¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» The Hick, the pervert and the Penguin
Hoy a las 3:03 am por Aaron Sureddo

» Savage Apparition || Hiro vs Jiran
Hoy a las 2:46 am por Jiran

» Esto sera divertido [Fin de viaje]
Hoy a las 2:21 am por Kasuki

» El viaje continua [Viaje]
Hoy a las 1:32 am por Kasuki

» Across the snow [viaje]
Hoy a las 1:18 am por Kasuki

» A second chance // Kasuki and Jiran
Hoy a las 1:05 am por Hotaró Senjih

» NPC's de Ichimaru: Rem y Ram
Ayer a las 11:32 pm por Ichimaru

» Dojutsu Preguntas Frecuentes
Ayer a las 8:43 pm por Polka Uchiha

» Misiones ---
Ayer a las 8:00 pm por Fuka

» Misión de rango C: Freedom [Belladona y Ichimaru]
Ayer a las 6:30 pm por Ichimaru

» Forja de Ichimaru
Ayer a las 6:11 pm por Cervantes de Leon

» Misiones para Mu-Bai
Ayer a las 5:31 pm por Fuka

» Entrenamiento Belladona
Ayer a las 4:46 pm por Ichimaru

» Tablon de Ichimaru
Ayer a las 4:39 pm por Fuka

» Pies over Life
Ayer a las 4:06 pm por Yuko Kaguya

» Watered-Down
Ayer a las 3:28 pm por Uchiha Michi

» To the Hot Lands [Viaje]
Ayer a las 1:48 am por Kasuki

» Kiba no Hagane
Ayer a las 12:39 am por Uchiha Michi

» Appearances are deceptive / Polka
Ayer a las 12:01 am por Polka Uchiha

» Royal Challenge II.
Mar Ago 14, 2018 11:26 pm por Aaron Sureddo

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


[Misión] Primer encargo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión] Primer encargo.

Mensaje por Ryuji el Miér Mar 07, 2018 2:09 am

Misión:
Misión de rango [Genin]: [¿Dónde está mi hija?]

Lugar de la misión: País del Fuego, un pueblo pequeño de los exteriores.
Tipo de misión:
Misión general.
Descripción de la misión: En este pequeño pueblo, las familias para tener agua deben recorrer un par de kilómetros hacia un río, con un cántaro. Una madre está preocupada porque su hija salió hace dos horas a por agua y aún no ha vuelto. Solicita que alguien haga el trayecto que hace la joven para intentar encontrarla y traerla a casa sana y salva.
Recompensa de la misión: 500 ryu, si vuelve con el agua, 800.
Extensión mínima de la misión: 50 lineas u 80 líneas + objetivo secundario.

Hacía ya un par de días desde que salí de la Capital de la Hoja, tras haber conocido a aquel muchacho tan curioso que me encontré en la taberna. Ciertamente, es un chaval muy interesante... Pensé caminaba por un camino de tierra, colindante al Bosque de la Hoja. Tras andar un rato, mi mirada alcanzó a ver un pequeño poblado, justo lo que estaba buscando, un lugar para ganar algo de dinero hasta encontrar algún encargo de mayor estabilidad.

Así que me apresuré a andar hacia allí. La estética del pueblo era simple, pero hermosa; un par de casas en una llanura, no más de 20, justo al lado del enorme bosque principal del País del Fuego. Las casas eran de madera, típicas de las zonas más pobres de oriente por esta época, y la luz del sol, que no encontraba oposición debido a lo despejado del cielo en este veraniego y caluroso día, hacía que ésta madera reluciera. Me coloqué mi máscara de zorro para que no ser reconocido aceptando ningún encargo y, de paso, taparme del sol a medida que iba golpeando con más fuerza, hasta que llegué a la entrada al pueblo.

Comencé a andar dirección el centro del poblado, prestando atención a la gente de por allí. Muchos eran los que transitaban el camino por el que yo iba, con carretillas, en dirección a la Capital para hacer sus compras, estaba a unas 10 horas de viaje andando, por lo que iban en grupos de dos y con suministros para pasar la noche en alguna taberna del camino. Me paré delante de un pequeño puesto de un tendero, que vendía fruta, verdura y carne, y comencé a mirar las manzanas con deseo. Tenía hambre, por lo que cogí una.

¿Cuánto es?

Serán 10 ryus señ... Un grito de una mujer pidiendo ayuda cortó nuestra conversación. Tanto el tendero, la gente de mi alrededor y yo la miró. Venía corriendo desde el interior del bosque, sudorosa y con lágrimas en los ojos, muy acelerada. Me guardé la manzana, y el tendero se dio cuenta, pero lo dejó estar; no era el momento.

Me paré frente a la señora que clamaba por ayuda, la cual, me agarró de la parte delantera de mi vestimenta, zarandeándome levemente.. ¡Tiene que ayudarme! Mi hija...mi hija...ha desaparecido. Se adentró en el bosque y hace 2 horas que se fue a por agua...¡y no ha vuelto! He intentado ir a por ella, pero un enorme jabalí no me deja avanzar...¡por favor, ayuda, pagaré todo lo que tengo! Gritó ella, entre lágrimas. La miré a los ojos y, simplemente, asentí con la cabeza, por lo que ella, entre agradecimientos, sonrió y se secó las lágrimas de los ojos.
Necesito una descripción física de la chica y saber hacia dónde ha ido.
Ella es joven, unos 18 años, tez blanca como la nieve y pelo negro lacio. Tiene los ojos negros y un característico lunar en el ojo derecho. Fue a por agua al riachuelo del bosque, puedes seguir el camino que sale por esta entrada al bosque, pero ten cuidado con las bestias.

No dije nada más. Estaba todo dicho. Simplemente, comencé a andar en dirección a la entrada del bosque, dejando atrás el pueblo. A medida que me comenzaba a adentrar, la temperatura bajaba un par de grados debido a la sombra de los árboles, y el sonido del pueblo era intercambiado, cada vez más distante, por el de la fauna del propio bosque, y el aleteo de las hojas de los árboles mecidas por el viento. Tras un rato avanzando, lo oí, un gruñido. Ahí estaba, en mitad del camino, un enorme jabalí marrón, yendo en dirección a una joven que estaba tirada en el suelo, paralizada por el medio. El jabalí avanzaba lentamente hacia ella, seguramente no con intenciones pacíficas. La muchacha me vio y su mirada se iluminó, pero no fue capaz de decir nada por el miedo.

Sin decir nada, saqué mi preciada Zetsubo aún metida en su funda de mi cinturón de tela. El jabalí me miró y, bastante cabreado por el brusco movimiento, salió disparado hacia mi con intención de golpearme. Di un salto impulsándome hacia delante, caí encima de una rama de un árbol en cuclillas y mantuve el equilibrio aplicando un poco de chakra en la planta de mis pies. No creo que me cueste demasiado trabajo acabar con esta bestia. Pensé, y, aprovechando el ya chakra que había aplicado a la planta de mis pies, me impulsé en el árbol y salí disparado hacia el animal.

Empleando mi dominio en el arte de la espada envainada, propiné utilizando la fuerza con la que me había impulsado un corte seco al animal, desde su hocico hasta su glúteo. Si bien el corte no era demasiado profundo al no tener la hoja de la katana desenvainada, fue lo bastante potente como para que empezara a brotar sangre del animal y se desestabilizara, cayendo al suelo. Clavé el arma todavía envainada en la tierra y, girando sobre la misma, fui capaz de frenarme y quedar de cuclillas tras el moribundo animal, observando el resultado de mi ataque. Tras ello, saqué el arma del suelo y la coloqué nuevamente en la tela de mi cintura, andando despacio hacia la bestia. Me planté frente a ella y, retorciéndose de dolor, no era capaz ni de localizarme con la mirada, presa de la ansiedad. De la manga de mi vestimenta salió rápidamente una serpiente que se apresuró a morderle la yugular al animal, dándole la muerte.

Tras ello, me apresuré a buscar con la mirada a la joven, la cual encontré detrás de un árbol observando sentada en el suelo, asustada y aún bastante nerviosa. Comencé a andar hacia ella y, cuando estuve delante, le tendí la mano para que se levantara. Me fijé en su ojo, era ella, tenía aquel lunar que me había mencionado su madre. La joven era bella, a pesar de lo sucia y despeinada que estaba, de apariencia frágil, no pasaba del metro sesenta.

Hola, tu madre me ha pedido que venga a por ti. Soy Ryuji. Sonreí y, para calmarla, me quité la máscara y la miré durante unos segundos. Cuando ya estuvo más calmada, la joven me correspondió la sonrisa y me recoloqué la máscara. Cuando se fue a levantar, cojeó de su pierna derecha: se había torcido el tobillo.

Creo que me he hecho un esguince...soy Hikari. La agarré por la zona de las axilas y la elevé, para que se pudiera levantar. Apoyó su pie izquierdo y me utilizó como soporte para no caer, ya que no podía apoyar el derecho.

Bueno... volvamos.
¡No, espera! Necesito el agua...el cántaro está ahí. Es situación de vida o muerte, ayúdame, por favor... Miré hacia la dirección en la que miraba ella, y allí estaba el cántaro, tirado en el suelo, intacto. Asentí levemente con la cabeza, cogí el cántaro y seguí hacia delante en el camino, hasta que escuché el riachuelo. Dejé a la joven apoyada en un árbol y llené el recipiente de agua del riachuelo, para luego, volver con ella a la misma postura de antes, sólo que ahora tenía mi mano derecha ocupada con el cántaro y mi izquierda colocada en su cintura, ella tenía su brazo derecho sobre mi cuello para utilizarme de apoyo. Comenzamos a volver, mientras hablábamos.

¿Qué fue lo que pasó?
Estaba yendo a por agua, cuando de repente salió de entre los arbustos el jabalí. Me asusté y salí corriendo, pisé mal y aquí estoy. Menos mal que mi madre salió en mi búsqueda, porque hizo que el jabalí la siguiera un par de metros y lo alejó de mi. Si no...no sé qué habría pasado. Gracias, me has salvado.
No respondí, me limité a asentir con la cabeza. Comenzamos a acercarnos a la salida.

Salimos del bosque, tras unos quince minutos de vuelta. A la salida, nos estaba esperando su madre, que se abrazó a su hija, llorando. Tras el clásico diálogo de la madre preocupada por su hija, la joven se apoyó en su madre.

Gracias, joven. Incluso has traído el agua...Ten, 800 ryus. Es todo lo que puedo ofrecerte... Cogí el dinero  y se lo cambié por el cántaro de agua. Gracias, Ryuji... me has salvado. Hikari me sonrió, y yo le revolví levemente el pelo en señal de amistad.

Tras acompañar a las mujeres a su casa y haberme despedido de ellas, acaricié el mango de mi querida katana y seguí mi camino, alejándome del pueblo por la ruta que estaba haciendo inicialmente, comiéndome la manzana que me había llevado del tendero.
Ryuji
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.