¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Dudas Varias
Hoy a las 5:00 pm por Gineb Winter

» Haciendo cosas sucias
Hoy a las 3:05 pm por Cervantes de Leon

» Monster Hunter: Aaron
Hoy a las 2:52 pm por Loremaster

» 猫 Neko 猫
Hoy a las 2:25 pm por Ione

» Perfil de Aaron Sureddo
Hoy a las 1:54 pm por Aaron Sureddo

» Evils Spirits ► Polka Uchiha
Hoy a las 12:54 pm por Polka Uchiha

» º\\Dados de Kurosaki//º
Hoy a las 12:21 pm por Loremaster

» AchTra: Agua - Fuego. Salida. (ft. Kurosaki)
Hoy a las 4:25 am por Kurosaki

» Lan
Hoy a las 3:18 am por Lan

» ☻ Labores Sombrias ☺
Hoy a las 2:48 am por Ittoki

» Tablón de Misiones de Aaron
Hoy a las 2:33 am por Aaron Sureddo

» Unfair Justice ▌feat. Aaron
Hoy a las 2:19 am por Aaron Sureddo

» — Lyd's Itinerary ▌Missions
Hoy a las 2:19 am por Lyd.

» Solicitud de Misión- Nozomu Nendo
Hoy a las 12:22 am por Nozomu Nendo

» Misiones de Gineb
Hoy a las 12:17 am por Ichimaru

» Misiones de Izuna
Hoy a las 12:04 am por Ichimaru

» Misiones Eiji
Ayer a las 11:48 pm por Ichimaru

» Ficha Orochi Kaito
Ayer a las 11:37 pm por Ichimaru

» —Buy and Sell I △ Trade
Ayer a las 9:21 pm por Jiran

» —Zenithar Blood △ Jiran Forge
Ayer a las 9:03 pm por Jiran

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Trouble in the farm

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trouble in the farm

Mensaje por Izuna Uchiha el Dom Mar 18, 2018 11:10 pm

Más temprano esta mañana, me encontraba en mi casa, arropado debajo de las sabanas que envolvían mi cama y la transformaban en un centro de relajación total, donde podía pensar claramente o bien echar una siesta o un buen merecido sueño reparador para comenzar el siguiente día con todas las energías. Sin embargo, no todo lo bueno dura para siempre, tuve que salir de la ultra comodidad de mi cama y de mi casa para cumplir con una misión un poco sencilla que me había sido encomendada el día anterior. Así que vistiendo mis habituales ropas y una capucha a modo de rompe vientos debido al aire fresco que se encontraba corriendo esta mañana, salí con mucho entusiasmo y poca prisa de mi casa, adjudicada esta a la tan temprana hora a la que me encontraba saliendo.

El encargo que había de hacer este bonito día consistía en ir a hacer acto de presencia con un granjero que se quejo de robos a sus huertos, mi tarea era quedarme con el todo el día con el asistiendo en sus actividades diarias; esto con el objetivo de observar su granja y así poder ver quién o qué se está llevando sus cosechas. Una tarea demasiado fácil a mi parecer, tan solo había que prestar especial atención a cualquier suceso fuera de lo común, algo en lo que últimamente había tenido un notable entrenamiento debido a las características de mi última misión. La granja a la que me llevaría mi encargo estaba a una hora y media de mi casa aproximadamente y me encontraba saliendo de ella a primera hora de la mañana, por lo que llegaría allá muy temprano, lo suficiente como para asistir al granjero en su primera tarea del día.

Avanzadas unas cuantas horas, un poco más de lo que había calculado, llegue a ver la pintoresca granja a la distancia escondida entre los bosques del país del fuego, caracterizados por sus árboles de gran altura y frondosidad. Me abrí paso por la senda que daba hasta una pequeña casa que suponía el inicio del terreno del granjero, al tener esta una cerca perimetral por ambos lados. Cuando estaba cerca de la puerta, me acerque aun mas hasta ponerme justo frente a ella, entonces, en esa posición di dos golpes un poco suaves pero lo suficientemente fuertes como para que fueran oídos por alguna persona que se encontrara dentro. A pesar de mis esfuerzos al tocar la puerta nadie respondió así que lo hice vez segunda. Di otra serie de dos golpes más fuertes que los anteriores con el objetivo de ahora si ser escuchado pero también estos esfuerzos fueron en vano.

Me estaba alistando para un tercer round con la puerta cuando de repente escucho una voz que viene desde mi derecha – ¿Qué se te ofrece? Al voltear hacia el lugar donde emanaba la voz logre ver a una persona detrás de la cerca de madera, un hombre. –Vengo de parte del feudo de Kakkinoaru’en a cumplir con… de repente mi voz se vio interrumpida por la suya con un tono algo enojado, –Vaya, vaya, ya era hora de que llegaras, brinca la cerca y ven para acá, necesito que me ayudes con algo. Al oír esto me sorprendí acerca de la noción del tiempo de este hombre, con solo oír sus palabras pude deducir que se levantaba desde muy temprano a hacer las tareas de su día a día, la vida de un buen hombre del campo. En cuanto termino de decir sus palabras este hombre, me dio la espalda y empezó a caminar hacia el interior de sus terrenos. Inmediatamente hice lo que me dijo que hiciera, entre a su propiedad mediante un salto sobre aquella pequeña cerca de madera y lo seguí hasta los interiores de su propiedad. A través de una rápida ojeada al hombre que estaba frente a mí dándome la espalda y a quien me encontraba siguiendo, note que en su mano izquierda traía consigo una azada, símbolo de que ya se encontraba trabajando a estas tempranas horas. Fuera de eso, no logre distinguir en el nada fuera de lo común, siendo esta persona un granjero como cualquier otro.

En la corta caminata que tuvimos hacia el interior de los terrenos logre ver lo que era la enormidad de aquella granja, sus huertos se extendían por doquier y todo parecía estar muy bien cuidado. Pasados unos cuantos segundos de literalmente no hacer nada más que seguir a este sujeto, este se detuvo abruptamente frente a mí, movimiento que yo imite. Se volteo y me miro a los ojos diciéndome –Muy bien, esta es mi granja. Como veras no es muy pequeña que digamos, por lo que se requiere una gran cantidad de trabajo para mantenerla andando para que de buenos frutos. Hizo una pausa. Perdóname mis malos modales pero es un mal adquirido por el tanto tiempo que llevo haciendo esto, no te pregunte tu nombre, yo me llamo Kuso, dijo mientras extendía su mano derecha  hacia mí con intención de un saludo al que yo respondí amablemente. –Me llamo Izuna, y como le estaba diciendo antes, estoy aquí para averiguar qué está pasando con los robos que reporto.

Este hombre apretó mi mano saludándome de una manera un poco brusca, dejándome un poco de tierra en la mano, algo que no me importo para nada. Después de presentarme a mí mismo y a mi objetivo, espere algún tipo de instrucciones por parte del señor Kuso, y digo señor porque se veía que me llevaba unos muy buenos años de diferencia, además por los modales que me habían sido enseñados desde chico. Entonces me quede a la espera para ver qué era lo que procedería.

El señor entonces con un gesto con su mano me pidió amablemente que lo siguiera hacia el interior de la granja. Fuimos a dar a una pequeña cabaña hecha en su totalidad por madera, Kuso abrió la puerta y pasamos. Dentro de este lugar había herramientas de diferentes tipos y tamaños, costales con un contenido desconocido, además de un hedor bastante peculiar pero que resultaba soportable. Las paredes que contenían esta habitación tenían marcas de humedad que se esparcían por un buen tramo de ellas, esto me imaginaba que sería por la cercanía de aquella construcción a las tierras que constantemente eran mojadas con tal de alimentar a los cultivos. Kuso se me adelanto y camino hacia la pared opuesta a la que se encontraba la puerta. Se abrió camino por la enorme cantidad de cosas que se encontraban en el suelo y llego a una distancia considerable de la pared. En esta se encontraban colgadas varias herramientas, algunas conocidas para mí, otras no tanto y unas que nunca en mi vida había visto. Kuso se coloco debajo de dos de ellas y, extendiendo sus manos, las descolgó del lugar en el que estaban, bajándolas de la pared y cargándolas con sus manos hasta recorrer el camino de vuelta a mí persona, que en todo momento se quedo a unos cuantos metros de la puerta sin adentrarse a la habitación por completo. Cuando Kuso estuvo de nuevo frente a mí, hizo un gesto para que saliera junto con él, cosa que hice para que después este cerrara de nuevo la puerta de daba a aquella hedionda habitación.

Al estar de nuevo afuera, corrió una rápida ráfaga de viento, golpeándonos y haciendo que nuestros cabellos se agitaran un poco al ritmo de ella. A lo mejor esta ráfaga de viento pronosticaba de alguna manera u otra que el clima del día que se encontraba transcurriendo mejoraría para bien, al menos yo esperaba que así fuera para que mi trabajo aquí fuera más placentero. Sin embargo, me intente centrar en el momento, así que mire al señor que se encontraba frente a mí con aquellas dos herramientas. Estas eran de una forma no demasiado peculiar, consistían solamente en un palo de madera con una pieza de metal de diferente forma en su punta. La que traía en su mano derecha su punta de metal era de forma como lo era una flecha, de hecho asemejaba una. La de su mano izquierda por el contrario, era una simple pala, inconfundible a la vista.

Al terminar de echar el rápido vistazo a aquellas herramientas, Kuso extendió su mano derecha hacia mí diciéndome que tomara aquella que se encontraba sujetando con esa mano. Hice caso a esto y tome la herramienta con la punta afilada. La madera con la que estaba hecho el mango de esta estaba empolvada, así que lo primero que hice fue removerle la tierra de donde la iba a agarrar. Cuando agarre la herramienta de su mano, lo siguiente que hizo Kuso fue buscar algo en sus bolsillos para posteriormente sacar de estos una bolsa de un tamaño mediano que puso en mi mano. Palpe la bolsita que me dio y sentí en su interior especies de bolitas de forma redonda. –Son semillas Izuna, hoy vamos a plantarlas, esa herramienta que te di es para hacer el hoyo en la tierra. Vas a hacer eso cerca de la zona en la que me han estado robando para que puedas observar bien si pasa algo extraño. Yo voy a estar por ahí cerca haciendo unas excavaciones para algo que he venido haciendo. Bien, sígueme es por aquí. Dijo aquel señor al verme querer ver que tenía el interior de la bolsa. Al terminar sus palabras se abrió paso por un sendero de la granja que atravesaba las zonas de cultivo mientras yo lo seguía.
Izuna Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Trouble in the farm

Mensaje por Izuna Uchiha el Lun Mar 26, 2018 10:50 pm

Tras unos cuantos minutos de caminata, de cargar aquella pesada herramienta y de plática trivial entre Kuso y yo, llegamos a un terreno diferente al que habíamos dejado atrás. En este no existía ningún cultivo en la tierra sino que esta estaba solamente preparada para un futuro cultivo, cosa que suponía que haría yo mínimo durante la próxima hora, al tratarse de un terreno algo grande que se extendía varios metros hacia delante. Kuso se detuvo frente al dicho terreno y me dijo –Este es el terreno donde vas a plantar las semillas que te di, no te va a alcanzar la bolsita así que en unos cuantos momentos te traigo un saco para que estés llenando la bolsa. Solo tienes que hacer el hoyo en donde está marcado en la tierra con esa herramienta. Ahora, si volteas a la izquierda vas a ver un terreno que esta seccionado, en una parte cultive papas y en otra zanahorias, es en esa parte donde están sucediendo los robos que reporte. Te encargo por favor que estés muy atento a cualquier cosa que se pueda ver sospechosa ahí. Bien, ahora te dejo para que trabajes, yo voy a hacer lo mismo aquí cerca, en unos momentos te traigo el saco de semillas. Kuso termino su monologo para dejarme trabajar en los cultivos mientras él se alejaba a la distancia para realizar sus tareas. Lo mire alejarse a la distancia mientras yo me ponía a trabajar. Introduje mis pies completamente en la tierra de cultivo dejando atrás la senda que conectaba todas las partes de la granja.

Mire el suelo donde me encontraba parado para comprobar que efectivamente la tierra estaba arada y lista para plantar las semillas. La tierra se encontraba dispuesta en diversos carriles en los que se plantaría, así que me posicione de manera que no estropeara todo eso, luego, con herramienta en mano, comencé un primer movimiento elevando un poco la herramienta para que obtuviese algo de momento para que al golpear la tierra en esta se hiciera un hoyo. Después de un rápido movimiento con la herramienta, esta golpeo y atravesó el suelo unos pocos centímetros, logrando mi objetivo. La saque de la tierra y pude ver el hoyo que quedo para las semillas, era algo grande así que me daba la pauta para hacer el movimiento con menos fuerza para las próximas veces. Aparte un poco la herramienta para sacar unas cuantas semillas de la bolsa para acto seguido echarlas dentro del hoyo y taparlo con la tierra que acababa de sacar de el, quedando las semillas totalmente cubiertas por ella, una tierra con aspecto mojado, algo oscura.

La facilidad con la que había hecho esta primera plantación de semillas me llevo a pensar que el trabajo sería fácil, por lo que me dispuse a realizar los demás hoyos a la brevedad. Metía y sacaba la punta de la herramienta de la tierra haciendo hoyos en ella a diestra y siniestra mientras plantaba en ellos las semillas que poco a poco se acababan. Mientras realizaba esto, tenía un ojo puesto en la tierra debajo de mí y otro en el terreno a mi izquierda, terreno en el que Kuso me había dicho que se habían visto robos. Mirando este terreno alcance a ver como faltaban cultivos entre las filas de zanahorias y papas, fuera de eso, no logre ver nada que me hiciera darme cuenta de cómo era que estaban faltando cultivos.

Después de unos minutos de realizar aquella tarea que me había sido encomendada, esta logro sacar cuantiosas cantidades de sudor de mi cuerpo. Había creído que la tarea sería fácil y así fue, la dificultad radicaba en el peso de la herramienta, y al ser esta pesada, la fatiga se hacía presente después de varias repeticiones. Decidí descansar un momento.
Izuna Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Trouble in the farm

Mensaje por Izuna Uchiha el Vie Mar 30, 2018 5:49 am

Me puse en cuclillas en mi misma posición mientras tomaba bocanadas de aire para reponer el faltante. El sol llevaba unas pocas horas afuera y ya estaba calentando un poco, causando esto ninguna ayuda a mi recuperación. Mientras hacía todo esto, logre observar a la distancia que Kuso venia hacia mí con un saco en sus manos, en definitiva me venía a traer más semillas, cosa que se apreciaba ya que revisando la bolsa que me había dado logre darme cuenta que casi ya no tenía. En lo que el llegaba me puse a descansar los brazos mientras tomaba aire.

Cuando Kuso estuvo a escasos metros de mi, dejo el saco en el suelo y se dirigió a mi –Aquí está el saco. Veo que has avanzado– mientras miraba el terreno donde ya había plantado las semillas y, empezando a reírse un poco – ¿Esta duro el trabajo verdad? ¿No has visto nada raro? Lo mire mientras me hablaba y le respondí –La verdad es que si, no pensé que fuera a cansar tanto, si que pesa esto. Haciendo una pequeña pausa. He estado con un ojo aquí y otro allá y no he visto nada que me parezca extraño, solo alcance a ver como faltan ciertas partes en los cultivos en el terreno. Kuso me miro mientras yo le dirigía la palabra y, al terminar yo estas, se dirigió hacia donde estaba anteriormente mientras me decía que siguiera trabajando.

Al alejarse aquel hombre, me acerque yo al saco que dejo en el suelo y tome de él varios puñados de semillas para llenar la bolsa que ahora se encontraba casi vacía. Cuando la termine de llenar, cogí la herramienta que había dejado en el suelo mientras sucedía la corta plática con Kuso y me dedique a seguir haciendo lo que me había sido encargado.

Volví a hacer hoyos en la tierra y plantar las semillas a diestra y siniestra mientras pensaba en algunas cosas que aquejaban mi mente, sin embargo, estos pensamientos no eran lo suficientemente fuertes como para distraerme del todo de mi trabajo. Fueron varias veces en las que se me acabaron las semillas que llevaba en la bolsita así que fueron varias también las veces en la que la tuve que ir a rellenar. Al paso de una media hora casi había terminado con la totalidad del terreno y había logrado ver al termino de este una cerca perimetral que significaba el termino de la granja de Kuso, realmente era grande. Esta cerca era de madera, de metro y setenta centímetros aproximadamente ya que más o menos se asemejaba a mi tamaño; cubría todo el perímetro de los terrenos cumpliendo bien su función. Contaba con separaciones entre madera y madera bastante pequeñas, por lo que los animales no entraban con facilidad al interior. Una cerca bastante normal. Este análisis de las características de esta fue hecho por mí mientras me esforzaba por terminar de cubrir de semillas el terreno, cosa que fue terminada al cabo de unos cuantos minutos.

Terminando mi tarea, era a punto de medio día ya que el sol se encontraba justo por encima de mí, cosa que me sorprendió bastante ya que al parecer esos minutos que habían pasado habían resultado más bien horas. Con esto en mente, el cansancio y la falta de aliento se apodero de mi, había estado trabajando al raso del sol durante horas y hacía falta un merecido descanso, o al menos yo pensaba así. Salí del terreno de cultivo hacia la senda que conectaba a todas las partes de la granja para acto seguido dirigirme hacia un árbol que se encontraba a unos metros delante de mí y delante de la cerca perimetral. Llegue al pie del árbol y me refugie bajo su sombra, dejando caer mi cuerpo y recostándome sobre el tronco a la par que dejaba la herramienta en el suelo para descansar.
Izuna Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Trouble in the farm

Mensaje por Izuna Uchiha el Lun Abr 16, 2018 1:00 am

Una vez sentado sobre el suelo, note como este estaba un poco húmedo, cosa que me reconforto al traer un poco de frescura a mi cuerpo. Limpie el sudor de mi frente para darme cuenta que aun llevaba la capucha que me había puesto esta mañana, no la había sentido en todo el tiempo que llevaba trabajando aquí, seguía corriendo aire que me reconfortaba al igual que la humedad del suelo; por lo que me la deje puesta un momento. Después de lo que fueron unos cortos minutos de descanso en aquel lugar, empecé a sentir mucho calor, por lo que opte por quitarme aquella capucha que me había resguardado del sol y del viento de muy temprano. La removí de encima de mi cuerpo sacando los brazos uno a uno y poniéndola doblada sobre el suelo a unos cuantos centímetros de mi.

Logre descansar un rato mientras miraba la cerca que limitaba el terreno de Kuso, haciendo deducciones acerca de esta y pensando sobre otras cosas que ocupaban mi mente. Miraba los resultados de mi trabajo al observar el terreno a lo lejos con las semillas ya plantadas, solamente faltaba regarlo continuamente y esperar a que creciera algo de allí. Ahora que lo recordaba, Kuso nunca me dijo que eran las semillas y mi imaginación no podía concebir que cosa fuera salir de aquellas semillas que había plantado. Entonces deje de pensar en todas esas cosas y me dedique a mirar el terreno en el que habían estado faltando cultivos, la razón por la que Kuso pidió que alguien viniera aquí a averiguar qué es lo que estaba pasando. Habiendo descansado ya lo suficiente, tome la capucha que había dejado en el suelo, la coloque alrededor de mi cuello y me dirigí hacia aquel terreno.

Di unos cuantos pasos en la dirección al terreno hasta que mis pies estuvieron posicionados al cabo de unos segundos a unos cuantos centímetros de este. Observe los cultivos que crecían de este lado y eran zanahorias, unas faltaban y otras se encontraban allí. Entonces decidí acercarme un poco más y metí mis pies en la tierra que conformaba el plantado; al hacer esto, me puse en cuclillas frente de una de aquel mundo de zanahorias y la observe con detenimiento al haber observado algo raro desde mi posición anterior. Confirme que había algo muy raro en ella al notar señas de que había sido mordida por algo con una boca pequeña, esto al ver orificios chicos en la superficie de esta. Lo primero que se me vino a la mente fue que algún animal pequeño había logrado escabullirse dentro de la granja y este era el que había estado robando los cultivos. Esta idea se esfumo poco a poco mientras veía la cantidad de zanahorias que faltaban, algunas se encontraban mordidas y otras simplemente se veían como arrancadas. Un solo animal no pudo haber hecho todo esto ya que según el informe que se me dio de la misión hacia solo unos pocos días que habían aparecido los robos; tenía que haber sido una plaga o algo así. En mi mente había diferentes ideas en torno a la situación, lo único que estaba claro era que tenía que solucionarse cuanto antes.

Mis pensamientos fueron interrumpidos por un sonido algo peculiar, perturbaba el sonido del poco viento que corría; un sonido de algo moviéndose por la tierra. Mi primera reacción fue acudir con precaución al lugar donde se originaba el sonido, que era unos pocos metros frente a mí. Di unos cuantos pasos y direccione mi vista hacia el suelo para poder observar este con claridad entre todos los cultivos, no sabía lo que podía encontrar más adelante. Toda esta precaución y curiosidad al andar fue rota al avistar a un blanco conejo de un tamaño moderado que contrastaba con el café oscuro del suelo; el animal se encontraba mordiendo una zanahoria ya bastante crecida. Me acerque a él continuando con la pasada cautela y cuando estuve a una corta distancia, me lance sobre él para agarrarlo. Una vez lo tuve en mis manos, lo alce a la altura de mi abdomen – ¿Como puede ser que esto este causando tantos problemas? Mire al conejo para después pasar mi vista por la totalidad del terreno, no avistaba mas de ellos, un solo conejo no podía estar comiendo tantas zanahorias, siendo que estos comen en más pocas cantidades, algo estaba mal.

Mire por todos lados queriendo encontrar algo que me pudiera dar una pista acerca de que estaba pasando, a lo mejor había mas conejos o algo más grande por allí. Dirigí mi vista a mi derecha, a la cerca perimetral del terreno y me acerque a ella, logrando estar después de unos cuantos pasos a pocos metros de ella. Comencé a ver el suelo en el que estaba empotrada y no pude ver ningún rastro de excavación, ni delante de mí ni a lo largo de la cerca hacia ambos lados. No podía haberse metido por algún otro lado ya que solo las zanahorias estaban siendo comidas por este, a lo mejor al conejo le gustaban mucho las zanahorias y excavaba un hoyo en otro lado y venia hasta acá para comerlas. Podían pasar muchas cosas y yo simplemente no las veía. Mi mente se llenaba de posibles escenarios para esto. Todos estos escenarios en mi mente fueron interrumpidos por un ruido de una rama crujiendo justo delante de la cerca, afuera del terreno, venia de un árbol cercano.

No tuve más remedio que saltar la cerca con el conejo en mano para ir a ver lo que había provocado aquel ruido, no podía dejarlo sin  checar ya que todo podía tener que ver con esto. Tome un poco de impulso y brinque la cerca, aterrizando del otro lado, fuera del terreno de Kuso y a pocos metros del árbol. Entonces me aproxime a este lo más rápido que pude, quedando a unos cuantos centímetros de él, puse en marcha mis sentidos para captar cualquier cosa rara que se pudiera ver o escuchar. En cuanto me concentre pude captar un sonido de una respiración agitada que provenía del lado opuesto del árbol. Rodee este y contra todo pronóstico encontré a una persona allí, un niño un poco más joven que yo, de unos siete u ocho años. Su respiración se encontraba agitada y su mirada era de miedo y desesperación, se encontraba vistiendo unos pantalones y camisa, ambos con manchas de tierra y trozadas en ciertas partes que dejaban a la vista su piel. En sus manos atesoraba unas cinco zanahorias, en la situación en la que se encontraba, todo lo incriminaba. Estaba solo sentado en el suelo, temiendo por lo que llegara a pasarle. Todo esto me conmocionó, no sabía qué hacer o cómo reaccionar, que anteponer, la misión o la humanidad. Siendo esta ultima la que salió a flote a través de mis amables palabras. –Hola, creo que esto es tuyo, ¿O no? Mientras me acercaba a él amablemente y entregaba al conejo en sus manos con una sonrisa, el niño interrumpió mis próximas palabras rompiendo en llanto mientras pronunciaba unas palabras cortadas y ahogadas en el –Perdóneme, yo solo quería conseguir comida para mí y mi familia, es la única manera que tengo de hacerlo, por favor, no me haga nada.
Al oír las palabras del niño, estas llegaron a mi corazón y tocaron todas las sentimentales fibras en el. No podía simplemente pedirle que no robara debido a su condición, tal vez si era la única manera que tenia de sobrevivir. A lo mejor era la primera comida que tendría en días. Tenía que elegir muy bien mis palabras para no hacerle aun más daño del que ya le había hecho la vida a este niño. Aun pensando en todo esto, tenía que idear una solución al problema de Kuso e intentar solucionarle un poco la vida a este niño. Y pensando en Kuso, tenía que hacer algo rápido al respecto ya que si me tardaba mucho, este podría percatarse de que no me encontraba en los límites de su granja y empezaría a sospechar, posiblemente encontrarme; no sabía cómo reaccionaría ante esto, así que era imperante que no me encontrara aquí.

Con todo esto en mente salieron de mi boca unas cuantas palabras dirigidas a aquel afligido niño. –Mira, no voy a decir ni una sola palabra de lo que vi aquí. Sus ojos se iluminaron al escucharme. Pero con una sola condición, no vuelvas a robar a esta granja por favor, de ser posible no vuelvas a robar en lo absoluto. Hay muchas cosas que puedes hacer para llevar comida a tu familia. Una de ellas es trabajar en algo en lo que seas bueno, pareces ser muy inteligente. Al oír mis palabras, los ojos del niño se llenaron de agua y casi comenzaba a llorar de no ser porque lo alenté a no hacerlo mediante mis palabras y gestos. Entonces, metiendo mis manos a mis bolsillos busque dentro de ellos todo lo que le pudiera dar al niño en este momento, sacando de estos bastantes monedas que me iban a servir para comprar algo de comer después de mi misión pero, dadas las circunstancias, le servirían mejor a él.
Extendí hacia él la mano en la que tenía las monedas, cosa que le tuve que pedir de favor que aceptara ya que al principio no quiso hacerlo. –Toma, te servirá mejor a ti que a mí, por favor tómalo. Te servirá en lo que encuentras que hacer. El niño termino aceptando mi ayuda tomando las monedas y embolsándoselas en los bolsillos de sus rotos pantalones. Ahora, no quiero ser grosero pero necesito que te vayas para que no sospeche el dueño de la granja, puede estar cerca. El niño, limpiando sus ojos de las lágrimas que recorrían sus mejillas, se levanto de donde estaba, se acerco a mí y me abrazo, quedando su cabeza casi a la altura de mi pecho – ¡Gracias por todo, en serio muchas gracias! Me dijo con un tono bajo, agradecido. Respondí a este gesto abrazándolo también y dándole palabras de ánimo y deseándole que le fuera bien en todo lo que viniera.

Al pasar de un corto momento, el niño soltó el abrazo y se despidió de mi con un movimiento de la mano y agradeciéndome a la vez que se alejaba a la distancia. Di un hondo respiro al creer que había manejado la situación exitosamente, había logrado que aquel afligido niño se fuera del lugar feliz y con esperanzas y contaba con la esperanza de que no volviera a robar, por lo menos a la granja de Kuso, por lo que también había logrado completar la misión. Solo faltaba informarle a Kuso que ya no tenía nada por lo que preocuparse. Rodee el árbol para ver de nuevo la cerca perimetral y para mi buena suerte, no había rastro de el dueño de la granja por lo menos a donde me alcanzaba la vista, por lo que me acerque agarrando vuelo para dar un brinco que me llevaría de nuevo al interior de la granja.

Estando de nuevo dentro de los terrenos de la pintoresca granja, fui hacia el lugar en el que me encontraba descansando con anterioridad, lugar donde había dejado la herramienta con la que realice el trabajo que había agotado unas pocas horas de mi día. Puse en marcha mis pies para llegar rápido a la sombra de aquel árbol. No pasaron ni unos cuantos minutos cuando ya me encontraba de nuevo resguardado por la acogedora sombra del árbol que había dejado para satisfacer mi curiosidad; allí se encontraba la herramienta de filosa punta. Entonces, estando frente a ella, hice los movimientos pertinentes para recogerla del suelo. Teniendo la herramienta ahora en mi mano derecha, opte por ir a recorrer los terrenos de la granja para ir en busca de Kuso, esto con el objetivo de notificarle que mi trabajo aquí ya estaba terminado. Puse en marcha mis pies mientras que mi mente se encontraba ocupaba pensando lo que le diría a Kuso; no sabía si podía decirle lo del niño ya que no podía saber cuál sería la reacción al saber que lo deje ir y que lo había ayudado. Seguí caminando mientras saturaba mi mente con aquellos pensamientos.

El sol por alguna razón no quemaba en la piel como lo hacía varias horas antes, cuando me encontraba realizando el trabajo encomendado por el hombre que ahora estaba buscando. Camine varios metros hacia el lugar al que lo había visto irse por última vez. Mis pies no pararon su andar hasta que vi a la distancia como tierra era arrojada por los aires desde una zanja algo profunda hasta la superficie; naturalmente decidí acercarme. Cuando estuve lo suficientemente cerca, me asome al interior de la zanja, donde pude ver a Kuso trabajando dentro ella. Aclare mi garganta para que este se enterara de mi presencia en el lugar.  Entonces el volteo a verme y dejo lo que estaba haciendo –Oh, hola, ¿llevas mucho tiempo allí? Salió de la zanja y se limpio un poco ¿Ya terminaste el trabajo? Deje que hablara él para poder responderle con palabras que seguro lo alegrarían. –No, acabo de llegar. Ya termine el trabajo y tengo algo más que decirle. Hice una pausa. Ya no se tiene que preocupar por los robos aquí. Acabo de solucionar el problema, al parecer tenía una plaga de conejos que lograron escabullirse dentro de la granja, pero no se preocupe, me acabo de ocupar de ello y le puedo asegurar que el problema ya está resuelto. Le recomiendo poner piedras cerca de la cerca para que no puedan escarbar por allí y meterse. Kuso escuchaba atento a todas mis palabras mientras tenía una cara como de decepción. – ¡No puede ser! ¿Conejos? ¡Yo mismo hubiera podido haber lidiado con eso! Bueno, supongo que me precipite al contactar a la oficina del feudo por un problema tan pequeño. Supongo también que tu trabajo aquí ya termino, muchas gracias por todo. Dijo al finalizar yo de hablar. –No se preocupe por nada, de todas maneras si tiene problemas de nuevo no dude en contactar al feudo por favor, yo mismo tratare de hacerme cargo si lo hace. Gracias a usted.

Al terminar nuestro dialogo, el señor se ofreció a acompañarme a la salida de su granja, cosa que me vino de maravilla al no recordar muy bien el camino de vuelta. Despues de unos cuantos minutos de caminar y de charla, nos encontramos de nuevo en la entrada a su granja, me despedí de él con un buen apretón de manos, luego, me di la vuelta y me aleje de la granja y de todo, abandonando el lugar en busca de una merecida recompensa al trabajo realizado.
Izuna Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Trouble in the farm

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.