¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Hostile Negotiations ▌feat. Aaron & Killian
Hoy a las 3:26 am por Lyd.

» Muted Path
Hoy a las 12:53 am por Fuka

» Yamanaka Hotaruhi
Hoy a las 12:16 am por Fuka

» If It's Smoke what You See (continuación)
Ayer a las 11:05 pm por Hiro Uchiha

» Clan Sunasagan
Ayer a las 8:11 pm por Goro

» On a beautiful day for murder [Misión Rango C]
Ayer a las 7:52 pm por Mu-Bai Katō

» Clan Ramiel
Ayer a las 4:05 pm por Gakumon

» Pies over Life
Ayer a las 3:41 pm por Uchiha Michi

» Watered-Down
Ayer a las 3:36 pm por Hinosuke Aburame

» Cloudrain; The First Drops ▌feat. Hon'yaku
Ayer a las 4:57 am por Lyd.

» Savage Apparition || Hiro vs Jiran
Ayer a las 4:26 am por Jiran

» Royal Challenge II.
Ayer a las 3:46 am por Aaron Sureddo

» Tablón de Misiones — Heiwo
Ayer a las 3:24 am por Heiwo

» Perfil — Heiwo
Ayer a las 3:21 am por Heiwo

» The Hick, the pervert and the Penguin
Ayer a las 2:51 am por Aaron Sureddo

» A monster who pretends to be an angel — F.
Ayer a las 2:38 am por Bersekoi

» Kiba no Hagane
Ayer a las 2:14 am por Uchiha Michi

» Alargar el empezar del examen. ¿Votación?
Sáb Ago 18, 2018 9:24 pm por Sheik

» —Zenithar Blood △ Jiran Forge
Sáb Ago 18, 2018 5:56 pm por Gakumon

» Wind Spirit [C] - Yang
Sáb Ago 18, 2018 4:54 pm por Kohemaru

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


—Unknown Reasons △

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

—Unknown Reasons △

Mensaje por Jiran el Miér Ene 10, 2018 9:55 pm


Unknown Reasons


Consecuente a Risky Study

Madrugada – Bosque de la Hoja.

O
scuridad, quietud. Contenidas dentro de la inconsciencia. La noción de la vida fue generándose como una pequeña llama al otro extremo de una habitación oscura, donde su suelo tiene agua, sólo escuchando el chapotear de sus propios intentos en busca de recuperar su cuerpo, el control de sí mismo; prácticamente inútil, su avance no estaba determinado por sí mismo, la llama parecía acercarse a un ritmo lento, impulsada por una misteriosa fuerza. Al fondo, sutiles sonidos metálicos hacían eco, luego pasos, luego voces, pertenecientes ambos a un mismo sujeto, una voz distorsionada y de naturaleza aterradoramente tranquila. De repente, la luz lo iluminó todo cuando sus párpados recién empezaron a obedecerle: he ahí el individuo caminando fuera de la habitación, con una tela negra recubriendo su espalda, una prenda completa que le cubría entero. No le reconocía. Intentaría rememorar más allá de la revuelta que eran sus ideas, enrevesadas y ruidosas para su propia concentración en el entorno. Las manos atadas, sintió cómo las cuerdas aprisionaban y lastimaban la piel de sus muñecas; inútilmente intentó zafarse. El dolor de cabeza punzó con agudeza paralizadora, tensando todo su cuerpo en consecuencia; se quejó a dientes cerrados, emitiendo un largo mascullar, cerrando fuertemente sus párpados mientras encorvaba su cabeza: sus cabellos se pegaron a su frente sudorosa y cayeron sobre sus pestañas. Un rápido vistazo hacia su cuerpo semidesnudo, iluminado por una lámpara en la lejanía dado a que en las pequeñas rendijas producto de las separaciones entre las tablas de maderas que componían las paredes de esa andrajosa cabaña sólo había oscuridad. Es de noche, ¿cuánto tiempo llevo aquí?, se preguntó en su adolorida cabeza, buscando tranquilidad en donde sólo había caos a pesar de existir un intenso y desesperante sosiego inundando cada metro de ese lugar.

     
La determinación del Natblida empezó a reponer su cuerpo adolorido y débil, tomando tiempo para regular su frenética respiración y pensar con claridad, por primera vez en su vida obligado a ello, para su supervivencia. Dilucidaba una fila de raros instrumentos abrillantados por la amarillenta luz de la lámpara de aceite, tales herramientas metálicas estaban sobre una bandeja plateada, manchada de un líquido seco de tonalidades rojizas. Desde su posición podía oler la inmundicia que emanaba. Antes de proseguir con la lucha sin sentido contra los amarres que mantenían pegados los antebrazos sobre los reposabrazos, se percató de la naturaleza maderera de la silla, también —dado a que la misma no estaba atada a nada— de su libre movimiento. Respiró con profundidad y propuso como plan la llegada a esas herramientas con el propósito de romper las cuerdas. El secuestrador contaba con la droga que se le estaba suministrando para mantenerlo dócil, sin considerar las demás medidas que le mantuviesen en esa silla; cuestión que no fue así, o por lo menos cambió cuando recobró la conciencia: su sangre se vio drásticamente dotada por una inyección de chackra que puso a andar todo su metabolismo de manera acelerada; de manera eficaz frente la toxina que domaba su cuerpo y mente. Escuchaba los pasos al otro lado de la puerta, haciendo que su corazón se disparase. Sentía miedo, miedo de lo desconocido. Debía tener cuidado, guardar silencio y liberarse lo más pronto posible. En su desespero, intentó activar una de sus armaduras, estímulo que respondió sólo con dolor en su cabeza: no podía externalizar su poder, no aún.

     
Los pasos cesaron al escuchar el chillar de las oxidadas bisagras, aliviando los nervios del paralizado joven. Mientras su chackra estuviese vertido sobre su sangre, los efectos de las sustancias empezarían a ser mermados, inevitablemente; por lo que descartaba un problema del que no podía hacer mucho más para solventar, enfocándose plenamente en su escape y en la rapidez del mismo. No podía fallar o podría alertar al secuestrador, su plan era alertarlo cuando fuera tarde. Así pues, a pesar de tener los pies atados a las patas de la silla, llevó todo su pecho hacia adelante al momento que utilizó sus extremidades inferiores como apoyo, cargando el peso de la silla con sus brazos y espalda; desgraciadamente, no pudo levantarla completamente, por lo que dio pequeños y patéticos saltos hacia la mesilla con los instrumentos metálicos. Uno, dos y tres, sudando y sobreesforzándose logró estar a suficiente distancia para propinar un golpe con las patas traseras de la silla al lateral de la mesa, consecuente de un arriesgado giro parcial que le llevó directo al suelo, soltando una bocanada de aire al caer de lado.
     
La mesa cayó, así la bandeja, así los instrumentos, desperdigados por el polvoroso suelo de tierra. Jiran dilucidó una de las herramientas más idóneas entre las demás para ayudarle en su objetivo, teniendo que arrastrarse penosamente, como un gusano con caparazón, hasta llegar a ella: parecía un bisturí en cuanto a tamaño, difiriendo en la presencia de una hoja dentada que ocupaba gran parte del cuerpo metálico. Fue tomada con el dedo índice y corazón de su diestra, luego pasada al dúo índice y pulgar, los cuales, con movimientos repetitivos, empezaron a cortar poco a poco las cuerdas que actuaban como inmovilizador sobre su muñeca. Conjunto a su fuerza, jalando tal antebrazo hacia su pecho para acelerar el rompimiento de las hebras que conformaban la soga; al ser liberada la primera mano prosiguió con la otra, más y más rápido en su serrar, escuchando las bisagras quejarse una vez más. El enemigo se aproximaba, a su ruidoso paso, penetrando a través de las paredes de madera, aproximándose desde la oscuridad.

     
La puerta que separaba a Jiran de la completa incertidumbre tronó cuando impactó en la pared donde estaba sujeta en un súbito abrir, y los pasos se escuchaban junto a él, esos aterradores pasos. Su corazón retumbaba cual corcel salvaje, reventando a sus oídos con sus propios sonidos, estando seguro que tal señal de vida sería su perdición. Lo que entró por la puerta no tenía aspecto de persona: antropomórfica, de vestidura larga y negra con manchas en toda su extensión, de olor repugnante; en donde debía ir su cabeza había la de un pájaro, la silueta de una cabeza con pico caído, alargado, con ojos saltones. Un demonio, pensó el atemorizado Jiran mientras la bestia observaba, colérico, la escena del romper de sus ataduras. En ese preciso instante, a la vez que gruñidos descontrolados se distorsionaban por su agudo pico, la audacia del salvaje salió en forma de un golpe; había agarrado la silla, estampándola contra la espalda del monstruo. La bestia se quejó mientras intentaba ver de dónde venía el impacto protegido por la oscuridad, contraatacando tan pronto dilucidó la figura del tatuado; débilmente, intentó cubrirse con sus brazos, siendo empujado y arrinconado a la pared cercana a la puerta.

     
¡Impresionante! —el demonio habló con su retorcido tono. Era como si pudiese notar que dibujaba una sonrisa bajo la sombra del pico—. Eres, simplemente, impresionante —concretó con un tono más grave, demostraba una sutil emoción enfermiza.

     
La pared detenía su paso, aun así, seguía presionando su espalda contra la misma como si en algún momento iba a ceder. ¿Este es mi castigo por huir del destino como Natblida?, esa idea azotaba su cabeza e incentivaba la implacable invasión del miedo en todos sus sentidos, principal culpable de la satanización de todo lo que percibía. Los pasos del demonio empezaron a sonar con envidiable confianza y pasividad, cuyo avance significaba su fin ante las sombras de su destino. Su izquierda dio un manotazo al frente, donde las puntas de sus dedos se llevaron consigo el asa de la lámpara, propinándola hacia el suelo: la estructura vidriosa se rompió en mil pedazos, el aceite se derramó por el suelo, pronto adquiriendo flama por encima; chispas incandescentes se dirigieron a ambos, el demonio las esquivó, Jiran recibió alguna de ellas, produciendo tenues quemaduras. El aceite ardió, y con él, las paredes de madera agarraron fuego. La sala en poco tiempo ardería. El salvaje salió despavorido a través del umbral, encontrándose no más que con tinieblas: dilucidaba un pasillo, derecha e izquierda, escogida la primera por simple instinto.
     
El interior de ese edificio parecía un laberinto, aportando la desorientación que tenía dentro de su cabeza, el miedo que enfriaba sus piernas, el desconcierto de lo que sucedía, atrapado como un pajarito en jaula. La primera puerta que vio, la primera que abrió con una patada en donde debía estar su cerradura: la madera rompió en astillas, a la par que, detrás de sí, el estruendo de un golpe colosal en la pared de su anterior prisión anunciaba el escape del demonio y su sed de sangre Natblida. Jiran entró en la habitación y se encontró con un escueto despacho con una pequeña ventana al otro lado, con anotaciones enganchadas en la pared y una vela encima del escritorio iluminando otras tantas. La luz le hacía dilucidar su propia figura en esos papeles, apresuradamente arrancó todos los que pudo antes de aproximarse hacia la ventana; sonidos indicaron la presencia demoniaca estar al otro lado de la puerta, echó un vistazo y vio su figura pintada en agonizante luz de vela. El foráneo dio una patada al escritorio, con todas sus fuerzas, haciendo que deslizase hacia el adverso, se cayese la vela y asegurara el fuego que le ayudaría a partir. Los papeles se prendieron y la bestia se horrorizó, concentrándose en estos por un breve instante, momento en el cual la ventana se quebró, una silueta salió hacia la espesura del bosque y desapareció entre los matorrales. Nadie le iba a seguir en plena naturaleza, estaba a salvo.


Alba – Comunidad de médicos


     
Había corrido casi sin descanso, el miedo dejaba secuelas en su cabeza, jugaba con su integridad mental. A veces parecía escuchar los mismos pasos sobre madera aunque no hubiese piso del estilo en la inmensidad del bosque. Cuando salió de esa cabaña en llamas sintió como si su vida volviese al sitio de donde escapó, al templo de los Fleimkepa. Esa sola imagen seguía perturbándole. El sol estaba saliendo y no llevaba ni dos horas corriendo hacia la comunidad de médicos con los papeles en la mano, los cuales ni siquiera alcanzó a leer, aun así sabía que podía ser de interés para Amida, debía proporcionarle respuestas de algún tipo además de ser perseguido por un monstruo del destino.
     
La entrada a la comunidad estaba extraña, con cuatro guardias más de lo normal. Su ímpetu no permitió sopesar más tiempo las posibles situaciones que se presentarían, por lo que se dignó a pasar a través del acceso principal. Las armas de los guardias más cercanos a los laterales del poco ornamentado pórtico formaron una cruz que evitó de buenas a primeras su entrada a la par que sus iguales rodeaban al cansado forastero; el mismo dio paso atrás, cuadrándose en postura defensiva cuando soltó un ligero gruñido de impaciencia. Agitado, dio una potente patada en el medio de esta formación de armas, combinando con un puñetazo que echó atrás al primer guardia que se acercó por su flanco, así mismo, el otro lado descuidado intentó ser asaltado e inmovilizado por el custodio, echándolo a un lado utilizando parte de su peso y fuerza. Ultimadamente, debió arremeter con todo su cuerpo para hacerle frente al bloqueo y traspasarlo, iniciando una breve carrerilla al interior de la U que formaba la estructura, de ahí calculó un gran salto que le llevó directamente a la media-pared del segundo piso, utilizando sus brazos para alzar su cuerpo y pasar por encima. Reintegrándose de la rápida maniobra y con un escuadrón de soldados detrás, se aproximó a la oficina de Amida con los papeles en mano. Gritos le recibieron una vez estuvo frente a la puerta corrediza, causando que fuera derribada por una patada: La escena que visualizó le confundió aún más.

     
Amida tenía un afilado cuchillo contra su garganta, siendo presa del demonio que una vez le aterró pero, iluminado por la luz del alba, demostraba ser producto de una extraña vestidura y una macabra máscara. El origen del grito era una jovencita arrinconada que observaba la situación con terror, la misma salió de la sala tan pronto los guardias llegaron a la puerta. Los hombres intentaron poner mano sobre Jiran, cuestión descartada ante la urgencia que se plantaba ante sus ojos, amenazando con la vida del médico anciano. El salvaje dio paso adelante, ocasionando que el cuchillo se afincase intensificando la peligrosidad sobre su zona yugular. El tatuado se detuvo de inmediato.

     
Kenjiro, los rollos no —mascullaba el pobre anciano, careciendo de su habitual carácter. Mostraba la condescendencia de un padre frente a un hijo—. Ese conocimiento arruinará tu vida, por favor, para todo esto antes que sea tarde  —insistía con pesar, totalmente dócil ante los agarres del médico con máscara de ave.

     
¡Suelta al anciano, demonio! —reclamó el menor, inflándose de valor, apretando sus puños con el ímpetu de lanzarse hacia adelante. No se percató del equipaje que llevaba encima el perpetrador, sus ojos estaban puestos sobre Amida.

     
Ya es demasiado tarde, maestro —gruñó la voz detrás de la máscara, como susurro perverso hacia el mayor. El cinismo pasaba a través de su máscara—: Intenta seguirme, quiero tener a mi espécimen de vuelta.

     
Las palabras fueron dirigidas hacia el Natblida, quien se tornó confundido en su estado y expresión de cólera e impotencia. Mas su enmarañado pensamiento llegó a su fin al observar cómo la hoja metálica se enterraba y retorcía en la artería del de barba blanca. Una tos por parte de Amida y un chorro de sangre que manchó a todos los presentes, líquido que paralizó con consternación a los observantes, incluso dañando los papeles que traía en mano. El cabeza de ave, llamado Kenjiro, tiró el cuerpo sobre el escritorio y salió por el balcón al otro lado de la oficina: sus ropajes largos parecieron flotar en su caída. Su escape no escaparía indemne, un demonio blanco, armadura del Natblida, fue invocado desde su cuerpo con látigos de su propia piel como armas, atando la pierna izquierda del asesino, provocando que la tela se rompiese al filo, así mismo su piel, imposible evitar que se deslizara de su agarre. El demonio desapareció de su cuerpo, siendo inútil iniciar una persecución.

     
Viejo, no mueras, maldición —masculló al acercarse al cuerpo inerte, ahogado con su propia sangre, echado sobre sus escritos de impoluta caligrafía—. ¡Maldito cabeza pájaro! —golpeó la mesa, echando su perspectiva en la trayectoria de huida de Kenjiro. No se veía nada más de él.
     
Yu gonplei ste odon, Amida —musitó en la cercanía de su cadáver, ignorando a quienes le miraban, echándose a la incertidumbre del bosque de la misma forma que el homicida huyó.

Blood Warrior
▷ Nin: 10
▷ Tai: 7
▷ Gen: 1
▷ Vel: 6
▷ Res: 10
▷ Fue: 3
Datos:

Conteo de técnicas
7 de 8


Técnicas

Yujblida «Sangre Fuerte»:
Habilidad resultante de la mutación de Fuerza Titánica, reemplazándola en el repertorio del Natblida. Considerando la propensión que posee, dada la relación chackra-sangre, éste logró modificar los canales de chackra para que surtieran a su sistema sanguíneo en vez del muscular, de modo que, cambia la capacidad de aumentar la potencia muscular por una mayor volatilidad energética y fortaleza con respecto a su Kekkei Genkai. De esta manera, la energía que antes era destinada a los músculos, se desvía completamente al torrente sanguíneo maximizando sus propiedades, lo que significa un aumento de Ninjutsu relativo a las habilidades Natblida. Consecuentemente y bajo el control del usuario, el flujo (velocidad) sanguíneo se ve incrementado, haciendo que la transmisión de las células sanguíneas por el torrente sea más efectiva y rápida, provocando mayor resistencia ante las contusiones, cortes y afecciones en la sangre dado el énfasis; combatiendo venenos que se esparzan y actúen sobre el sistema sanguíneo, acelerando la depuración de los mismos fuera de su sistema.

G: Se pueden mantener 2 turnos y aumentan 2 en Ninjutsu. (Finalizada)

Armadura – Jus Trikova: Karnaja «Sombra de Sangre: Violencia»:
Es un tipo de armadura que se caracteriza por ser de color grisáceo y ser especialmente delgada; utilizada, comúnmente, bajo la necesidad de un ataque frenético, rápido e instintivo. Se basa en la capacidad que tienen los leucocitos (glóbulos blancos) de ser altamente agresivos ante la proximidad: Estos son excitados antes de salir a la superficie de la piel, provocando una pigmentación gris; recubriéndola, inclusive su cabeza, totalmente; acelerados y en constante alerta, el tipo de simbiosis con el individuo responde ante sus deseos de lastimar, de dañar, enfocando el impulso. Los glóbulos blancos se comportarán hostilmente ante el acercamiento de otro individuo o ante el chackra mismo, transformándose en estacas o látigos de consistencia sólida o elástica, lo suficiente para crear filo y punta, al permitirle moverse rápidamente, atacar y luego acoplarse a la formación de la armadura. No obstante, se deberá tener consciencia para dirigir los ataques, en el caso contrario, las creaciones actuarán como si el Nin Natblida fuera de -3 siendo relativo a su velocidad.

La armadura se especializa en la ofensiva, por lo que es intolerable al daño, tanto físico como energético, por lo que su Ninjutsu debe ser cinco puntos mayor al adverso para soportar satisfactoriamente ataques; además, no discrimina entre aliados y enemigos. El número de creaciones es de 5 simultáneamente; la velocidad y la dureza (sin comprometer la estructura, favoreciendo la capacidad de penetración y de corte) son proporcional a los puntos de Ninjutsu.

G: Las extensiones tienen cuatro centímetros de diámetro y tres metros de rango.

Equipamiento

Natblida (H.Ú)

Misión:
Misión de rango D: Unknown reasons

Lugar de la misión: País del Fuego — Algún lugar remoto en el Bosque de la Hoja.
Tipo de misión: Misión general, secuencial a Risky Study.
Descripción de la misión: Ser sujeto de prueba no es nada fácil, y menos cuando hay alguien que quiere matarte. Sopresivamente, los químicos utilizados para la prueba fueron manipulados para generar un efecto nocivo en quien lo probase, en este caso, Jiran. El circuito estaba siendo un éxito hasta que, por alguna razón, la tercera muestra inyectada contuviera una concentración elevada a tal punto de provocar algo muy cercano a una sobredosis. El salvaje cayó desmayado, desconociendo cuáles eran las verdaderas causas de su debilidad.

Ahora, luego de haber pasado el efecto de la medicina, se despierta de manos atadas en una silla, dentro de lo que parece ser una cabaña de oscura iluminación a excepción de la lámpara que alguien dejó a un lado, cerca de una pequeña mesita donde logra dilucidar a duras penas una variedad desconocida de herramientas con formas extrañas. Alguien está allí dentro, le habla pero no entiende dado al mareo y a la desorientación residuo de su anterior estado. Parece querer hacerle daño, y por su posición inofensiva, el miedo y el sentido de supervivencia emergen de entre el desorden. Le ve marcharse. Ahí empieza la verdadera oportunidad.

Objetivo principal:
➤ Salir con vida de la cabaña y volver con Amida.

➤ Averiguar quién está detrás de su secuestro.


Objetivo opcional:
➤ Registrar la cabaña en busca de pistas sobre las razones del secuestrador y entregarlas a Amida.


Recompensa de la misión: 500 Ryō
Extensión mínima de la misión: 50 líneas.


Jiran
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.