¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Gādian no tsume (Las Garras del Guardián)
Hoy a las 10:39 am por Eijiro Kara

» Kings with no Crown
Hoy a las 4:19 am por Samekage

» The prey II [C]
Hoy a las 3:21 am por Jiran

» Tablón de Misiones de Aaron
Hoy a las 1:35 am por Cervantes de Leon

» Naaru
Hoy a las 1:03 am por Gakumon

» Pies over Life
Hoy a las 12:19 am por Uchiha Michi

» Misiones de Howaitohasu
Ayer a las 9:17 pm por Ichimaru

» Misión de rango C: Survivors of their own destiny(IchimaruXBelladona)
Ayer a las 9:12 pm por Ichimaru

» Medi-cosas de un Orochi
Ayer a las 12:18 pm por Gakumon

» HellHounds do not have mercy either you do //Jiran
Ayer a las 8:08 am por Azteroz

» Looking for relevant information.
Ayer a las 6:10 am por Hotaró Senjih

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Ayer a las 2:05 am por Aaron Sureddo

» [Misión R.D] No todo son armas
Ayer a las 12:41 am por Aaron Sureddo

» M.A.S.K [C]
Ayer a las 12:08 am por Uchiha Michi

» Los dados de Dastan
Vie Mayo 25, 2018 6:51 pm por Loremaster

» Ichimaru the Miner
Vie Mayo 25, 2018 6:48 pm por Loremaster

» Paz luego de la tormenta
Vie Mayo 25, 2018 3:12 pm por Dastan O'Donnell

» Frenzied test [Entrenamiento - O'Rhen Inuzuka]
Vie Mayo 25, 2018 11:40 am por Inuzuka O'Rhen

» —Not Alone! △ w/ Hotaró
Vie Mayo 25, 2018 1:44 am por Jiran

» Kōsen supaidā
Jue Mayo 24, 2018 10:00 pm por Gakumon

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


— Lyd ▌ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— Lyd ▌ID

Mensaje por Lyd. el Sáb Dic 30, 2017 2:32 am

 

Lyd

Do you wanna hear my power?

| País de las Nubes | Yasei Arashi | Itami Sakebu (H.Ú) | Ninjutsu | Fūton |

⦿


Descripción Psicológica
 

Lyd, un adolescente complicado cumpliendo el tópico común que tal denominación promete, o al menos superficialmente.

El primer punto, siendo la cubierta que se abrillanta ante su presencia pública, se caracteriza por una sola actitud: indiferencia. La ausencia de interés se nota en cierta desgana al momento de desenvolverse activamente en pro de un avance significativo en la situación, lo que le hace ver como un bueno para nada. Esto se debe a una falta de motivación real en multitud de ocasiones, resultando así en la realización de tareas más para la finalización pronta de ellas que para la valoración de los procesos comprometidos en su ejecución; hace las cosas para salir del paso. Este hecho no niega la existencia de su obligación con algunas exigencias autoimpuestas para beneficios poco dichos por su propia boca, ya sea por vergüenza, molestia, o simplemente reservación por diferentes motivos. La indiferencia es causada por su necesidad de espacio, nacida como protección o maniobra de evasión hacia sus necesidades introvertidas, tiene en mente que si no refleja su interés por el mundo, el mundo no se interesará por él, siendo una de las maneras en la que pasa desapercibido y asegura un lugar más aislado en la sociedad. Su personalidad reservada e impasible sella sus labios, en donde prefiere hacer de su código de comunicación a los simples ademanes con su cabeza o sencillos gruñidos nasales, extralimitándose con la utilización de su voz, siendo extrañamente cauteloso: no por el contexto de sus palabras, sino por el sonido de las mismas. Suele trabajar mejor bajo presión, resultándole fácil mantenerse relajado y concentrado en esas situaciones, todo debido a su constante exposición a la misma naturaleza de sus habilidades.
Otra de las características que se esconden bajo la usual apatía, es su timidez. Le resulta difícil presentarse a sí mismo frente a otras personas, entablar conversaciones e iniciar un buen enlace de confianza con los demás; inseguridad se halla en su mente, en contradicción con su propio poderío: no le agrada ser el centro de atención. Así pues, el campo social, su dialecto, su carisma y la habilidad de persuasión son cualidades descuidadas o, directamente, valoradas en la mediocridad. Intentará hacer pensar que no le importa la opinión pública, aunque muy en el fondo hagan mella en sus pensamientos y se odie por ello. Tiende a ser afilado con sus palabras con su mentalidad desconsiderada y poco empática, palabras que luego deseará retractar mas su estúpido e infantil orgullo no se lo permitirá. Se amargará y se tragará todo lo que quiere decir, pensando que no vale la pena, que no valdrá nada lo que piensa, desvalorizándose.

El segundo punto está ligado a su discernimiento e internalización de las normas morales, sabe lo que hay que hacer y lo que no, limitándose ante la línea de lo correcto y lo incorrecto. Si bien el joven no tiene experiencia en su propia experimentación de lo que significa el concepto que defiende, tiene claro que la sociedad en la que vive no se ha logrado por la ley del más fuerte; la ley de la selva trae caos. Su miedo a significar un problema, un foco de atención, le empuja a la corrección de su conducta frente a las leyes civilizadas. Este hecho aún es superficial en su persona, siendo su precoz inmadurez quien le impide concebir con realismo tales cuestiones. Así mismo, posee cierto compromiso con su madre y el feudo que le acoge, siendo los principales factores que hacen de presión para su intromisión en el mundo shinobi, también como un modo de buscar su verdadero lugar en el mundo, un lugar que pueda aceptarle con la peculiaridad de su poder, un poder que ni siquiera él acepta.

El tercer punto se basa en la percepción de su propia persona. Lyd para de ser aparentemente indiferente al pensar demasiado las cosas, no de manera analítica o positiva, se trata de ciertos problemas de ansiedad y estrés que desembocan en culpabilidades. El sentimiento de no pertenecer a ningún sitio está siempre presente, terminando con pensamientos contradictorios que afectan negativamente su estado de ánimo. No es la existencia total de la depresión, sino la persistencia en una duda que alude su propia identidad, en donde ha decidido emprender un viaje de experiencias dentro de un mundo que promete tener las respuestas a todo lo que anda buscando.
Ha aprendido a callar su curiosidad dado el introvertido pensamiento de parecer demasiado imprudente o entrometido, por lo que ha escogido el lugar de oyente, siendo bastante bueno en la retención de información auditiva y en el análisis de la misma, su principal manera de aprendizaje. Tiende a ser realista, intenta no dejarse llevar por sueños maravillosos y arriesgados, considerando los anteriores pensamientos como infantiles y poco útiles; consecuentemente, evita quedar absorto en sus ideas internas con el fin de poner más atención al entorno, una clara voluntad nacida del Junsuiku, hábito conseguido tras una dura convivencia con su lado sensorial.

La propia personalidad de Lyd lo hace autodestructivo. El hecho de guardarse lo que le aflige termina en explosiones inesperadas de ira y desprecio hacia su persona, lo que conlleva a un abandono de sus ideales, de todo raciocinio que antes utilizaba de endeble escudo. Lo peor que le puede pasar es albergar violencia en sus acciones, ya que, cuando ve terminada su fase errática, usualmente debe recoger los pedazos rotos y cortarse las manos intentando resolverlo inútilmente, retroalimentando el sentimiento de culpabilidad, avivando la ansiedad que carcome su cabeza. Para él le resulta fatal gritar, escucharse a sí mismo en sus arrebatos. El sonido que emana de él destruye, es lo menos que quiere hacer.  

⦿


Descripción Física
 

Un metro sesenta y dos separan la coronilla de los pies para éste adolescente de catorce años. Su cuerpo, escueto a simple vista, es natural para un chico de su edad; dotado de una rutina alimenticia y de ejercicios recién iniciada; su piel tiene una tonalidad saludable, pálidamente rosada. Su cabello totalmente rubio dorado se presenta como multitud de puntas, en donde casi todas señalan al suelo, desordenado, liso; ocupan gran parte de su frente, de sus orejas y de su nuca, teniendo un degradado con respecto al tamaño que se inclina hacia su espalda, sin ni siquiera tocar sus hombros. Su rostro es uno que infunde inocencia, mejillas tenuemente redondeadas hasta llegar a su quijada, en donde su mentón se perfila; labios delgados, con comisuras inclinadas casi imperceptiblemente hacia abajo, mientras que su nariz, perfilada y de un tamaño acorde a su pequeño rostro, separa sus dos expresivos ojos de color naranja: A contra luz, se visualizan de un naranja sólido, con destellos más claros en los límites de los irises: Sus orbes, en su expresión natural, infunden cierta apatía a lo que fija; sin embargo, fácilmente y conjunto a sus delgadas líneas como cejas, logran captar matices como lo son la ira y la vergüenza. Más abajo no se ve más que un cuerpo notablemente níveo, clavículas remarcadas, torso cincelado sólo por prematuros músculos, ejercitados escuetamente bajo las exigencias de un trote rutinario y ejercicios preliminares ante su deber ante el feudo. Mientras que, de su lado izquierdo, un kanji en rojo hecho con una caligrafía humanamente perfecta (雪 Yuki), significa Nieve.

En cuanto a su vestimenta, se define por utilizar un estilo suelto, holgado, en sus días casuales. No se preocupa excesivamente por su vestidura, no obstante, acata consejos con respecto a sus uniformes o a las prendas más acorde para no morir por ésta.


⦿


Historia


Reporte del General Yuudai N°2350:


Registro N°247

Las alarmas sonaron faltando pocas horas de amanecer. He estado de guardia en la entrada sur, más la emergencia me hizo convocar a mis subordinados a la entrada norte. Hubo una fuga justo después que los sacerdotes terminaran la ceremonia de exterminación; al parecer una de las sacerdotisas ha huido junto a la tinta de ocultación del Fure. He sido ordenado por mi superior, ahora seré el general que guíe a las tropas para la búsqueda y captura de la mujer que se ha llevado la maldición del Fure. Saldré con mis hombres al amanecer. Aún no sé la identidad de la fugitiva.

Registro N°248

La fugitiva ha logrado cruzar Reddo antes que saliera el Sol. Algunos dicen que ha ido a la Bahía del Náufrago, por lo que estamos en camino. Evitaremos que tome alguna embarcación a como dé lugar, no permitiremos que salga con el poder del Fure. Nuestros sensoriales aún no pueden hacer nada para detectarla, la tinta está haciendo efecto. Seguiremos en marcha, como último recurso ordenaré la embarcación y el posterior seguimiento por mar. Aún no sabemos a dónde quiere ir y por qué se ha revelado a su destino.

Registro N°249

La fugitiva ha escapado del país. He fracasado en su captura. He pedido a mi superior que autorice el traslado por mar de nuestro soldados; estoy decidido a erradicar el poder del Fure así diese mi vida. Tengo que cumplir la última voluntad de los sacerdotes. No podrá ir muy lejos, los vientos ni la marea están a su favor. El Sol del mediodía apenas se nota, como siempre.

Registro N°298

Perdimos el rastro de la sacerdotisa en el País del Rayo. Me he enterado que mis hombres ocultan su identidad, no entiendo por qué, ¿es necesario eso?, ¿acaso mi superior está poniendo en tela de juicio mi lealtad? Es inaceptable. Intentaré no pensar más en ello, me pondré en contacto con los guías de la zona, interrogaré y buscaré. Seguiré dando todo de mí para encontrarla

Registro N°420

Me he enterado que se trata de Yuna, mi amada Yuna. Mi superior sabía de nuestro romance y por ello ha intentado ocultármelo. Tenemos un hijo, se lo ha llevado con ella, lo ocultamos a los demás, sólo los sacerdotes lo sabían; ahora anda por ahí, en la intemperie, sin embargo, no daré mi brazo a torcer: lo mejor que le puede suceder a ella y a nuestro hijo es cerrar con el camino del Fure. No dejaré que él se convierta en un monstruo... Mi pequeño Yuki.
No sé cuánto ha pasado desde que dejamos nuestra tierra, pero la búsqueda sigue en pie. Tenemos pistas concluyentes de que se encuentra en el Archipiélago de las Nubes. La seguiremos y daremos fin con esto.

Registro N°456

Le he disparado, yo mismo. Una flecha certera en el pecho a la orilla de un acantilado que da al mar, en medio de la noche. Aún estoy aquí, contemplando las olas que rompen contra la roca, no vi su cuerpo, no le podré dar santa sepultura. Pero sé, estoy seguro, que están en un lugar mejor. Esposa Yuna, hijo Yuki, me perdonarán, sé que lo harán.



Diario de Yuna:


Entrada 1

La nieve, inmaculada y silenciosa. Nunca la he visto. Nunca he visto más que oscuridad en esas tierras, y nunca había salido de esas tierras, hasta ahora. Apenas escribo, siento como si me desgarrasen la piel de adentro hacia afuera por las constantes curaciones que recibo de la señora que nos encontró a Yuki y a mí. Por suerte, la flecha no tocó órgano vital, de lo contrario no podría estar escribiendo, estas palabras son mis suspiros de alivio.
Veo al niño y pienso muchas cosas, entre ellas que soy muy afortunada, otra es la necesidad de cambiarle el nombre. Su padre dejó de serlo al dispararme, al intentar lanzarnos a la muerte, por sus códigos y demás historias de las que yo misma fui partícipe, lo fui hasta que decidieron exterminar la vida. La nieve es fría, blanca, eso me han dicho. No quiero que mi niño sea así, como la nieve, quiero que sea como quiera ser, así que le llamaré Lyd. Su pronunciación es un poco extraña, pero a mí me gusta. Descansaré un rato más antes que el inquieto Lyd se despierte por hambre, cuánto come!

Entrada 50

Apenas escribo en este diario, apenas tengo tiempo entre tantas cosas por hacer, pero por fin ha valido la pena! El feudo ha aceptado nuestra entrada en sus tierras, nos hemos establecido y tendremos una vida medianamente decente. Encontraré un trabajo como ayudante de un comerciante. Intentaré darle lo que necesita Lyd. Con sus cuatro años es un niño reservado, demasiado diría yo, por ello lo dejaré convivir más tiempo con los niños. Es idéntico a su padre, intento no pensar en eso, intento pensar que la tinta seguirá funcionando hasta el fin de sus días. Lo alejaré cuanto pueda de él, si es que no está muerto. Sus poderes aún no se manifiestan, estoy buscando a uno de esos ninjas que sirven al feudo para comprender mejor su lugar en la sociedad y cómo podría ayudar apropiadamente una vez sea consciente de lo que reside en su interior.

Entrada 247

Hoy ha sido. La casa ha temblado totalmente, las ventanas del piso superior se agrietaron, los cuadros cayeron y la decoración se rompió. No pude evitar gritar, sucedió en medio de la noche, he salido corriendo a su cuarto. Estaba temblando, no quería hablar, ni que lo tocaran. No durmió hasta el amanecer; cuando lo hizo, revisé su cuerpo, había moretones esparcidos por su cuerpo. No quiero que tema de sí mismo, tiene once años, seguro se debe a la pubertad, no estoy segura. Buscaré al ninja para orientarme, siento miedo de no poder con la situación, de no poder ayudarle. También le llevaré al hospital. Se pondrá bien, sé que sí.

Entrada 325 — Actualidad.

Hace una semana que autoricé la participación de mi hijo como ninja en el feudo de Yasei Arashi. Se ve muy guapo con el chaleco que le han dado como uniforme, también su anillo. No le veo muy entusiasmado con la idea, aunque está decidido y aprobado por él mismo, creo que siente la necesidad de aportar algo para la casa aunque nunca se lo he exigido. Está madurando, eso me llena de felicidad y algo de melancolía. Cuánto faltará para que deje el nido? Siempre me pregunto lo mismo. El mundo es muy grande, demasiado diría yo. De lo que estoy segura es que Lyd tendrá lo necesario para soportarlo. No pudo evitar preocuparme, intento informarme de lo que hacen los ninjas pero poco suelen soltar, supongo que por ser información clasificada. Aun así, hablaré con madres de hijos ninjas. De todas formas, no daré mi brazo a torcer, dejaré que Lyd se embarque en sus experiencias, siempre tendrá una cama cómoda, comida caliente y un techo para refugiarse.


Registro
Yukine - Noragami





Lyd.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: — Lyd ▌ID

Mensaje por Ichimaru el Sáb Dic 30, 2017 4:46 pm

¡Ficha Aceptada!
¡Bienvenido al foro!


Puedes comenzar a rolear, un administrador te cambiara el color.
Ichimaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.