¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Entrenamientos | Shiraga
Hoy a las 10:27 am por Uchiha Shiraga

» El suero de los hipócritas [Shiraga, y, bueno, quien quiera]
Hoy a las 10:03 am por Ryōtsuka

» Complications of the failure [C]
Hoy a las 9:21 am por Nozomi

» Haciendo cosas sucias
Hoy a las 7:20 am por Makishima Senju

» The sound of silence
Hoy a las 4:56 am por Arashi Tessen

» The prey II [C]
Hoy a las 4:01 am por Jiran

» Accomplices are to blame.
Hoy a las 3:38 am por Shimra Sayaka

» Unfair Justice ▌feat. Aaron
Hoy a las 2:55 am por Lyd.

» Un encuentro fortuito [Entrenamiento] Kugutsu vs Sureddo
Hoy a las 2:29 am por Aaron Sureddo

» Acondicionamiento de Ittoki
Hoy a las 1:21 am por Ittoki

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Hoy a las 12:29 am por Aaron Sureddo

»  — Flexible.
Ayer a las 11:07 pm por Akkarin

» Entrenamientos, tecnicas, jutsus, armas.
Ayer a las 9:19 pm por Hotaró Senjih

» Start an adventure (Ione)
Ayer a las 7:20 pm por Ione

» Misiones Eiji
Ayer a las 6:38 pm por Eiji

» Thief Encounter.
Ayer a las 4:01 pm por Hushika Kugutsu

» Misiones para Eijiro
Ayer a las 1:37 pm por Eijiro Kara

» Perfil Uchiha Shiraga
Ayer a las 11:24 am por Uchiha Shiraga

» MISIÓN DE RANGO D: NIÑOS RICOS
Ayer a las 10:09 am por Nozomu Nendo

» Misiones con un Canino
Ayer a las 8:14 am por Kano

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Volviendo a viejas costumbres

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Volviendo a viejas costumbres

Mensaje por Kurosaki el Vie Feb 16, 2018 12:36 am


Bosque de la Hoja
Kurosaki · País del Fuego · Clan Yuki · Genin · Ninjutsu · Suiton



Había planeado mi marcha de este País hace mucho, pero algo en el, su vida, sus inexplicables momentos de peligro aun llamaban mi atención, el viejo hotel en el cual me hospedaba y luego de hacer algunos trabajos se convirtió en mi hogar provisional era ahora una morada temporal en la cual podía mantenerme a salvo, el hombre no resultaba tan gruñón realmente, y mi cabeza se relajaba una vez entraba a mi habitación, como si fuese aquellas cuatro paredes, aquella ventana y esa vieja cama todo lo que desease tener. Una idea, no un recuerdo volvió a mi mente con pesadez, un recuerdo tan borroso que no podía realmente dilucidar de que se trataba, sabía que algunos días habían pasado luego de eso, pues había despertado repentinamente en el hospital sin recuerdo alguno de lo que sucedido, los médicos atribuyeron la idea a un fuerte choque psíquico que sobre exigió mi cabeza y acabo desplomándome, reacción resultante, mi cerebro bloqueo los recuerdos de aquel momento, pero aun tenia pequeños golpes del pasado, borrosos, apenas palpables. Un bosque oscuro, tan oscuro que apenas podía moverme sin tropezar, mi aliento observable en el viento, como solía suceder en las noches frías de mi lugar de origen, corría sin parar y el recuerdo tan rápido como apareció se esfumo entre la imagen de una sonrisa perturbadoramente inquietante, un cabello morado y la desaparición finalizo, mi rostro se hallaba fruncido y ojos cerrados, l brisa de esa madrugada entraba tranquilamente removiendo mis acábelos por la venta donde me encontraba a poyado, observaba la luna al abrir mis ojos o con cuidado, pero otro recuerdo vino a mí, cuando la misma luna se encontraba en fase similar,  cuando era niño solía jugar mucho con mi padre, a medid que fui creciendo la labores se volvieron parte de mi día diario, un día mi padre me llamo para darme instrucciones para el siguiente día, íbamos de minería, jamás creí que mi padre desempeñara fuerte labores como esa, siempre lo imagine sobre una barca relajado y cazando peces, su edad ya estaba algo avanzada pero yo tenía mucho tiempo entrenan en las tardes libres, por lo cual capte, luego de nuestro regreso ambos llegamos exhaustos y magullados, pero habíamos obtenido una pequeña piedra preciosa, esa pequeña piedra tiene un trozo alrededor del cuello de mi madre, sonreí ante este recuerdo, el regalo de aniversario de mi padre que ambos habíamos ayudado a  conseguir los dos, estuvimos emocionados y mi madre nos recompenso con una enorme y gran cena, que grandioso recuerdo.

Me había entonces echado a dormir tranquilamente, el sueño luego de aquella meditación nocturna se tornó tranquila y con la brisa de la madrugada rozando  mi rostro pude hacerlo con tranquilidad, sin problemas, o al menos no estando consciente de ellos pasándolos a un segundo plano que no quería ver jamás, La mañana llego entonces, el sol en el amanecer con una tonalidad rojiza se podía apreciar tranquilamente en esta mañana de la capital del país del fuego, mi mano se pozo por encima de mis ojos para poder enfocar bien mi habitación que se encontraba iluminada a placer de la naturaleza, entonces me gire apoyándome en mi cadera y me levante de mi cama, mientras arreglaba las sabanas para poner todo en orden como solía hacerlo, la sabana doblaba tranquilamente y ajustaba a la colcha en la cual debía vestirse, de pronto aquel pensamiento y recuerdo volvió a mí, “quizá no estaría mal intentarlo…después de todo no tengo más que hacer por ahora”, desde mis aventuras con la chica de cabellera carmesí y los extraños enmascarados y criminales que cachaban esta zona no había tomado un descanso para hacer alguna actividad favorable, pues tenía conocimientos en herrería pero jamás me había animado a desarrollarlos, quizá sería un buen lugar para hacerlo, pues en unos bosques tan amplios como estos era obvio que se podría encontrar alguna cueva favorable, entonces me vestí y equipe apropiadamente, cerré la puerta con seguro como sea hacerlo al igual que la ventana y me cole por las escalares hacia la recepción,  el sujeto de la recepción con un puro en sus labios y una sonrisa enorme me miro, no paraba de sentirme algo incomodo ante este gesto, me acerque entonces hasta él y sonreí como de costumbre lo hacía, -Hola señor, ehmm, quiero preguntarle algo. Etto.e ¿no tendrá por casualidad algún pico y herramientas para romper rocas?-, el sujeto se raspo la barbilla con los dedos, la cual tenía una recubierta de pequeños bellos negruzcos que atravesaban toda su papada, aun así él tenía un aspecto medianamente pulcro y bien favorable, este hotel no era un lugar de mala muerte, pero tampoco podía tomarse como un sitio demasiado lujoso, se hallaba quizá justo en medio, entre la comodidad, el buen servicio, y la calidad del mismo; -Creo que si muchacho. Ya veo te gusta este rollo de la minería, ten cuidado con ellas, aunque están algo viejas son de utilidad, no te preocupes por la paga, eres como de la familia…-, el tomo un gran saco donde se encontraba el pico y algunos recipientes además de otro saco, y me lo tendió, -cuidado esta algo pesado-, sonreí agradecido, aquel sujeto no dejaba de portarse de forma increíblemente amable conmigo, me sentía a gusto pues yo suelo comportarme de la misma forma, aunque últimamente…, -muchas gracias señor, volveré para el anochecer no se preocupe-, entonces tome las herramientas con algo de esfuerzo, pero no demasiado, incluso podía saltar con aquellos materiales a mis espaldas, tenía un cuerpo bien acondicionado para estas cosas, Salí con aquella carga en mi espalda y me dispuse a caminar rumbo a las cercanías de la salida de este lugar, usualmente allí se podía conseguir información de todo tipo.




Por fortuna esto había sido así, lleve mi cuerpo junto a aquel saco lleno de herramienta en mi espalda, podía entonces notar como las calles del País del Fuego se encontraban llenas de vida, los vendedores de frutas reían junto a sus clientes y compañeros de puestos, los caballos de algunos soldados se paseaban  mientras llevaban conversaciones tranquilas, una fuente paso junto a mi mientras avanzaba y pude ver algunas parejas sentadas y conversando,  era realmente grandioso, todos Vivian sus vidas tranquilamente pero sabía que detrás de aquellos hermosos momentos de aquel teatro de paz que se cernía en estas tierra, las discusiones de feudos y gobernantes estaban en un momento crítico, algunas veces me gustaría pensar y observar como es la vida de esas personas desde dentro de las murallas del castillo, después de todo, aunque ahora me encontraba en contra de estos sistema, había visto de primera mano que no todos aquellos que portaban una insignia feudal serán símbolo de represión, había personas como Naomi, que siempre tratan de evitar los conflictos y procurar elevar las palabras por encima de las espadas, donde el diálogo y l buena intención perduraran, quizá, quizá era yo quien realmente era la amenaza, de pronto y sin saber por qué un pequeño dolor de cabeza surgió y comenzó a molestar, pero no le di una importancia mayor, simplemente continúe observando y encaminándome rumbo a mi destino. Un vez me halla en la huerta y tras conversar con algunos guardias –umm no se con podría ayudarte…..creo que aquel sujeto sabe……no lo sé…. Ten cuidado con esas herramientas muchacho…..espera ves esa carreta acércate y pídele que te de un aventón será mucho más rápido-, varias respuesta pero finalmente obtuve lo que quería –muchas gracias disculpe la molestias-, me di la vuelta y corrí sonriente hasta el sujeto de la carreta, eran un viejo y un niño que al parecer habían perdido algo, sin embargo parecieron retar importancia y aceptar el echo cuando me confrontaron, -hola mi nombre e kurosaki….quiero ir a una mina arcana o cueva, pero podría perderme aun no me llevo bien con el bosque, ¿quería saber si podía ayudarme con un aventón-, dije finamente a lo que el anciano respondió –no te preocupe justo ahora vamos de salía, deja eso atrás iras junto a mi hijo-, -mucha gracias…e pagare apropiadamente-, el sujeto sonrió –está bien… dame lo que pueda y si no tienes nada de igual forma me gusta ayudar-. Últimamente las personas estaban siendo realmente agradar, sonreí y me prepare, la carreta arranco y no desplazamos hacia el interior de los bosques.

Llegamos a la profundidad del bosque, mientras el crujir de la carreta se movía tranquilamente en las profundidades del bosque, podía observar como las sombras producto de las hojas de los diversos árboles se manifestaban en patrones que hacían ver una película de figuras en nuestros cuerpos, cada árbol poseyendo una forma distinta, cada árbol era un ser único, distinto, así éramos los seres humanos, pechaba arboles huecos, árboles muertos, otros llenos de vida, había quienes daban sus frutos a los demás, había quienes quitaban en precio por tomar su fruto, infinidades de combinaciones y demás cosas que resultaban en una explicación excelente de la variedad que existe en el mundo, y había planta, que parecían ser una cosa, pero realmente eran todo lo contrario, usualmente aquellas hermosas especies, unos especímenes que roban la dulzura del mundo y la plasma sobre si, al tocarlas, terminan pinchándonos y vertiendo el veneno en nosotros, no sabía por qué pensaba en todas esas cosas últimamente, pero al encontrarme aquí no podía parar de sentirme algo entristecido el chico que estaba junto a mí me miraba de reojo pero al notar que mi mirada encrestada observaba el piso, ahí me mantuve entonces todo el trayecto, para luego tomar mi propia mano y forzarme a regresar, cuando me di cuenta, ya nos hallábamos en el sitio, entonces sonreí y tome mis cosacas, salte a la protección de la carreta y luego me deje caer de cuclillas en el suelo de tierra, me levante entonces y mire hacia el viejo que estaba montado sobre el lomo de un cabo me miro y saco su sombrero en saludo de forma amable, -sigue ese sendero y llegara a una antigua mina, había sido abandonada por los animales silvestres, pero tranquilo pase allí algún tiempo y no ocurrió nada malo, además con esa agilidad tuya no creo que tengas problemas, que tengas suerte pequeño-, me despedí agitando mi brazo en esa mañana y supere, entonces me di vueltas y me internet tranquila y delicadamente en el bosque hasta llegar finamente a la ceba que había dicho el anciano.




Era una enorme protuberancia que descendía hacia el suelo,  algunas antorchas se vean apiladas en la entrada en un carreta de madera, y un arco del mismo material que indicaba la entrada con un pequeño cartel ya gatada, a pesar de ello se vía estructuralmente bien por lo cual entonces, me acerque a la antorcha, dentro del saco que tenía un mecer se encontraba, me alegre de que aquel kit poseyera todo lo necesario para ejercer mi labor tranquilamente, entonces encendí la antorcha y leve un par más, además deje las sobrante en el suelo y me metí en llevando la carreta con toda las cosas encima, la misma tenía un pequeño soporte en el cual podías dejar la antorcha en forma vertical sin temor a que se cayera, y me deposite en la profundidad de aquel lugar, hasta que me encontré en una posición cómoda, encendí las antorcha que estaban en la pared de una gran estructura circular y amplia llena de roca notablemente picada, y comencé entonces a picar tranquilamente, me esforzaba dando cada golpe, teniendo cuidado de no dañar mis articulaciones, la roca resonaba en el eco de aquea cueva con fuerza, “ya creo que toque algo”, no me molestaba en revisar que era lo que tenía al frente realmente, so seguía picando y luego me tocaría aleccionar, tomaba los trozos de roca con cuidado y o coloque sobre a carreta, entonces Salí y los deje cerca de la entrada pero aun dentro d la cueva, de este modo estarían algo ocultos, y continúe con mi labor, pasaron la hora si continuaba con aquella maniobra, era incuso divertido para mí, me trajo recuerdos, quizá algún día pudiese entregar un regalo a mi pare, como una caña de pescar de decoración o algún año de suerte, estaba emocionado por lo cual continúe haciendo, la tarde lego y estaba exhausto tendido en el suelo junto a un pila de roca aparentemente inservible, cese mi frente y me puse a revisar y clasificar entre los trozos que realmente reviran y aquellos que no serían más que imple roca, ya para el atardecer encontraba todo seleccionado, había recolectado un conjunto total de 5 menas de hierro y un par de menas de cobre, cosa que me extraño pues nunca había tenido tanta suerte, la última vez matamos todo un día para conseguí una mena de hierro y el cristal que regalamos a mi madre, pero estaba orgulloso, tome el saco y deje ayer las mena tranquilamente en él, luego as puliría, y continúe caminando nuevamente.

Era ya avanzada la noche y había llegado a la capital exhausto, no haber llevado provisiones me forzaron a pedir algo de agua a los guardias de entrada en la capital, os cuales se sonrieron al ver que lo había logrado, -veo q que te fue bien…aunque deberías cuidar un poco tu provisiones y equipamiento…aun así reate vivo…eres fuerte…. toma-, me serví del agua entre risas y chites y finalmente luego de un poco de pan me lance hacia el hotel donde me hospedaba, el viejo me esperaba preocupado y se alegró al verme, -creí que algo te había pasado, olvide decirte que llevaras algo para comer y beber, espero haya salido todo bien-, enseñe mi botín  el viejo quien se asombró por mi suerte y destreza, -sabes….quédatelas, cuando as aceite te las pediré, no digas nada, tú tienes mejor destreza con ellas-, y así finalizo mi día, un día tranquilo y que llenaba mi espíritu de grandeza y paz.



Off roll:
Señor del Hotel: 07e625
Guardia`s: e60707
Anciano de la Carreta: c8e607

Obtenido:
Mena de hierro x5
Mena de cobre x2
Tirada

Kurosaki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.