¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Entrenamientos | Shiraga
Hoy a las 10:27 am por Uchiha Shiraga

» El suero de los hipócritas [Shiraga, y, bueno, quien quiera]
Hoy a las 10:03 am por Ryōtsuka

» Complications of the failure [C]
Hoy a las 9:21 am por Nozomi

» Haciendo cosas sucias
Hoy a las 7:20 am por Makishima Senju

» The sound of silence
Hoy a las 4:56 am por Arashi Tessen

» The prey II [C]
Hoy a las 4:01 am por Jiran

» Accomplices are to blame.
Hoy a las 3:38 am por Shimra Sayaka

» Unfair Justice ▌feat. Aaron
Hoy a las 2:55 am por Lyd.

» Un encuentro fortuito [Entrenamiento] Kugutsu vs Sureddo
Hoy a las 2:29 am por Aaron Sureddo

» Acondicionamiento de Ittoki
Hoy a las 1:21 am por Ittoki

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Hoy a las 12:29 am por Aaron Sureddo

»  — Flexible.
Ayer a las 11:07 pm por Akkarin

» Entrenamientos, tecnicas, jutsus, armas.
Ayer a las 9:19 pm por Hotaró Senjih

» Start an adventure (Ione)
Ayer a las 7:20 pm por Ione

» Misiones Eiji
Ayer a las 6:38 pm por Eiji

» Thief Encounter.
Ayer a las 4:01 pm por Hushika Kugutsu

» Misiones para Eijiro
Ayer a las 1:37 pm por Eijiro Kara

» Perfil Uchiha Shiraga
Ayer a las 11:24 am por Uchiha Shiraga

» MISIÓN DE RANGO D: NIÑOS RICOS
Ayer a las 10:09 am por Nozomu Nendo

» Misiones con un Canino
Ayer a las 8:14 am por Kano

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


—Kynareth's Forgiveness △ Hunting

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

—Kynareth's Forgiveness △ Hunting

Mensaje por Jiran el Miér Ene 31, 2018 9:50 pm



Kynareth's Forgiveness


Medianoche – Bosque de la Hoja.

E
strellas como idioma inteligible para la credulidad religiosa del Natblida, quien veía a todos esos puntos como las señales de los dioses hacia los mortales; esa noche estaba observando pues necesitaba del favor de uno de ellos: Kynareth, la diosa de la naturaleza. Jiran, mientras observaba la composición abrillantada en el lienzo infinito, confiaba sus manos, sus armas y su mente a su guía ante la caza, rezando por los espíritus invisibles del aire para que le susurrasen dónde está la valiosa presa de esa noche, en dónde se esconde, cuándo saldrá a comer para darle fin a su vida y honrar a la misma diosa por la actividad sangrada de la cacería. Sin embargo, un extraño miedo nacía en el centro de su corazón, en el raciocinio de su mente: él creía que, al no cazar en las montañas nevadas en donde estaban por última vez los de su tribu, sería castigado con el desconocimiento de la bendición de Kyne, condenado a no tener presa a la cual matar y de la cual alimentarse, más allá que los usuales conejos o descarriados ciervos; el peor castigo de todos, pensó el tribal en medio de la angustia por desobedecer los lineamiento de los seres superiores que le observan y tocan para moldear el destino de los hombres. De igual forma, sabía que la llamada que hizo a uno de los Daedras en medio de su desesperación e ímpetu frenético le costaría caro a ojos de Los Divinos. Gruñó en medio de su dilema, gruñó por sus errores e imploró, sin soltar de todo su estúpido orgullo, por el perdón de la dama de la caza.

     
Ona Kynareth tagon, ai gyon au gon homplei —pronunció para el viento, para los dormidos pájaros, para las estrellas, para los matorrales y árboles; se encomendó antes de saltar de su rama y proponerse a realizar el sagrado rito.

     
Su carrera inició cuando la Luna estuvo en lo más alto, iluminándole el camino, sintiendo el frescor de su presencia: por dentro, quería creer que se trataba del ojo de su diosa observando sus actos con esperanza. Se llenaba de brío, de ánimos, de una felicidad sólo dada por la realización de su papel como un simple servidor de Los Divinos, algo indescriptible que le hacía sentir completo. Su propio rastreo era mucho más fácil a pesar de estar hundido en la densidad vegetal en donde las hierbas eran una gran y casi totalmente homogénea alfombra, y los árboles un techo verdoso en constante cantar de melodía junto al viento. Verificaba las hojas, veía las posibles rutas que podían seguir los animales salvajes, el excremento, pisadas sólo dilucidadas por los rayos que se filtraban entre el sereno mover de las hojas. El seguimiento de patrones en la naturaleza determinaba si al día siguiente se comía o no, en lo que grosso modo era concluyente entre la vida y la muerte, por ello era que los Azkru, alejados de los lujos que presentaba el Nuevo Mundo, eran los mejores cazadores de ese continente; leyendo el paisaje, prediciendo a las bestias, siguiendo el rastro y observando su comportamiento. Para el joven Natblida, esas tierras eran un reto que empezaba a dominar tras sus días de guerras y peligrosas travesías, se familiarizaba con los grandes árboles y sus abundantes copas, aprendiendo poco a poco el idioma de esa naturaleza como si del idioma hablado por los del Nuevo Mundo se tratara, incluso teniendo más éxito con lo primero.

     
La naturaleza empezó a conspirar a su favor, en contra de la presa. Detectó pisadas dotadas de patrón extraño, era como si las patas de ese animal se viesen encendidas en fuego, cosa que desconcertó al perspicaz Jiran. Por un momento pensó que era algún tipo de engaño o acto hecho por los ninjas que se haya en la zona, aunque a juzgar por la profundidad del bosque era poco probable, por lo que el patrón del animal sirvió como sendero para sus ojos y guía para su propia agudeza cazadora. He allí cuando las patas de la bestia con llamas le hicieron internarse entre los matorrales que serviría como vestidura para su observación de incógnito, fueron sus pupilas las que revelaron la sorpresa que significaba encontrarse con un espécimen desconocido como el que ahora admiraba: para Jiran fue regalo del cielo y perdón divino. Sonrió con desbordante regocijo, al mismo tiempo que echaba otras palabras a su diosa preferida.

     
San athchomari yeraan, Kyne jalan! —musitó en agradecimiento, tocando uno de los tantos símbolos que pueblan su cuerpo—: Beja, yu teik jin givnes in.

     
La bestia en cuestión lucía un cuerpo robusto en donde las llamas cobraban vida, brillando como ardiente fogata viviente, de apariencia feroz en cuanto a sus colmillos y garras; era como una mezcla de varios animales, desde luego que no podía ser obra más que de su diosa, una presa digna para cazar en su nombre y utilizarla como ofrenda para alimentar su cuerpo y vestir su cuero. El animal parecía ver de un lado al otro, rastreado su alrededor con el olfato: ya le había detectado, estaba seguro de ello, no obstante, parecía estar esperando que el joven bajase de la rama en donde estaba para atacarle. Una bestia tan salvaje como ardiente. Así pues, la sangre Natblida revistió a su portador, dotándolo de la armadura que le haría resistente a esas peligrosas llamas. En su diestra portaba la garra de cuatro hojas, en sus piernas estaban repartidas las hojas ninjas; tales metales estaban listos para el ataque, el cual se representó en el presto lanzamiento de las kunais luego de ser afinada su visión y su control corporal.
     
Las armas volaron contra el animal, el que con su gran cuerpo intentó esquivar, sólo logrando hacerlo con una de ellas, mientras que otra rozó, mientras que otra se clavó en su cuerpo ardiente, sacándole un gruñido de dolor y una pequeña carrera que buscaba alejarse de su atacante que aprovechaba la altura. Cuyo hombre abandonó su posición y empezó a rodear a la bestia, quien demostraba tener un olfato y una vista excelente, pues, a no ser de la torpeza de sus rotaciones, podría haber seguido correctamente a su cazador. Jiran aprovechó su velocidad para girar y girar en pro de confundir al Yaoguai, ralentizando su posibilidad de respuesta ante el asalto a algún desprotegido flanco, cuya ocasión terminó por llegar y concluyó en el aprovechamiento.

     
Las garras de su mano derecha se prepararon para penetrar la piel llameante, intentando estar alejado de sus zarpas y de sus colmillos. Las hojas lograron cortar la parte trasera de su cuerpo, sacándole otra queja que fue acompañada con un respirar ígneo y un rápido y desesperado girar. La llama tocó su cuerpo, la armadura sanguínea se estremeció, iniciando el cambio en su estructura. Dolió, mas las consecuencias no lograron tocar su piel, librándose de una quemadura. Para cuando se percató de la bestia, enfurecida por las dolencias, ya se estaba aproximando a modo de embestida, cuya acción se transformó en un salto a pocos metros, apuntándole con sus amenazantes colmillos y encendidas garras. Como plan de acción, se armó la izquierda con una kunai que utilizó de escudo, haciendo imposible que le hiriese con sus patas delanteras; se encuclilló y desgarró con un fuerte tajo en su estómago. A no ser por su armadura, la cual se estaba especializando para la defensa contra las intensas llamas que emanaban, estaría con todo su cuerpo quemado con lesiones de, por lo menos, un grado. A pesar de evitar los daños potenciales, el dolor sí que estaba presente.
     
Se quitó a la bestia agonizante de encima, jadeando y quejándose del dolor que encerraba su cobertura, esperando que dejara de patear y gruñese, que sus entrañas desparramadas fueran la razón de su muerte, la razón por la que ofrendaría a tal animal ante los ojos de su diosa. Tan pronto observó que las señales de vida disminuyeron hasta no poder ser visualizadas bajo el manto de la noche, se acercó para cerciorarse de su estado: error de cazador. Con las últimas fuerzas de la bestia, un zarpazo se dilucidó y atacó la habilidad que cubría su cuerpo, hiriéndole superficialmente por su rápida respuesta, en medio de una fugaz sensación de miedo. Su pecho sangraba, poco, pero lo hacía. Si tan sólo fuera sido un animal venenoso, se podría dar por muerto. Suspiró, preparando a la bestialidad ahora inerte para el traslado a su refugio, para comenzar a separar sus partes y dejar sus agradecimientos al apoyo divino que se representaba como la Luna que apuntaba a la coronilla de su cabeza.

Blood Warrior
▷ Nin: 10(-3)
▷ Tai: 7(+3)
▷ Gen: 1
▷ Vel: 7
▷ Res: 10
▷ Fue: 7
Datos:

Conteo de técnicas
8 de 8


Técnicas

Pasiva — Habilidad intrínseca del control de chackra de los especialistas de Ninjutsu médico (modificada): Puede infundir chackra en la sangre en pro de estimular las capacidades corporales más sutiles, como lo son la coordinación, equilibrio y procesos aeróbicos que influencian positivamente el incremento de la potencia muscular (fuerza) y del manejo corporal. Esto significa que puede sacrificar 3 puntos de Ninjutsu y depositarlos en Taijutsu o Fuerza. (-3 Nin » +3 Tai)

Armadura — Jus Trikova «Sombra de Sangre»: Segundo tipo de armadura, basada en su capacidad de defensa evolutiva y de progresiva adaptación. Los recursos utilizados son los glóbulos rojos y las células pluripotenciales en una clase de segunda piel, al principio se aprecia como un completo recubrimiento rojo carmesí claro, aunque conforme pasan los turnos, cambiará de color frente al daño soportado. La habilidad permite a su portador soportar cantidades elevadas de daño, ya sea físico o energético, por medio de una resistencia bajo el constante cambio de las células comprometidas. Es decir, luego de la exposición, las células tomarán acciones de inmunización y resistencia contra el estímulo. La armadura puede adaptarse ampliamente; se podrá acostumbrar a constantes cortes, engrosando su recubrimiento o generar resistencia contra elementos de chakra. Por lo tanto, la simbiosis le permite al Natblida poder soportar situaciones de extremo peligro, formando fortaleza ante los ataques enemigos.

▷Primera etapa: El primer turno hay resistencia por exposición, la armadura debe ser expuesta al daño para empezar la calibración de resistencia, aguantando simplemente una ligera y corta exposición, sin llegar a comprometer el bienestar de su portador, sin privarlo del dolor y de daños completamente, sólo los merma mínimamente. A este punto, la protección es reducida (en caso tal de ser el Nin del contrario igual al Natblida) y el potencial de cambio es elevado. Protección contra: Katon.
1 de 5

Equipamiento

Garra (1 – De cuatro hojas.).
Kunais (7).

Natblida (H.Ú)

Bestia cazada: Yaoguai
Jiran
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.