¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Ryo Gameshi-Misiones
Hoy a las 1:49 am por Gakumon

» Misiones de una Mercenaria
Hoy a las 1:47 am por Gakumon

» A step towards the future
Ayer a las 11:57 pm por Ichimaru

» Misión de rango D: Hay un traidor entre nosotros (2/2)
Ayer a las 9:52 pm por Kohemaru

» Tablon de Misiones de Saab Nara.
Ayer a las 8:34 pm por Gakumon

» Evils Spirits ► Polka Uchiha
Ayer a las 7:18 am por Polka Uchiha

» Entrenamientos de Kaile Kaguya
Ayer a las 5:47 am por Kaile Kaguya

» Dos personas pueden tener un secreto, pero uno de ellos debe estar muerto — Dohko
Ayer a las 4:38 am por June

» ¿Friends? (Priv)
Ayer a las 2:03 am por Dohko

» Melodrama — Ubbe, Akkarin
Ayer a las 1:49 am por June

» Vikingos de caza. [Dados de Dohko]
Ayer a las 1:46 am por Dohko

» Pasando lista
Ayer a las 1:29 am por June

» Tablon de misiones de Sabat Uchiha
Ayer a las 1:02 am por Ichimaru

» Entrenamiento Belladona
Ayer a las 12:51 am por Ichimaru

» Fukurō Workouts
Ayer a las 12:48 am por Ichimaru

» Entrenamietnos de Selene
Ayer a las 12:47 am por Ichimaru

» Entrenamiento de Saab
Ayer a las 12:45 am por Ichimaru

» Hell's our footprint. — Mission.C —
Ayer a las 12:27 am por Yottan

» Tablón de Misiones [Kazoku]
Lun Jul 16, 2018 10:56 pm por Ryō Gameshi

» Just for a reason {Kazoku}
Lun Jul 16, 2018 10:45 pm por Ryō Gameshi

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Umeoshi ID — became a beast is the way.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Umeoshi ID — became a beast is the way.

Mensaje por Umeoshi el Dom Mar 11, 2018 8:06 pm






Umeoshi;

獣女— Kemonoonna






Alias: Oni, Kemono, Bakemono.
Edad desconocida. Se especula que entre 16 y 19.
U.H — Fuuse
Ciudadana del Viento, "prisionera con trabajo".
Política: Sin alianzas a feudos, ni crímenes.
Sin elemento.
Especialista primario en Ninjutsu.
Bishamon — Noragami as PB.


¿Cómo es físicamente?


El aspecto es uno de los más erráticos y cambiantes. Debido a su propia habilidad, Umeoshi desde que recuerda, no ha parado de cambiar constantemente su físico con cada acceso que ha tenido a su chakra y transformaciones. Normalmente, puede vérsele con melena rubia y ojos morados, que varían de una semana a otra constantemente en longitud, tipo de cabello, e incluso fisonomía facial; puede estar una temporada con rasgos más afilados y suaves, como otra más recios. Algo que se mantiene, es su mirada atenta y fija; inquietante para algunos. Siempre, con un deje a un animal presente en esta apariencia. Es de complexión alta de base, rozando el metro ochenta, pero su constitución sin las transformaciones no es nada más que atlética. El cuerpo, por otra parte, no suele mostrar ni el menor índice de cicatrices o marcas. Un producto de sus transformaciones, y reestructura de las células.

Pero hay algo que siempre se cumple, también. Umeoshi, a pesar de su adusto y humilde modo de vivir, es incapaz de seguir un único precepto en la integración social: la vestimenta. Es molesta, restringiendo movimiento más de lo que resultaría necesario, y es, en general, incómoda de llevar. Es tan fácil verla en su completa desnudez, como con solo una toga alrededor blanca, holgada.







¿Qué piensa la bestia?

A su alrededor, varios juicios se emiten sobre cómo esta mujer actúa como actúa, sin saber con certeza la motivación. Unos tacharán de que no es más que un animal sin personalidad, otros solo aclamarán a ese lado y le atribuirán una sed de sangre, alguien que roza el borde entre la humanidad y la monstruosidad. ¿Cómo, si no, podría alguien vivir como el perro de otro? ¿Busca comodidad, una vía fácil? La mujer no muestra en ningún momento insatisfacción, ni parece tener principios morales: orden que se le ha dado, orden que efectúa hasta que se retira o queda incapacitada para ello. No muestra estar interesada en el dinero, ni en los placeres, tampoco. Su única muestra de real atención, incluso subyugación, es para una única persona. Y, aún así, no hay más apego que el de una lealtad primitiva; no muestra apego, ni tampoco cercanía.

No parece hacer esfuerzos en mezclarse con las demás personas, así como tampoco parece disgustarle la presencia de estos. Evita las muchedumbres en su mayoría, pero siempre regresa al lado del que tiene su correa atada. A pesar de esto, si algo se puede observar de su comportamiento omitiendo al motivo de su lealtad, es su trato igualitario; trata a todos por igual, indiferentemente del estrado social o de qué persona se trate. Se la ha visto reaccionar con agresividad, y a la defensiva, con depende que situaciones, e igual también huidiza o asustadiza, cosa que contradice constamente los esquemas.

Si algo se saca en claro de Umeoshi, es que sus similitudes con un animal en su carácter son tales que a veces, cuesta la diferenciación. No muestra gran inteligencia, pero sí instintos naturales y, desde luego, una simplicidad aplastante: si tiene hambre, comerá. Si tiene sueño, descansará. ¿Qué necesidad hay de complicar más aún la vida? A veces, incluso recordará a un infante. Y, aún así, algunos han podido verla realizar rituales o actos tales que recuerdan a una profunda conexión religiosa. Matará con facilidad, con solo una orden o la señal de la amenaza, y ningún remordimiento parece cruzarse por su mente. Tampoco parece tener concepto de humillación, dicen los que entran en contacto con ella.

No es habladora. Esto es un hecho, pero no por rehuir de conversaciones. Responderá a las preguntas, pero no más de lo necesario. Además, se irrita con facilidad con el ruido contante, así que eso la lleva a, precisamente, evitar dichas multitudes.

¿Qué es, entonces, lo que la mueve? ¿Cómo funciona realmente la mente de esta mujer que se asemeja a una bestia?

Ella lo sabe. Ella no lo comparte.

Su historia, ¿qué se sabe de ella, hasta ahora?

Nadie sabe de donde viene, ni cómo llegó hasta la costa viva. En la apenas funcional y destartalada villa de Suido, donde solo mercaderes pasajeros y esclavos convivían en un régimen de supervivencia constante con acceso a la mar, el patrón fue informado de la figura que vagaba por las dunas más próximas a las torres de vigilancia.

Una muchacha, la cual parecía puberta, arrastraba su cuerpo tambaleante por el desierto; raquítica, sus pies descalzos estaban plagados de quemaduras. Pero lo extraño no era ver a un niño deambular por el desierto, lleno de quemaduras que aseguraban una larga travesía por el mismo: la niña, como descubrieron más tarde, tenía por todo su cuerpo un ligero plumaje, así como rasgos extraños que recordaban a un ave encarnada en una persona.

Arrastraba, cogida por las patas, un buitre. El animal estaba muerto, y por lo que descubrieron más tarde, había tratado de alimentarse de la niña en uno de los tropiezos que tuvo en las dunas, incapaz de levantarse fácilmente por la deshidratación.

Los pocos que se ocupaban de la seguridad de la villa empuñaban sus armas. ¿Qué tipo de monstruo sobreviviría al desierto, y portaría ese aspecto? Los susurros y supersticiones pasaron de boca en boca mientras se preparaban para atacar a la inquietante invasora.

La niña colapsó y cayó, perdiendo la consciencia. La deshidratación era mayor de la que pudo aguantar. Una escena que ninguno de los villanos, supo como procesar de buen inicio.

El patrón hizo llevar a la niña a una de las celdas. Suido, aunque destartalado y superviviente, vivía del encarcelamiento de prisioneros y la esclavitud. Fuese lo que fuese esa niña, era un ser exótico, una gran venta y adquisición para los más afanados compradores. Se trataron las quemaduras, así como la hidratación de la niña, salvándola del infierno que el desierto para internarla a otro.

El patrón, Hassan, se encargó de adoctrinar a la niña. No hablaba, y parecía tener problemas para comunicarse, pero era sumisa y no daba problemas como los otros prisioneros. Escuchaba, obedecía, y asimilaba con dificultades en aquellas más complejas; cuando trató de enseñársele un oficio que aumentaría su precio, como la música o la danza, o incluso la costura, la niña era incapaz de asimilar el trabajo detrás de ello.

Es solo un objeto de decoración —terminó por resignarse el patrón, desdeñando a la niña por su ineptitud. Tomando su cara con brusquedad, se acercó hasta quedar a escasos centímetros de su rostro—. ¿De qué sirves si apenas puedes ser de utilidad? No puedo venderte así.

La pequeña medio-pájaro solo ladeó la cabeza, sin decir nada. Ningún sonido había salido aún de su boca, exasperando aún más a sus captores. Dejándola en la jaula, las visitas y clases dejaron de llegar.

◅☾◈☽▻

Dos años pasaron. La niña nunca fue comprada, y con eso, quedó relegada tras asumir que era óptima para el trabajo, a las tareas más pesadas, pero menos exigentes intelectualmente. Desde construcción, a transporte, la niña trabajaba junto a otros de su misma o mayor edad, indiferentemente de las horas y lo duro que fuese.

No eran lo peor. Tenían comidas, comunas para dormir, y un techo bajo sus cabezas. Fue en una de las noches, donde el valor de la niña dio un paso distintivo.

La costa trae peligros, además de posibilidades. Piratas.

Las casas, heno que era fácil de prender, fueron las primeras en venirse abajo en el ataque. Los que estaban en el barco eran en su mayoría bandidos, pero uno que otro tenía esas temidas habilidades. Fuego, agua y viento, arrasaban a su paso. Niños y hombres morían, niñas y mujeres secuestradas. El patrón en algún momento huyó, dejando a su suerte el destino de la villa. Solo quedó, de la autoridad, el capataz y jefe de esclavos que trataba de evacuar a unos pocos.

La niña se asustó, entrando en pánico. Esa fue su primera sensación, cuando uno de los piratas se acercaba a ella para hacerla unirse al destino de los otros—. ¿¡Qué es esto!? —preguntaba, extrañado y alterado por la pequeña forma híbrida. El temor dio paso a la respuesta más instintiva: destruir. El machete iba hacia ella, quien solo pudo abrir los ojos enormemente.

Sintió algo explotar en su interior, algo caliente que le recorrió por todo el cuerpo. Y de ahí, su cabeza se apagó.

◅☾◈☽▻

Un montón de bandidos, masacrados. El navío, que contenía a unos pocos, zarpó a la mar dejando atrás lo que no querían combatir más. Demasiadas bajas que no valían la pena el sacrificio. A una distancia prudencial, observaban lo ocurrido.

Entre la masacre, otros esclavos y trabajadores estaban también. Las mismas heridas: desgarrones, miembros arrancados, y una figura en medio de todo eso que jadeaba, colérica, depredadora. La pequeña híbrida había dado paso a algo mayor, un enorme monstruo que arrasó con todo lo que tenía alrededor.

Pero en la calma de después, con alaridos y quejidos agudos de agonía, la misma monstruosidad fue empequeñeciéndose hasta dejar de nuevo a una pequeña figura, híbrida, en el suelo. Cubierta de sangre, temblando, e inconsciente.

Metedla en el barco —fue lo único que se escuchó, entre miradas atónitas de los demás. La sonrisa del capitán, aquel que había hablado, era grande y depredadora; como si el mayor botín hubiera sido encontrado—. Encontré lo que buscaba.

◅☾◈☽▻

Un perro fiel, y un arma que usar en las batallas. Bautizada como Umeoshi por aquel que la había adoptado como su puñal, la niña no mostró más violencia que la que respondía contra aquellos que trataban de agredirla. Aquellos piratas, quienes más tarde se asentaron en otra zona de la costa en el mismo país, la trataron como una fiera mascota. No era de confianza (habían visto lo ocurrido, y como había aceptado la servidumbre de nuevo, como si la esclavitud estuviera en sus venas), pero no era una amenaza inmediata. Les generaba ganancias, y al mismo tiempo, podían ignorarla. No daba ruido, después de todo.

En la costa, formaron un nuevo poblado. Las esclavas que habían capturado, y los hijos bastardos que salieron de las fiestas que los tripulantes tenían con ellas, dieron paso al inicio de otro comercio. Piratas pasaron a esclavistas, y así, un nuevo Suido surgió. Umeoshi, por otro lado, permaneció entre las armas más atesoradas del capitán: no dejaba su lado, solo cuando le era ordenado.

Y, dicen, nadie nunca escuchó a la híbrida hablar. Solo acatar.



Umeoshi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Umeoshi ID — became a beast is the way.

Mensaje por Sheik el Dom Mar 11, 2018 9:49 pm

¡Ficha Aceptada!
Sheik
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.