¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Entrenamientos | Shiraga
Hoy a las 10:27 am por Uchiha Shiraga

» El suero de los hipócritas [Shiraga, y, bueno, quien quiera]
Hoy a las 10:03 am por Ryōtsuka

» Complications of the failure [C]
Hoy a las 9:21 am por Nozomi

» Haciendo cosas sucias
Hoy a las 7:20 am por Makishima Senju

» The sound of silence
Hoy a las 4:56 am por Arashi Tessen

» The prey II [C]
Hoy a las 4:01 am por Jiran

» Accomplices are to blame.
Hoy a las 3:38 am por Shimra Sayaka

» Unfair Justice ▌feat. Aaron
Hoy a las 2:55 am por Lyd.

» Un encuentro fortuito [Entrenamiento] Kugutsu vs Sureddo
Hoy a las 2:29 am por Aaron Sureddo

» Acondicionamiento de Ittoki
Hoy a las 1:21 am por Ittoki

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Hoy a las 12:29 am por Aaron Sureddo

»  — Flexible.
Ayer a las 11:07 pm por Akkarin

» Entrenamientos, tecnicas, jutsus, armas.
Ayer a las 9:19 pm por Hotaró Senjih

» Start an adventure (Ione)
Ayer a las 7:20 pm por Ione

» Misiones Eiji
Ayer a las 6:38 pm por Eiji

» Thief Encounter.
Ayer a las 4:01 pm por Hushika Kugutsu

» Misiones para Eijiro
Ayer a las 1:37 pm por Eijiro Kara

» Perfil Uchiha Shiraga
Ayer a las 11:24 am por Uchiha Shiraga

» MISIÓN DE RANGO D: NIÑOS RICOS
Ayer a las 10:09 am por Nozomu Nendo

» Misiones con un Canino
Ayer a las 8:14 am por Kano

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


[Mision D] What can arise from the ashes?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Mision D] What can arise from the ashes?

Mensaje por Yang el Dom Mar 25, 2018 6:17 am

text/css
Castillo Tsukasa | Frontera de Kakkinoaru'en

Yang habia planteado de forma excelente su plan, en su cabeza hueca todo parecía perfecto pero le fallo lo más importante, la ejecución. Su debilidad en el Ninjutsu provocaba que sus copias ilusorias eran defectuosas y fácilmente identificables lo que provoco que el hombre asqueroso de cabello blanco pudiera acabarla en un abrir y cerar de ojos, un fuerte golpe al pecho y sintió como le costaba respirar, era como si un Yotsuki la golpeara ¿Era así como se sentía ser golpeado con tal fuerza? un pequeño escarmiento que le ayudaría a aprender lo que era recibir un golpe mucho más fuerte que el suyo. Sin parar y estando en el suelo ella solo pudo ver al pelirrojo traer a Hijime a arrastras quien parecía resignado a ser apresado, ella no se dejaría claro estaba, pero su oponente tampoco la pondría fácil y antes de que pudiera hacer algo el hombre la golpeo con fuerza en la cabeza con la lanza y su mundo se apago.

☼ ☼ ☼


Entre la oscuridad se despertaba la dama, confusa y con un dolor ahora más leve en su pecho. No comprendía lo que sucedía, pero luego de un pequeño análisis entendió lo que sucedía, un celda de tres por tres, encerrada y amarrada de manos, forcejeo un poco solo para sentir dolor, suspiro levemente con un poco de dolor pero sabía que el silencio era una clave si quería huir. Estaba controlándose para no gritar, no obstante a la vez deprimida por el hecho de perder un combate de esa manera con un ser como ese, una simple escoria que merecía castigo la venció. Se acerco más a las rejas tratando de ver los alrededores, podía ver al lancero victorioso dormido a unos cinco metros de ella. En el techo, unos faroles pequeños que alumbraban un poco la habitación, por la oscuridad entendía que era de noche. Observo la celda más a fondo y logro encontrar a su izquierda una celda idéntica, no obstante con el cambio de que en ella se encontraba Hijime. Aquel hombre se acercaría a la reja hablándole en voz baja. – Oye rubia, quiero escapar. Te puedo ayudar a  escapar, pero solo si me desatas las manos.–

Ante las palabras de Hijime, Yang pensó por un momento lo que debía hacer¿Y si se llegaba  escapar y la dejaba allí a su suerte? Se acerco a la reja y le susurro. –Ayúdame a salir de esta celda y te ayudare a salir de aquí, no me fio con que te escapes luego de desatarte las manos. – El hombre refunfuño. –No te puedo ayudar sin que desates mis manos, hazlo ya.– Molesta, la fémina por una posible traición no retrocedía a sus palabras. –Claro y luego huyes. ¿Exactamente como planeas huir con las manos desatadas? de esta salimos juntos o ninguno.– Dijo con un tono serio. – Se me dan bien las cerraduras, chica. – Con desinterés y un punto de soberbia. –¿Aun sin herramientas? – pregunto, ella nunca había intentado abrir una cerradora que no fuera por fuerza o con la misma llave pues los consideraba robar. Pero si conocía los rumores de los métodos. –Sí, genio. Sin herramientas, ¿piensas fiarte, o se te ocurre alguna idea mejor.– Lo miro seriamente. –Si te atreves a traicionarme, te hare pagar aun tras estas rejas. – Dijo mientras realizaba el Sessaku para cortar sus propias cuerdas sin lastimarse, luego pasaba las manos a través de las rejas y comenzaba a desamarrar las cuerdas.

Sin decir nada, Hijime deja que la chica haga su trabajo. Al ser liberado, aunque con cortes poco importantes en las manos, se dedica unos segundos cortos a relajas y estirar los doloridos dedos. – Eres demasiada bestia, podrías haberme rebanado la mano entera. – El hombre no hacía más que quejarse, hablaba demasiado. –Si lo soy, por algo se me dan más crear desastres y no estas cosas. – Callo y luego solo observo, su sorpresa fue que él no toco la cerradura, solo realizo un sello con sus manos y luego se desmayo. Un escalofríos recorrió su cuerpo, no hizo nada, no toco siquiera la cerradura y para el peor de los colmos Guduhiro había despertado repentinamente ¿Habría sido su culpa? Pareciendo atónito, mirando alrededor primero, y luego a Yang. – ¿Qué demonios pasa?... ¿Qué haces desatada? – La rubia lo miro a  los ojos. –Hacen pésimos nudos y me canse de estar atada ¿Algún problema? – Aun estaba resentida por sus palabras y, a pesar de su posición, no retrocedía. –Oh ¿te crees una chica dura?... ¿Y qué hace éste desatado también? – Quizás por despertarse repentinamente, Guduhiro se había vuelto más confuso que preocupado.

–  Te lo dije, hacen malos nudos. El también se desato y se fue a dormir. – Continuo aun si retroceder con una mirada seria. El guardia termina por dar un suspiro largo y cansado, girándose hacia la mesa. –Eres realmente aburrida. – Aunque su lanza está al alcance, el guardia toma las llaves de las celdas, y en poco tiempo abre la de Hijime y lo carga a sus hombros. –Realmente demasiado bestia.– Añadió con escaso interés en ocultar que es el propio Hijime en el cuerpo de Guduhiro. Ella, por su parte, observo como el hombre pasaba de ella perdiendo el interés, no podía empeorar, ahora no solo estaban lejos sino que también debía quitarle las llaves a Guduhiro. Opto por ver lo que hacía, si se acercaba lo suficiente podría atacarlo a través de la reja.– Espera ¿Como me llamaste? – Dijo apegándose a las rejas del frente.

–  ¿Hm? ¿Te llamé algo? – El hombre sarcástico y comienzo a andar dirección hacia la puerta sin mirar a la chica de la celda. –Deberías darme una buena razón para que no llame a mi compañero a que guarde tu celda mientras yo busco al que ha escapado. ––Me llamaste bestia, tu .... – Pasando lo suficientemente cerca de su celda ella tomo entre sus manos a Guduhiro jalándolo hacia ella casi en un abrazo. –Perfecto, sácame de aquí o te Freire ahora mismo. Te dije que si me traicionabas te haría pagar. – No comprendía como podía pasar, pero según por la forma en que se expresaba todo parecía indicar que ahora era Hijime. Sin embargo el guardia se quejo, aunque sonría con sorna. –No creo que seas tan tonta, pero si me "fríes", lo que vas a lograr que el otro energúmeno se encuentre esto por la mañana, y... – Antes de permitirle hacer nada al respecto, el guardia patea el cuerpo de Hijime cerca de la mesa, y fuera del alcance de aquellas zarpas. –... No tengo ningún problema con que te deshagas del mentecato que tienes en brazos. A fin de cuentas, yo soy el guardia, y él el fugitivo. –

Con sus palabras de mal gusto, pero ciertas, Yang comenzó a cumplir su parte del trato y con velocidad y destreza en el Nintaijutsu la chica sin previo aviso concentro chakra en sus manos, aligero su amague pasando sus manos a estar juntas mientras de breves instantes comenzó a ejecutar la técnica en pocos segundos, dio un golpe eléctrico que lo tomo y jalo hacia las rejas para intentar desmayarlo. En ese tiempo, infinitesimal, Hijime deshace la técnica muy a su pesar. Guduhiro se lleva la peor parte, aunque Yang podía ver como el cuerpo de su objetivo comenzaba a moverse adolorido aunque no le había tocado ni una chispa. Se movió rápidamente hacia la otra reja, justo donde estaban las llaves pegadas a la puerta de la celda de Hijime estirando su brazo lo mas que podía. Para cuando ella tiene las llaves en la mano, Guduhiro está desplomado en el suelo, y Hijime se había levantado. –¿Esa es tu manera de ofrecer tratos? El día que no te sirvan los músculos... – – No hay tratos con traidores, es algo que aprendí en la capital. – Hijime huyo a corriendo fuera del edificio dejándose la puerta abierta, aunque parecía que cojea de la pierna izquierda.

Yang abrió su celda raudamente para luego volver a ser libre, tomo su espada que estaba sobre la mesa y la engancho en su cintura de forma horizontal mientras corría. Si bien Hijime había demostrado ser rápido ahora era más lento, estaba cojeando y era una ventaja, aun así desconocía el hecho de si había sido provocado por ella o por el guardia que lo aprendió. Al salir, podía ver a Hijime correr en dirección contraria al feudo lo que era algo a su favor, estaba más cerca de la capital y en el bosque sería difícil huir cojeando. Sin embargo, él se encontraba a quince metros de distancia y todo estaba tan oscuro que podía perderle el rastro fácilmente, por tanto, Yang comenzó a correr lo mas que podía para alcanzarlo aun con un leve dolor en su tórax era capaz de alcanzar a aquel hombre en poco tiempo. En unos pocos segundos estando casi en el bosque donde casi ya no habia luz, Hijime estando a cuatro metros ed distancia de Yang se giro con el mismo sello usado en Guduhiro esta vez apuntando a Yang. – Quieta de inmediato. Deja de perseguirme si no quieres volver a esa celda. –

Sin embargo, Yang estaba preparada para atacar ya y no deseaba discutir con Hijime luego de cómo la trato de abandonar, intento atacar con un barrido y patada en las piernas pero, aun era muy lento y Hijime logro atraparla apenas a centímetros con su técnica a pesar de todo, aun asi este recibió unos golpes en su pierna que de los que tendría que preocuparse luego. Ahora Yang estaba atrapada en su propio cuerpo, con un escalofrió recorriendo su espalda, podía oír a Hijime hablar a través de su voz. – Eres incorregible al parecer. Estaba dispuesto a negociar, pero sólo te falta ir a cuatro patas para ser un animal. Voy a dejarte encerrada y bien a punto para que esos dos acaben contigo. Te lo he dicho, no eres nada sin tus músculos. – Aun así, yang solo podía hablar a través de su pensamiento.–No sé qué haces pero. ¿Hablas de hacer un trato cuando planeabas dejarme alli encerrada desde el comienzo? ibas directo a marcharte y dejarme allí apenas saliste.–
– No, Cabeza hueca. Te he dicho que me dieses una buena razón para que tuviese que ayudarte. Que yo recuerde, la primera vez que me escapé, fuiste tú la que me delató. – En ese momento Hijime obligaba el cuerpo de Yang a tomar el del magullado hombre para comenzar a andar en el bosque con apenas la luz de la luna iluminando su camino. Por más que Yang luchaba por controlar su cuerpo no podía, era frustrante para ella, pero debía mantener la calma en ese momento y tratar de sacar algo. –Porque ellos no son los únicos que te buscaban, planeaba usarla. Pero… bueno… supongo que el pensar no es lo mío.–  –Si, coincidimos en eso. ¿Por qué me estaría buscando una loca? –  Respondió el hombre, lo dejo pasar, necesitaba seguir tratando de sacar información. – No lo sé ¿Por qué llegarías a la capital y mentirías sobre una aldea siendo atacada? –

Apenas terminar de pensar Yang, su cuerpo se detuvo repentinamente mientras sentía uno escalofrío, esta vez no venía de parte de ella sino de él. – Así que de ahí vienes. No tienen ninguna idea y queréis que os la diga yo.–  Volvió a ponerse en marcha un poco más lento y con pequeños y extraños temblores. – exactamente, yo misma fui a darles refuerzos y ninguno parecía estar en contra de su voluntad allí ni mucho menos parecían haber recibido un ataque. ¿Amenos me dirás que sucedió? –  – Si hay algo que tengas que saber es que no te incumbe. Serías una estúpida si quisieras meter las narices en estos asuntos. ¿Qué más te dan unos puebluchos de mala muerte? Apuesto a que ya decidieron unirse a ese idiótico feudo. – No le gustaban para nada las palabras de aquel hombres, menos salidas de su propia boca. –Hasta donde sé, no se han unido y espero que no lo hagan luego de lo que les dije. Pero, mi trabajo es cuidar de todos aquellos en el territorio de la capital y lo hare. Si soy estúpida por tratar de salvarlos, entonces lo soy. –

–  Ah, dioses. ¡Lo eres, y mucho! Aunque me caces no tendrás nada, me matarán antes de que te des cuenta. Si quieres hacer algo por la gente vete a plantar flores a un parque. No eres más que otra niña ilusa. – Miedo, era lo que tenia aquel hombre a su parecer. –Si juras no traicionarme podría arreglarte protección, pero... ¿realmente crees que sería capaz de plantar flores? soy una guerrera, naci para pelear. No dejare que ellos hagan lo que quieran. ¿Qué tienes tú que ver con todo esto? – –  ¿No me has oído? Esa gente podría barrer tu estúpida capital si quieren. Y por lo que vi, sirves para pelear tanto como para plantar flores. No voy a dejar mi seguridad en manos de una niñata. ––¿Y qué? ¿te rindes así no más? dejaras que hagan lo que quieran ¿y ya? eres un cobarde, en este mundo esta así por gente como tú que simplemente se hace a un lado y ya. ––Dí lo que quieras, y reza porque tu gente no les moleste. Aunque si todos son como tú, a lo mejor lo merecen. – El paseo termino en una zona aún boscosa, pero no tan densa. Descargando su cuerpo y apoyándolo sobre un árbol, Hijime emplea todos los músculos del cuerpo de Yang para correr. No en dirección a la frontera feudal, sino en otra que, por la situación, es imposible de calcular. – ¿qué rayos haces? Digas lo que digas, prefiero hacerles frente que quedarme escondida y no hacer nada.–

–  Muy bien, pues hazles frente cuando yo no esté delante. – Pese a no ser su cuerpo, Hijime parece tener una verdadera habilidad, moviéndose entre los troncos, por el suelo a oscuras y sin perpetrar ningún obstáculo. Tras unos minutos de silencio (o de no responder si Yang habla) llego a una zona amplia, con un camino que posiblemente lleve a algún poblado. –  Si sabes lo que te conviene, dejarás de entrometerte. Ni tu aldeucha ni los feudos se van a librar de ésta. Menos si seguís indagando. – –Bien, supongo que tendré que investigar nuevamente sola. Perder mi tiempo nuevamente para encontrarte, debes saber que soy muy terca y si no me das información me veras pronto. Dudo que los de la capital lo dejen así como así y aun si ellos no lo dejan así, el hecho de que digas que son capaces de pisotear a cualquiera. – Silencio por un momento. –Tendré que ganar más experiencia y mejorar, pero los detendré tarde o temprano. No permitiré que alguien así siga adelante. –

Paso unos segundos larguísimos en silencio. Finalmente movimiento, la mano de Yang se alarga en un golpe inesperadamente poderoso contra un árbol a su izquierda, suficiente para clavar astillas en su piel dejándola sentir el pequeño dolor. –¿Tanto quieres morir? Bien entonces, corre a por la gente de Fenikkusu siendo reclutada. Ve a que te degollen. – Inmediatamente después, un espasmo de lo más desagradable invadió a Yang, recuperando su cuerpo por fin. – - espera, ¿el cobarde de Fenikkusu? ¿Cómo es posible? – Sin embargo no hubo respuesta alguna, podía sentir como si cuerpo finalmente era suyo y ahora no sabía dónde se encontraba el cuerpo de Hijime para volver por él, además de que este canso su cuerpo lo suficiente como para que esta no pudiera seguirlo de nuevo. – Me hubiera gustado saber más pero, si es cierto que fenikkusu podría haber estado escondiendo su fuerza todo este tiempo. Mover hilos desde las sombras... no es mala idea.–  

La chica cansada en medio de la noche decidió orientarse mediante las estrellas, reviso por un momento atreves de los árboles y luego al lograr enterarse donde estaba, partió directo a la capital, debería entrar la misión con la información ganada. Para cuando logro llegar a la capital faltaban pocas horas para el amanecer, se sentía exhausta, jadeando y con los parpados pesados, aun así estaba allí parada frente el edificio de Gu Fei. Le sorprendía que aun estuviera, aun así se sorprendió mas al entrar y ver a Gu Fei y Mei a esas horas trabajando, parecían estarse esforzándose mas con lo que sucedía. – Finalmente en casa. – Dijo con un tono bajo y cansado, camino unos cuantos pasos hacia el escritorio de Mei. – Fenikku….Fenikkusu está detrás de todo… reclutas, alianzas secretos… parece estar creando caos entre los otros feudos para aprovecharlos. – No era muy clara su información pero amenos iba directo al punto, ya luego aclararía, enseguida cayo sentada y recostada al escritorio para quedar rendida por el cansancio extremo.

Información

Misión:
Misión de rango D: What can arise from the ashes?

Lugar de la misión: País del Fuego || Castillo de Tsukasa.
Tipo de misión: Misiones específicas de la Kaen Yang.
Descripción de la misión: Yang ha sido apresada por Kakkinoaru'en. Al despertar, se le puede ver maniatada, en una celda de tres por tres por tres metros. Sobre ella, un techo de lo que parece piedra muy sólida, al igual que la pared trasera e izquierda. Suelo de madera firme, y en frente, barrotes de hierro veritcales. También a la derecha. Mirando entre los de la izquierda ve una réplica de su celda, sólo que en vez de ella, se encierra su objetivo principal, Hijime, Fuera de las celdas, la desagradable figura de Guduhiro. Está tumbado cinco metros, medio tumbado en una silla, con las piernas sobre la mesa enfrente suya, sobre la que descansan unas rústicas llaves que probablemente combinen con las cerraduras de ambas puertas.

Éste duerme al parecer. En el espacio no hay nada más que ello y unos tres farolillos en el techo que alumbran pobremente la escena, concluyendo que ha caído la noche. Por supuesto, el propósito es escapar, claro que su objetivo se encuentra al lado. Como si le hubiese leído la mente, Hijime se acerca a la celda de la rubia. Con palabras escuetas, le dice que si quiere escapar, le puede ayudar, aunque dice sólo poder ser de ayuda si le desata las manos. Puede ser que la prefiera como captora, o que espere escaparse dejándola atrás a ella, pero en cualquier caso, es una ayuda que puede servirle. No hay ni rastro del otro guardia, y según Hijime, sólo hay dos, hasta que por la mañana acudan ninjas de las proximidades para encerrarlos en un calabozo. Por lo aprendido sobre ese feudo, Yang puede deducir que nada bueno le espera entre las rejas de la Dama de Fuego.

Nota 1. Ésta es una especie de "recuperación" de la anterior misión. Se procederá a escapar de la prisión con la ayuda de Hijime antes de que amanezca. Siendo noche cerrada, aún hay horas por delante. Las posibilidades de escapar están ahí. Además, se tiene la oportunidad de aún llevarse a Hijime.

Nota 2. Yang tiene la misma y dolorosa atadura que Hijime en las manos. Además, aunque moderado, sigue sintiendo dolor en el pecho.

Nota 3. No se tendrá control sobre Hijime, de forma que se libere o se interactúe con él, se hará mediante narración por privado.

Nota 4. Guduhiro duerme, pero ante ruidos lo suficientemente fuertes, despertará. Ante ruidos suficiente fuertes, Hidoka puede llegar a percatarse y acudir también.


Recompensa de la misión: 0 Ryus +  éxito en What lies under the ashes? + Recompensas ocultas. (Depende del desarrollo) || Misión continuada. (Depende del desarrollo)
Extensión mínima de la misión: 60 líneas.
▲ Técnicas:
Sessaku no jutsu (Jutsu, corte):  
Esta es una habilidad que no requiere sellos de manos. Esta es la primera etapa del nintaijutsu, y consiste en bañar de chakra los golpes del usuario, dándole así a estos una capacidad de emitir chakra y por lo tanto, dándole a los mismos una capacidad de corte inmensa.
Se podrá utilizar en combinación con técnicas de Taijutsu (de la lista de especialidad) y de golpes normales. No es necesario tener una armadura de rayo activada para ejecutar esta técnica, sin embargo, la misma se beneficia con la técnica Yoroi no Raiton: Daburu.
La capacidad de corte depende del ninja:
Gennin: Puede cortar la piel y realizar cortes pocos profundos.

Raiton: Jibashi (雷遁・磁場死, Elemento Rayo: Asesinato Electromagnético):
[No progresiva | Ninjutsu]
El usuario inicia la técnica juntando sus manos a modo de aplauso. Seguidamente las separa y forma entre ellas un arco eléctrico de alto voltaje con el cual, al mantener contacto físico, puede adormecer los músculos de su rival. Ésta técnica puede afectar a varios enemigos a la vez, tantos como el propio usuario sea capaz de abarcar abriendo sus brazos -como si pretendiese abrazarlos en lugar de freírlos con una descarga eléctrica-. No requiere sellos, pero sí ejecutarse de la manera antes descrita. El aturdimiendo por contacto con el arco eléctrico dura un turno y, aunque no impide totalmente el movimiento, hace que sea difícil moverse durante ese mismo turno, volviendo las acciones lentas y descoordinadas. El impacto reduce en dos puntos la velocidad durante un turno.

Corriente de la Hoja (木ノ葉昇風, Konoha Shōfū)  El usuario acumula chakra en sus piernas y las flexiona velozmente para propinar un rápido barrido a las piernas del oponente. Esperando que aquel salte para esquivar la técnica, el usuario aprovecha su velocidad para pararse y a continuación saltar para continuar el giro y terminarlo en una segunda patada giratoria hacia el oponente.
Como se aplica chakra en las piernas para realizar esta técnica, el usuario sufre una bonificación de +1 en fuerza y +1 en velocidad en el instante que es aplicado.  Esta técnica no anula la bonificación de la disciplina marcial, siempre y cuando se narre el movimiento acorde a la disciplina elegida.


▲ Stats:
• Ninjutsu: (4)
• Taijutsu: (7)
• Genjutsu: (1)
• Velocidad: (7)
• Resistencia: (5)
• Fuerza: 3 +1 (4)


▲ Narraciones:  

Hijime - # 947e26
Guduhiro -#a5a5a5
Yang Piensa - #c7b57f
Yang - #ffcc33


▲Equipamiento
• Tantô Yotsuki


Yang
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.