¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Entrenamientos | Shiraga
Hoy a las 10:27 am por Uchiha Shiraga

» El suero de los hipócritas [Shiraga, y, bueno, quien quiera]
Hoy a las 10:03 am por Ryōtsuka

» Complications of the failure [C]
Hoy a las 9:21 am por Nozomi

» Haciendo cosas sucias
Hoy a las 7:20 am por Makishima Senju

» The sound of silence
Hoy a las 4:56 am por Arashi Tessen

» The prey II [C]
Hoy a las 4:01 am por Jiran

» Accomplices are to blame.
Hoy a las 3:38 am por Shimra Sayaka

» Unfair Justice ▌feat. Aaron
Hoy a las 2:55 am por Lyd.

» Un encuentro fortuito [Entrenamiento] Kugutsu vs Sureddo
Hoy a las 2:29 am por Aaron Sureddo

» Acondicionamiento de Ittoki
Hoy a las 1:21 am por Ittoki

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Hoy a las 12:29 am por Aaron Sureddo

»  — Flexible.
Ayer a las 11:07 pm por Akkarin

» Entrenamientos, tecnicas, jutsus, armas.
Ayer a las 9:19 pm por Hotaró Senjih

» Start an adventure (Ione)
Ayer a las 7:20 pm por Ione

» Misiones Eiji
Ayer a las 6:38 pm por Eiji

» Thief Encounter.
Ayer a las 4:01 pm por Hushika Kugutsu

» Misiones para Eijiro
Ayer a las 1:37 pm por Eijiro Kara

» Perfil Uchiha Shiraga
Ayer a las 11:24 am por Uchiha Shiraga

» MISIÓN DE RANGO D: NIÑOS RICOS
Ayer a las 10:09 am por Nozomu Nendo

» Misiones con un Canino
Ayer a las 8:14 am por Kano

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


LA MAGIA DE LA CONSTRUCCIÓN ~ D

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA MAGIA DE LA CONSTRUCCIÓN ~ D

Mensaje por Uchiha Shiraga el Sáb Mar 24, 2018 6:48 pm


La magia de la construcción

Misión rango D


     
- Vaya vaya, con que tu padre nunca te habló de su profesión ni tampoco te obligó a ayudar en su trabajo. Es algo extraño, pero no le puedo juzgar, es un trabajo bastante duro ¿ Sabes chaval ? Y voy vas a ver un poco la primera capa del herrero. - decía aquel anciano con voz ronca producto de la cantidad de carajillos que se tomaba a lo largo del año. Había aceptado aquella petición porque mi padre me había obligado a hacer algo con mi vida, por lo que me enchufó para ayudar a un amigo suyo a recolectar no se que mierda de no se que sitio a las afueras de la ciudad. Bueno, al menos hacía algo, porque estar en casa sin hacer nada ya pasaba ser algo aburrido. Es cierto que nunca me había interesado el trabajo de mi padre, ni tan si quiera tenía un criterio verdadero de lo que hacía realmente, pero ... está en mi naturaleza. Manos en los bolsillos, empanado mirando los grandes árboles y los animales corretear por ellos, sin prestar demasiada atención, noté un golpe en mi cabeza que me hizo volver a la realidad. - Escúchame cuando te hablo. - dijo el anciano con una mirada bastante molesta. Ya no podía ni empanarme tranquilo. - Perdona, perdona, he dormido poco. - dije con una sonrisa y algo de risas para quitar la tensión de aquel momento. No tuve otra opción de escuchar al amigo de mi padre, que la verdad, ni si quiera sabía de que se conocían, tan solo era de esas personas que estan desde que tienes uso de razón y las tomas como parte de tu familia, y con ello, el sobre exceso de confianza para tomarme el lujo de ignorarle en el seno de la misión. - Shiraga, se que tu padre y yo no somos tal vez ... unos héroes a los que admirar. Personas que influencien a otra a ser grandes en esta vida, pero si muestras atención hoy podría enseñarte aquello que nos hizo enamorarnos a tu padre y a mi de nuestra profesión, la herrería. - el anciano me miraba con una gran sonrisa, y yo simplemente para alegrarle se la devolví, pero la verdad, no me interesaba lo más mínimo aquello, solo quería hacer algo diferente para que mis padres me dejasen hacer el vago a gusto. - Hemos llegado.

     
En el seno de aquel pulmón de vegetación, como si estuviese pegado y no fuera parte del paisaje, había un gran agujero que profundizaba en la tierra, un surco con forma de cueva que mostraba una gran oscuridad no propia de la magia que aportaba el bosque del país. Abrí los ojos un poco ... ¿Asustado? Miré al anciano, el cual estaba calmado, con una sonrisa, y miraba de manera feliz aquel agujero. Volví a mirar aquel tenebroso lugar y de nuevo al anciano el cual ahora me miraba con una sonrisa un poco malvada. Negué con la cabeza a la vez que comenzaba a sudar puesto que mi cerebro comenzaba a encajar todas las piezas. - No, ni muerto. - el anciano asintió ignorando por completo mi propuesta. - Para algo te voy a pagar Shiraga, no seas un gallina como tus hermanos. - tenía razón, mis hermanos eran unos mierdas que no tenían valor ni para salir de la ciudad. Uno de ellos era dependiente de la taberna más conocida del país, y el otro era repartidor del periódico, pero esto ... prefería repartir trozos de papel antes de entrar ahí.  - No te preocupes, no hay nada que pueda hacer que corras riesgo de muerte. La tarea es sencilla, tienes que entrar y conseguir cinco o seis piedras como esta. - dijo mientras sacaba un mineral, una piedra de color rojizo, traslúcida pero que parecía bastante dura. A su vez me lanzó un cuchillo el cual se clavó en el suelo. - Con ese cuchillo te será suficiente para extraerlas. Suelen estar incrustadas en las zonas más húmedas de la mina, pero ten cuidado que si te pasas picando puede que se te caiga todo encima. - el abuelo comenzó a reir y luego me pegó una patada que me hizo desequilibrar y verme obligado a entrar en aquella cueva con forma de pozo.

     
Tras una caída de dos metros caí de culo en aquel lugar, y casi a escasos milímetros de mi mano el cuchillo del viejo. No pude ni gritar, tan solo me tensé del susto de que aquello se hubiera clavado en mi extremidad. Miré al techo, a aquella claraboya por la cual entraba la única luz del lugar, tomé el cuchillo y me levanté. Sacudí el polvo de mis ropas mientras maldecía al anciano. - Maldito viejo sin modales, vaya amigos que tiene mi padre. Si lo llego a saber le tiro yo primero a esta pocilga de lugar. - No se veía absolutamente nada a metros de mi posición, pero tampoco iba a ser complicado poder alumbrar aquel lugar. Observé por mi zona y encontré un conjunto de troncos apilados. Todos ellos estaban rodeados con una tela y empapados en aceite. Entonces entendí aquel aquel lugar no era un lugar "secreto" si no que se trataba de una mina que la gente venía a por provisiones, en este caso, mi padre y aquel abuelo que ya no estaba para trotes. Tomé una de las antorchas, la coloqué en la arena separada de las demás, guardé el cuchillo. Realicé tres sellos de manos. - Katon: Endan - escupí una pequeña bola de fuego que prendió la tela de la antorcha e iluminó parte de aquella cueva. Tomé la antorcha con mi izquierda, y el cuchillo con mi derecha y comencé a caminar hablando solo para eliminar cualquier temor que pudiera aflorar debido a la oscuridad y soledad del momento. - Vamos, no tiene que ser tan dificil. Entramos, cogemos las piedrecitas y nos vamos. En un rato estaremos en casa, con dinero, comida y sin hacer nada otra vez. Shiraga, has hecho cosas más complicadas que esto, no te vengas a bajo.

     
Continué avanzando, perdido, con la sensación de dar vueltas en círculos, como si solo estuviera perdiendo el tiempo ¿Esta era la magia de ser un herrero? Pues vaya aburrimiento. La antorcha casi se iba a extinguir y me iba a quedar sin luz, no tenía ni idea de como volver porque tampoco me había parado a pensar que aquello fuera tan grande. - Tengo hambre, tengo frío y estoy cansado. Donde cojones estan esas jodidas pied - antes de que acabase la frase, mis ojos se abrieron de par en par, ahora si, la magia entró en mí. Entré a una sala en aquella mina donde debido a la llama de la antorcha, todas las piedras traslucidas se iluminaron una tras de otra, formanzo una danza de luz que adoraban y drogaban mi vista. La verdad, las palabras quedaban mudas ante aquella belleza ¿ Era esto lo que quería decir el abuelo ? Ante tal belleza me era incapaz tener el valor de arrancar alguna de aquellas piedras y romper aquel hilo musical, por lo que intenté buscar alguna que estuviera caída en el suelo, no arraigada a la pared, pero tras varios minutos fue algo imposible, por lo que busqué aquellas piedras que estuvieran cerca de otras, para no dejar ningún tipo de hueco raro. Tomé en el cuchillo y con bastante facilidad pude extraerlas. Una vez obtuve todas ellas, continué para poder salir de aquel lugar, algo que la verdad, tampoco me demoró demasiado tiempo.

     
- Aquí las tiene. - dije con un tono de sobre confianza en mi mismo dando las piedras al anciano el cual sonreía de manera pícara. Sus ojos se fijaron en los míos intentando ver lo que realmente pensaba y no lo que quería mostrar, mi ego y orgullo hacían que no quisiera darle la razón, pero la verdad, el la tenía. Aquel momento hizo que desease conocer sobre aquella piedra, sobre que propiedades tenía y porqué aquel anciano las quería. - Eres igualito a tu padre Shiraga. - dijo mientras se reía. Su experiencia ya sabía que me estaba muriendo de ganas de preguntarle, pero mi orgullo me lo impedía. Alzó un brazo con un saco de dinero el cual tomé con algo de recelo. - Toma, te lo has ganado. Ahora, si quieres saber para que sirven y como se utilizan ven a mi taller mañana, que por hoy, ya hemos trabajado suficente. - dijo mientras se iba y se reía a pleno pulmón. Ahora, solo en aquel lugar, me giré para mirar de nuevo la cueva, sonreí y tan solo pude decir. - Jodido anciano.   

Misión de rango D: La magia de la construcción

Lugar de la misión: País del Fuego || Bosque de la Hoja
Tipo de misión:
Misión general.
Descripción de la misión: Takero, un anciano de la capital de la hoja, amigo del padre de Shiraga, se trata de un herrero que tenía un convenio con un minero de la capital el cual se ha retirado, por lo que ya no posee de una persona que logre traerle los materiales que el necesita de la mina para crear sus armas. Ha decidido contratar al hijo de su amigo para que vaya a la mina del bosque a encontrar los materiales que el necesita. Antes le enseñará un poco el arte de la minería para que pueda lograr conseguir los materiales, algo sencillo, puesto que no son materiales raros.
Recompensa de la misión: 500 ryus
Extensión mínima de la misión: 60 lineas

Uchiha Shiraga
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.