¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» ♦ Misiones de Inoki
Ayer a las 9:25 pm por Inoki Yamanaka

» Something to Hide (C) | w/Jiran
Ayer a las 9:17 pm por Demetrios

» Encargos del Medico
Ayer a las 7:44 pm por Yanzo Yūgure

» Llamado de la Capital
Ayer a las 7:36 pm por Yanzo Yūgure

» {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]
Ayer a las 5:30 pm por Inoki Yamanaka

» Discover the infiltrator III [C]
Ayer a las 4:26 pm por Uchiha Michi

» Mansión de Ichimaru [Casa de Ichimaru]
Ayer a las 12:48 am por Ichimaru

» Un comienzo para Nergal (adiós, Honsho)
Miér Abr 25, 2018 11:10 pm por Nergal

» Tabla de Misiones: Dastan O'Donnell
Miér Abr 25, 2018 8:41 pm por Dastan O'Donnell

» Instrumento || Flauta Demoníaca
Miér Abr 25, 2018 3:53 pm por Dayne

» Frenzied test [Entrenamiento - O'Rhen Inuzuka]
Miér Abr 25, 2018 1:49 pm por Inuzuka O'Rhen

» Noisy Danger ▌feat. Zuko
Miér Abr 25, 2018 2:04 am por Zuko

» Misión de rango D: Insect Killers [Uchiha Michi]
Mar Abr 24, 2018 10:45 pm por Uchiha Michi

» Misión de Rango C: Starry Nights [Arashi Tessen][Pasado]
Mar Abr 24, 2018 9:59 pm por Hinosuke Aburame

» Tablón de misiones Shiraga
Mar Abr 24, 2018 9:53 pm por Gakumon

» Mentes Frías | w/Akkarin
Mar Abr 24, 2018 9:38 pm por Demetrios

» Looking for death.
Mar Abr 24, 2018 4:10 pm por Hushika Kugutsu

» La fuerza de la unión
Mar Abr 24, 2018 11:30 am por Ione

» Ficha de zhip uchiha
Mar Abr 24, 2018 8:28 am por Zhip

» — Lyd's Itinerary ▌Missions
Mar Abr 24, 2018 4:12 am por Lyd.

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


THE HUNT [D]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

THE HUNT [D]

Mensaje por Uchiha Shiraga el Sáb Mar 31, 2018 2:51 pm


The Hunt - Conociendo a los jefes

Misión rango D


     
Hace un par de días, Shiraga recibió una carta, le pareció bastante extraño, puesto que no se reconocía como alguien "conocido" pero era una carta donde solicitaban de su presencia para un trabajo como ninja externo a cualquier feudo. Aún no llegaba a entender como funcionaban los ejércitos militares, y apenas acababa de emprender su aventura en aquel mundo, por lo que aún estaba fuera del alcance de la milicia de cualquier feudo, sin ser aliado, pero sin ser enemigo, y aquel suceso, y no llegaba entender si alguno más, habían sido los consecuentes del llegar de aquella nota donde se redactaba que se necesitaba de su presencia para desempeñar una tarea. Tampoco especificaba demasiado en detalles, puesto que simplemente solicitaban su presencia para, en persona, remarcar los detalles de lo sucedido, como también los quehaceres del ninja en aquella ciudad alejada del "capitolio". Shiraga no dudo en aceptar, ya por la curiosidad o por el aburrimiento de estar en casa sin hacer nada, por lo que llevaba ya dos días caminando para llegar a la ciudad alejada casi a la frontera del país, pero al menos, ya le quedaba poco para llegar, o al menos eso le dijo el dueño de la posada donde pasó la última noche. Decidido, con ganas y bastante energía, Shiraga llegaba ya al fin de su travesía para dar comienzo a aquella historia que seguramente decidiría parte de su camino en esta aventura. Sin armas, tan solo con una mochila donde llevaba comida y algo de ropa limpia entraba a aquella pequeña pero repleta ciudad.

Para ser una ciudad casi fronteriza, había bastante población, las calles estaban llenas de vida, gente paseando, comerciantes, pesqueros, herreros, floristas, niños y algo parecido a policías, reconocidos por llevar todos el mismo uniforme y un armamento bastante básico. Vestido con sus ropas blancas y holgadas, llamaba bastante la atención de los paisanos, aun con sus rasgos del fuego, sus ropas eran bastante variopintas a la capital y por ello el Uchiha no pasaba desapercibido. Debido a ser una ciudad de paso, estaban acostumbrados a los extranjeros, al paso de comercios y a diferentes culturas, por lo que aún llamando la atención, nadie lo puso en punto de mira, tan solo era un extranjero más que acabaría marchándose cuando terminase con su trabajo en aquella ciudad.

Enseguida pudo reconocer el edificio principal, donde se le había encomendado a reunión. Un edificio con la arquitectura propia del país, hecho de madera y ladrillo, con formas cóncavas y elípticas. Grandes ventanas de cristal, y decoraciones en el tejado. Era notorio puesto que prácticamente todas las edificaciones eran como mucho de dos niveles, y en cambio, esta superaba los cuatro, además, de su gran envergadura. Aquella ciudad poseía una estructura de calles y avenidas bastante enviadle, todo simétrico y conectado para agilizar el tránsito, y aquel edificio, situado en el seno de la ciudad como el corazón de todo aquello. En cuanto se acercó, habían dos guardias, de aquellos que parecían la policía, haciendo un informe de todo aquel que entraba y salía. No era una estancia privada, pero al parecer si estaba bien vigilada. Shiraga, con nota en mano, se acercó a los dos guardias. No estaba demasiado acostumbrado a todo aquello a si que no sabía muy bien como debía actuar o hablar. Cuando le llegó el turno el guardia se dirigió pidiendo todo tipo de información mientras el otro escribía en un pergamino. - Buenas ... si ... esto, perdone. - No lograba acertar con las palabras correctas para poder hacerle entender porque estaba allí. Estiró la mano para darle la nota y acabar con todo aquello en cuanto antes. El guardia la tomó, se rió por lo estúpido que había parecido Shiraga, le dio la nota al otro guardia y señaló la mochila. Shiraga no tuvo problema en dársela. - Si quieren quédensela y cuando salga la recojo. - el guardia asintió y dejó la mochila conjunto a bastantes maletas y bolsas de otros inquilinos del edificio. Le devolvió la nota en perfecto estado y se apartó dejando paso al joven Shiraga. - Le esperan en la última planta, la primera habitación. Suerte. - El peliblanco sonrió y asintió mientras tomaba marcha, pero le detuvo por completo aquel guarda. - Y un consejo si quieres salir vivo. - dijo en tono jocoso. - A la jefa quiere que le hablen sin genero, usa la "e" para referirte a elle. - Shiraga no entendió demasiado que quiso decir, pero asintió y continuo con su paso sin decir demasiado ya que no quería causar más molestia en el trabajo de aquellos dos guardas.

Shiraga subió por las escaleras, unas escaleras que subían rodeando el edificio. Acabó en la cuarta planta dando a un hall donde habían diferentes puertas, la más vistosa, la número uno donde en teoría había sido convocado. - ¿Estoy nervioso? - pensaba para sus adentros al sentir cierto malestar estomacal, y algo de descontrol en sus piernas. Respiró hondo y caminó, con seguridad aporreó la puerta tres veces y esperó una afirmativa. Una voz fémina, directa, segura le hizo entrar. Abrió la puerta y allí vio entados, tras una larga mesa de madera a tres sujetos. La del centro, pelo blanco, mirada seria, tenía un aura de líder, de mandato. A su izquierda, un joven con un felino, parecía el más jocoso de los tres. A su derecha, la que seguramente sería "elle", su mirada mostraba determinación, seguridad pero sobre todo osadía. Shiraga asintió. Cerró la puerta y caminó hasta el centro de la sala, quedando a varios metros de la mesa. Manos cogidas tras la cadera para mostrar calma pero seguridad, mirada alta, y algo perezosa. - Buenos días, soy Shiraga, he venido por el anuncio de que buscan a ninja sin feudo alguno. Aquí me tienen. - dijo con bastante determinación y con ganas de que aquellos sujetos comenzaran a deleitarle con lo que iba a ser su futuro trabajo.

Aquel trío de líderes comenzaron sus respectivas presentaciones, nombre, cargo y que hacían en la ciudad. La última la del centro, que parecía ser la que tenía la última palabra, puesto que fue ella la que tras su presentación comenzó a dar los detalles del trabajo a realizar en estos futuros días. Un robo de información de un escrito, no hay pistas, no hay un hilo por el cual tirar y necesitan de un ninja para descifrarlo. Al joven uchiha aquello comenzaba a olerle a gato encerrado. Vista la seguridad tenía muchas dudas al respecto, era perezoso si, pero muy inteligente, y aquel tipo de casos siempre le había llamado la atención, pero siempre los había vivido en su salón con las novelas de sus padres y nunca había sido él, el protagonista de la historia. Esto provoco un deseo por encontrar la verdad, por hacer bien su trabajo. Espero a que acabase de hablar, pero en su cerebro ya se formaban todas las preguntas para poder ir buscando el pequeño hilo por el cual tirar hasta encontrar aquello arrebatado. Formó pequeñas hipótesis según la información:


1. Uno de los tres había robado toda la información, todos podían tener un claro móvil, por ejemplo poseer únicamente la información, desacreditar a su compañero o desear tomar el liderazgo de todo, era dudable, pero podía ser una posible opción.

2. Alguno de los guardas, o alguien cercano al trío que tuviese la facilidad para entrar en el edificio sin dudar de su fiabilidad y confianza con la causa.

3. Alguien que poseía o había contratado a alguien con habilidades de infiltración y que hubiera pasado desapercibido con facilidad ante la seguridad para adquirir la susodicha información.


Pero por el momento Shiraga no tenía ninguna evidencia, y empezar a tomarlos como sospechoso puede que lo alertaran y se alejara más de la verdad que otra cosa, por lo que decidió empezar por lo más simple y sencillo - De acuerdo, ahora es trabajo mío recuperar los informes y averiguar quien fue aquel que lo robó. Espero no tardar demasiado. A priori tengo una posibilidad pero debo saber antes otras cosas. Si no le importa, tengo un par de preguntas sencillas para usted Giin Chuggen. He podido observar que posee un cuerpo de guardia de la ciudad, donde entre ellos, hay dos guardas que llevan un registro de entrada y salida del edificio. Mis dos preguntas ¿Toda persona que entra es registrada o tan solo aquellos que son externos al edificio? Es decir, si ahora entrase un guardia bajo su mando ¿Sería registrado? No pongo en duda la integridad de su gente, pero si la capacidad del ladrón de poder tomar apariencias diversas. Y la otra pregunta ¿Por la noche el edificio permanece cerrado ante la presencia de gente que no sean guardias de seguridad? - preguntas sencillas y claras pero que afinarían la búsqueda del enemigo. Fue consciente en todo momento de sus palabras para evitar herir el orgullo de aquella mujer, puesto que se veía una persona pasional, capaz de partirle la cara a alguien si lo viese necesario, y por el momento necesitaba de esa información. Sin esperar una respuesta y antes de que la pausa fuera tal como para sentir alguien incómodo miró a la peliblanca. - Y si no es molestia necesito otras preguntas sobre el hecho ¿ Quien fue la primera persona que se dio cuenta del hurto de los pergaminos ?¿ Dónde tenían guardados los pergaminos ? Y por último ¿ Cuando se actualizan o trasladan, poseen algún protocolo de seguridad ?

Nº Líneas ~ 91

Uchiha Shiraga
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: THE HUNT [D]

Mensaje por Uchiha Shiraga el Lun Abr 02, 2018 9:35 am


The Hunt - Tirando del Hilo

Misión rango D - Parte II


     
Preguntas sencillas, bien dijo el Uchiha. Desde la altura en su asiento, le responsable de la seguridad en la ciudad observaba juiciose al de cabello blanco. Eran cuestiones tan entendibles que por unos instantes casi se le olvidó, él no pertenecía a la ciudad y no conocía sus funcionamientos. — No sólo son registrados. Cada guardia tiene estipulado su horario, y cada falta termina pasando por mis manos tarde o temprano. Le puedo asegurar que ninguna irregularidad se produjo en todo un mes antes del robo. — Un tono seguro el de le líder de seguridad, quien lejos de ofenderse, tomó provecho de aquellas preguntas para reivindicar su sólida vigilancia. — Este edificio no se cierra, es la asamblea de nuestra ciudad. Cada ciudadano es libre de entrar en ella en busca de ayuda y consejo. Cada una de las plantas inferiores es de cada líder, de modo que sabe quien venga dónde debe acudir. Y esta última planta es la única que no admite visitas, donde nos reunimos para debatir acerca de la ciudad y demás. Por la noche y por el día, cada sala cuenta con al menos una de mis unidades. — Les de dolide, se le podía denotar exaltación y orgullo por quienes formaban la guardia.

El hombre con el felino entre su cuello, ahora dormido al parecer, alzó la mano tan pronto el Uchiha cesaba su última tanda de preguntas. No llegaba a sonreír, pero se veía en su rostro la menor de las preocupaciones entre la asamblea. — Yo fui el primero. Somos una ciudad pacífica, y con la guerra en el país, no es extraño que nuestra política sea más reservada. Como dependemos del comercio, suelo ser quien más tiempo pasa aquí dentro. Hacemos registros diarios, y al inicio de cada semana, filtramos lo innecesario y se recopila la información restante en los pergaminos. Éstos suelen guardarse en la sala a nuestras espaldas, — el hombre retorció su cuerpo para señalar una puerta algo alejada, la cual estaba ornamentada con tres cerrojos. — que se abre con tres llaves, una por cada uno de nosotros. Dentro, los pergaminos permanecían dentro de gruesas cajas de metal, a las cuales se acceden con otra llave distinta e individual. No hay ventanas en esa sala, y aunque su interior no se vigila, sí se mantiene a un guardia enfrente de ella siempre que no nos reunamos. Cada uno guardamos nuestra pareja de llaves, y hasta donde sé, a ninguno nos faltó el día del robo. — El hombre mostró, atada a su muñeca izquierda, una cinta con dos llaves pequeñas colgando. — La seguridad, pensábamos, era suficiente. Actualizar los pergaminos se lleva a cabo aquí, entre los tres, de modo que podemos detectar más fácilmente las anomalías. Al terminar cada uno se asegura que su caja esté bien cerrada, y luego cerramos la puerta bajo las tres llaves. —

Un discurso algo largo, que concluiría gélidamente aquella mujer central. — ¿Hay algo más que necesites saber, ninja? —

Las respuestas dadas fueron entre todas las posibilidades, las peores, puesto que no ayudaba a cercar el camino para buscar algo que poder incriminar, algo con lo que empezar si no todo lo contrario. En la mente de Shiraga comenzaban a barajarse todo tipo de opciones e intentaba descartarlas con la información que poseía, pero muchas de ellas entablaban una cierta lógica no cuestionable por lo que podían ser verídicas. Intentando empezar por la A, Shiraga estableció una hipótesis algo realista, pero que podría perfectamente llevarle a la verdad. - Creo que se por donde empezar. Primero he de saber el nombre, el cargo y el historial de del guardia que estaba resguardando los informes en el momento del hurto. Con ello podré concretar en cierta forma si lo ha robado alguien de vuestro circulo cercano que posee la capacidad para entrar aquí o bien si es alguien externo que ha accedido a la sala desde fuera del edificio mediante alguna habilidad innata. Con eso podría continuar sin la necesidad de seguir molestándoles. -

Nº Líneas ~ 91 + 10 = 101
La primera parte del post fue redactada por - Gakumon (No he contado las líneas)


Uchiha Shiraga
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: THE HUNT [D]

Mensaje por Uchiha Shiraga el Lun Abr 02, 2018 4:05 pm


The Hunt - No todo es lo que parece

Misión rango D - Parte III


     
Aunque fuese lógico esperar la respuesta de quien comandaba la guardia, fue la líder central que abatió con rapidez la duda del de ojos especiales. — Worashi Gyetsuya. Es uno de los más veteranos guardias de nuestra ciudad, y anteriormente mi guardaespaldas personal. Guarda la puerta desde antes que Chuggen Giin ocupase el cargo de líder, antes la guardia era gestionada entre nosotros dos, y elle pertenecía a la misma. — Se pudo observar como le de pelo casi rubio casi blanco no impedía hablar a aquella mujer, todo lo contrario, su rostro pareció más relajado una vez escuchó su voz. Fue el hombre del gato, felino ahora durmiendo, quien concluiría con la respuesta. — Worashi-kun es un hombre recto, su historial es impecable. De tener aquí el pergamino podría verlo. Su familia ha servido a esta ciudad por generaciones enteras, y es uno de nuestros ciudadanos más honorados. La simple idea de sospechar de él me da escalofríos. — dijo en un intento de amenizar aquella acusación encubierta, poco encubierta. — Shiraga-san. — acometió finalmente le responsable de la guardia local.

— Entiendo sus sospechas. Pero si hemos recurrido a un ninja, es precisamente porque no hemos podido encontrar ninguna respuesta nosotros solos. Interrogamos a la guardia, a los archivistas, a los limpiadores. Ni una sola persona que haya pisado este suelo ha quedado por interrogar, y nos incluyo. Si va a repetir esa labor, hágalo con ello en mente. El tiempo es algo que no podemos permitirnos malgastar. — pese a tranquile, su ritmo de habla se aceleraba casi siempre a la mitad del discurso como una muletilla de actitud. No se le notaba moleste, pero era une persone de acción, y era imposible de ocultar.

- Si claro, perdonen pero no tenía apenas información y debía hacer una mínima reducción a lo absurdo, ya no les molesto más, creo que tengo todo lo que he de tener para poder hacer bien mi trabajo. En unas horas tendrán un informe con los datos que solicitan. Buenos días. - dijo Shiraga para tras ello salir de aquella habitación. No le era necesario preguntar más, puesto que era consciente que si seguía por ese camino provocaría un enfado de aquellos dirigentes. Regresó por el mismo camino por el cual había entrado. Cerró la puerta. Tomó una gran bocanada de aire, y expulsando todo el nervio, lanzó un fuerte suspiro. Sus músculos se relajaron con ello, notó como toda la tensión corporal desaparecía por momentos y su cerebro comenzaba a oxigenar toda la información. No solo palabras, gestos, muebles, arañazos, miradas, el tono e incluso las pausas de la voz. Todo podía ser un detonante para conocer la verdad. Tenía toda la información ahora solo debía aclararse, y para ello lo mejor era tomarse un descanso, un descanso para diluir todo aquello y formar un camino hasta el final de aquella misión, la cual, comenzaba a absorberle.

Shiraga llegó a una taberna del lugar, no era muy grande, más bien todo lo contrario, pero sería suficiente para intentar despejar su mente. Entro en el local, apenas habían siete personas sumando inclusive al camarero tras la barra. Se sentó en un taburete cercano a esta y pidió un té frío acompañado de una ración de arroz, el viaje había sido largo y entre eso y los nervios tenía un gran apetito ahora que estaba un poco más relajado. Aún así, su mente seguía trabajando en atar los cabos. Según toda la información ninguno de los tres había sido, pero para poder acceder a la habitación donde ellos mismos guardan los pergaminos necesitas las tres llaves, y los tres afirman haberla tenido en el momento, por lo que aunque uno de ellos mintiera, era imposible que hubiese accedido por la puerta. Podríian haber hecho copias en algún momento, pero el guarda siempre estaba presente, y según los registros ese día estaba y no había duda que había sido él puesto que habían remarcado que ya estaba todo registrado, acusado, cuestionado e investigado por ello contrataban de un ninja, eso reducía posibilidades, si necesitaban de un ninja significa que en esta ciudad no poseen ese poder militar, no poseen de expertos en el arte del jutsu. Shiraga empezaba a dibujar en su mente para cercar más el camino, pero entonces, sus oídos escucharon una frase ajena, una frase de un grupo de ancianos bebiendo en una mesa del local, como si se lo hubieran dicho a él, como si despejara un cielo tormentoso con un haz de luz. Shiraga dejó la cuenta, se bebió de un trago el resto de té y salió de la taberna para volver al edificio.

Shiraga volvió al edificio central, pero esta vez no a la entrada, si no que utilizó la buena estructura de las calles para acabar en la parte trasera del edificio. Subió a un edificio contiguo pero de menor altura, calculó, visualizando la habitación que aquel gatuno le señalo como lugar de culto de los pergaminos, recordó aquello que le enseñó el amigo de su padre, que toda ilusión se podía deshacer, y recordó la frase del anciano de la taberna. - "Era como estar viendo una ilusión".- Entonces Shiraga concentró su chakra en la zona, y como un soplido de viento,concentró su chakra en deshacer un posible genjutsu en la pared de aquel lugar. El hecho de que no hubiera ninjas en el cuerpo militar hacía aquello un punto perfecto para pasar desapercibido, no contaban con la presencia de otro ninja, por lo que podría darse el caso de que hubieran usado el genjutsu para poder salir de la habitación sin que nadie se hubiera dado cuenta de ello. Pero a su desgracia, todo aquel razonamiento fue mentira, puesto que no pasó absolutamente nada, nada, algo que ahogó a Shiraga en deseos de abandonar, en deseos de mandar todo a la mierda, no lograba entender como, ni quien, ni porqué todo era un sin sentido y no lograba ver nada por donde tirar, pero no, era su primera misión, y no podía darse por vencido, debía seguir hasta conseguir toda la verdad sobre lo que estaba sucediendo.

No todo tenía que estar perdido, no puesto que los ojos del peliblanco se toparon con algo, algo que le llamó demasiado la atención. En el tejado, un poco más arriba de donde el estaba concentrado, había una figura que pasaba poco desapercibida, un hombre de altas dimensiones, cubierto de una armadura, pero persiguiendo a un felino de cuatro patas. Dado el sol y su posición apenas pudo ver de quien se trataba, tan solo rasgos superficiales y no muy claros. Los orbes del Uchiha presenciaron un acto banal, sin resultado, obviando y ahogando todas las hipótesis respecto a su reformada teoría, mas cual ilusión despejada, una sombra yacía en el tejado metros arriba donde proyectaba el uchiha su mirada. Allí, frente a su ignorancia, un hombre de dos metros jugaba con el felino del hombre que lo había llamado a descubrir el misterio. Pero desde su posición, no podía llegar a poner rostro a aquella persona, más sus ropas, su altura y el color de su cabello fue detonante para poder seguirle el rastro. Sin demorar más tiempo, bajó del tejado del edificio bajo y contiguo para ir hacia el objetivo perdido. Era un día laboral, por lo que los negocios aún seguían vivos, el joven peliblanco preguntaba en ellos por un hombre alto, rudo y con un gato, vestido como la milicia. Acercarse a él podría ser demasiado peligroso, por lo que solo deseaba encontrar cual era su paradero, su escondite y con suerte y milagro que coincidiera con el ladrón de los pergaminos. No poseía jutsus de rastreo, pero su intelecto, su astucia, seguramente le llevarían hasta su paradero. Seguía preguntando, algunos recordaban, otros tan solo le ignoraban pero poco a poco se iba acercando ¿Una casa? ¿Una cueva? O tan solo otra pista malgastada.

En caso de no encontrar nada, Shiraga volvería al lugar donde presenció aquello que perseguía. En aquel tejado, buscaría evidencias, pistas, alguna teja rota, o incluso alguna teja vacía. Un falso techo o el cabello del felino, para poder quitar sospechas sobre lo vivido. Shiraga comenzaba a perderse, a no entender, a no saber, tres llaves, una puerta, un guarda de lealtad, un gato, un hombre de dos metros. Muchos eran los caminos, pero ninguna era la relación directa entre ellos. A su sorpresa, en uno de los tantos comercios que preguntó, en uno antiguo, donde un anciano trabajaba, supo decirle de quien se trataba, no era otro que el segundo al mando de le jefe, el guardia mencionado, el resguardador de pergaminos. Le sorprendió aquella información ¿Qué hacía allí aquel hombre?¿Era el culpable de todo? No, solo estaba cogiendo el gato que estaba en el tejado, pero no podía descartar la sospecha, todo ahora mismo era sospechoso para el uchiha el cual estaba demasiado perdido en aquella misión - ¿Por qué decidí hacerla solo? - se preguntó mientras volvía de nuevo al edificio central para buscar más pistas.


Nº Líneas ~ 101 + 70 = 171
La primera parte del post fue redactada por - Gakumon (No he contado las líneas)


Téc. Usadas:
Genjutsu Kai (Despetar del genjutsu)
[Invariable]
Consiste en romper/detener el flujo de chakra en el cuerpo, y luego aplicar un poder aún más fuerte para interrumpir el flujo de chakra del lanzador, lo que se llama Genjutsu Externo (幻术 解, Genjutsu Kai). Esto también puede ser realizada por los ninjas no afectados por la aplicación de un aumento repentino de chakra en la persona afectada. La única regla para usar este jutsu contra un genjutsu es darse cuenta del genjutsu antes de usarlo. Puede ser utilizado solo una vez por combate en Genin, dos a partir de jounin.
* Para poder utilizar esta técnica es obligatorio tener más puntos en genjutsu que el ejecutor del mismo (o la misma cantidad, sólo si ambos poseen el tope de puntos).
* Esta técnica consume chakra, tanto como el que consuma el genjutsu que se desee dispersar.
[color=#9e927d]


Última edición por Uchiha Shiraga el Dom Abr 15, 2018 9:30 pm, editado 1 vez
Uchiha Shiraga
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: THE HUNT [D]

Mensaje por Uchiha Shiraga el Dom Abr 15, 2018 9:12 pm


The Hunt - La pasión de un romance

Misión rango D - Parte IIII


     
Comenzó a subir por las escaleras para volver a la oificna central, donde todo empezó, pero en ese momento, se toó con algo que no esperaría ni se imaginaba. Justo cuando pasó por la planta donde estaba el jefe de los asuntos del comercio pudo verlo, pudo ver al guardia que antes estaba en el tejado, de una actitud caramelosa con uno de los jefes, en este caso con el que poseía el felino siempre a su regazo. Shiraga escuchó con atención, puesto que cualquier cosa podría ser perfecta para poder continuar y tener alguna pista que seguir, pero tampoco parecía algo demasiado sospechoso. La conversación que pudo escuchar no fue demasiado detallista o desbeladora, tan solo, Nekkenga, el guardía al mando de los pergaminos, le contaba como había rescatado el gato, siendo este el protagonista de la conversación de aquella pareja. Un gato, tan solo un jodido y maldito gato. Ambos se fundieron en un largo y apasionado abrazo, producto del deseo y del amor uno del otro, algo que Shiraga le hizo plantearse muchas más cosas ¿Delito pasiona? Era algo que pasaba prácticamente a diario.

Tenía un nombre una descripción, pero lo que no pudo imaginar es encontrarlo en el despacho de Nekkenga, con aquellas confianzas cuando se trataba de un miembro de la guardia. Pudo escuchar parte de la conversación que tuvieron y no pudo evitar avivar de nuevo la idea de que uno de los tres había sido el que poseía los pergaminos robados. Las palabras se entrelazaron en un sin fin de historias donde ya empezaban a tener una real conexión. Aquel era el susodicho guarda leal de le jefe, el hombre de dos metros que guardaba los pergaminos y el cual establece una relación sentimental con uno de los tres del mando. Dicen que cualquier persona puede llegar a traicionar sus instintos, su ética, su moral por pocas cosas, entre ellas la familia, pero otra por la pasión. Sin embargo, puede ser que aquel guarda también estuviera buscando al sospechoso, al criminal, al ladrón de los pergaminos, pero ahora mismo, con bastante probabilidad, todo remarcaba que aquel era el culpable de todo, pero aunque fuera el ladrón, en el caso de que lo fuera, debía de tener un móvil y sin él, más alguna prueba era una tontería y perdida de tiempo incriminarlos. Shiraga intento no incomodar a los presentes, puesto que no deseaba que, en el caso de que fueran los ladrones, dudasen de su integridad hacia ellos, por lo que negó con la cabeza. Había algo que aún se le escapaba, en la reunión los tres dijeron que poseían una llave, y que en el momento del robo todos remarcan poseerla encima ¿Serán falsas?¿Acaso hubo un cambiazo en algún momento? Era algo que seguramente ya habrían pensado, ya que ellos mismos dijeron que ya habían probado todo y por ello necesitaban de un ninja. Entonces Shiraga, se vio en la obligación de hacer lo que hizo - Perdone, tan solo me gustaría, entrar en la sala donde estaban los pergaminos.- en caso de hacer un cambiazo seguramente ya habría cambiado de nuevo las llaves por las verdaderas si no era demasiado fácil.

El deseo del Uchiha fue concedido. Los tres al mando no tuvieron en reparo de enseñar la segura sala donde resguardaban los pergaminos robados. Los tres usaron sus respectivas llaves, con las cuales si no se usaban las tres no se podría abrir la puerta, y consecuentemente usaron otras tres llaves para abrir cada una de las cajas donde en teoría debían estar los pergaminos, pero ahora, completamente vacías, tan solo el apoyo vacío de la información de aquella ciudad. Observó cada rincón, y sobre todo cada movimiento. Fue directo a las partes más "debiles" intentando buscar alguna grieta, alguna reconstrucción, algo que le hiciera pensar o ver que el material había sido tratado, moldeado, de alguna manera para que aquellos ladrones pudieran acceder y salir sin dejar apenas rastro de ello, algún hueco, agujero aunque fuera de un tamaño ridículo que tuviera algo de relevancia. Tras ello, tomó algunas notas y abandonó la sala dando gracias por el tiempo dado en él. Pero a su desgracia, no encontró absolutamente nada, nada puesto que su mente estaba demasiado concentrada en la idea que los culpables eran aquella pareja de románticos, y por ello, pasó por alto algo, algo que podría haber hecho que la misión acabase allí, pero tuvo que ser despistado, a fin de cuentas, seguía siendo un novato, y aquella era su primera misión. - Muchas gracias. - dijo a los jefes para seguir con la investigación.

La noche calló y el uchiha no podía parar de investigar, pero esta vez decidió ir al lugar donde estaban sus sospechas. Utilizando la oscuridad, la vegetación y sus dotes en el camuflaje como ninja, fue a la casa donde en teoría vivía el gatuno de los tres jefes, oculto en un árbol donde podía ver el interior del hogar, acogedor y cómodo donde los dos amantes, vestían con ropa de ir por casa, kimonos de seda. Nada peculiar, una escena natural y cordial, ambos cenaron y tras un rato juntos decidieron ir a dormir. Shiraga no se dió por vencido y continuó observando con cautela y recelo el lugar con el deseo de poder encontrar alguna pista, algo que los pudiera incriminar, pero aquello era inútil y estúpido, puesto que no había absolutamente nada que sacar de aquella pareja. Fue entonces el maullido del felino quien llamó la atención del peliblanco, entre las sombras, el amparo de la noche, la elegante y delgada silueta del gato se hizo presente, el cual con mucha prisa, comenzó a correr escapándose de la casa. Shiraga tuvo que decidir, si quedarse y esperar por si era una posible estratagema o seguir lo que parecía ser la única pista, el único enlace en todo lo que estaba sucediendo. A fin de cuentas, era posible que ni fuera un animal, que fuera un cebo con el cual pudieran hacer el cambiazo sin que nadie se diese cuenta y así lograr entrar. Dudó, pero finalmente, decidió ir tras el gatuno.

Nº Líneas ~ 171 + 59 = 230

Téc. Usadas:


Última edición por Uchiha Shiraga el Lun Abr 23, 2018 9:38 am, editado 1 vez
Uchiha Shiraga
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: THE HUNT [D]

Mensaje por Uchiha Shiraga el Dom Abr 15, 2018 9:30 pm


The Hunt - Comienza lo divertido

Misión rango D - Parte V


     
Cauteloso, sigiloso y imitando los gestos y costumbres del felino, Shiraga perseguía entre los techos la presencia del felino, saltaba se pegaba a las pareces siempre intentando que este no se diera cuenta, ocultando su presencia, quedando a una distancia larga y moderada donde pudiera verle pero la suficiente como para no llamar la atención del susodicho, aunque parecía absorto, en búsca de algo que ciertamente le cegaba. Shiraga llegó, al lugar donde todo empezó, el gato en el tejado, mauyando, esta vez sin el guarda de dos metros. Observó como fallidamente intentaba calmar y callar al gato - No puede ser. - pensó Shiraga. En su mente se estableció otra teoría. El gato era el cebo, llamaba la atención del guarda del interior, que de normal era el amante del jefe, pero en este caso era la guardie de la milicia de la ciudad. Ignoró por un momento aquella escena y se movió lo suficientemente rápido para observar el interior de la habitación y fozalizar su energía en la zona que había quedado descubierta. Desde ahora su lugar, oculto, podía ver la puerta de la sala de reuniones, así como parcialmente la sala.

Pero de nuevo, su teoría, aunque no mal pensada, era fallida. Su ego volvía a ser roto por una negativa, y no tan solo eso, si no que le jefe se había dado cuenta de su presencia. -  ¡Ninja! ¿Qué haces husmeando a estas horas? - dijo la mujer mientras sostenía al gato que maullaba y maullaba sin cesar, como si se sintiera atrapado, como si quisiera decir algo pero fuera incapaz de hacerlo. Aquella autoritaria mujer entró de nuevo a la sala para hacer ver que estaba todo bien, que no pasaba nada, y sin entender que hacía el uchiha allí de aquella forma. Shiraga, algo cabreado, pero no por no encontrar evidencia, si no por volverse a equivocar. Golpeó el tronco que tenía a su derecha con algo de desprecio mientras miraba al suelo y maldecía todos sus ancestros ¿Tal vez aquella misión se le quedaba grande? ¿Comenzaba a pensar que debía abandonar? Shiraga no lorgaba, no lograba entender cual era la relación, cual era el móvil ni tampoco el ladrón. El gato puede que fuera un punto clave ¿Por qué maullaba? Era raro pensar que fuera al tejado mientras dormían, pero aún así podía ser un institno felino y nada más. Allí no había nadie y tampoco ya no sabía muy bien donde buscar. Pero aún así, el caracter y el deseo del animal era la única pista que seguir. Salió de su escondite a causa de las palabras de le jefe mientras se acercaba al lugar donde ambos permanecían quietos. - Sigo buscando pistas al respecto, y puede que este cerca de lo que sucedió, pero para ello, por favor, suelta al gato. - dijo midiendo sus palabras para poder seguir concluyendo que el felino era completamente inocente, y no un sospechoso más.

La ruda mujer soltó con delicadeza el felino el cual calló al suelo de la sala y maullaba con recelo, su espina estaba erizada, estaba a la defensiva y no contra ellos, parecía como si alguien más hubiese en la sala, como si algo estuviera presente y solo el gato fuera capaz de percibirlo. Shiraga se maldijo, se maldijo por lo tonto que había estado, por tener delante de sus ojos todo el rato el enemigo y no poderlo ver, no darse cuenta de nada. Sintió como su inteligencia había sido insultada, insultada durante casi un día entero que había estado deambulando por las calles de esa bonita ciudad para nada, para poder haber acabado todo desde el principio. La noche aún albergaba, aunque la sala estaba iluminada por una vela central en la mesa donde aguardaba antes le jefe. Shiraga entonces lo volvió a intentar, pero esta vez no fuera, si no dentro de la sala. Realizó de nuevo los mismos sellos de manos, se concentró, concentró su chakra en el lugar, y entonces deseó que esta vez fuera verídico, esparció y concentró su chakra en aquella sala para disipar cualquier posible genjutsu que estuviera aplicado.

Entonces el entorno se moldeó mostrando la verdad oculta, en la pared, donde debía estar la puerta, había un gran socabon, un gran agujero mostrando como se había accedido a la sala y por qué nadie había sido capaz de verlo. La teoría de Shiraga era buena, pero en parte falló al hacer aquello tan solo en la parte externa, el agujero no estaba en la pared si no en la propia puerta. Shiraga odiaba equivocarse de esa manera, puesto que había dado palos de ciego desde entonces, y no por pensar mal, si no por no llevar sus pensamientos a los extremos y descartar aquella primeriza idea.

Estaba apoyado en el borde de la ventana, por lo que aquel que estuviera escondido no podría salir por ella tan fácilmente, pero entonces a su sorpresa, no fue solo el ambiente lo que cambió, si no que también se mostraron dos jovenes infantes de piel morena. Parecían prodecientes de algún país desértico puesto que su testa como su tez eran demasiado oscuras, pero su mirada tan solo mostraba miedo, desesperación. Ya tenía como lo habían hecho, también tenía quien había robado los pergaminos, pero ahora tan solo deseaba saber el por qué, la razón. Aquellos dos infantes no parecían criminales, tener una razón directa, al contrario, se les veía con miedo, y mucho más ahora que habían sido descubiertos, por lo que le iba a ser difícil sonsacar aquella información.

Nº Líneas ~ 230 + 52 = 282

Téc. Usadas:
Genjutsu Kai (Despetar del genjutsu)
[Invariable]
Consiste en romper/detener el flujo de chakra en el cuerpo, y luego aplicar un poder aún más fuerte para interrumpir el flujo de chakra del lanzador, lo que se llama Genjutsu Externo (幻术 解, Genjutsu Kai). Esto también puede ser realizada por los ninjas no afectados por la aplicación de un aumento repentino de chakra en la persona afectada. La única regla para usar este jutsu contra un genjutsu es darse cuenta del genjutsu antes de usarlo. Puede ser utilizado solo una vez por combate en Genin, dos a partir de jounin.
* Para poder utilizar esta técnica es obligatorio tener más puntos en genjutsu que el ejecutor del mismo (o la misma cantidad, sólo si ambos poseen el tope de puntos).
* Esta técnica consume chakra, tanto como el que consuma el genjutsu que se desee dispersar.
Uchiha Shiraga
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: THE HUNT [D]

Mensaje por Uchiha Shiraga el Vie Abr 20, 2018 9:30 pm


The Hunt - El gato y el ratón

Misión rango D - Parte VI


     
Entonces la parte más movida de la misión comenzaba, los niños se vieron descubiertos y era obvio que no se iban a quedar parados a ser arrestados, fue entonces el barón quien tomó la iniciativa, el deseo de defender a la que parecía su hermana, miedosa y acobardada en la esquina de la habitación. Llevaba consigo una mochila, una mochila que parecía estar llena mas ahora mismo no podía concentrarse en ella, debía de concentrarse en poder parar aquellos jóvenes. Para ser un infante, apenas medía un metro, era rápido y poseía la fuerza de un jaguar. No eran niños normales, esto estaba claro, lo habían demostrado al ser capaces de burlar toda la guardia y usar técnicas propias de los ninjas, mas tampoco parecían feroces asesinos, ni criminales, había gato encerrado, y nunca mejor dicho. Ahora mismo solo luchaban por el deseo de abandonar, de huir, mas les era imposible. No al menos estando Shiraga en escena. Chuggen realizó una buena finta para poder esquivar los movimientos del niño y con una rápida y eficaz llave logró noquear al niño el cual calló al suelo, pero este, se estremecía con fuerza para librarse de las garras de Chuggen. - ¡Corre!¡Lárgate de aquí! Yo los dentendré a los dos. - chillaba entre su intento de golpear a le jefe, mas ignoraban la presencia del peliblanco, que observante tenía que tomar una decisión.

Shiraga se sorprendió, era como si su mente se despejara, tan cerca y a la vez tan lejos, see sintió un tanto estúpido pero por el momento también inteligente por dar un paso más, ahora pudo entender como, pero aún faltaba saber el porque. Dos niños, aparentemente indefensos, aunque sus movimientos mostraban lo contrario. Las palabras eran heroicas y mostraban deseo por ayudar a su seguramente hermana por tener parecidos rasgos ¿Estaban siendo utilizados? Seguramente , por su parte era incapaz de dañar un niño, y si eso le sumabas la nueva orden no le dejaba mucha opción a reaccionar. Tenía que suprimirlos, dejarlos paralizados para calmarlos y tras ello intentar ayudarles y sacar información. Aún en la ventana, actualmente la única salida abierta y posible, realizó una cadena de cinco sellos diferentes, una cadena que ambos niños la miraron con algo de recelo al darse cuenta que el también se trataba de un ninja. Fue entonces en ese momento donde ambos fueron introducidos en un genjutsu. De sus pies, una extensa sombra se alargó hasta dejar todo en un vacío. Tan solo verían negro, no verían a su compañero, pero podrían escucharlo sabiendo de esta manera que ambos seguían vivos. - ¡Calmaos! - chilló Shiraga para romper con aquella situación y captar la atención de todos los de la sala. - No os vamos a hacer nada, con nosotros estáis seguros niños. Sea quien sea el que os haya hecho hacer esto, nosotros os defenderemos. - dijo ahora con una voz mucho más calmada, confiable y segura, no deseaba hacerles daño, tan solo escucharlos y llegar a la verdad para poder zanjar todo aquello.

Entonces ahora, ya que habían pasado unos minutos para lograr calmarlos y bloquearlos, retiró la ilusión para que se sintieran cómodos ante ellos, pero no sin antes poner un clon en la puerta para impedir que se pudieran ir. Shiraga bajó de la ventana y se quedó sentado en la repisa quedando sus pies colgando . - ¿Que hacéis aquí?¿Sois capaces de usar genjutsu? Impresionante- dijo con una sonrisa de oreja a oreja, tan solo deseaba ganarse la confianza, empatizar con ellos para llegar al final del asunto. - Pero sabéis que esto esta mal ¿Por qué lo estáis haciendo? - pero todo aquello era en vano, era perder el tiempo puesto que estaban demasiado nerviosos, demasiado para hacer caso o tan siquiera escuchar las palabras del Uchiha que solo intentaba solucionar todo aquello sin la necesidad de hacer daño a nadie. El genjutsu había sido efectivo, tanto la niña, como el niño habían sido ahogados en la oscuridad, mas parecía que eso no le iba a detener lo más mínimo.  Le jefe fue muy clara con sus ordenes en lo que aún sostenía al niño que no hacía más que gritar para quitarsele de encima -  Lo que sea que pase, ninja, ni se te ocurra herir a dos niñes. - Era demasiado complicado aquello, demasiados contras.

La asustada joven no iba a permanecer quieta observando como su hermano era inmovilizado y le era incapaz de soltarse de la bruta de la jefa, apenas pudo decir entre murmullos y tartamudeos - ¡No le hagáis da -da -daño! - con el deseo de defender al rabioso niño, realizó sellos de manos y de la nada, por todos lados comenzaron a aparecer clones y clones de la niña que lo único que buscaban era dañar tanto a Shiraga como a Chuggen. Esta con el fin de deshacerse de ellos, intentó golpear a uno, observando como su mano quedaba incrustada, siendo inmovilizada y dando ahora la oportunidad al chiquillo de poder liberarse de su atadura. Otros tres clones se abalanzaron al Shiraga de la ventana ignorando al clon de la puerta. Estos tres tan solo deseaban retirar al Uchiha de la ventana para poder salir corriendo por esta y huir de aquel lugar.

Estaba todo sucediendo demasiado rápido, demasiado para poder analizar, entender y reaccionar de una manera razonable, al menos para un novato que apenas acababa de empezar como ninja. Aquellos no eran niños, eran asesinos al menos, esa capacidad de lucha era igualable a la de Shiraga, pero le jefe había sido clara, no podía hacerles daño, no podía emplear técnicas katón en aquel lugar, ya que todos saldrían quemados, el genjutsu utilizado tampoco había servido demasiado, puesto que se negaban a cooperar, y encima, un sin fin de clones estaban saliendo de la nada. Shiraga, también pudo ver como le jefe era parcialmente inmovilizada por uno de los clones, por lo que no era buena idea luchar contra ellos. Se dejó caer de espaldas callendo por la ventana para evitar ser cogido por las creaciones hechas por la niña que parecía asustada aún pasando todo aquello. Pudo observar como el otro niño buscaba la mochila y se quedaba completamente quieto, y era ella, más bien los clones, quien lo protegieron formando una hilera de humanos de extraño material. - Joder. - dijo Shiraga en el aire mientras logró coger la repisa de la ventana en el último momento. No tenía armas, al estar aquellos clones tampoco podía usar su genjutsu puesto que era visual, entonces pensó en una posible acción algo que los pillaría de sorpresa, y que podría conseguir hacer que aquellos dos se estuvieran quietos y quedaran paralizados bajo el miedo y el dolor no real, algo que no podría ver le jefe.

Saltó de nuevo al interior de la sala, pero aprovechó la altura de esta para correr por la pared hasta quedar boca abajo en el techo, donde podía ver a ambos con suma facilidad. Por no cometer un error, primero deshizo su anterior genjutsu, no quería que saliera mal aquel movimiento. - ¡Vosotros! - gritó con fuerza para ahora llamar la atención de los verdaderos, aunque entre tanto clon le era imposible realmente saber quien era, pero aquello afectaría a todos. - ¡ ESTAROS QUIETOS DE UNA VEZ! - dijo mientras realizaba los sellos que introducirían a todos en un genjutsu. Entonces, de la nada, bolas de fuego atravesaron el techo de la sala para caer sobre todos los clones, para caer sobre los niños, creando dolor real, pero tan solo mental, la sensación de ser quemado por el fuego. Tan solo deseaba reducirlos, hacerlos ver que no tenían nada que hacer, llevarlos a un kaos mental del cual se dieran cuenta que no podrían hacer nada y abandonaran la absurda idea de luchar.

Desde fuera, pudo apreciar que todos estaban bajo una ilusión puesto que podía ver a la peliblanca luchar contra la nada, aquello era de nuevo una ilusión de área y ni si quiera se había parado a pensarlo, producto de su falta de experiencia en el sector. Pero su genjutsu había sido eficaz, mas los niños no se iban a quedar quietos observando como un meteorito iba a arrasarles. El niño corrió hacia la mochila que llevaba consigo y que había perdido en el lugar a causa de todo aquel jaleo, tomó un pergamino y lo lanzó hacia el techo, donde ahora estaba Shiraga, el pergamino tenía detalles dorados a los lados, pero lo importante era la palabra que había en el "sello", shiraga no entendió que era hasta que este pergamino explotó para mostrar una gran puerta, una puerta de un pesado material. Se trataba de la puerta de la sala acorazada donde antes estaban los pergaminos, que había sido sellada en aquel pergamino y que si impactaba contra shiraga lo esclafaría contra el techo. Los niños aprovecharon todo aquel ajetreo para saltar por la ventana que ahora ya no aguardaba el Uchiha, el cual estaba pendiente de no ser aplastado, pero por el contrario, Chuggen logró tomar al pequeñajo de nuevo, volviendo a aquella pelea donde deseaba reducirlo. - ¡Vete ya! ¡Suéltame, maldición, suéltame ya! - gritaba el niño mientras veía como la otra joven quedaba petrificada fuera. - Ninja haz algo ¡Ya! - gritaba y exclamaba Chuggen mientras intentaba noquear al chiquillo. Fuera estaba la chica intentando ayudar a su amigo, hermano, compañero.- ¡No, no! ¡Tú vendrás también!

Todo sucedía demasiado deprisa, y Shiraga era inexperto, su primera misión y aquello parecía la batalla más épica que pudiera tener hasta el momento ¿Aquello significaba ser ninja? Demasiadas limitaciones, demasiadas pegas, y para colmo, estaba al borde de quedarse sin chakra, apenas tenía para un jutsu más antes de quedarse sin chakra lo que le haría quedar completamente exhausto y paralizado. No tenía un armamento que utilizar y su chakra quedaba al límite por lo que tendría que ser muy inteligente para poder decidir que acciones tomar en fracciones de segundo. Pero entonces, a su sorpresa, el muchacho moreno desesperado por no ser impactado por la gran bola de fuego, lanzó hacia la posición de Shiraga un pergamino de detalles bastante bonitos, con una palabra simple pero que remarcaba lo que era, sello. Shiraga no entendía muy bien el porqué de aquella acción, pero tampoco se quedó quieto para comprobarlo. Eliminó el chakra que lo sujetaba en el techo y se dejó caer, entonces en ese momento, el pergamino estalló mostrando la gran puerta de acero vista cuando los tres jefes abrieron la puerta creada en la ilusión. Shiraga se sorprendió, no se imaginó que la puerta pudiera estar guardada en un pergamino, pero aquello solo les incriminaba como los ladrones. Aprovechó la inercia de la caida para dar media voltereta en el aire, colocar sus pies sobre el borde de la puerta, y aprovechando la diferencia de peso entre el objeto y él, impulsarse para alejarse del impacto.

Salió disparado y chocó contra la pared cayendo progresivamente al suelo. Pudo ver como la puerta estalló contra el techo lo que hizo tambalear por un momento todo el edificio. En cuestion de segundos las grietas se esparcieron por toda la sala, aquello se iba a venir a bajo en cuestión de muy poco tiempo y aquel que estuviera allí se viera sepultado. Sus ojos buscaron a la pareja de morenos, y entonces vio al muchacho agarrado por le jefe, intentando zafarse. Desde su posición no podía ver a la muchacha, pero sí como el techo se quebraba formando escombros, escombros que caerían directos en le jefe y en el otro muchacho. Adolorido por el golpe se llevó la mano a la cabeza, tenía una pequeña brecha de la que brotaba un poco de sangre, la suficiente como para cubrir parte de su blanca cabellera y teñirla de rojo. - Joder ¿Y esto es una misión rango D? No me quiero imaginar las de rango S. - se dijo a si mismo mientras cogía fuerzas para levantarse y y tomar la siguiente decisión.

Tomó aliento, apretó sus músculos y comenzó a correr hacia la pareja que luchaba para conseguir retener al moreno. No podía ver morir gente aplastada tan fácilmente, por lo que tampoco tenía ninguna técnica, no era rápido, ni tampoco excesivamente fuerte, las ilusiones no harían nada en este momento, por lo que era lo único que podía hacer correr. Corrió hacia la ventana con su mayor esfuerzo, sus músculos estaban casi en su límite, y el oxígeno comenzaba a entrecortarse de la fatiga del exceso de chakra usado tan rápidamente a lo largo del día. Reunió toda su fuerza sacándola sobre todo de su mente y no de su cuerpo, saltó hacia la ventana, y cual jugador de rugby, placó a le jefe y al chico para sacarlos completamente fuera de la ventana, rodar por las tejas y a saber donde caerían, pero seguro mejor que quedar aplastado por aquellas rocas. Rezó, rezó para sus adentros para no morir, y para que nadie muriera en su presencia.

Nº Líneas ~ 282 + 126 = 408

Téc. Usadas:
Kokuangyou no jutsu (Técnica del Viaje Oscuro):
Este Genjutsu se activa cuando el usuario realiza una cadena de 5 sellos (a su elección), y el enemigo observa cómo éste los produce, aprovechándose así de la cautela del enemigo al buscar interpretar los sellos para predecir la técnica. Durante el Genjutsu el enemigo empieza a ser rodeado paulatinamente por una gran cantidad de sombras que poco a poco va oscureciendo todo a su alrededor, hasta dejarlo en completa oscuridad. Mientras se esté bajo el efecto del Genjutsu, todo lo que se realice en esa oscuridad será también realizado en la realidad (moverse, correr, atacar); pero sin tener perfecto control de las acciones, corriendo un potencial riesgo de auto-infringirse gran daño con los movimientos. De este Genjutsu es posible salir provocándose dolor.

Bunshin no jutsu (分身の術, Técnica de replicación)
[Progresiva de volumen | Ninjutsu]
Es un Ninjutsu básico el cual se basa en crear copias exactas del shinobi a partir de su chakra. Las copias son espectros, es decir, no son cuerpos reales, por lo tanto son incapaces de utilizar chakra o producir daño físico. Esta técnica está diseñada para crear confusión y engañar al enemigo. Sin embargo, no son efectivas contra usuarios que posean el sharingan, byakugan o empleen tecnicas de detección puesto que estos pueden diferenciar las falsas copias. Estos clones no tienen mente propia, por lo que no pueden realizar acciones muy elaboradas, además luego de cumplir la acción para la que fueron creados desaparecen. Si se desea alegar un ataque enemigo diciendo que era un clon, se debe haber mencionado con anterioridad que se realizaban sellos de manos o se preparaba un jutsu y anunciado el jutsu oculto. La cantidad máxima de espectros que pueden ser creados varia según el rango y la habilidad en ninjutsu del usuario. Con menos de 3 puntos en ninjutsu las copias presentaran fallas volviéndolos reconocibles. Esta técnica requiere sellos de manos.

Magen Jigoku Gouka no Jutsu (Ilusión demoniaca: Técnica de Fuego de Infierno):
Este Genjutsu genera una parálisis en las víctimas, puesto que afecta a un grupo de rivales. El ejecutor del Genjutsu les hace creer que una gran bola de fuego cae del cielo para aplastarles y quemarles. Los afectados podrán esquivar las bolas de fuego con movimientos normales, pero si alguna de estas llegase a tocarlos, sentirán realmente el dolor que una bola de fuego provocaría al golpearlos. Esta técnica afecta de tal forma al sistema nervioso que, aunque el daño no es real, el cerebro lo interpretará de manera casi real, por lo que sentirá parte el dolor causado por las quemaduras (junto con sus consabidas molestias) durante 2 turnos fuera de la ilusión.
Uchiha Shiraga
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: THE HUNT [D]

Mensaje por Uchiha Shiraga el Lun Abr 23, 2018 11:15 am


The Hunt - El final del principio

Misión rango D - Parte VII {Final}


     
Todo pasó entonces muy rápido. Los gritos de todos, el ruido incesante del golpear de la puerta contra el techo creando un fuerte temblor, el placaje del peliblanco para poder ayudar. Nada fue como estaba pensado. Shiraga saltó por la ventana empujando consigo a Chuggen y al infante, pero a su desgracia, también se llevó consigo sin saberlo a la muchacha. Todos ellos rodaban por el tejado caida abajo. Si no hacían nada, acabarían bastante fastidiados, inclusive muertos puesto que la caida era bastante elevada, ya que estaban en el último de los pisos del edificio. Pero fue entonces el muchacho revoltoso quien tomó la iniciativa para salvarse a el y a su compañera, y producto de ello indirectamente también a Chuggen y al ninja. En aquella locura de situación pudo realizar con destreza sellos de manos, y antes de caer, el suelo a sus pies tomó una textura diferente, convirtiéndose en barro, amortiguando en parte el golpe, pero sin poder evitar que Shiraga cayera encima de la muchacha provocando en ella una perdida de conocimiento a causa del peso del Uchiha el cuál no se dio ni cuenta puesto que también estaba adolorido por la gran caída. - ¡Yana! - gritó el niño que aprovechando de la noche y de la confusión de la caída, golpeando al que ahora era su enemigo, tomó a la chica en brazos para salir corriendo e intentar huir de nuevo de la pareja que ahora estaba en el suelo algo confusa.

Todo aquel ruido no pasó desapercibido, varios guardas ya estaban en las calles, intentando entender que pasaba, con sus armas apuntando a los que huían. Le jefe había salido dañada de todo aquello, un raspón del cual salía sangre en su pierna. Shiraga debía de tomar una solución ante todo aquello. Aún podía correr, y le quedaba chakra para algún movimiento más, pero tampoco podía dejar allí malherida a le jefe. - ¡Ve inmediatamente tras ellos! - le gritó sin dudarlo observando como la pareja de morenos intentaba huir de la ciudad. Shiraga miró a su entorno, y simplemente cumplió sus órdenes.

Aquello no parecía tener fin, cuando logró encontrar aquellos dos niños, culpables del robo de los pergaminos apenas podía retenerlos quietos para poder entender todo aquello. Ahora, sin darse tan siquiera cuenta de todo lo que sucedía, estaba en el suelo, rodeado de un material que su mente aún no lograba reproducir puesto que estaba concentrada en el dolor. Sus ojos observaron que todo aquello era barro, pero no sabía muy bien como y que hacía aquel pequeño pantano de barro que había impedido un duro golpe contra el suelo. Sus orbes observaron rapidamente, mas sus oídos fueron los que escucharon las palabras de le jefe, que le puso en vereda y mostrando la situación real. Ahora si, podía ver al niño, corriendo con la otra muchacha en brazos, apenas avanzarían mucho más puesto que ya estaban prácticamente rodeados por la milicia, y a su lado, le jefe sangrando. Las órdenes fueron claras, mas le era imposible dejarla sola, por lo que comenzó a correr hacia los niños para impedir una posible tragedia, mientras gritaba a uno de los guardias más cercanos que aún ni se enteraba de que estaba sucediendo. - ¡Ayuda a le jefe! Está sangrando ahí detrás. - dijo sin cesar su carrera mientras señalaba como podía a la zona donde estaba la susodiche tirade en el suelo.

Ahora era el momento, apenas le quedaba chakra para una o a lo sumo dos técnicas más, pero debía hacerlo. Gracias a ir cargado con la inconsciente niña, Shiraga pudo acortar distancias sumamente rápido en lo que realizaba varios sellos de manos para preparar su siguiente movimiento, y con el cual seguramente pondría fin a aquella continua carrera. En el transcurso de su carrera sus pies se incendiaron y de estos salieron dos lenguas de fuego que recorrieron con velocidad aquella calle para rodear o al menos intentarlo a los dos niños, cerrando un círculo de fuego de 7 metros con una pared de 2 metros de alto donde solo quedarían los dos niños y Shiraga en el interior, para poder impedir la huida de los dos niños, como también un posible ignorante ataque de los guardias despertados por el fuerte alboroto provocado en la oficina. Las llamas caldeaban e iluminaban el tenue lugar. - Tan solo quiero hablar. - dijo serio y calmado Shiraga, el cual ya escaseaba de chakra, una técnica más y seguramente quedaría sin chakra y por ende inmóvil hasta que recuperara sus reservas.

- ¡Aléjate! ¡Aléjate ahora mismo! - exclamaba el muchacho con la infanta en sus brazos mientras era encarcelado por la prisión de fuego de Shiraga, estaba demasiado nervioso, y odiaba al peliblanco por todo lo que había provocado. No podía culparle, a fin de cuentas, si supiera hacer mejor su trabajo tal vez no hubiese sido necesario todo aquello, no sabía demasiado bien como reaccionar ante las situaciones como aquellas. Era inteligente, pero inexperto en la vida directa y aquello tal vez le estaba demasiado grande. Finalmente, a sorpresa del Uchiha, aceptó hablar, ser atrapado, mas no lo haría con él, si no con un superior, seguramente con uno de los tres al mando que conoció. Pero aceptó no sin antes dejar claro que echaba la culpa de todo aquello, de todo el dolor, de las heridas, de todo al Uchiha, el cual no había parado a pensarlo, pero que por dentro hizo que creara un sentimiento de angustia y de distanciamiento. Se sentía mal, cuando solo hacía lo que le mandaban ¿Hasta que punto aquello afectaría a Shiraga?

Pudo hacerlo, el fuego logró rodear con éxito a los infantes que estuvieron obligados a detenerse. Aún seguía histérico, aquel niño parecía tener energía para dar y regalar a todo el mundo. Los guardias no podían pasar, y nadie podía salir del interior del fuego, el cual seguía activo. Shiraga asintió ante la petición, puesto que a el tampoco le intenresaba mucho, tan solo debía de acabar con aquella misión, aunque tampoco podía negar que la curiosidad por saber cual era el verdadero desenlace le recorría por todo el cuerpo. - Me parece bien, pero no voy a quitar el fuego por simple protección y para que no vuelvas a salir corriendo. - Le jefe estaba heride, el gatuno dormido y la otra chica la verdad que no tenía ni idea, shiraga ladeó su cabeza sin apartar la mirada de los niños para que no intentaran nada raro. - Guardias, díganle a le jefe si puede venir a hablar con los chavales, si no puede que mande a otre lider. Estan dispuestes a hablar pero solo con el que este al mando. - y tan solo esperó a que alguien apareciese, puesto que hablar con ellos ahora mismo era inútil, ya había podido ver y sentir la cabezonería del niño. Y de esta forma terminaba por aquella vez, pero tenía la sensación de que era solo el principio, que tan solo acababa de arrancar motores, pero necesitaba un descanso, comer, dormir y soñar un poco con lo que podría haber pasado si estuviera en casa tranquilo. Deshizo su técnica y dejó que todo fluyera.

Nº Líneas ~ 408 + 68 = 476

Téc. Usadas:
Elemento Fuego: Fuego Cortante (火遁・火走り, Katon: Hibashiri)
[Invariable]
Después haber realizado los sellos necesarios, con esta técnica el usuario crea una corriente de fuego que puede ser manipulada a gusto. Esta corriente de fuego se desplaza por el suelo, y comúnmente es usada para rodear al oponente en un círculo de llamas que alcanzan los dos metros de altitud. Esto con la finalidad de impedir la huida del enemigo y al mismo tiempo anularle la visión. Puede encerrarse a más de un objetivo en este jutsu, siempre y cuando la circunferencia del círculo no sobrepase los siete metros.
Uchiha Shiraga
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: THE HUNT [D]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.