¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Hostile Negotiations ▌feat. Aaron & Killian
Hoy a las 3:26 am por Lyd.

» Muted Path
Hoy a las 12:53 am por Fuka

» Yamanaka Hotaruhi
Hoy a las 12:16 am por Fuka

» If It's Smoke what You See (continuación)
Ayer a las 11:05 pm por Hiro Uchiha

» Clan Sunasagan
Ayer a las 8:11 pm por Goro

» On a beautiful day for murder [Misión Rango C]
Ayer a las 7:52 pm por Mu-Bai Katō

» Clan Ramiel
Ayer a las 4:05 pm por Gakumon

» Pies over Life
Ayer a las 3:41 pm por Uchiha Michi

» Watered-Down
Ayer a las 3:36 pm por Hinosuke Aburame

» Cloudrain; The First Drops ▌feat. Hon'yaku
Ayer a las 4:57 am por Lyd.

» Savage Apparition || Hiro vs Jiran
Ayer a las 4:26 am por Jiran

» Royal Challenge II.
Ayer a las 3:46 am por Aaron Sureddo

» Tablón de Misiones — Heiwo
Ayer a las 3:24 am por Heiwo

» Perfil — Heiwo
Ayer a las 3:21 am por Heiwo

» The Hick, the pervert and the Penguin
Ayer a las 2:51 am por Aaron Sureddo

» A monster who pretends to be an angel — F.
Ayer a las 2:38 am por Bersekoi

» Kiba no Hagane
Ayer a las 2:14 am por Uchiha Michi

» Alargar el empezar del examen. ¿Votación?
Sáb Ago 18, 2018 9:24 pm por Sheik

» —Zenithar Blood △ Jiran Forge
Sáb Ago 18, 2018 5:56 pm por Gakumon

» Wind Spirit [C] - Yang
Sáb Ago 18, 2018 4:54 pm por Kohemaru

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Fortalecimiento [Entrenamiento]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fortalecimiento [Entrenamiento]

Mensaje por Kurosaki el Sáb Dic 30, 2017 2:51 am


Al fin había logrado descansar, luego de aquella sucesión de eventos que habían significado la humillación total para mí y mis compañeros, en un giro del destino aquello que había parecido un simple trabajo rutinario al que se debía ya estar acostumbrado, paso a ser un odioso juego macabro de parte de la persona que suponía debíamos proteger y finalizando para colocar la cereza sobre el pastel unos extraños malhechores, pero con habilidades excepcionales se habían propuesto el frustrar nuestras intenciones de salir librados de aquella treta, y todo aquello dentro de los territorios de un feudo, llevándome a la obligación no solo de huir con la utilización de mis habilidades como shinobi, malherido y con una visibilidad estropeada, si no también tomar la decisión de finalizar mi viaje en este país, pero no pronto, aun quedaban cosas por realizar, tenía un camino que seguir y para poder llevar a cabo esos planes de forma exitosa debía aprender, y entrenarme hasta llegar a mis limites, y así poder dejar salir aquel instinto asesino que siempre trato de ocultar tras una máscara de benevolencia y heroísmo ficticio, si debía proteger a mis familiares y los habitantes de mi tierra desolada por la guerra, necesitaba volverme más fuerte, más de lo que cualquiera podría llegar a pensar siquiera,  en el pasado Suru el imprescindible incomprendido me lo había dejado entender, al llevar mi cuerpo entero contra el suelo en un simple movimiento, y aun más el intrépido y misterioso Hansha que se interno de alguna forma  dentro de mi mente y obligo a que desentrañase aquel dilema que había sido resuelto después por suerte,  el encuentro con la sensible e intrépida Nozomi que se desenvolvió en el conocimiento de un extraño sujeto, extraño sujeto que ahora agradezco conocer, pues quizá sin su intervención aquella malhechora hubiese tomado nuestras vidas en el proceso de su hallazgo, cada situación era una alerta diciéndome que debía mejorar, mucho más de lo que mi propio ser podía creer capaz, y debía hacerlo pronto.

Los días siguientes a mi retorno a la capital constara de largos descansos, y reposos en el recibidor del hotel, donde grandes sujetos venían a contar sus aventuras, y ahora tenía las mías para compartir, muchos alentándome en mis ideales y otros amenazando con la idea deme fallecimiento si intentaba luchar contra el sistema que ahora nos gobierna en cada región, pero, un camino como ese debe ir siempre de la mano con la muerte, y aceptar eso nos permitirá quizá evitar que nos tome por sorpresa y nos lleve a un plano desconocido. Hoy recostado sobre mi cama y haciendo reflexión, decido ponerme en pie en un movimiento ágil y preparar todo mi entorno y alrededor para salir, salir a prepararme, para poder regresarme  a mi País como un chico nuevo, mucho más fuerte y muy por encima de lo que cualquiera habría pensado podría llegar, me dirigí a la pequeña ventana que tenía en mi habitación, el haz de luz que entraba por dicha ventana, de los mañanero me llenaba de energía, y al abrirla el viento leve sacudió un poco mis cabellos, respire hondo y luego exhalando centre mis pensamientos y comencé la travesía, cerrando la ventana y la puerta llevándome todas mis cosas conmigo, ya habiendo comido y refrescado, era hora de entrenar, era hora de fortalecerse y demostrar con hechos lo que mis palabras vociferan.

El rostro del sujeto encargado del hotel era aburrido como de costumbre, pero luego de haber oído un par de historias de mis aventuras y algunas que me solía contar mi padre, "Historias de marineros" solía decir el, su rostro cambio a uno emocionante y se dispuso a atenderme con complacencia, -Hola Kuro...¡otra gran aventura?-, se apresuro al decir extendiendo su mano para recibir el dinero que solía darle exactamente a esa hora por adelantado, pero esta vez algo iría diferente y fue cuando lo noto y su rostro cambio ligeramente, -ya veo.... una gran aventura.... extrañaremos tus historias por aquí pequeño...-, esbozo una sonrisa de complacencia y correspondí de la misma manera, de la mejor forma que ahora podía, -Lo siento.... debo hacerme más fuerte... para poder llevar a cabo mi travesía.... nos volveremos haber querido señor... nunca me dijo su nombre-,el señor rio a carcajadas y se salió de la barra para colocarse frente a mí, su cuerpo era fuerte y valeroso, como si se tratase de un viejo albañil o algún tipo de herero, tomo su cintura con la mano derecha y me miro fijamente interponiéndose entre la puerta y yo, -puedes llamarme Agamí... y serás bienvenido en este lugar cuando gustes pequeño-, se acerco a mi extendiendo su mano izquierda con la palma abierta y sonriendo, mi rostro se torno decidido y fuerte como si mi alma hubiese sido alimentada por un centenar de hombres preparados para la batalla, asentí y extendí la derecha apretando su palma en una despedida formidable, de cableros pero mucho más que esos, de un hombre y un chico, uno resistiendo y viviendo para ofrecer tranquilidad a los demás, y otro con la esperanza de generar un mondo en el que no haya a lo que deba resistirse, -¡Hai!-, sonreí y salí del lugar rodeando al recepcionista y saliendo a las calles.

Concurridas como de costumbre la alegría de las personas era contagiosa y mis ánimos no se aminoraban en el proceso, en vez de ello crecían a cada acercamiento que tenia, pase a comprar un par de cosas para poder realizar aquello que tenía pensado, unas pesas me vendrían bien en el proceso,  también algo de fruta y por supuesto recargar mi cantimplora de barro con algo de agua, para hidratarme aunque con lo que tenía pensado me sobraría este elemento, me dispuse a caminar hasta la entrada de la capital, decidido con todas mis cosas encaminándome, hacia lo desconocido fundiéndome en los matorrales de los bosques del País del Fuego, lugar de profundo excentricismo y esoterismo por parte de los lugareños, donde creaturas aguardaban por doquier, pero no esperaba encontrarme con alguna creatura, solo quería un lugar tranquilo donde la paz se apoderara de la situación y el trabajo duro surgiera como las palabras sobre el papel de un escritor o poeta, decidido el calor comenzaba a sentirse apenas entraba a aquellos lugares, entre caminos de tierra, dejando atrás a la civilización, las personas, los  recuerdos, todo quedaría atrás, pues una vez terminada mi rabos en este sitio, me despediría del País del Fuego, pero no es un adiós permanente y lejano, vació como el espacio mismo, al contrario en un hasta pronto, pues este lugar, que me llevo a situaciones tan arriesgadas aclama mi detención a prisa, mi retorno  y esta vez estaré preparado para lo que sus tierras esconden.

La espesura de los matorrales y arboledas de este lugar jamás terminaba de impresionarme,  verdes pero oscuros como la noche, con el sol irradiando las copas de los mismos llenando la percepción de una hermosura sin igual, con pequeños pájaros y mariposas revoloteando por las alturas, era un lugar realmente hermoso, pero tan peligroso a tal vez que solo podría ser comparado con el amor mismo, una sensación realmente profunda con el poder de desarrollar y hacerte crecer o  destruirte en miles de pedazos,, los caminos empolvados parecían haber recibido algo de lluvia estos días, sin embargo seguían siendo firmes para poder persistir en mi caminar, los minutos pasando sin siquiera poder tener sentí alguno de ello, y enfocándome en mantener un rumbo fijo, dejando pequeñas marcas en los arboles con la utilización de un senbon, que indicarían mi retorno al camino principal,  lo que buscaba no era más que un lago, lo suficientemente profundo como para sumergirme en el mismo, y así poder poner mi cuerpo a prueba, un lugar despejado donde poder relajarme y trabajar duro sin ser molestado, aunque siempre cavia la posibilidad de que me encontrase con algún animal, debido a que es una fuente de agua las bestias sueles desplazarse a estas zonas en busca de algo de hidratación, ese era mi objetivo, y me hallaba decidido a encontrarlo.

Por suerte la situación se había tornado a mi favor, cuando el sonido de un pequeño chapuzón había llamado mi atención por dos razones esenciales, la primera, posiblemente había encontrado lo que tenia, según yo, minutos buscando, y estaba ahora cerca de mi destino, y además, en ese lugar que tanto anhelaba había algo que hacía sonar el agua, que podía fácilmente significar la presencia de un animal, esperaba se tratase de un simple pez, pero podía esperar cualquier cosa, estando ya a simple vista desde mi Angulo hacia el lago, entre los árboles, separe mis piernas manteniendo firmemente el equilibrio, llevando el centro de masa alineado con mi centro de apoyo para que me sea muy sencillo y natural mantener mi postura, doblando lentamente las rodillas agachando la guardia, lleve mi mano derecha que se encontraba relajada y extendida al nivel de mi cadera, lentamente a mi bolso ninja a un costado de mi muslo, use dos dedos para destapar la tapa del mismo, y tratando de no hacer ruido con lo que allí portaba saque un senbon delicadamente, mi vista sentía como seguía a la espera de cualquier movimiento, de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, un solo movimiento para reaccionar, lleve mi mano derecha que sostenía el senbon dentro del bolso con cuidado, sacándolo, a la altura de mi hombro izquierdo y espere, levantándome un poco de la guardia y parándome con los pies algo amas juntos asegurándome de siempre estar en equilibrio, y echando el pies izquierdo hacia atrás esperando para emprender la bancada desde las sombras apenas mi ataque hubiese resultado exitoso o erróneo, y allí sonó nuevamente un chapuzón, rápidamente mi vista se movió a mi costado derecho, cerca de una de las orillas del lago, se trataba de un grande pez, quizá de uno 40 cm de extensión de torso y llegando al metro contando la cola, elevándose, en ese preciso instante llevado de la mano de mi precisión, y apoyado en mi pierna derecha, di un movimiento con mi mano en un demarco que látigo mi brazo hacia al frente dejando salir el senbon con precisión y velocidad un poco por debajo de la posición donde se encontraba aquel pez suspendido por cuestión de micro segundos en ella iré, con el fin de que al bajar este cayera victima de mi arma, y seguido del avance violento de mi pies izquierdo siguió e l derecho en una corrida impresionante que rodeaba la posición del ataque `por el costado derecho, afortunadamente en una fracción de un segundo el senbon se clavo en la piel de aquel pez y lo lanzo a un lado como si recibiera un pequeño empujón dejándolo agitándose y sangrando en la orilla de aquel lago, y tras correr me detuve con suavidad frente a aquel pez, mirando hacia todas lados para asegurarme que nadie más viniese, saque el senbon una vez haya terminado de agonizar y agitarse, y lo lave con cuidado en el agua para poder usarlo de nuevo, almenas como instrumento para cortar, tenía algo de comida así que solo me faltaba empezar con mi trabajo.

Me hallaba de pie sobre un tronco que había encontrado cercano, con el suficiente espacio para estar de pie a 10 centímetros del suelo, y en ambas manos, que se encontraban extendidas a ambos lados completamente eréctiles y tratando de mantenerlas al mismo nivel, con las palmas mirando hacia arriba abiertas, reposaban pesas de un total de 10 kilogramos cada una, , mi ceño se fruncía pues ya había permanecido un total de 2 minutos en aquella posición y mis brazos comenzaban a flaquear, afortunadamente había echo los debidos estiramientos antes, no podía mas y mis brazos comenzaron a decaer, necesitaba más fuerza muchas más, y luego de haber precalentado en este ejercicio de resistencia lleve, sujetando las pesas como si se tratasen de discos, las manos girándolas y doblando el codo para contraerlas a la altura de mi pecho, y volviéndolas a extender, “2……10……20…..30….descanso…..40……70…….80”, seguí y seguí hasta sentir como mis músculos hinchados por el trabajo empezaban a mejorar, y dolían, ese dulce dolor placentero del trabajo, el mejorar las habilidades de mi persona era una sensación enormemente placentera, mi labio superior se retorcía hacia arriba de un lado al dar os últimos movimientos, pero finalmente había terminado de trabajar en ello, continúe con toda mi zona superior, brazos completos, incluso algunos abdominales perfectamente ejecutados, y ahora decidid descansar un poco de esta actividad.

La tarde ya se hacía sentir, recolectando trozos de madera había logrado una pequeña fogata que alimente para colocar a cocinar el dulce, y comprobado por mi paladar, delicioso pescado que había capturado, y habiendo echo digestión esperando lo que considere algunas horas en una siesta, me encontraba preparado para ponerme a realizar la segunda fase de mi entrenamiento, todo potenciado a mi fuerza y velocidad, me quite mi camisa y bolso ninja de mi pierna, dejándome tan solo con el par de shorts e incluso descalzándome totalmente, coloque las pesas junto a unas correas que venían a juego y me aliste introduciéndome, con dichas pesas sujetas a mis tobillos, pero esta vez con el doble de peso que en la ocasión anterior y una cuerda de 30 cm de extensión para que no me hicieran daño, me introduje en las aguas del lago que llegaban a mi abdomen, y comencé a correr, si correr dentro del agua, los muslos trabajando a todo motor, y apenas moviéndome un par de centímetros por cada centenar de minutos, almenas para mi, que sucedían, “ 10…..20………retorno……25……35……..50 metros”, volvía  sentir el ardor de aquel trabajo, y Salí del agua, ya la noche asomaba levemente entre los matorrales, había logrado ya mi cometido, y con el fuego encendido me roste sobre el césped del lago, mirando al cielo y desembocando en un pequeño y esperanzador sueño producto del cansancio de mi trabajo, sin notar que aun llevaba aquellas pesas sujetas a mis tobillos.

El día había llegado naturalmente el sol refulgía en mis ojos encandilándome pues me había quedado dormido mirando al cielo, el fuego s echaba extendido por suerte y debido a una protección de rocas que coloque alrededor, de forma natural, mis brazos dolían un poco aun pero la movilidad no me era difícil, levante mi torso rascando un poco mis ojos y bostezando enormemente a la par que comenzaba a estirarme sintiendo el crujir de mis huesos al ajustarse a mi despertar, me incorpore por completo y camine recogiendo todo aquello, de forma natural y con una extraña pesa de, que extrañamente sentía tan natural como de costumbre, y al acercarme y alejarme un poco más en un sonido de arrastre lo note, aun tenia puesta aquellas pesas, pero debido al intenso trabajo me había acostumbrado a su sensación, tanto que realmente pesaban pero no como había imaginado que era, desajuste las correas que no realizaron ninguna marca en mis tobillos y me vestí , tomando la ruta de regreso corriendo para hace algo de ejercicio de cardo y respiración, pero disfrutando de cada momento, en que me fortalecí, prometiendo volver a realizar esta acción cada que tuviese la oportunidad pero ahora me dirigía a la salida nuevamente del País del Agua para dar el próximo paso.
Kurosaki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.