetane habia expuesto sus puntos, ahora tocaba el turno de la dama de hielo en este debate y esta inició su discurso con una interrogante. El pelinegro se mantuvo en silencio durante todo el rato que la chica hablaba, prestando suma atención a lo que le decian. Por un momento miro a sus alrededores para asegurarse que no hubiera peligro inminente. Al ver que la zona inmediata de la conversación estaba relativamente despejada, el Kaguya envainó su espada, pues ya le estaba pesando llevarla en la mano sin estar usandola. Se relajó y continuó escuchando a la dama, sin desconectarse totalmente de su ambiente por si el fuego de la batalla se avivaba nuevamente.

Tras culminar las palabras de la chica, Kagetane empezó nuevamente a dar su postura sobre el tema: "¿Quien soy yo? Un simple guerrero que ha visto y vivido suficientes situaciones adversas para saber que algo en este mundo no esta bien.". Al mencionar estas palabras recordaba... a aquel asesino que terminó con la vida de su madre cuando las autoridades se quedaban inmoviles. Recordaba aquel grupo de criminales que atacaron a su maestro y tambien lo dejaron sin vida. Recordaba... a aquel sujeto que de alguna manera sentia desprecio por los shinobis y buscaba torturar a Nozomi. Y seguramente si se ponia a buscar aparecian más casos de personas que claramente no le estan haciendo un bien a la humanidad. Todos estos casos respaldaban su postura de que debia hacer algo, de que no podia quedarse de brazos cruzados, y por eso el hacia lo que hacia.

La chica le habia exhortado a mirar a su alrededor. El Kaguya satisfizo su petición a la par que buscaba darle explicación a lo que veia. Despues de un profundo analisis pudo llegar a una situación un tanto compleja que solo pensar en ella le causaba dolor de cabeza al espadachin. "Pues veo personas... no puedo decir que son inocentes, dando su vida por su pais, por su feudal, o quien sabe por qué lo haran. Seguramente cada uno libra su propia batalla aun dentro de este gran conflicto. En parte diria que esta bien, cada uno lleva sus propios ideales. Pero... aun siento que algo anda mal, que no deberia ser asi.". Luego de ese pequeño analisi volvio a mirar a la chica y le dijo: "¿Qué esperabas que viera en todo esto?". Con esa pregunta averiguaria cual era su visión de lo que pasaba en los alrededores. Conoceria más de la forma de ver el mundo de aquella dama, que hasta este momento habia demostrado tener un pensamiento critico excepcional y una forma de ver las cosas que no se compara con nadie que Kagetane haya visto antes.

El Kaguya le habia preguntado anteriormente sobre el poder que creaba gran influencia sobre la sociedad. Esta fue, sin duda, una de las respuestas que mas le llegaron al criminal de lo dicho por la Yuki. Dio una introducción de dos factores que juntos daban lugar a un tercero, y ese tercero, segun la chica, era lo que a Kagetane le hacia falta para llevar sus ideales a un plano superior. "Considero que estoy del lado del poder, siempre lo he estado, o al menos la mayoria de las veces y admito que he pecado por estar ahi.". Hizo una pausa para seguir digiriendo lo que oia. Lo siguiente que vino despues de eso le impactó. De cierto modo acababa de oir que su forma de hacer las cosas no iba a dar resultado, que todo lo que habia hecho hasta ahora era en vano. Sin embargo, aunque en otros casos su orgullo bloquearia este tipo de atentados ante sus actos y su forma de pensar, en este caso estaba receptivo, pues aquella dama parecia saber más que él como se mueven las cosas en el mundo. Quiza ella gozara del privilegio de poder andar por las calles de un feudo sin estar ocultandose y por eso podia ver más de lo que el Kaguya podia. La chica le dijo que eso que le hacia falta para avanzar su plan él podia conseguirlo, no todo estaba perdido.

Antes de que el Kaguya pensara en responder algo, la chica tomó una postura muy peculiar. Cualquiera que la viera sentiria que vendria una propuesta y el asesino, con todo el respeto que se habia ganado la chica de cabellos celestes, calló y se mantuvo en silencio a escuchar la propuesta. Empezó explicando que tenia tiempo buscando personas con un perfil determinado, uno... en el que Kagetane parecia encajar perfectamente. Ella solo hizo confirmar esa creencia diciendo ella misma que el pelinegro era candidato para lo que ella buscaba. Durante todos estos años el Kaguya solo luchaba por su propia causa, por algo que solo él creia correcto. No fue hasta hace poco que se le propuso un bien mayor, no relacionado a sus ideales pero si aceptado por el espadachin y puesto en marcha. Pero en este caso, al parecer habia encontrado otra persona que veia el mundo de una forma similar a la suya pero a su modo y sabia que a lo mejor uniendo fuerzas podria alcanzar esa autoridad de la que hablaba la chica. Tras este análisis de todo lo que habia escuchado, el Kaguya culminó diciendo: "Toda mi vida he operado en solitario. En ocasiones he hecho equipo con otros, pero en sentido general he estado solo en esta lucha. Si tu tambien buscas cambiar esta sociedad, para bien, pues... te escucho.".



off:
Equipamiento:
Earthshaker
•Kunais(x20)
Stats:
• Ninjutsu = 7 + 2  = 9
• Taijutsu = 9
• Genjutsu = 1
• Velocidad = 10 + 2 = 12
• Resistencia = 6
• Fuerza = 6

Arte del filo elemental
Arte rápido

Tecnicas:

Tecnicas 7/7
Capa:

Kagetane
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Akkarin el Sáb Feb 10, 2018 2:14 am



Por primera vez en lo que llevarían conociéndose en ese pequeño lapso de tiempo, el aspecto de la joven mostró los dejes de un profundo alivio; como si un peso se levantara de sus hombros con la respuesta favorecedora que recibió del criminal, rompiendo por esos segundos la estoica diplomacia e imperturbable pasión. A fin de cuentas, nunca había estado segura de la respuesta del otro. Shitai, por un lado, había sido el cataclismo. Él era una enfermedad, que sus tentáculos contagiaban a los demás con la misma facilidad que un ser incorporeo del cual eras incapaz de escapar. Fácil, sencillo, natural, lograba lo que deseaba y sino, desaparecía como el humo sin dejar rastro.

Ella, por otro lado, no gozaba de esa ancha influencia (siempre, siempre lograba un contratiempo, un error que todo hundía). No entendía que era lo que otros habían llegado a ver en ella, pero desde luego, eso no le impedía al menos intentarlo.

Puesto en algún momento, como ese, las cosas podían darse medianamente bien.

Es grato escuchar tal respuesta —retomó, cerrando los ojos—. Usted no es el único; otros, quizá incluso más complicados para hallarse en equipo, están siendo reunidos por sus hazañas o cuan útiles puedan ser sus habilidades para asegurar la supervivencia de un conjunto —habló con honestidad, abriendo de nuevo y mirándole con un aspecto mucho más cándido; si veía, eso sí, a través de la pantalla, percebiría como cada uno de los movimientos, reacciones y palabras que él profería en su presencia, quedaban registradas en su memoria y meticulosamente analizadas. No siempre para bien, ni para mal; era, como bien habían hablado, la manera que tenía para comprender y entender la naturaleza de las personas.

Con cuidado, la muchacha dio la espalda al criminal que, al igual que ella, había abandonado las hostilidades en el momento en que la conversación daba lugar, e incluso llegando a enfundar el arma. No había esperado eso; incluso ella, quien era adepta al diálogo, tenía a mano cualquiera de sus armas por si esa paz se rompía en algún momento. Nunca se era demasiado precavido, después de todo. Levantando la mano, sus dedos parecían estar extendidos sin razón; ella, por otro lado, trataba de saber la hora según la posición de las estrellas y la luna.

Lamento si en este tiempo mis palabras eran algo más… intrincadas de lo debido —retomó la palabra, sin mirarlo; una vez supo que apenas era medianoche, o próximo a serlo, volvió a mirarlo. Cansancio, mezclado con un ápice de resignación, volvían a aparecer en sus rasgos—. Es difícil acostumbrarse a la simpleza de la comunicación, o a evitar jugar un shogi verbal cuando toda la vida te lo inculcaron —habló, aparentemente sin sentido respecto a lo que llevaban hablando. Miró más allá, ningún punto fijo en el bosque—. Pasa lo mismo con todos ellos. Hay que sacarlos, arrancarlos de raíz de su zona de confort actual y forzarlos al cambio. Paulatinamente, entonces, ocurrirá. Si no, la recurrencia de la costumbre volverá y no habrá cambio posible.

Cerró la mirada, y hurgando en sus bolsillos, encontró lo que buscaba; un trozo de pergamino sobrante, el que había cortado a malas antes de enviar su mensaje al feudo de Seiichi. Hurgando otra vez en su túnica, encontró los restos del carboncillo orgánico que tenía para poder escribir; echando una mirada rápida al criminal, replanteó lo que iba a hacer. Las palabras cambiaron a una imagen, así como líneas y puntos que daban paso a otra cosa; un mapa, con un retrato mal hecho de alguien a un lado.

Si estás realmente interesado en ese cambio, le esperaré en la madrugada dentro de tres semanas, en este punto. La aldea no está muy lejos de la Capital, así que no le será difícil hallarla —habló clara y concisa, explicando con ello la intencionalidad del mapa. A su vez, señaló el rostro que había dibujado, tensando su rostro—. Y, si llega a ver en algún momento a un hombre así, evítelo. Es la antítesis a lo que estamos buscando, y desgraciadamente, entraría dentro de la etiqueta de ‘héroe’ que usted clama querer extirpar. Él, junto a su símbolo, son la antítesis. Y es un deber no alertarles, hasta que su idealismo pueda ser ignorado por inofensivo, o extirpado sin aviso.

El retrato era lo que recordaba de Sorey Bokushi. A su lado, el símbolo que portaba la organización, Howaitohasu. Tendiéndole el pergamino para que este lo tomase si deseaba, la joven suspiró—. No puedo hablar de más, puesto usted será uno de los pocos pioneros que ando en busca. Y debo proseguir, si se desea un verdadero resultado antes de que cualquiera de nosotros perezca y no podamos verlo ocurrir —observó a su alrededor, frunciendo el ceño. Debía salir de la zona de una manera que no llamase la atención, puesto no quería realmente más problemas. Estaba demasiado cansada para más—. Recuerde, tres semanas, en ese punto. Mi rumbo me lleva ahora al país del Agua, pero no será más allá de esto. Y ah… —antes de partir, volvió a observarlo. De nuevo, la tensión en su rostro estaba presente. Era obvio que Akkarin estaba demasiado estresada, demasiado paranoica y falta de sueño como para poder proseguir de esa manera mucho más. Cualquiera se daría cuenta de lo demasiado que se autoexigía—. Cualquier información adicional e idea que pueda ocurrírsele durante este lapso, que pueda ayudar a la causa, será bien recibida.

Hasta entonces… ha sido un placer, Kagetane-san.





OFF:

Apariencias:

Akkarin (clothing):


Sin los colgantes ni nada similar. Cuando no lleva lo de invierno, los ponchos de arriba tampoco están.
Stats:

• Ninjutsu: 15
• Taijutsu: 12
• Genjutsu: 12
• Velocidad: 15
• Resistencia: 15
• Fuerza: 15
Técnicas:

Total: Genin - 8 | Chunin - 6
Restantes: Genin - 7 | Chunin - 5

Inventario:

• Senbons x10
• Kunai x10
• Sellos explosivos x2
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Vendas

Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Kagetane el Lun Feb 19, 2018 1:18 am






El Kaguya se mostraba receptivo ante las palabras de aquella dama. Escuchaba con atención la propuesta que le era presentada en ese momento. Al parecer esta quería reunir a otros guerreros que entraran en el marco de lo que ella buscaba para su movimiento. Esto implicaría que el asesino se viera forzado a hacer algo que no estaba acostumbrado a hacer: trabajar en equipo. Si bien había hecho pareja antes con el Nendo, en esa ocasión el marcaba el camino de las acciones, ahora, su rol cambiaria al de ser un subordinado o en el mejor de los casos ser equitativo con los demás. Además de tener que lidiar con otros que quizá no entren en el perfil de lo que Kagetane pensaría que fuera una persona digna de pertenecer a este mundo. Pero, si el plan de aquella chica se daba, este vería el cambio que siempre anhelaba desde joven, o al menos eso esperaría que pasara.

Siguió oyendo las sofisticadas y educadas palabras de la Yuki. Al finalizar su propuesta le marcó un lugar donde deseaba verlo en 3 semanas si este realmente quería participar. “Entiendo.”. Luego procedió a salirse un poco del tema y advertirle sobre un sujeto en específico. Kagetane nunca había visto u oído hablar de aquel sujeto, ni de su símbolo, pero lo tomaría en cuenta en su camino.  La chica dijo algunas palabras más, recordándole nuevamente su encuentro y se retiró. Pero antes de irse, al pelinegro le llamo la atención algo muy interesante en su despedida: Había mencionado su nombre, mas el sujeto nunca se lo había dicho en la conversación. Y haciendo una ligera recapitulación de la conversación, se dio cuenta que anteriormente lo había mencionado. Ya habia perdido la visión de aquella mujer en ese momento, ya le quedaría para la próxima indagar más sobre como ella lo conocía, solo una cosa le paso por la mente al Kaguya en ese momento: “¿Qué clase de información maneja esa chica?”.

Le dio una mirada al campo de batalla que presenciaron hace un momento para luego retirarse de la zona a ver adonde el viento lo llevaría. “3 semanas… a ver adonde termino con todo esto.”.



off:
Equipamiento:
Earthshaker
•Kunais(x20)
Stats:
• Ninjutsu = 7 + 2  = 9
• Taijutsu = 9
• Genjutsu = 1
• Velocidad = 10 + 2 = 12
• Resistencia = 6
• Fuerza = 6

Arte del filo elemental
Arte rápido

Tecnicas:

Tecnicas 7/7
Capa:

Kagetane
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: With friends like these...

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.