¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» ♦ Misiones de Inoki
Ayer a las 9:25 pm por Inoki Yamanaka

» Something to Hide (C) | w/Jiran
Ayer a las 9:17 pm por Demetrios

» Encargos del Medico
Ayer a las 7:44 pm por Yanzo Yūgure

» Llamado de la Capital
Ayer a las 7:36 pm por Yanzo Yūgure

» {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]
Ayer a las 5:30 pm por Inoki Yamanaka

» Discover the infiltrator III [C]
Ayer a las 4:26 pm por Uchiha Michi

» Mansión de Ichimaru [Casa de Ichimaru]
Ayer a las 12:48 am por Ichimaru

» Un comienzo para Nergal (adiós, Honsho)
Miér Abr 25, 2018 11:10 pm por Nergal

» Tabla de Misiones: Dastan O'Donnell
Miér Abr 25, 2018 8:41 pm por Dastan O'Donnell

» Instrumento || Flauta Demoníaca
Miér Abr 25, 2018 3:53 pm por Dayne

» Frenzied test [Entrenamiento - O'Rhen Inuzuka]
Miér Abr 25, 2018 1:49 pm por Inuzuka O'Rhen

» Noisy Danger ▌feat. Zuko
Miér Abr 25, 2018 2:04 am por Zuko

» Misión de rango D: Insect Killers [Uchiha Michi]
Mar Abr 24, 2018 10:45 pm por Uchiha Michi

» Misión de Rango C: Starry Nights [Arashi Tessen][Pasado]
Mar Abr 24, 2018 9:59 pm por Hinosuke Aburame

» Tablón de misiones Shiraga
Mar Abr 24, 2018 9:53 pm por Gakumon

» Mentes Frías | w/Akkarin
Mar Abr 24, 2018 9:38 pm por Demetrios

» Looking for death.
Mar Abr 24, 2018 4:10 pm por Hushika Kugutsu

» La fuerza de la unión
Mar Abr 24, 2018 11:30 am por Ione

» Ficha de zhip uchiha
Mar Abr 24, 2018 8:28 am por Zhip

» — Lyd's Itinerary ▌Missions
Mar Abr 24, 2018 4:12 am por Lyd.

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


{Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Inoki Yamanaka el Lun Abr 02, 2018 3:47 pm

Datos Misión:
Misión de rango C: Sparks before disaster

Lugar de la misión: País del Fuego | Capital del Fuego | Territorios fronterizos.
Tipo de misión: Misiones específicas del feudo de Kakkinoaru'en.
Descripción de la misión: Se ha notificado la fuga de no uno sino dos apresados en la frontera con los territorios de capital. Acorde a lo que explican los guardias responsables, no se trata de un equipo, sino dos singulares que seguramente se aliaron para escaparse. A la descripción de ellos, se trata de una mujer joven pero bien formada, buena en el cuerpo a cuerpo, ojos rojos, y pelo rubio, empleadora de las técnicas cuerpo a cuerpo y elemento rayo. Del otro en cambio se desconocen las habilidades en general, pero ha demostrado controlar las técnicas del clan al que pertenece el médico del grupo. Un hombre alto y de contextura bastante regular, ojos caramelo, pelo negro y corto. Como rasgo distintivo, su cuerpo presenta una grandísima cantidad de cicatrices y heridas, también en el rostro.

No han dejado en realidad ningún rastro a la vista. Sólo se sospecha que han huido dirección a la capital o sus territorios proximales. A partir de ahí se ordena a la pareja que comience la labor de búsqueda. Se han marcado en un mapa posibles ubicaciones donde podrían esconderse uno o ambos sujetos. Un pequeño poblado cerca de la frontera, un diminuto sistema de cuevas al lado del inicio del bosque y se han marcado también las vías principales de comercio y transporte. Han pedido priorizar la búsqueda del hombre, aunque la mujer parece un objetivo más asequible. La misión consiste bien en encontrarlos, bien hallar un modo de seguirles la pista. Sin embargo, sólo se ha dado un margen de cuatro días para realizar la misión, pensando en los viajes largos de un punto a otro, para evitar que los objetivos se alejen cada vez más.

Nota 1. La misión concluye con el hallazgo y captura del hombre o de su rastro. De la mujer sólo se podrá llegar a encontrar el rastro.

Nota 2. Existen variedad de pistas en todas las localizaciones propuestas, acerca o no de uno o ambos objetivos. Para investigar una o varias se podrá hacer mediante mensajes privados a Gakumon. Las acciones deberán estar decididas antes de consultarlas, es decir si se elige investigar por ejemplo la entrada de la cueva, y no se halla nada, esa acción deberá reflejarse en el rol, de modo que se puede perder tiempo. Por ende, es posible llegar al límite de tiempo sin haber podido investigar todo.

Nota 3. De la frontera hasta el poblado hay 6 horas de camino. De la frontera a las cuevas hay 10 horas de camino. Del poblado a las cuevas hay 5 horas de camino.

Nota 4. Para más dudas, podéis consultar por mensaje privado.

Nota 5. La investigación debe ser lógica, ésto tendrá su impacto sobre lo válida o no que sea la misión.


Recompensa de la misión: 1.200 Ryus. (Regresar con información de los fugitivos) || 1.600 Ryus. (Capturar al fugitivo Yamanaka) || Posible información sobre los fugitivos. || Posible reconocimiento sobre los guardias de la frontera. || Recompensas ocultas. || Misión continuada. (Depende del desarrollo)
Extensión mínima de la misión: 60 lineas.


Sparks Before Disaster
Día 1
No sabía cómo ni exactamente el por qué había aceptado participar en una misión de rastreo que nada tenía que ver con él, era una cosa relacionada a un feudo del cual Inoki no tenía ningún interés. De todas formas, el rubio necesitaba el dinero, no porque sufriera de ser pobre económicamente sino porque quería tener más independencia en cuanto a su propia economía, además que participar en una misión de rastreo podría ayudarlo a ganar experiencia de cualquier tipo, cosa que a sus cortos 16 años aún no tenía en abundancia. El joven se encontraba en los territorios fronterizos a la capital, a pesar de que no le agradaba estar fuera de la capital o el bosque en el que vivía, el Yamanaka debería acostumbrarse a estar así y en constante movimiento durante 4 días, Inoki siempre había querido viajar y conocer el mundo, pero no deseaba ir a las localizaciones que le habían sugerido al momento de enviarlo a la misión. También le habían dicho que tendría un compañero que lo ayudaría en la misión, pero de momento el rubio no sabía quien lo acompañaría. Al joven le agradaba la idea de tener un compañero para realizar la misión, la única pega que podía ponerle al asunto era que no le agradaban en lo más mínimo los ninjas que trabajaban para los feudos, no era nada personal, más bien era por el hecho de que a Inoki le defraudaban las personas que no pensaban como él, y quien trabajara para los feudos iba en contra de sus ideas.

De todas formas, el rubio se mostraría igualmente simpático como solía mostrarse ante los demás, al fin y al cabo haría una misión y si la hacía la haría bien y no mal. El joven se aburría sentado en un banco que había en el lugar, portaba su mano apoyada en su rodilla y a su vez su cabeza apoyada en esta, quizá había llegado demasiado pronto, no quería causar mala impresión y de normal era muy puntual, bostezos salían cada 2 minutos de su boca y no era para menos, se había pasado 1 semana entera recogiendo hierbas del bosque junto a su maestra, esas tareas eran cuanto menos; muy aburridas. Cuando su compañero de misión apareciera, sin dudas el rubio sabría identificarlo, pues sabía que los sirvientes del feudo Kakkinoaru’en solían llevar una especie de broche con un girasol para poder identificarse como pertenecientes a su feudo. De todas formas, Inoki no tenía muy claro si su compañero llevaría puesto el broche o si quiera si sería un sirviente de la comúnmente llamada “Dama del Fuego”, cabe decir que no tendría sentido enviar a un forastero como lo era él junto a otro forastero a resolver los problemas que había tenido la prisión del feudo, quien le encargó la tarea no era estúpido, pertenecía al feudo más importante de todo el país y no dejaría la tarea en malas manos. Como a Inoki sólo le importaba el dinero que ganaría si cumplía con la tarea, pensó que lo mejor sería simplemente obedecer a todo lo que diga su acompañante y demostrar una actitud pasiva, quizá así todo saldría bien y él se llevaría una considerable cantidad de Ryous a casa. — Creo que me arrepiento de haber aceptado tener que hacer esto. — susurró para él mismo, el estar sólo lo estaba haciendo reflexionar sobre lo que implicaba ayudar a un feudo, a pesar de no pertenecer a él.

Aunque quisiera tirarse atrás, el rubio ya no podía hacerlo, no quería ganarse la hostilidad de un feudo por haberles hecho perder el tiempo, además del hecho de que la tarea que le habían encomendado era algo complicada y peligrosa, el joven Yamanaka no tenía nada de experiencia en peleas ni rastreo, sólo podía servir de médico, y en ese sentido aún era un simple alumno que estaba en constante aprendizaje. Al fin las dudas del rubio se despejaron al ver a un joven que caminaba en su dirección, unos cuantos metros los separaban al uno del otro, Inoki cortó algo de distancia levantándose de su asiento al ver el broche con el girasol característico de Kakkinoaru’en. — Hola, ¿Eres tú el que me acompañará en la misión de rastreo? — cuestionó intrigado en la apariencia del que parecía sería su compañero. — Soy Inoki Yamanaka, un gusto, supongo. — sonrió levemente, intentando ser amable, no se caracterizaba por ser alguien antipático o antisocial con los desconocidos que no le causaban molestia o daños. — Te dejo al mando, puedes decidir todo lo que quieras, sólo dime qué hacer. — soltó simple cruzándose de brazos de forma simple. — Si hay algo que me parezca mal en tus decisiones no tardarás en enterarte. — continuó observando atentamente al sujeto. — Lo mejor es que iniciemos ya la misión, ¿No crees? — le preguntó. El rubio no podía evitar observar atentamente al sujeto que tenía delante, no era como él, eran polos opuestos en apariencia ya que mientras Inoki siempre daba sensación de tener ganas de comerse el mundo, el que parecía ser su compañero también parecía ser el más tranquilo del dúo de rastreo.
54 Líneas | Calibri 11


Última edición por Inoki Yamanaka el Jue Abr 05, 2018 12:10 am, editado 1 vez
Inoki Yamanaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Uchiha Michi el Mar Abr 03, 2018 12:25 am

Un ruido desperto a Michi. Uno que conocía muy bien. Abrió los ojos y se sentó en la cama. En el piso de abajo se podía oir gritar a su padre, con alguna que otra cosa rompiéndose. Se frotó los ojos y se levantó. A sabiendas de que tenía una misión en una hora, se preparó y bajó las escaleras. Abajo vió una escena de la que estaba acostumbrado. Su padre con una botella de sake en la mano, con restos del licor por la camisa. Parecía que había tenido una mala noche, puesto que se acercó rápidamente hacia su hijo, todo lo rápido que podía en su estado.

- Poj fin se levanta el vago... - su aliento a alcohol no tardó en inundarle las fosas nasales. Michi aguantó inmóvil, en silencio. Sabía que era la mejor manera de pasar esto - ¿Poj qué no te has levantao antes paga hacergme comida? ¿Eh? Yo te mantengo gjatis, ¿lo gecuejdas? Eges un mal hijo, si... ¡Lo eges!

Sin aviso previo, dirigió un puñetazo a la boca del estómago a su hijo. Michi ahogó un gemido y se desplomó de rodillas, agarrándose la barriga y jadeando.

- Ahoga haz algo para comej. Vamos.

Tras decir eso, zidzageó hasta unos cojines y se sentó pesadamente. Michi se levantó entre temblores, y se secó con la manga una tímida lágrima que se atrevió a nacer. Se dirigió a la cocina en silencio, y se pasó los siguientes treinta minutos preparando algo para él y su padre. Cuando acabó se dirigió hacia el salón con una bandeja llena de comida, para encontrarse a su padre roncando.

Dejó la bandeja cerca del él, y fue a por una manta, que usó para taparle y evitar que cogiera frío. Tras ello volció a la cocina y tomó su propio desayuno, ya frío, escuchando a silencio solo roto por los ocasionales ronquidos de su padre. Tras acabar de desayunar, recogió la mesa y lavó los platos. Como vió que tenía tiempo, recogió lo que pudó de los destrozos de su padre; esta vez una mesa volcada con todo lo que tenía encima, botellas de sake por el suelo, y ropa sucia. Una vez dejó todo más presentable, se dirigió hacia la salida y abrió la puerta. Antes de cerrar, giró la cabeza unos instantes  dijo:

- Volveré luego, padre.

Tras esas palabras cerró la puerta, y avanzó hasta el lugar de encuentro de su misión. Si, era la primera misión con compañero que tenía, y le habían dicho que era un forastero. Eso le desanimó, pero tampoco le importaba mucho realmente quién fuera.

Cuando llegó, parecía que él ya estaba allí. Al verle, Michi tuvo el instinto de ponerse la mano delante de la cara para no deslumbrarse, pero se contuvo.. Aquel chico era más alto que él, con buen cuerpo, y bastante atractivo. El tipo de persona que brilla solo por estar. Se presentó con amabilidad y naturalidad, con lo que Michi concluyó que era un tipo bastante social.

- Si, soy tu compañero, parece. Soy Uchiha Michi, ninja principiante, especialista en genjutsu, uso el katon y... ya. - Tras esas palabras, bostezó sin disimularlo. -Ya sabes, si vamos a hacer equipo, lo primero es saber qué puede hacer el otro. En cuanto a lo de liderar la misión, no había pensado en ello, pero supongo que es más lógico que lo haga yo, ya que soy del feudo y conozco los alrededores. Vaya pereza... - Bostezó de nuevo. - ¿Todo en orden, pues?
Uchiha Michi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Inoki Yamanaka el Mar Abr 03, 2018 11:45 pm


Sparks Before Disaster
Día 1
Inoki quedó descolocado al momento de enterarse de que su compañero en la misión era un usuario de Genjutsus, esa era sin dudas la rama de técnicas shinobi que peor se le daba de todas, su nivel era básicamente nulo. Él era un médico, por lo que eso era un punto extra en el equipo, lo malo es que no era un médico profesional de los que curaban heridas en sólo un segundo, aún le quedaba mucho por aprender en la rama del Ninjutsu. En cuanto al elemento de aquel tipo llamado Michi, Inoki pensó que no había sido buena idea mezclar a 2 usuarios del Katon en un mismo equipo. — Bueno, yo también soy un shinobi principiante… Mi naturaleza de chakra es Katon y soy médico. — explicó brevemente el rubio, Michi tenía razón, lo ideal era obtener información el uno del otro para lograr tener más confianza y realizar bien la misión, era posible incluso que pelearan juntos y como mínimo debían conocer lo básico el uno del otro. — Ah sí, creo que debo explicarte que uno de los fugitivos al que le seguimos la pista parece ser un Yamanaka, un miembro de mi clan. Te explico, los miembros de mi clan poseemos la capacidad de mediante sellos específicos ingresar a la mente de las demás personas, realizar ataques mentales y algunas cosas algo más complejas. — dijo repentinamente el rubio, se había acordado recién de uno de los detalles que le habían sido dados al momento de aceptar el encargo del feudo.

— Ten cuidado, puede que en esta misión pierdas la cabeza. — le advirtió para después llevar ambas extremidades superiores hasta la nuca y guiñarle un ojo con naturalidad a su compañero. Se preguntaba interiormente cuántos años tenía el otro chico, parecía joven sin duda y quizá fuera de su edad. En cuanto a apariencia, al Yamanaka le pareció que el Uchiha era algo descuidado con su peinado, pero era bastante atractivo sin dudas. A pesar de esto, su compañero de misión no era del tipo de Inoki, o eso creyó el rubio tras varios segundos pensando interiormente. — Vaya pereza… — pensó el joven en voz alta a la vez que su compañero decía lo mismo, coincidiendo ambos en pensamientos, Inoki soltó una risa no muy sonora pero notable para su compañero. — Y bueno, es obvio que tú liderarás la misión así que dime, ¿A dónde nos dirigimos primero? Te seguiré a donde vayas. — le respondió simple, no iba a oponerse a que el Uchiha liderara la misión, al fin y al cabo a él los asuntos feudales le daban una desgana que no era ni normal. Debería haberse quedado en casa, eso pensó por un momento otra vez, pero ahora debía seguir a Michi a donde fuera para ayudarlo a rastrear a los fugitivos. — Por cierto, el clan Uchiha existe, ¿Cierto? ¿Sus miembros poseéis alguna habilidad especial? — le cuestionó al castaño con profunda intriga.

Cuando Inoki era más pequeño y entrenaba para ser ninja le explicaron algunas cosas básicas, como los clanes ninja, el rubio recordaba vagamente el nombre de los clanes, pero cuando oyó de boca de Michi la palabra “Uchiha” recordó lo mucho que había oído ese nombre de pequeño. — Y si me permites preguntarlo, ¿Cuántos años tienes? Pareces de mi edad, tengo 16. — no pudo evitar preguntar, él era así, demasiado directo en el 99% de las ocasiones, suponía que era así desde siempre, pues nunca había tenido ni un ápice de vergüenza en él. También era posible que su carácter fuera fruto de la indiferencia que su padre demostraba cuando Inoki vivía con él y con el resto de su rama del clan Yamanaka. Los brillantes ojos color turquesa del rubio se mantuvieron observando expectantes a los oscuros ojos del castaño, esperando las respuestas a las preguntas que indiscretamente le había realizado Inoki.
41 Líneas | Calibri 11


Última edición por Inoki Yamanaka el Miér Abr 04, 2018 11:14 am, editado 1 vez
Inoki Yamanaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Uchiha Michi el Miér Abr 04, 2018 1:08 am

Efectivamente, la impresión de Michi había sido acertada; Inoki era alguien con don de gentes. Eso le molestaba, pero estaba seguro de que iba a ser útil, lo tendría en cuenta. Que los dos tuvieran el mismo elemento significaba que no iban a poder combinar demasiado, pero por otro lado, ambos sabrian bien cómo funcionaban las técnicas del compañero sin problemas, y eso en combate con compañeros desconocidos es algo positivo.

Michi iba uniendo las piezas en la cabeza, hasta que una cosa lo dejó a cuadros. Cuando Inoki mencionó que su clan, los Yamanaka, tenían técnicas de ataque mental. Remató la explicación con una advertencia sobre perder la cabeza en el proceso.

- ¿Pero que coj...? - masculló entre dientes, asustado.

¿Cómo podía ser? Sonaba demasiado poderoso como para ser verdad. ¿Cómo te enfrentas a ataques psíquicos? Michi estaba realmente asustado, pero no lo dejó ver. Permaneció callado escuchando el resto de lo que iba a decir Inoki.

- Teniendo en cuenta la información que tenemos, creó que lo más rápido será preguntar por las principales rutas comerciales y de transporte de la zona, a ver si han visto a esas personas, antes de que se les olviden sus rostros. Han tenido que pasar primero por estas zonas, con suerte descubriremos algo interesante.

Comenzó a andar tranquilamente hacia esas zonas. Mientras tanto, Inoki entró a un terreno más personal, sin mucha sutileza.

- Si, tenemos una habilidad interesante. Unos ojitos rojos. No los poseo, asi que no es que importe mucho para la misión.

Michi no tardó en darse cuenta de que Inoki era bastante directo, cosa que le animó. Michi también lo era, detestaba hablar demasiado, y las conversaciones largas. La perspectiva de una misión con alguien claro y directo le gustó. por su lado, el Yamanaka siguió preguntando, impasible, pero a Michi no le molestaba en absoluto hablar temas personales, al menos, los referentes a él mismo.

- Tengo 18 años, mas o menos. - contestó, sin pensarlo mucho, pues estaba concentrado en otra cosa. - Es una lástima que lo dos tengamos habilidades de apoyo, pero es lo que hay. Me gustaría que me contaras en detalles lo que podeis hacer los Yamanaka, y como contrarestarlo. Y por otro lado, me gustaría que en todos los encuentros que tengamos durante la misión, hables tú. Es obvio que tienes más lengua y destacas mucho, al contrario que yo.

Bajó la cabeza un segundo, pensativo.

- Ah, y es muy probable que caigas en mis genjutsus cuando los lance, dado que me especializo en los de zona. No puedo evitarlo, asi que tendrás que aguantarte. No parece que los objetivos tengan habilidades similares, asi que recuerda; si ves algo raro, soy yo.
Uchiha Michi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Inoki Yamanaka el Jue Abr 05, 2018 12:08 am

Gakumon <3:
"La idea del dúo era bastante segura. Difícilmente una búsqueda tan extensa terminaría en error, aunque las rutas eran largas y pobladas, de variopinta población que se movía en ambos sentidos. Moviéndose de una a otra ocuparon un tiempo precioso, y frustrantemente, a la cantidad casi incómoda de personas que viajaban por aquellas carreteras no les sonaba siquiera la descripción. Algunos más educados, otros mostrando miedo frente al broche de girasol que lucía el Uchiha fuera de los dominios de su señora feudal, mientras otros la odiaban abiertamente, aunque contestaban con tal de no verse envueltos en una trifulca con un perro de la loca dama. Fue un trabajo donde el anochecer se acercaba aún cuando habían salido de buena mañana. Quizás unas diez u once horas hubiesen pasado fácilmente. Aunque pronto les sería recompensado el esfuerzo, era, claramente, un sistema poco eficiente.

Fue cuando pararon a un pequeño grupo en la vía que pasaba cerca de las cuevas. Iba en dirección contraria a Kakkinoaru'en, y por el tono de una de sus integrantes podrían saber que no era una admiradora de aquel feudo. Eran un trío de mujeres, una de ellas iba armada como un samurái, pero todo su aspecto era bastante sucio, el cabello despeinado, la armadura desgastada, incluso las espadas en su cinto se apreciaban en mal estado. A juzgar por su apariencia, no sería mayor que ninguno de los dos del grupo. A su lado, una muchacha de pelo negro y larguísimo, envuelta en una gruesa manta, con una expresión ausente, y un poco más alejada, otra mujer encapuchada y sin nada realmente distintivo más allá de una buena altura de casi 1.80. — ¿Y quién los busca? ¿Dos perros de Kakkinoaru'en? Regresad a vuestro maldito feudo o... — La samurái, quien habló, no aparentaba del todo convencida a atacar, pero claramente tenía algún asunto pendiente con aquel feudo. Quizás miedo o quizás la disciplina implantada en aquel tipo de guerreros, no hizo nunca amago de tomar sus armas. — No sabemos nada. — interrumpió la más alta de las tres, tomando un hombro de cada una de sus compañeras. Mentía con descarada claridad. Miraba al portavoz rubio con desafío inclemente, encerrado en una calma pétrea. — Por aquí pasa mucha gente cada día, no esperaríais que alguien las recordase por algo tan normal como estar herido, ¿no? Sobretodo cerca del feudo responsable de iniciar la guerra. — Ella les dio un pequeño tirón a ambas chicas, la ausente siguiéndola sin mayor reparo, y la samurái viéndose tan agresiva como podía esperarse. Claramente, tenían intención de ignorarlos. Sin embargo, a poca distancia, sí lograrían escuchar la dulce e inmaculada voz de la que se cobijaba bajo la gruesa manta. — ¿Long?... —"


Sparks Before Disaster
Día 1
La curiosidad se hizo sentir en Inoki cuando su compañero afirmó que los miembros del Clan Uchiha poseían “ojitos rojos”, le interesaba saber cómo funcionaban, aunque descartó la idea de seguir preguntando detalles de los Uchiha en cuanto Michi le explicó que él no poseía los ojos. El rubio jamás había visto a nadie con ojos especiales que pudieran dañar a los demás o ayudar en las labores de los ninjas, pero se sentía curioso del hecho de que existieran. Ahora, el joven caminaba junto a su compañero en dirección a las principales rutas de comercio y de transporte de la zona con la esperanza de encontrar pistas de los fugitivos, en un inicio el rubio pensó que estaban perdiendo el tiempo al dirigirse al lugar que Michi propuso, pues en las principales rutas de comercio y transporte pasaban a diario muchísimas personas y sería difícil que 2 personas más fueran recordadas por la gente de la zona. — ¿18? Pero si hasta diría que te ves menor que yo. — se encogió de hombros el rubio al oír de la edad del castaño, a su juicio personal, en apariencia él parecía superarlo por 1 año más o menos. — Yo no domino todas las técnicas del clan Yamanaka, las técnicas que conozco me permiten intercambiar de cuerpos, debilitar la mente y producir dolor de cabeza temporal y bueno… Enviar mi conciencia a materializaciones de chakra. — explicó lo básico al chico a su lado, debían ir preparados para enfrentarse a un Yamanaka si es que al final terminaban encontrándolo tras conseguir su rastro. — La principal técnica es la primera que te he dicho, pero tiene un punto débil, los daños que sufra un cuerpo los sufrirá el otro también. — terminó de explicar tras estar pensativo, lo cierto es que él mismo pensaba que las técnicas de su clan realmente no tenían grandes debilidades, sólo la que ya había explicado.

— Es más que obvio que seré yo el que hable, ¿Has visto lo que llevas puesto? — aseñaló con la mirada el broche que el Uchiha portaba vistiendo, —  A las personas del lugar al que nos dirigimos no le agradará ver eso, te lo puedo asegurar. — se explicó por si el Uchiha se sentía confundido por sus palabras, y es que en lo personal, Inoki no estaba en contra del feudo al que pertenecía su compañero ni tampoco tenía nada contra la “Dama de fuego”, le era indiferente siempre y cuando esos asuntos no intervinieran en su vida, y si lo hicieran, el rubio no podría hacer mucho contra ellos. — Maldita sea, entonces no lances Genjutsus a menos que sea completamente necesario. Yo te expliqué las habilidades del Clan Yamanaka, ahora dime, ¿Puedo contrarestar tus ilusiones si llego a caer en una? — cuestionó molesto interiormente, aunque por fuera aparentaba estar normal, y es que cómo era posible que su compañero no pudiera controlar a quien le afectan sus ilusiones. Una voz interior del rubio le decía “¡Maldita sea! Estas cosas sólo me pasan a mí”, era su conciencia interior — como él la solía llamar —, la cual se manifestaba sólo en momentos de frustración del joven o momentos tensos en los que se sienta molesto y no lo aparente, era en cierta forma un reflejo de sus pensamientos legítimos.

Sin darse cuenta y sin percepción alguna del paso del tiempo, Inoki junto a Michi pasaron once horas dirigiéndose hacia las principales rutas de comercio y transpote, es decir, en el lugar que el castaño había sugerido y lugar que al rubio no le parecía bueno para encontrar rastros notables. Mientras las horas y minutos pasaban con rapidez, ambos chicos no interactuaron demasiado, no por parte del Yamanaka, no porque tuviera algo contra su compañero, sino que simplemente se encontraba pensativo, cuando se aburría o no tenía en qué pensar, el joven sí que le hablaba a Michi, intentando hacerlo reír, pues a su juicio su compañero era demasiado serio y sería aún más aburrido pasar el rato con alguien así. Al llegar al lugar ya era de noche, Inoki se percató de cuan cerrada era la gente de aquel lugar en el que estaban, ya se esperaba mala reacción por parte de la gente al ver el broche de su compañero, pero lo cierto es que las personas con las que interactuaron no disimularon en nada su desagrado por el símbolo de la dama de fuego. El joven comprendía perfectamente los pensamientos y opiniones de aquella gente llena de rencor, pues el feudo de Kakkinoaru’en eran los participantes más activos en la guerra. — ¿Kakkinoaru’en? — preguntó una anciana al ver el broche del castaño al lado de Inoki, la mayor bufó con notable fastidio sin disimular en su acción. — No sé nada, ahora dejad de molestarme, no quiero saber de gente como vosotros. — espetó para abrirse paso entre los chicos y largarse por la oscuridad de las calles, ¿Qué hacía una anciana por la calle a esas horas? Se preguntó el Yamanaka. “Maldita vieja, seguro que esas arrugas le salieron por amargada” pensó inconscientemente Inoki. Los casos de gente molesta por la presencia del broche feudal siguieron y se repitieron en muchas ocasiones mientras el dúo de ninjas los interrogaba. Queda implícito que quien siempre hablaba era el joven Yamanaka, la gente de hecho no era tan mala con él, la molestia venía cuando la gente se fijaba en el accesorio de Michi, en más de una ocasión, Inoki pensó en quitárselo y arrojarlo lejos, pero se estaría metiendo en un lío y por muy ofuscado que estuviera no estaba acostumbrado a perder las formas, no en tan poco tiempo.

— Disculpad, ¿Sabéis algo de 1 mujer rubia y de ojos rojos? O mejor aún, ¿Habéis visto a 1 hombre de cabello negro y ojos miel con heridas notables? Son fugitivos. — cuestionó sin intimidarse por el hecho de que 1 de las mujeres a las que pararon fuera de más o menos su misma estatura, tampoco le intimidó ver a otra de las mujeres vestida de samurái, la más normal del trío era una chica con un aire misterioso y despistado. La contestación de la samurái impresionó al rubio, no se esperaba tanta agresividad por su parte. — ¿O qué? — preguntó temerario formando el sello característico de su técnica preferida, sin embargo se calmó al ver que la mujer de su altura tomó la palabra. — Está bien, pero si os volvemos a ver no te creas que os dejaremos marchar tan fácilmente. — soltó gritando de furia por dentro, por fuera lanzó una sonrisa sarcástica a la mujer. Cuando las mujeres empezaron a alejarse del dúo, Inoki juró oír una palabra; “Long”. — ¿Long? — le preguntó a su compañero castaño. — ¿Qué es un Long? — volvió a cuestionar, ésta vez mirando al estrellado y oscuro cielo que se había posado sobre sus cabezas hacía un buen rato. — Te dije que portar ese broche era un problema. — le dijo a Michi tras llevar sus 2 manos a la nuca y observar a las estrellas, tratando de esta forma de disimular su ira con aquellas mujeres y su molestia por la presencia del maldito broche, que al parecer atraía la antipatía de las demás personas. Tras lo ocurrido, Inoki sólo podía pensar en una cosa, los feudos siempre traían problemas.
75 Líneas | Calibri 11
Inoki Yamanaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Uchiha Michi el Jue Abr 05, 2018 3:07 pm

Michi escuchó detenidamente la explicación sobre las habilidades de los Yamanaka. Eran técnicas muy interesantes, rozando la absurdez. "¿Cómo se desarrollan técnicas para atacar la mente? ¿Entrenan con ratas o algo?" Las dudas se le acumulaban, pero calmó su curiosidad; no tenía ganas de hablar del tema, quería centrarse en la misión. Más que por la propia misión, por irse a casa a su seguir con su rutina diaria, tranquilamente.

Pronto salió a relucir el tema del broche, y las posibles consecuencias de mostrarlo en público. Michi no pudo entender por qué le iba a molestar a nadie que lo llevara. Lo llevaba por obligación, era solo un símbolo que le habían hecho llevar puesto. De ninguna manera podría eso definirle como persona, por eso no entendía cómo iba a ser algo negativo para la misión, asi que se lo dejó puesto, ignorando los consejos de Inoki.

Pero otro tema parecía molestartar al Yamanaka; caer en los genjutsus. Michi le miró con la boca abierta como si hubiera dicho una estupidez enorme cuando el forastero sugirió que solo los usara si era realmente necesario.

- ¿Qué dices? Son mis técnicas más poderosas. Y no puedes contrarrestarlas. - dijo esto último con un deje de orgullo en su voz. - Relájate, no te harán daño.

Mientras hablaban esporádicamente, siguieron avanzando y preguntando a todo el que se encontraban. No tardó en agradecer en silencio la decisión de dejar a Inoki hablar siempre. Si hubiera tenido que ser él, se habría ahorcado en un árbol a la vigésima persona que les contestara, sobretodo si lo hacía de malas maneras debido al broche.

El maldito broche. No tardó en darse cuenta de que Inoki tenía razón; había muchas personas descontentas con el feudo de la Dama. De todas maneras, y aunque tampoco le tenía mucho aprecio a un trozo de metal, se rehusó a quitarselo por unos desconocidos y sus lenguas sueltas. Ni que él tuviera nada que ver en sus desgracias, solo había nacido aquí.

Las horas pasaban, y Michi solo seguía adelante por pura fuerza de voluntad. Si hubiera ido él solo, ya habría abandonado la idea de preguntar por las rutas, pero dado que fue su idea, e Inoki parecía tener fuerzas para seguir otro día entero, no quiso abandonar el plan y siguió adelante, aunque sin esperanzas.

Todo cambió cuando encontraron a tres chicas. No pegaban juntas, le daba la sensación. Como siempre, dejó hablar a su compañero y las observó en silencio. De nuevo, parecían molestas con el feudo. "¿Pero qué les pasa a todos?" pensó cabreado, más por el cansancio del día y de aguantar eso mismo multitud de veces, que por un enfado real. Su paciencia estaba al límite, y empezaba a fantasear con la aplicaciones de las técnicas del Yamanaka en el ámbito de la interrogación. Igual se tardaba menos y daba mejores resultados... Rápidamente desechó ese pensamiento, al sentir una profunda culpabilidad por la idea.

Volvió a centrar su atención en la conversación. Inoki parecía estar discutiendo con la más alta de las tres, formando un sello con la mano, amenazador. A esas alturas, ya le daba igual si se ponía a lanzar técnicas o lo que fuera, era problema suyo, y Michi estaba muy cansado para intervenir.

Pero hubo algo que captó su atención. Cuando la mujer alta dijo que no sabían nada... era evidente que mentía. Tan evidente, que el Uchiha abrió mucho los ojos, incrédulo. Pese a que su rostro encapuchado estaba sereno, sus palabras no podían engañar a nadie. Michi se quedó en silencio, estupefacto, ante la primera pista que tenían en todo el dia buscando. Sintió energías renovadas, como el calor volvía a su cuerpo y la mente se despejaba. Observó más detenidamente a cada una, buscando cualquier detalle interesante. Cuando paró en la chica de la manta, en la cual no se había fijado mucho hasta ese momento, vió a Kaede. Tan nítidamente como si estuviera ahí. Pero solo fue un segundo, unn segundo en el que se dió el lujo de recordar a aquella chica, y echarla de menos.

Justo en ese momento, la muchacha susurró algo. Long. Por las palabras de Inoki, no se había dado cuenta de lo que era. Era el nombre de uno de los dos, sospechaba que del hombre, pero no estaba seguro.

Michi no podía dejar pasar la oportunidad, después de todo el día buscando. Avanzó un par de pasos, llamando la atención de las chicas. Se arrancó el broche de girasol y lo lanzó lejos, perdiendose entre la maleza.

- Es evidente que este feudo os ha creado algún tipo de problema. Me disculparía por ello, pero no sé qué os ha sucedido. De todas maneras, yo no soy la Dama, ni el feudo. Solo he tenido la fortuna o la desgracia de nacer aquí, y estoy trabajando para ganarme el pan, al igual que mi compañero. Estamos buscando a dos criminales peligrosos. Si nos ayudais con alguna pista, estos caminos serán más seguros para vosotras, y para cualquier persona que quiera viajar por estas tierras. - entonces señaló hacia el lugar donde había tirado el broche. - Como veis, el feudo no es más importante para mí, que la seguridad de mis vecinos y la gente con la que he crecido toda mi vida. - De repente se inclinó, haciendo una reverencia muy formal hacia las mujeres. - Por favor, si pudierais darnos alguna pista, os lo agradecería enormemente.

Michi solo dijo aquellas palabras para obtener la información, pero la mayor parte de ello era cierto, aunque no lo sintiera completamente. De todas maneras, a Michi no le costaba en absoluto decir esas cosas, ni siquiera tirar el broche. Nunca había sido patriota, ni entendía el por qué de las guerras que ocupaban el continente. Pese a que respetaba y admiraba a la Dama por llevar el feudo a la prosperidad, un broche no significaba nada para él, ni una pequeña manipulación para lograr su objetivo.
Uchiha Michi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Inoki Yamanaka el Sáb Abr 07, 2018 4:55 pm

Gakumon <3:
El sello no había pasado desapercibido. Rinah había alcanzado la empuñadura de su arma, y de no haber ocurrido la interrupción, o ella o el rubio se habrían visto en un grave apuro. La más sensata apreciablemente quería alejarse, dejar atrás a aquellos dos y olvidarse de ellos. Desafortunada, el Uchiha intervino con la suficiente delicadeza como para, por cortesía, detenerse y ver como aquel adorno volaba hasta perderse. Una mueca amarga se dibujó en su rostro con solemne claridad.

Dejaron que el discurso siguiese de principio a fin, antes de dejar salir reaccionas tan variadas como su aspecto. — ¿Y qué han hecho esos criminales? ¿Esclavizar aldeas diminutas? ¿Renegar por no seguir las órdenes de... un monstruo? Puedes decir todo lo que quieras, pero el mayor peligro para tus vecinos es tu maldito feudo. — Gravemente alterada, la samurái tuvo que ser interrumpida por segunda vez por la alta, que miraba directamente al Uchiha a los ojos, y al rubio, más alejado, esporádicamente. — A Rinah no se le dan bien las palabras, pero tiene razón. Aquí no hay criminales, porque incluso ellos temen a los que siguen a tu feudo. Cualquiera de nosotras es una criminal por no seguir a la señora feudal. Sé lo joven e ingenuo que quieras, la Dama del Fuego es más peligrosa que todos los criminales del país juntos. —

Ella dio un paso al frente, quedando a pocos centímetros del castaño. Más de cerca, se podía ver su piel gastada, algo sucia y rugosa pese a no aparentar demasiada edad. — Hay un poblado al noreste de aquí. Es por donde más viajeros pasan, si esos criminales siguen las rutas, tuvieron que pasar por allí en algún momento. — Por la posición, el poblado al que se refería Taisa era ni más ni menos el que tenían los jóvenes marcado en los mapas, pues ninguno más se podía encontrar cerca. La mujer finalmente se alejó, aunque miraba de reojo al miembro del feudo. — Si quieres un consejo, no vuelvas a tu casa sin ese broche. Y tú... — cambió al rubio de ojos brillantes. — Si vuelves a amenazarnos, te mataré. — Tan clara como la mentira de antes, esas últimas palabras fueron el estado más puro de verdad.


Sparks Before Disaster
Día 1
El joven quedó impresionado con el acto de su compañero, no había que tomarse las cosas tan a la ligera, y un broche con un simbolismo tan importante no debía ser lanzado al suelo como si fuera una simple baratija, Inoki no estaba a favor de los feudos pero lo que Michi hizo sólo lo hizo pensar en que era un completo irresponsable e inconsciente. El rubio escuchó atentamente las palabras de su compañero pelinegro a un par de metros detrás de él, no se iba a acercar más, pues nada bueno podía venir de esas mujeres y aunque antes les había plantado cara, no tenía ganas de perder los estribos y comenzar a gritar, quedaría muy mal. “¡Idiota!” oyó en su mente Inoki, era su voz interior otra vez, maldiciendo a su compañero al haber sido testigo de la formal reverencia que les había hecho. Por otra parte, lo que el Uchiha dijo era más que cierto, debían pillar el rastro de los criminales fugitivos y las rutas y calles serían más seguras para todos, aunque pensó que quizá a aquellas desconocidas no les hacía falta que les despejaran el camino, parecían valerse bien por ellas mismas. La samurái como no, reaccionó de una forma agresiva ante las palabras de Michi, cosa que molestó al Yamanaka hasta el punto que deseó tener la espada en posesión de la mujer para apuñalarla directamente por la garganta, “Seguro que así no hablaría tanto” pensó de forma interiorizada, pero no lo haría y ni si quiera lo intentaría, quizá las súplicas de su compañero valdrían algo y las féminas podrían proporcionarles alguna pista o al menos opinión del paradero de los criminales.

Inoki al fin cayó en lo que posiblemente significaba “Long”, era un nombre según el Yamanaka, ¿Sería el nombre de alguno de los criminales? A juzgar por cómo habían hablado con las mujeres antes, éstas sí que sabían cosas sobre los fugitivos y seguramente sabrían sus nombres, era una deducción algo arriesgada, pero ya había hecho un pequeño avance en la investigación. Ante las palabras de la mujer más alta, Inoki asintió por simple impulso, pues debía admitir que aquella mujer tenía toda la razón en lo que decía, a pesar de que exagerara en demonizar tanto a la Dama del Fuego, lo cierto es que el joven Yamanaka sólo veía en la mujer feudal a una mujer guerrera, alguien que simplemente peleaba por más poder, no veía en ella una figura de prosperidad como siempre la intentaban hacer ver en el exterior y a ojos de los habitantes del feudo de Kakkinoaru’en, por otra parte, ya sabía el nombre de la mujer samurái, ya podía odiar a Rinah, aún le tenía ganas. Desde pequeño al rubio siempre lo educaron para respetar y tratar caballerosamente a las mujeres para cuando desposara a una, pero él tenía un estilo de pensamiento muy diferente, no quería casarse con una mujer y trataría a todo el mundo de la misma forma que lo trataran a él, si lo respetaban él respetaría, y si lo trataban mal, él los trataría diez veces peor.

El odio de Inoki se esfumó de repente al oír la información que la mujer alta les había dado, definitivamente esa mujer sabía mucho del tema y lo había intentado ocultar, pero por alguna misteriosa razón terminó dándoles una pista del paradero del que parecía ser Long y su compañera en crímen, de la cual Inoki no tenía ni idea, sólo sabía que acorde a su descripción era rubia y de ojos rojos. El odio y furia volvieron a Inoki en cuanto la mujer alta lo observó fijamente y amenazó con matarlo, aquella mujer le daba mala espina, antes se había autodenominado como “Criminal” de forma prácticamente indirecta y él era un simple médico con trucos de magia que daban cortos dolores de cabeza, era mejor no tentar a la suerte. La estrategia más hábil era seguirle el juego a la desconocida, pensó el Yamanaka. Cortó la distancia que había entre Michi y él, posándose a su lado sin demostrar ningún miedo. — Lamento que mis palabras te molestaran antes. — se disculpó observándola fijamente con impasibilidad. — Debo admitir que lo que antes has dicho es completamente verdad, pero en fin, yo sólo estoy haciendo esto para poder ganarme un dinero extra. — explicó tragándose su orgullo, lo cual era realmente difícil para una persona como el rubio. Su voz interior le gritaba que no se dejara perturbar por aquella desconocida, que le lanzara su ataque de perturbación mental o que intentara quemarla con su Katon, pero él insistía en no ser así, era difícil convivir con una voz interior que siempre decía tonterías. — Gracias por tu información, ahora Michi y yo debemos marcharnos lo antes posible. — se despidió sin dejar de observar a la mujer y de vez en cuando observar de reojo a las otras 2 féminas, no eran gente de confianza, pero el Yamanaka no pensó que tuvieran razón para mentirles, por eso en cuanto aquellas mujeres se fueran, le diría al Uchiha que hicieran caso a la pista que les habían dado y se dirigieran con prisa al poblado que marcaba en el mapa, pues Inoki lo había observado horas antes cuando aún estaban de camino y pensó que el poblado al que la mujer se refería y el poblado del mapa podrían ser el mismo.

— Esa mujer tenía razón, Michi. — le dijo a su compañero de rastreo. — Recoge tu broche rápido y partamos hacia el poblado que nos indicaron, creo que coincide con el poblado que nos aseñala el mapa. — le explicó, aunque lo más probable es que él también supiera del poblado del mapa. Las palabras de Inoki eran bastante enérgicas, justo como era la persona que las había dicho, el rubio parecía haber olvidado las horas que eran, posiblemente Michi quería quedarse a dormir cerca y partir al día siguiente, pues tenían aún un margen que les permitía investigar 3 días más. Lo malo de su plan era la posible negación del Uchiha y el hecho de que el trayecto hacia el poblado duraría varias horas y si por algún casual terminaban encontrándose con alguno de los criminales tendrían que combatir con problemas de cansancio, y eso no sería nada bueno para el éxito de la misión. — Espera, olvida lo que he dicho, mejor salgamos mañana a primera hora. No es demasiado seguro viajar a estas horas. — reflexionó arrepentido de ser tan impulsivo, pensando en que seguramente Michi no querría viajar a la luz de la luna, y era normal con los tiempos en los que vivían.
68 Líneas | Calibri 11
Inoki Yamanaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Uchiha Michi el Dom Abr 08, 2018 12:35 am

Michi permaneció agachado, manteniendo la reverencia, hasta que las mujeres respondieron. Una vez lo hicieron, se incorporó, aliviado, y escuchó lo que tuvieran que decir. A estas alturas, era obvio que la mujer samurai era un caso perdido. En cambio la encapuchada estaba más dispuesta a hablar, y sus verdaderos pensamientos se dejaban entrever con facilidad en su voz. Lo tendría en cuenta.

Luego estaba la tercera chica. La de la manta, la que había reconocido a uno de los dos. Pareciera que las otras dos la protegían, pues no la habían dejado hablar desde entonces. Quería hablar con ella, pero no sabía si la situación se lo permitiría.

Cuando acabaron de contestar el discurso de Michi, tenían una pista más; el poblado que venía marcado en el mapa. No le emocionó demasiado la pista, puesto que ya la sabían, pero al menos era algo interesante que fuera una pista recurrente. También recibió un consejo; recoger su broche. Esto le pilló por sorpresa, puesto que no pensaba hacerlo. No le veía la importancia, ya le darían otro en la Capital a la vuelta, ¿no?.

Aparte del tema broche y poblado, Michi se quedó con el odio hacia el feudo y en concreto, la Dama. Le descolocaba enormemente esa opinión. ¿Cómo podía ser? Es cierto que Michi nunca se interesó mucho por nada, y sin amigos no se podía enterar de muchas noticias, pero... ¿tan mal estaba el tema? Desde que comenzó a coger misiones, se estaba encontrando con un mundo que desconocía. Michi estaba aprendiendo por las malas lo que era la ignorancia. Tras hablar con estas chicas, lo decidió. Al volver a la Capital, buscaría información al respecto.

Las tres chicas se comenzaron a alejar, dejando a Michi con cierta inquietud. Inoki se acercó hacia él, aconsejándole de nuevo, recoger el broche. Miró hacia la maleza donde había tirado el símbolo. Se debatió internamente entre ir o no, permaneciendo varios segundos mirando fijamente los arbustos, petrificado. Finalmente decidió que sería estúpido no hacerles caso. Si tenían rezón, iba a darle más problemas no llevarlo de vuelta que buscarlo.

Mientras tanto, su parlanchín compañero ya había cambiado de tema, y estaba hablando sobre ir al poblado. Michi lo escuchó a medias, debido a todos lo que le estaba pasando por la cabeza ahora mismo. Pensaba sobre el broche, los comentarios sobre el feudo, la misión, aquellas chicas, Kaede... todo era un barullo en su cabeza. Se zarandeó el pelo, incómodo consigo mismo, y miró hacia el grupo que se alejaba. Rápidamente tomó una decisión. Debía intentarlo.

- ¡Eh, esperad, una última cosa! - exclamó, lo suficientemente alto para que lo oyeran aquellas mujeres.

Se dieron la vuelta para escucharle.

- La chica de la manta, ¿me puedes decir tu nombre? -preguntó sin muchas esperanzas. - Ah, ¡yo soy Michi!

Michi esperó una respuesta y se dió la vuelta, dirigiéndose a Inoki. Ahora tenía más claro lo que quería hacer. Sacó la nformación de la misión y la hojeó.

- Estamos un poco lejos de todo. ¿Descansamos por aquí cerca y seguimos mañana por la mañana? Tardaremos alrededor de seis horas para el poblado.

Antes de que contestara Inoki, Michi guardó la información en el petate y comenzó a buscar el broche mientras el Yamanaka contestaba. Estaba muy cansado, pero precisamente por eso no quería perder más tiempo. Encontraría el broche y tomarían un descanso bien merecido.
Uchiha Michi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Inoki Yamanaka el Lun Abr 09, 2018 11:08 pm


Sparks Before Disaster
Día 1/2
El Yamanaka sorprendió por el gran interés que demostraba su compañero ante esas mujeres, pero le sorprendió más el hecho de que estuviera interesado en saber el nombre de la chica con aire misterioso que se mantuvo al margen en la ligera conversación que mantuvieron. Inoki sabía que era probable que las mujeres con las que se toparon fueran algo peligrosas, pues la encapuchada no tuvo reparos en amenazarlo de muerte, también estaban en contra de la Dama del Fuego e indirectamente admitieron ser criminales, sin embargo, bien poco le importaba al rubio que aquellas mujeres estuvieran sueltas por ahí, no era asunto suyo a quien dañaran y a quien no, solía mantenerse al margen en situaciones que escaparan a su control, pues cuando algo le salía mal se llenaba de veneno él mismo. — Claro, podemos pasar la noche por aquí, soy algo híperactivo así que seguramente me despierte antes y te despierte, hay que llegar al poblado lo antes posible. — le respondió a Michi, aquel chico era terriblemente raro según Inoki, se preguntaba para qué trabajaba para Kakkinoaru’en si el pertenecer al feudo no tenía ningún valor para él, era una tontería, y Michi acababa de demostrar lo poco que Kakkinoaru’en y la Dama del Fuego le importaban realmente tras tirar aquel broche de oro.

Lo máximo de valor que tenía el rubio era un brillante lapislázuli en el colgante que siempre portaba — y aquella vez no era excepción —. Aquel colgante le resultaba tan valioso que jamás se le hubiera pasado por la cabeza arrojarlo a la maleza y hacer como si no le importara, porque eso sería engañarse a sí mismo, aquella piedra azulada lo protegía, era un amuleto, una parte fundamental de su identidad. Inoki suponía que el objetivo del broche de oro de los Kakkinoaru’en era cumplir con la misma función que el colgante del joven rubio cumplía. Las seis horas de viaje sin duda se harían muy largas para el Yamanaka, lo bueno es que al menos tendría a Michi para poder acosar verbalmente con sus indiscretas preguntas, pues ya no tenía ningún tema con el cual matar el tiempo en su mente, ni si quiera se preguntaba cómo estaba Kaede, sabía que cuando estaba en la Capital lo único que hacía era casi llegar al coma etílico matándose a beber y él estaba pasándolo mejor haciendo de rastreador y detective que teniendo que arrastrar a la mujer por las calles. Mientras el Uchiha se centraba en buscar su menospreciado broche de oro, Inoki se cruzó de brazos esperando a que a Michi le salieran aquellos ojos rojos que mencionó hacía medio día y encontrara rápido el broche, aunque luego recordó que su compañero no poseía aquellos ojos.

Una vez su compañero logró encontrar aquella joya feudal ambos jóvenes se dirigieron a una posada que había cerca del lugar donde estaban, específicamente en un diminuto y desierto poblado, y es que era normal que no hubiera nadie por la calle a esas horas, Kami sabría cuántos criminales y ladrones estarían corriendo como salvajes, aprovechándose de la pobre gente que se los encontrara. — Hola, ¿Tiene una habitación para 2? — le cuestionó a la mujer que manejaba la posada, era una anciana de rostro afable, cabello corto negro lleno de canas y baja estatura, para estar en una posada de un poblado tan pequeño, parecía que el rubio y su compañero no dormirían tan mal, parecía ser un buen lugar para quedarse, aunque eso no impidió que el Yamanaka no deseara dormir en su litera en la casa del bosque que compartía con Kaede. — Espero que disfruten su estancia. — les dijo la anciana algo nerviosa antes de retirarse tras haberle enseñado la habitación a los jóvenes, probablemente hubiera visto el maldito broche de oro de Kakkinoaru'en de Michi y se sintió incómoda. A Inoki le parecía correcto que ambos durmieran en una sola habitación — aunque con literas separadas —, pues así le ahorrarían algo de dinero a Kakkinoaru’en, que era quien técnicamente les financiaba la estancia en la posada. Al día siguiente, el joven rubio se despertó mucho más enérgico, con ganas de completar con la misión que compartía con Michi.

— Yo no pienso cargar con el mapa, odio estas cosas. — dijo el de ojos claros dirigiéndose al pelinegro, era cierto, no soportaba tener que cargar con la responsabilidad de seguir un mapa, no es que se le diera mal hacerlo, era que se sentía incómodo con tal tarea encima. Cuando ambos chicos partieron hacia el poblado, Inoki comenzó a hacerle preguntas indiscretas aunque respetuosas al Uchiha, deseaba saber con quién estaba trabajando y era de lógica, se le hacía difícil pasar tiempo con un desconocido siendo él una persona tan sociable y amable generalmente. — ¿Vives con la gente de tu clan? — era una de las muchas preguntas que le hizo. — ¿Crees que Long y la otra estarán en el poblado? — cuestionó algo dudoso, la noche lo había hecho matarse la cabeza pensando en la posibilidad de que la pista que las mujeres le habían dado era falsa. Inoki esperaba no encontrarse con más gente odiosa en el camino, sino tendría que volver a tragarse la vena de la desgracia y tener un enfrentamiento interno con sus pensamientos, sólo una persona sabía de la existencia de su personalidad secundaria, y esa era su maestra, quien simplemente le dijo “Chaval, estás loco”, y probablemente era cierto.
58 Líneas | Calibri 11
Inoki Yamanaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Uchiha Michi el Dom Abr 15, 2018 7:30 pm

Gakumon:
Llamar poblado a aquel lugar fue muy bondadoso por parte de los emisarios de la misión. Menos de una decena de edificios de poca magnitud, casas unifamiliares y la posada, de tantas habitaciones como paredes pudo construir la mujer que les dio amparo. Era tarde para ponerse a dormir, la luna quería seguir tanto tiempo como fuese posible regalando su pura luz. En la habitación no ocurrió nada, posiblemente porque no había espacio para más acción que dormir. Una corta noche para los dos ninjas, que no concluiría con las caricias del sol. Por desgracia, la hiperactividad no era insomnio, y las largas caminatas restaban energía al Yamanaka y su compañero, de manera que ninguno de los dos logró prevenir un atronador sonido de madera rompiéndose. Tanto como tardasen en dar un salto del susto, verían la amenaza reducida en un hombre fornido y castaño, de resaltantes ojos verdes. — ¡Muy buenos días, pareja de dos! — gritó a pulmón, con obvia intención de despertar completamente a los ninjas. Sonaba sarcástico y bromista, pero su cuadrada mandíbula mostraba un gesto serio. — Me han dicho unos pajarillos que andáis buscando algo. Y me preguntaba, ¿acaso no podéis hacerme un hueco en vuestra excursión si os digo que sé por dónde queda Long? — Aquel hombre, con pintas de vagabundo, no tenía intención de luchar, ni iba a resistirse si era atacado, pese a su forma física, era todo menos un combatiente, e incluso uno de los dos en estado adormilado podría tumbarlo sin mayor complicación.

Apariencia del NPC

Ambos se dirigieron al poblado más cercano para descansar de un agotador día. Era un lugar muy humilde y pobre, con unas pocas casas construidas como pudieron, seguramente habitadas por agricultores o similares. Michi vivía en el barrio pobre de su ciudad, pero aún asi no era tan austero como ese lugar. De todas maneras, no le importaba en lo absoluto, nunca se fijó en las riquezas o en lo material. Aquel lugar sería tan bueno para él como la cama más cómoda del Castillo de Tsukasa.

Afortunadamente había una posada, y no tardaron mucho en estar en una estrecha habitación. Tan estrecha, que poco más se podía hacer que no fuera dormir. Por otro lado, Michi no quería más que descansar, y llegados a ese punto le servía hasta el suelo, asi que nada más llegar se quitó la mochila y el calzado, y se desplomó como un tronco en lo que fuera sobre lo que iban a dormir. Se durmió en el acto. No sabría decir de Inoki, pero por lo que a él respecta, le daban igual esas condiciones, o dormir apretado con otra persona.

Pero su descanso no pudo completarse. Algo había abierto la puerta de la habitación con una energía tal, que Michi no podía imaginarse más que un elefante desbocado. O quizás fue el susto, que incrementó su imaginación. Sea lo que fuere, el ninja dió un bote y miró alrededor, muy confuso. Trató de enfocar la vista, pero no pudo durante varios segundos, para su frustración. Ni siquiera recordaba dónde estaba, por lo que trató de moverse hacia su izquierda, pero la pared se lo impidió. Con un sonoro golpe, Michi se llevó las manos a la cabeza, ahora doblemente confuso.

Se esforzó por incorporarse, y ver al supuesto elefante. Se sentó en la cama, y escuchó al visitante a medias, mientras reorganizaba su mente y recordaba donde estaba y por qué. Cuando pudo centrarse lo suficiente, miró al indeseado invitado con una mezcla de cansancio, resignación e instintos asesinos. No parecía llevar armas, pero son ese cuerpo, igual no le hacían falta. Barajó que fuera un enemigo, pero viendo su manera de entrar en escena, era más factible que fuera idiota sin más.

Estaba a punto de preguntarle a Inoki si tenía una técnica para dejarle fuera de combate rápido y poder seguir durmiendo, cuando oyó el nombre de Long. Esta vez no se sorprendió tanto. Quizás por el cansancio, o quizás porque viniendo de aquel hombre sonaba estúpido. Por lo que fuera, no hizo gesto de reconocer el nombre.

Lo que si hizo fue lanzar una mirada a Inoki para que hablara él, como habían acordado al principio de la misión. Tras ello, se dejó caer de nuevo a la cama y cerró los ojos, preparado para escuchar la conversación mientras seguía descansando.

Tenía algunas preguntas que decirle a ese hombre. ¿Cómo les había encontrado? ¿Por qué tenía interes en Long? ¿Cómo sabía que lo buscábamos? Estaba seguro que de estar más lúcido, sabría analizar mejor la escena, pero era todo lo que podía pensar en su estado. Esperaría a ver lo que salía de la conversación de Inoki, mientras aprovechaba para despejarse un poco.
Uchiha Michi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Inoki Yamanaka el Lun Abr 16, 2018 5:27 pm


Sparks Before Disaster
Día 2/3
El viaje había sido agotador, extenuante hasta para una persona tan hiperactiva como lo era Inoki. A pesar de las dificultes y los baches en el camino, el dúo de shinobis llegó hasta el poblado que el mapa indicaba, el Yamanaka no se sorprendió al ver cómo de pequeño y pobre era la locación a la que habían ido, era el lugar idóneo para que un criminal fugitivo pudiera saquear lo que pudiera, al fin y al cabo todos los criminales eran ladrones según él. Cuando su compañero pelinegro y él encontraron una posada para poder descansar, no miraron atrás antes de lanzarse a la cama que había en la habitación que una amable señora les había podido proporcionar. No importaba lo diminuta que fuera la habitación en la que se habían alojado, sólo importaba que las horas de siesta de los shinobis se cumplieran. A decir verdad, al rubio le perturbaba un poco la idea de tener que compartir cama con alguien a quien casi no conocía y que de hecho no intentaba socializar con él de igual forma. De todas formas, el joven consiguió dormirse por primera vez al lado de un desconocido, su sueño durante ese tiempo fue plácido e intenso, y no era para menos después de todo el recorrido que se había pegado a pata, ¡Si el feudo les hubiera financiado caballos todo hubiera sido mucho más fácil! La vida era hermosa en sueños, pero todo lo que sube, baja, y todo lo que empieza se acaba.

En el caso del Yamanaka, sus horas de sueño finalizaron cuando alguien abrió la puerta de la habitación en la que él y su compañero estaban de una forma tan brusca que el rubio levantó la cabeza gritando. — ¡Aaaaaaaaaaaaaah! — gritó asustado manteniendo la mandíbula completamente bajada, tras unos segundos de darse cuenta del rídiculo que estaba haciendo, dejo de gritar y menos mal que sus habilidades se basaban en debilitar mentes y no en gritos porque si se hubieran basado en lo segundo probablemente la posada en la que estaban se hubiera desmoronado. La causa del grito de Inoki era un hombre — muy atractivo a ojos del rubio — que había entrado a la habitación sin tocar la puerta, Inoki estaba ya formando el sello manual para enviarlo a tomar por atrás, pero cuando el hombre mencionó “Long”, se volvió más serio en cuanto al tema, aún deseaba acabar rápido la misión y volver a su casa del Bosque, pues no era ni parecido dormir fuera del hogar que dormir en él. El joven rubio se dio cuenta de la mirada que Michi le envió, supuso que querría que fuera él quien hablara, así que decidió hacer caso a lo que su compañero le indicó, no es que tuviera ganas de socializar cuando estaba recién levantado y mal descansado, pero es que no podía perder la oportunidad de hablar con un hombre tan atractivo y misterioso que despertaba desconfianza en su ser, era en cierta forma, un morbo. — ¿Cómo nos has encontrado y cómo sabes que buscamos a Long? — preguntó el rubio, levantándose de la cama y caminando 2 pasos hasta llegar delante del atractivo hombre, desprendía un olor raro y sus vestimentas no es que fueran demasiado limpias, pero sin duda poseía información sobre Long y eso era lo importante, no podían permitirse dejar que aquel hombre se marchara, al menos no sin que les contara todo lo que sabía sobre el fugitivo. — Los Yamanaka podemos intercambiar de cuerpos con otra persona, ¿Cómo sé que tú no eres Long? — cuestionó Inoki, acortando la distancia entre el ojiverde y él, lo tomó de la barbilla ligeramente fastidiado, en un duelo interno sobre lo que debía hacer, confiar o no confiar en un desconocido como aquel.

Era tan jodidamente perfecto que al observar sus carnosos labios llegó hasta su mente la idea de besarlo, pero no sería lo adecuado en un momento así, y aún no se había lavado los dientes, así que también sería anti-higiénico. — No me malinterpretes, si resulta que tú no eres Long, esto sólo será un malentendido. — soltó, dejando de tomar al hombre de la barbilla y volviendo a separarse más. Nunca antes había tenido pensamientos como los de antes, nunca había sentido deseos de besar a otro hombre, pero decidió desviar sus dudas y convencerse a sí mismo de que todo era causa de las pocas horas de sueño y el cansancio acumulado del día anterior. “No nos engañemos, éste tío está como un tren” oyó en su mente, sus pensamientos interiorizados llegaban a veces a asustarlo cuando cobraban vida de repente. Miró al Uchiha, que estaba tumbado con los ojos cerrados para después dirigirse hasta él y chasquear los dedos, produciendo un sonido que para cualquiera que intentara dormir sería muy molesto, hizo todo mientras escuchaba lo que aquel hombre le contestaba. Inoki lo tenía vigilado, observando que no escapara en caso de ser Long en el cuerpo de otra persona, tampoco se presentaría ante el desconocido, pues no había demostrado modales ni se había presentado, así que sería el mismo trato el que el rubio le ofrecería.
54 Líneas | Calibri 11
Inoki Yamanaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Uchiha Michi el Miér Abr 18, 2018 4:49 pm

Gakumon:
Ellos no lo supieron, pero el simple hecho de conservar la cara con la misma constitución era ya una novedad y punto a favor para el desaliñado mendrugo. Él los observó con poco detenimiento, aunque bastante gracia. Una sonrisa maliciosa se formaba al ver desplomarse al de ojos cambiantes, mientras que el rubio había logrado acorrarlarlo en un solo par de pasos. Los incandescentes verdes se filtraron en los azulillos, algo más bajos, ahora que le tomaba descaradamente de la barbilla. La sonrisa maliciosa tenía un toque más bien maligno. — ¿Y cómo no? Dos feudales paseando por las calles que más los odian. Sois la comidilla de todos los pueblos en un kilómetro a la redonda, y contando. Cuando se pregunta con educación se sacan respuestas, ¿no? — El hombre quedó momentaneamente extrañado cuando desveló a la ligera las habilidades de los Yamanaka. Hasta el punto de verse su cara en un gesto de completa abstracción. — Y los Yuuma tenemos un tercer pezón. — se burló.

Cuando se le liberó, dio un resoplido y las manos se apoyaron en las caderas. — No es que haya alguna manera de sacaros de dudas. Tampoco es que me vea precisamente como Long. — añadió mientras daba un trote minúsculo hasta sentar sus posaderas sobre la cama desocupada. — Tengo asuntos pendientes con esa persona, pero una vez resueltos podéis cortarle la cabeza, poco me importa. Y resulta que soy seguramente lo mejor que tenéis. No creo que Long se hubiese dejado ver por mucha gente. A mi me preguntó por Kakkinoaru'en. — insinuó, mas antes de recibir preguntar terminó por levantarse. — A cambio, quiero que me consigáis un permiso para entrar a Kakkinoaru'en. Las fronteras están hechas un desastre con la guerra y no dejan pasar a una mosca. Hasta ahí puedo contar. — Dio un último vistazo a los dos antes de terminar. — Yuuma Shukiden, llevémonos bien. —

Escuchó la conversación entre los dos sin mucho interés, hasta que Inoki se acercó hasta su cama y le chasqueó los dedos ante él. Molesto, le apartó la mano y se colocó de lado, de cara hacia ellos.

- Quita narices, estoy despierto.

Abrió los ojos como para demostrarlo, totalmente a regañadientes. Estaba en posición fetal, totalmente agusto, y no se quería mover. Tampoco tenía razón para hacerlo, de momento. Seguió observando mientras el desconocido hablaba.
Frunció ligeramente una ceja cuando les llamó feudales. Si lo que decía era cierto, y todo el mundo sabía quienes eran, podría entorpecer la misión. Le tendría que poner solución. Sobre el tema del permiso, no tenía ni idea de a qué se refería, aunque tampoco sabía si sería buena idea dejarle entrar de ser posible hacerlo.

Cuando el hombre acabó, pensó durante un tiempo lo que había dicho. Si había ido a buscarles, es que necesitaba algo de ellos, por lo que decía, encontrarse con Long y entrar al feudo. Eso eran dos favores por uno. Serviría para negociar. No le parecía una amenaza, pero no iba a confiar en él.

- Ojo por ojo. Nos ayudas a encontrar a Long, y te dejamos saldar cuentas con él. Eso es un favor por otro. Si quieres entrar al feudo, tendrás que darnos otra cosa. ¿Bien? - comentó Michi calmado, por el cansancio. Jugaba despreocupadamente con un mechón que le caía por delante de la cara. - Mientras estés con nosotros, harás lo que digamos, y a cambio, te protegeremos. Lo que he dicho no es negociable. ¿Trato, Yuuma Shukiden?

No esperaba que hubiera problema, todo le parecía perfectamente razonable al Uchiha. Y aunque no fuera así, tampoco le preocupaba. No sentía la necesidad de la ayuda, de ser verdad que podía ayudarles, cosa que dudaba. De todas maneras, tampoco perdía nada por comprobar si era cierto.
Uchiha Michi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Inoki Yamanaka el Sáb Abr 21, 2018 11:59 pm

Gaku <3:
Habló, tras el rubio, el castaño. Los ojos esmeraldinos se postraban sobre la incómoda postura del muchacho para hablar. Su conversación, como su tono, adormecían al hombre de angulosa contextura. Aún así, el joven de cabello desordenado estaba acercándose a un terreno peligroso. Las negociaciones eran, entre otras cosas, un arte para el que no se necesitaba ser un ninja. — Bueno, os he venido a buscar, de lo contrario estaríais rondando en círculos posiblemente. — La figura, pero, se levantó de la cama y se dirigió a la puerta. — Puedo encontrar a Long solo, os necesito para entrar al feudo, de lo contrario, ahora estaríais durmiendo la mona sin la más mínima idea de dónde está. Yo os llevo conmigo, y luego vosotros me dejáis dentro del feudo. — Dicho aquello se posicionó de espaldas y dio un paso fuera de la habitación, por el umbral de la puerta arrancada. — No deja demasiadas pistas, no es alguien idiota capaz de dejar un evidente rastro, así que si no os interesa, mucha suerte. ¿Trato? — culminó, comenzando a -muy lentamente- marcharse.

Sparks Before Disaster
Día 3
¿Por qué estaría Long preguntando por Kakkinoaru’en? Pensó Inoki, pero luego recordó que se encontraba en una prisión de aquel feudo, eso lo hizo preguntarse algo, ¿Estaba haciendo bien sirviendo al feudo más violento de todos? No le interesaba en lo más mínimo unirse a un feudo, ni a Hinoarashi, ni a Kakkinoaru’en ni el otro del cual no recordaba el nombre, para él era una gloria ser un guerrero Forastero sin ningún tipo de afiliación, pero ahora alguna gente pensaría que se había unido a la Dama del Fuego, y definitivamente eso no es lo que el Yamanaka deseaba. Los azulados ojos del joven rubio se fijaron en los de su compañero, ¿Cómo se verían aquellos profundos ojos negros tras transformarse en la técnica ocular de la familia de Michi? Se preguntó inconscientemente, “Pues oye, como cualquier otro ojo, solo que lo harían más fuerte.” respondió su personalidad interna. Sin duda, su compañero pelinegro era alguien a quien se le daba bien manipular las cosas y hacer tratos a su favor, pero visto lo visto, el atractivo de ojos esmeralda llamado Shukiden lo superaba en ello, ¿En serio tendría un tercer pezón? Porque resultaría raro hacer con él las cosas que el rubio ya estaba planeando, y muy incómodo cabe mencionar. Su nerviosismo comenzó a aparecer cuando el atractivo hombre amenazó con marcharse y dejarlos sin todo lo que sabía del paradero de Long Yamanaka. — Estoy seguro de que mi querida Dama del Fuego querrá acogerte si nos ayudas en esto. — habló el rubio viendo por la espalda al castaño, aprovecharía la fama de perro de Kakkinoaru'en que se estaba creando alrededor de él para sacar provecho. Dirigió su mirada buscando otra vez los orbes del Uchiha y le lanzó una mirada fría, como tratando de pedirle que guardara silencio mientras él hablaba en aquel tenso momento.

Michi no parecía ser alguien mentiroso, ni mucho menos, sino que más bien parecía ser ligeramente manipulador, la cual cosa no estaba mal en los tiempos en los que se encontraban, nadie debería ni podía confiar en nadie más que en uno mismo, y en ese sentido el Yamanaka tenía más de un “yo”, por lo que siempre se confundía por las respuestas inconscientes que recibía en su mente. A paso decidido, caminó hasta donde estaba el castaño que había irrumpido descaradamente en la habitación, le tocó un hombro suavemente por detrás, tratando de no ofenderlo, no podían permitir escapar toda la potencial información que Shukiden tenía sobre el fugitivo, era simplemente inaceptable para el rubio. — Lamento mucho el haberte ofendido y haber sido tan maleducados contigo, pero es normal nos acabas de despertar como si fuera a caernos algo del cielo. — rodeó los ojos algo molesto de tener que disculparse, sabiendo que no debía hacerlo. — Shukiden, yo puedo ayudarte a conseguir un permiso para ingresar en mi feudo sin ningún problema, pero primero debes ayudarnos. — soltó mentiroso, girándolo para que lo observara bien. Era una persona siempre sincera, pero en aquel momento deseaba más conseguir la recompensa de la misión que ayudar a un desconocido a entrar en un feudo del cual él ni si quiera formaba parte y ni interés tenía.

A pesar de eso, intentaría por todos los medios que Michi hiciera algo para poder conseguir lo que el ojiverde quería. — Comencemos de nuevo, mi nombre es Inoki Yamanaka. — se presentó algo cortés, no sólo por la atracción que el contrario le producía, no por nada había sido criado en una de las familias emprendedoras más ricas de la capital. Otra vez se había puesto nervioso al tener al castaño de cerca, ¡Qué demonios le pasaba con los hombres! Lo que había pensado antes hacer con Shukiden no había sido algo normal en sus pensamientos, muy poco común más bien. — Él es mi amigo, Michi Uchiha. — presentó a su compañero, no creía que tras la amenaza del ojiverde Michi se fuera a sentir cómodo mostrando una ligera cortesía, quizá estaría enfadado y molesto, o probablemente fuera indiferente, a ojos de Inoki aquel compañero de misión que tenía era todo un perezoso impredecible.

Al parecer el rubio comenzaba a recobrar las fuerzas que el sueño, aunque corto, le había ayudado a reponer, comenzaba a sentirse menos dormilón y más Inoki Yamanaka, y eso era bueno, pues utilizando sus habilidades sociales probablemente podría convencer al castaño para que se quedara con ellos. Aun tenía un diálogo interno sobre si confiar o no en el destructor de sueños, pero de algo estaba seguro y es que le daría el beneficio de la duda mientras pensaba en cederle su confianza, al fin y al cabo fiarse de su sombra era estar muerto en el bélico País del Fuego. Se sentía sin embargo, algo mal por la rastrera mentira que había soltado sin más antes, quizá la situación en la que estaba lo había hecho actuar así, pero de cualquier forma intentaría recompensar y ayudar al hombre que estaba delante suyo.
54 Líneas | Calibri 11
Inoki Yamanaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Uchiha Michi el Mar Abr 24, 2018 7:44 pm

Gakumon:
El rubio acometió con educación a aquel vagabundo, quien le dirigió la mirada de una forma fija a ininterrumpida. El joven Yamanaka, externo al feudo, parecía haber cedido a las creencias populares, mientras que tenía un ejemplo de feudal en la cama de al lado. El hombre, sin embargo, le sonrió para cuando hubo terminado su corto discurso. — Por supuesto. Toma tu broche y vámonos. — El tono amable no revelaba la verdad. Los ojos verdes eran, además, rápidos y precisos, atinando a ver que sólo un símbolo feudal descansaba sobre la mesita. Había escuchado que eran dos los de Kakkinoaru'en, pero la observación le abría más puertas que la escucha. Esperó a las excusas o confesiones del rubio antes de dar unos toquecitos al marco de la puerta.

En fin, ya os las apañaréis. Tengo mis métodos para asegurarme de que cumplís con vuestra palabra. Andando. — Sin más, se escurrió por la puerta sin esperar a que fuesen tras él o se adecentasen, aunque a un ritmo lento, permitiendo que lo hicieran y se pusieran a su altura en la planta baja. El hombre, como garantía, no dijo a dónde se dirigían, sólo se puso a caminar en dirección a la vía que conducía a las cuevas. El trayecto tomaría unas horas que quizás, los dos ninjas querrían rellenar de conversación.


Para cuando llegaron ya sería cerca de por la tarde, cuando el sol se debatía entre amarillo y naranja. A partir de cierto punto, se despegaron de la vía comercial y comenzaron a andar por un poco espeso bosque hasta una puerta natural a las entrañas de la tierra. De primeras, no había nada extraño en la entrada, era la perfecta definición de agujero, irregular y bastante grande, casi cuatro metros de altura y siete de ancho, más o menos, apostado en un montículo. El de ojos verdes se detuvo, mirando hacia los dos jóvenes. — ¿Os perderéis si vais solitos?

Antes de que pudiera contestar a Yuuma, Inoki se adelantó. No quiso interrumpir lo que fuera a decir, y no tardó en arrepentirse profundamente de no haberlo hecho. Inoki parecía querer jugar al ninja bueno ninja malo, y le contestaó con amabilidad. Hasta ahí no había problema. Los problemas empezaron cuando le prometió entre al feudo, su feudo.

A Michi no se le pasó la mirada hacia la mesita, donde descansaba el broche del feudo de Michi, a su lado de la misma. No le fue dificil adivinar que el engaño de Inoki no había funcionado.

Tras ello, Inoki dijo sus nombre y apellidos. Dijo esa información valiosiísima como si nada, a un completo desconocido que tenía relación e intereses personales con Long. Michi no pudo evitar darse una bofetada en la cara, ocultándola detrás de su mano. Se giró boca abajo, hundiendo su cara en la almohada con ganas de gritar. No solo había roto su negociación, si no que encima le daba información gratis. Igual no había sido buena idea dejarle hablar a él.

Tras ello, el hombre se fue escaleras abajo. Michi se debatía entre volverse a dormir e ignorar a Yuuma, o pegarle un puñetazo a su compañero. Se decidió por la tercera opción. Levantarse y ponerse el calzado. Tenía el pelo revuelto por la noche, y su expresión era adormilada y distraida. Dirigió mirada una aburrida hacia Inoki, que era su modo de decir que estaba molesto con él, aunque solo alguien que lo conociera a fondo podría descubrir el verdadero significado de ese gesto.



Cogió el dichoso broche y lo sujetó al bolsillo, por el interior. Ya estaba bien de andar mostrándolo. Si lo necesitaba hacer, solo tendría que dar la vuelta al bolsillo y sacarlo del pantalon para enseñarlo.

Sin esperar a Inoki ni decirle ninguna palabra, salió de la habitación para encontrarse con Yuuma en la planta baja. Una vez se reunieron todos, partieron bajo la dirección de Yuuma. No tardó en darse cuenta de que la dirección era hacia las cuevas. Michi se paró en seco. No tardó en decidir que no quería ir hacia allí de nuevo.

- Lo siento, esa no es la dirección que vamos a tomar. - Se giró y comenzó a caminar en dirección al poblado. - Nosotros tenemos un sitio que queremos mirar antes. Puedes acompañarnos y, antes de que reproches, ahórratelo. - Miró de reojo a Yuuma, con gesto serio, y luego significativamente a Inoki. - No voy a discutirlo, no es negociable.

Echó a andar con paso decidido pero perezoso, sin esperarle. Esperaba que Inoki le siguiera sin oponer mucha resistencia. Ese hombre no era de fiar, y parecía que su compañero no se daba cuenta. Tendría que ser más estricto.
Uchiha Michi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Inoki Yamanaka Ayer a las 5:30 pm

Sparks Before Disaster
Día 2*
En apuros se encontró cuando el de ojos verdes lo instó a coger su inexistente broche y seguirlo. Su táctica había fallado y no había vuelta atrás, tendría que mentir una vez más. Iba a inventarse cualquier cosa que se le viniera a la cabeza, siendo en cierta forma, demasiado impulsivo con sus acciones. Para su suerte, antes de que hablara, Yuuma dijo algo, lo cual le sonó como una ligera amenaza al rubio, pero tras ello bajó las escaleras de la posada, llegando hasta la planta baja. Comenzó a pensar, recién se había despertado y su mente en cierta forma estaba marchita, esperando la luz solar para recomponerse. Se había comportado como un idiota, no había podido resistirse a sus impulsos y eso podría haberles causado problemas. “Por eso es que odiamos las mentiras” oyó en su propia mente, reflexionó de tal forma que decidió no volver a mentir de forma tan descarada, no estaba bien lo que había hecho y deseaba remediarlo, pero no sabía no por donde comenzar.

¿Realmente era confiable Yuuma? Cierto aire de desconfianza le transmitía al rubio, pensando más claramente. Se preguntó dónde los llevaría a él y a su compañero, estaba realmente intrigado, pero decidió ser precavido y no quitarle al desconocido un solo ojo de encima. Tras la marcha de su compañero , el Yamanaka se puso a toda prisa los calcetines y sus zapatos negros, la mirada aburrida que le había lanzado lo había hecho sentirse mal, quizá estaba molesto. Le parecía una persona rara, era su antítesis en muchos sentidos, pero aun así no tenía nada contra él, de hecho desde el inicio intentó ser amable con él y hacerlo hablar, aunque fuera un poco. Bajó las escaleras rápidamente para encontrarse con el pelinegro y con el interruptor de sueños. — Vámonos. — soltó, desperezándose lentamente, pues no había tenido tiempo de hacerlo con anterioridad. Tras que ambos shinobis siguieron a Yuuma, su compañero pareció darse cuenta de a donde se dirigían, Inoki al parecer se había dado cuenta antes que él, pero no había dicho nada, pues había acordado seguir al de ojos verdes. Bufó antes las palabras de su compañero, su seriedad lo hacía parecer enfadado, pensaba Inoki. “Amargado” pensó inconscientemente, arrepintiéndose tras tal pensamiento, en cierta forma comprendió que éste tenía sus razones para desconfiar y no querer pactar con el hombre.

En un principio, prometió hacerle caso al pelinegro en todo lo que quisiera, y pensaba que lo había hecho bastante bien, ¿No podía respetar él una de sus decisiones? Si bien no se habían puesto en dirección a donde las mujeres de la noche anterior les habían indicado, tampoco le sembló mala idea dirigirse a las cuevas. La cuestión era que no podían confiar ni en Yuuma ni en las 3 mujeres con las que se encontraron, todo era demasiado confuso. Pensó que si le hacía caso a Michi, éste perdonaría sus imprudencias cometidas anteriormente, así que se alejó del de ojos verdes, poniéndose al lado de su compañero. — Lo siento pero… No hay ganas de caminar tanto. — rodó los ojos de forma cómica, elevó una de sus manos, en gesto de despedida. — Si quieres venir, ya sabes. — le guiñó un ojo, instándolo a acompañar al dúo si le apetecía, pero pensó que de seguro Michi no querría saber de él, a pesar de haberlo invitado de forma molesta a ir con ellos. Aun le impresionaban los ojos verdes de aquel pobre tipo, pero el rubio acabó pensando que se merecía algo mejor que un simple vagabundo, “Hay más hombres y mujeres así en la capital” había pensado, descartando por completo su atracción a Yuuma, quien podría ser, ni si quiera se había dado cuenta.

El Yamanaka simplemente se dedicó a seguir al Uchiha, no era una persona de discusiones serias a menos que fueran en momentos importantes, y tampoco deseaba provocar una pelea con su compañero, él sólo deseaba capturar a Long o rastrearlo para poder cobrar la recompensa que el feudo de Michi había prometido. Se dio cuenta de que no llevaba el broche puesto como antes y sonrió ligeramente, ¿Tan poco para él significaba el feudo al que pertenecía?
45 Líneas | Calibri 11
Inoki Yamanaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.