¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» "Give me power" - Oikawa
Hoy a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Hoy a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Hoy a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Hoy a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Hoy a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Hoy a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Hoy a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Hoy a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Hoy a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Hoy a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Hoy a las 8:07 am por H Uchiha

» Primer Entrenamiento: Fuerza
Hoy a las 8:01 am por H Uchiha

» Seeking the truth
Hoy a las 6:05 am por Kazuo

» Tablón de Misiones - H Uchiha
Hoy a las 5:59 am por H Uchiha

» The enmities must be temporary / Ryō Gameshi
Hoy a las 5:19 am por Ryō Gameshi

» Una aventura de búsqueda.
Hoy a las 2:48 am por Kirosuke

» NPC: Demyara (En proceso)
Ayer a las 11:37 pm por Kanari

» Dados de Nakano
Ayer a las 10:41 pm por Loremaster

» —Hammer and Anvil I △ Libre
Ayer a las 10:10 pm por Kurosaki

» A penguin girl with a mission! [Misiones]
Ayer a las 9:29 pm por Fuka

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


One More Hand

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

One More Hand

Mensaje por Kurosaki el Dom Abr 15, 2018 4:54 pm

Mission:
Misión de rango D: One more Hand

Lugar de la misión: País del Fuego || Costas
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: En un día normal para ti, te encontraras caminando por el puerto del país del fuego y encontraras que todo está muy ajetreado, todos moviéndose de un lado a otros, algo más de lo normal. Las personas casi parecen desquiciadas, algunos comerciantes parecen estar desarmando sus tiendas, desmantelándolas y llevándose todo lo que tengan metiéndolos en cajas. Un hombre ya un tanto mayor, te vera y te pedirá algo de ayuda por su prisa será capaz de pagarte 500 Ryus si lo ayudas puesto está solo.

Te dirá que su familia lo está esperando en el puerto, en un barco. Si aceptas ayudarlo podrás entablar conversación con él, hablara sobre el país del agua que fue liberado entre otras cosas y una nueva oportunidad en un país donde el feudo se ha proclamado como neutral y donde el comercio es más beneficioso debido a su localización. No obstante, el puerto esta en territorio de la dama del fuego y esta no le gusta nada que se vayan sus comerciantes a otro feudo que no se sabe si realmente es aliado o enemigo, tu misión será ayudarlo a empacar y llevarlo al barco a salvo. Soldados, no hay realmente puesto aun se están organizando por lo que la misión no es muy peligrosa, no obstante nunca faltan aquellos hombres con exceso de idolatría que quieran molestar por querer marcharse.

Nota: Si ayudas al hombre hasta el final de forma adecuada y amigable, el tal te podría llevar en su barco al país del agua de forma gratuita, siempre y cuando lo hagas realista.
Recompensa de la misión: 500 Ryus.  
Extensión mínima de la misión: 50  Líneas.


Forest:


Finalmente había llegado, pero no como el rubio esperaba, a diferencia de una sonrisa y la felicidad del momento, todo parecía cada vez más y más oscuros, rumores que son llevados por el viento fueron el desencadenante de aquella decisión tomada por el hacedor de hielo quien, al enterarse de las buenas nuevas que circundan las ciudades y pueblos, no pudo evitar sentir todo su ser quebrarse inmediatamente, la preocupación siendo arrastrada a cada centímetro de su ser, solo una salida era posible para menguar las llamas de la inminente locura que se estaba generando en el cuerpo del chico,

« Debo volver a casa cuanto antes » este pensamiento se repasaba millares de veces por su cabeza cual oración de sacerdote, pero con un tono amargo y nada tranquilizador.

Lastimosamente aquellas voces en su cabeza se habían convertido en algo más que un fenómeno esporádico, y su nivel de dicción y capacidad comunicativa comenzaban a hacerse sonar, « Volver, ¿Seguro es una buena idea? JajJAHAHAHA…JAA »

De nuevo aquella burlesca risa femenina, ahora empezaba a reconocer aquella voz, a darle forma, pero sin saber de quien se trataba o cuando empezó a manifestarse solo sabía, que había cierto tono familiar entre aquella voz y su mente, pues, parecían estar, ¿Conectados?, podría decirse que sí, para el rubio de tez amable y sonrisa reluciente, empezaba a parecerle excesivamente familiar aquellos conflictos constantes con su ente imaginario.

Los bosques nuevamente del País de la Hoja habían bañado en dulzura los cabellos reluciente del joven Yuki, quien propio de suyo ser, tenía todo el aspecto de un extranjero, con ropajes cuyos colores recordaban más a la nieve que otra cosa, y una piel tan pálida, como el elemento mismo, fría y suave, aquella piel que no se ganaba en la humedad, calor, y entorno en las que el Fuego imbuía a sus personas, era como clamar a los cuatro vientos su procedencia, pero ya no le importaba, necesitaba aventurarse hacia el sur, atravesando territorios feudales y demás entornos, todo para poder llegar de nuevo a su casa, el mar lo esperaba, aquella bruma de sal que se lanza por el olfato de cada individuo, una vez sintiera aquel olor tan maravilloso, esa sensación de libertad de marinero y el crujir de las tablas de un móvil acuático, seria en ese momento donde quizá su estrés y su inseguridad mermaran un poco, pero por el momento se encontraban al máximo de su capacidad,  sus pasos no eran ni un andar pasivo ni un caminar inquieto, estaba corriendo todo lo que su increíble velocidad le dotaba, angustiado, podría vérsele alguna gota de sudor bajar por su frente, pero este chico parecía no sudar con facilidad - ¿Seria cosas de aquellos extraños vividores del frio? – quizá no habría forma de saberlo con certeza, hacia el Sur, a las Costas del fuego allí se dirigía con impaciencia,

Finalmente la fortuna hacia su trabajo, aunque quizá no sería esto del todo así, pero haberes de sus peticiones a los dioses inexistentes para el que nunca invocaba, cosa que haría evidencia de cuan increíblemente angustiado se encontraba, el mismo decidió implorar unas plegarias al cielo, para ser recogidas por quien tuviese el trabajo de hacerlo, entonces, luego de una hora de andanza por los árboles que dibujaban frontera entre camino y vegetación una careta apareció, una señorita y un muchacho se encontraban plácidamente platicando en aquel lugar, no fue más que mirarla para que el pedir ayuda se viese materializado n su cabeza, un par de pasos más, un rápido salto Y una pirueta, colocaron al Yuki en frente a la carreta, quien también iba a un paso algo de prisa, al mirar a la cara de los conductores, podía notarse que aquel viaje no era del todo placentero, el sudor recorría sus cabezas al tratar de manejar por tal terreno accidentado con tal velocidad, podría llamárseles osados quizá.

- Disculpen la intromisión, mi nombre es Kurosaki y soy un extranjero, por favor, ayúdenme a llegar a las Costas cuanto antes -, dijo haciendo una reverencia, la educación no era algo que mostrase mucho el ronnin del país del agua, no por no querer emplearla si no por su desconocimiento de ella, pero poco a poco se había culturizado algo en aquellas fronteras.

- Está bien, ¡Sube rápido no tenemos tiempo que perder! -, algo podía respirarse en aquella forma de subir el tono, el Yuki no escatimo y agradeciendo con una gran sonrisa alegre y un andar rápido, dio un salto y se situó en la parte trasera de la carreta, incomodo, entre maletas y cargamento, las correas sonaron en latigazo y finalmente la avanzadilla apresurada se dirigía rumbo a las costas.

Información:
Stats:
• Ninjutsu 10
• Taijutsu 7
• Genjutsu 7
• Velocidad 8
• Resistencia 7
• Fuerza 10
Equipo:
• Senbons x 20 (Bolso Ninja trasero lado derecho)
•Kunais x10 (alrededor del muslo izquierdo)
•Shurikens x10 (bolsillo muslo izquierdo)
•Ninja-to ( enfundada en la cintura, trasera horizontal)
Kurosaki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: One More Hand

Mensaje por Kurosaki el Lun Abr 16, 2018 5:58 pm


Sería el momento de la tarde cuando finalmente comenzaría a internarse dentro de las Costas del País del fuego, en un principio no constituía nada distinto, simple arena, agua, vegetación el viento placentero que acariciaba las mejillas del rubio y lo hacía calmarse levemente, todo marchaba de acuerdo al plan, pero no fue cuando doblamos el ultimo sendero tras unas rocas para dar cara a los muelles, que todo el panorama cambio. La mejor palabra para describir lo que estaba sucediendo era simplemente Caos, el holocausto de madera y cajas, personas corrían por todo el lugar haciendo resonar al muelles que amenazaba con caer en cualquier momento,  las personas gritaban, algunos peleaban, otros simplemente acomodaban sus cosas, ¿Por qué estaban tan apurados?, para entrar en contexto, Kurosaki había sido informado sobre una situación algo tensa en el País del Agua, pero no sabía en concreto que ocurría, y entonces, solo al ver aquellas movilizaciones nada coordinadas y notablemente agitadas, solo podía significar una cosa. « Malas noticias », eso y nada más, no espero a que la carreta se detuviese, salto de la misma y rodo por la arena unos segundos para luego internarse entre el tumulto de gente, perdiendo sus dorados cabellos en la amontonada pestilencia y acumulación de personal en aquel lugar, un total de al menos veinte barcos esperando zarpar y otros más que se encontraban algo juntos al muelle pero a fin de no atravesar su vehículo marítimo y generar un embotellamiento decidieron no esperar a un puesto para cargar y hacerlo todo por la vida difícil, nadando.

Kurosaki no podía creer lo que estaba viendo, se encontraba completamente atolondrado, no podía distinguir bien entre personas, el ruido lo saturaba, estaba entrando en confusión, un deseo de acabar con todos aquellos intento crecer en él, pero eso no iba a ocurrir, pues más temprano que tarde, alguien l tropezaría y caerían frente a frente, el joven se tomaba la cabeza, por el golpe que se había dado, y Kurosaki habiendo puesto sus manos no recibió daño alguno al caer de espaldas. – Lo siento yo…. No me fijaba... ¿Qué esta ocurriendo? -, se disculpó y aprovecho para preguntar al pequeño joven, su cuerpo era delgado, y su cabello negro y cubierto por un sombrero de paja, tenía una pequeña camisa de tirantes y un short azul bastante modesto, vestía sandalias de bambú, se notaba la humildad y el tono pesquero de aquel chico.

El mismo, habiendo vuelto en si escucho las disculpas y se asustó regresándolas zarandeando sus brazos al frente para negar además con la cabeza - ¡NONONOONONO FUE MI CULPA LO SIENTO…JOD…..AAARRRG – el estrés en él era palpable, pero finalmente tras un suspiro pareció enfocarse y comenzó a recoger todas las cosas que había tumbado, cosa que empezó a asistir Kurosaki de igual forma, - El  país  del agua,…. La guerra estallo y aparentemente ha finalizado…. – la alegría ahora se hacía presente en aquel chico entonces no eran malas noticias eran buenas, pero eran las siguientes frases lo que harían al Yuki pensarse dos veces lo que estaba maquinando en su cabeza en este momento, - Arata ha sido asesinado…. Un nuevo feudo se alza y promete la paz en el País…. La paz ahora está más cerca…. Aunque se perdió gran parte del territorio…. La guerra cabo con el Castillo de Arata y sus alrededores…. Ahora podemos ir en paz…. Antes de que vengan a imponer justicia sobre nosotros…. no tengo tiempo para contar más lo siento -, dijo finalizando de coger sus cosas y dejando allí, sentado ensimismado, con ellos ojos como platos a un conmocionado Kurosaki, « Arata……ha sido……asesinado…. », el sueño y misión de Kurosaki siempre fue el de destruir aquel feudo, instaurar la paz, y eso era lo que había querido hacer todo el tiempo, todo su trabajo, su sacrificio, se desmorono en segundos, sus ojos se humedecieron un momento, no había servido más que para huir de su País, con la excusa de hacerse más fuerte, para nada, no tenía ni una pizca de sentido, ni de valor, había dejado a sus tierras a su suerte, y si bien salieron victoriosos, el costo había sido bastante por lo que conto aquel chico, el Yuki se armó de valor pues su preocupación se incrementó en un solo ángulo y se acentúo ahí con tal fuerza que le hizo pararse de repente y buscar cómo resolver su situación, su familia, « Madre….. Padre…. Espero que no…. Tsk », fue entonces cuando al avanzar nuevamente vio a aquel joven parado junto a un hombre en un muelle, el viejo dio algunas monedas al chico quien feliz salió despavorido de nuevo por el muelle, fue difícil acercarse con tanto tropiezo entre la gente, pero mientras intentaba alcanzar al chico una voz ronca y pesada pero bastante agitada le hablo, - Oye tu chico…. Necesito ayuda con unas cosas, ¿podrías echarme una mano? -, una petición hecha directamente a Kurosaki, observo  al niño alejarse y luego al gran marinero, repitiendo esa acción varias veces, apretó sus dientes, su benevolencia no le permitía por el momento dejar a su suerte a aquel hombre, se acercó rápidamente en una corrida de dos pasos y lo encaro, -  ¿Qué necesita señor? -, interrogo siendo recibido con una sonrisa. – Me encuentro arreglando el barco, pero necesito terminar  de cargar las cosas y encargarme de algunos asuntos… te pido ayuda con todo esto estoy algo viejo y mi movilidad no es apropiada, te pagare por tu trabajo…. ¿Eres de por aquí? -, era ineludible aquel aspecto marino y a la vez ártico que destacaba al rubio, y eso era evidenciado en la interrogante del anciano, - no señor… soy del País  del Agua -, dijo Kurosaki desviando un poco la mirada para ocultar su preocupación, fue entonces cuando el viejo dijo, luego de muchos segundos de pensar, - ..mmmmmmm… bien manos a la obra, ayúdame a cargar estas cosas dentro, mientras yo iré asegurando las velas, revisando el ancla y preparando todo para partir -.

Aquel barco no tenia del todo una buena pinta, la madera si bien no estaba podrida y llena de moho, se tambaleaba y rechinaba ante las pisadas, y el mástil estaba algo roído, quizá una feroz tormenta lo había azotado, sin embargo, aquel barco navegaba y era todo lo que el anciano necesitaba, recogió entonces una pesada caja que le hizo tomar aire antes de alzarla, y así comenzó a colocarlas dentro del depósito interno del hombre, una por una, las horas pasaron y cambio de rumbo, ahora se dedicó a escalar el mástil y revisar las cuerdas, nudo por nudo, algunas tuvo que desatarlas y volverlas a colocar, tenían unos nudos tan superficiales, que en caso de un gran vendaval la vela terminaría a la deriva en el mar, ¿era acaso este hombre capaz de navegar solo?, las personas no hacían sino continuar agitados, y se escuchaba jaleo por doquier, fue entonces, que estando allí arriba observo a un sujeto, musculoso, pero no en exceso, gritar algo sobre no huir, sobre las responsabilidades y el honor, cosas que incitaban a quedarse a los marineros, pero si estos hombres que huyeron de la guerra y a no tenían motivo para quedarse allí ¿Qué más querían e ellos?, no se hizo más preguntas, solo descendió del mástil – señor e corregido los nudos, ahora podrá navegar con tranquilidad…. ¿este barco es pesquero cierto? -, había notado que aquel gran navío si bien podría surcar el mar entero hasta el País del Agua estaba orientado a la pesca, por el conjunto de  materiales, rejillas y anzuelos que encontró por doquier.- Si es el gran navío de mi familia, pero me lo he traído hasta aquí luego de estallar la guerra, no pude volver pues me encontraba laborando aquí…. Dándole mis ganancias a una dama a cambio de vivienda…y posibilidad de aliento…. Pero eso ya no importa, la guerra ha finalizado…. solo me gustaría poder ser perdonado por aquellos que deje atrás -, dijo en tono melancólico  triste, no podía si no sentir empatía Kurosaki, pues era ahora él, quien no sabía si realmente el chico tendría a quien lo recibiera en su propio hogar, si es que este aún existía, - Yo creo….. Que ellos lo perdonarían….si ya no están es gracias a usted que no han muerto…. Quien es olvidado es quien realmente muere, y mientras los tenga en su corazón ellos jamás perecerán…. No los conozco pero me parece que son personas que sabrán perdonar a un amigo, o familia, que hizo todo lo posible por sobrevivir y no dejar el legado de sus recuerdos en el olvido… - finalizo Kurosaki con una enorme sonrisa, acallando su propio sentir en esas palabras, como una forma de indicarse a sí mismo que aunque todo saliera mal, debía tomar las riendas del asunto, y no dejarse caer.

La mirada del anciano se mostró regenerada poco a poco, sonriendo cosa que no le había visto hacer en Horas, Kurosaki tenía un extraño don para hacer sentir bien a las personas, o quizá era el que le gustaba hacerlos sentirse bien – o sería un acto egoísta por hacerse sentir bien a sí mismo – sea cual sea la razón el resultado era el mismo, y eso era lo que realmente importaba.

Información:
Stats:
• Ninjutsu 10
• Taijutsu 7
• Genjutsu 7
• Velocidad 8
• Resistencia 7
• Fuerza 10
Equipo:
• Senbons x 20 (Bolso Ninja trasero lado derecho)
•Kunais x10 (alrededor del muslo izquierdo)
•Shurikens x10 (bolsillo muslo izquierdo)
•Ninja-to ( enfundada en la cintura, trasera horizontal)


Última edición por Kurosaki el Mar Abr 17, 2018 4:28 pm, editado 1 vez (Razón : Color del anciano)
Kurosaki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: One More Hand

Mensaje por Kurosaki el Mar Abr 17, 2018 5:21 pm



El clima comenzó a tornarse algo nublado hasta que el cielo azulado y con aquel sol radiante no fue más que una cortina grisácea que  se extendía mas allá de los confines a los que el ojo podia llegar a ver, la brisa aumentaba un poco, pero no lo suficiente para llegar a incordiar a los que se encontraban allí, presente, Kurosaki se encontraba apurado eso sí, pero estaba ayudando a alguien, ¿Qué motivos tendrían todos los allí presentes para estar tan agitados?, familias, amigos, que no veían desde hace quien sabe cuánto tiempo, y ahora era un hecho, podrían volver a casa ¿Qué no era eso aquello que tanto buscaba Kurosaki?, pero claro, el no formo parte de ello, inclusive podría decirse que perdió el tiempo en aquella cruzada, y ahora, se sentía un cascaron vacio, dentro de el se creaba ese pequeño pero bastante sensible hoyo en cuyo interior existía la nada misma, esa sensación que lo llevaba a cambiar su sonrisa por un ceño triste, algo que ni el mismo esperaba ver algún día, quizá no se puede ser positivo y feliz todo el tiempo, a veces las cosas suceden de tal forma en la que siquiera nos vemos inmiscuidos y no formamos realmente parte importante de algo,. El hombre de avanzada edad pero de aspecto duro noto como aquel extraño chico y a quien no conocía en lo absoluto desvariaba entre la realidad y su subconsciente, observando hacia un punto inexistente, dejando de mover su cuerpo entero, ensimismado en quien sabe que, no pudo si no suspirar y tomar una cubeta para girarla y hacer de banco la misma, ¿Qué se propondría hacer?, una mano se poso sobre el hombre de Kurosaki, tan pesada y fuerte como la de cualquier marinero.

- ¿Algo te atormenta no es así? -, dijo el hombre, Kurosaki quiso mentir, quiso sonreír y decir que todo estaba bien, pero le era imposible, cuando se te es arrebatado el propósito de tu existencia, y se te deja sin ello, lo único que sientes es vacio, como quien se pierde en el espacio y solo flota a la deriva.

- Ja! Pues…. Si la verdad…. ¿usted tuvo algún propósito fuerte alguna vez? -, le interrogo, era el momento de conocerse de que aquellos dos marineros se dieran a poyo uno con el otro.

- ¿Propósito?..... – Pensó en silencio un largo rato suspirando al finalizar, - Digamos que si….. tenia un sueño, todos lo tenemos -.

- ¿De qué se trataba? …. ¿lo-gro conseguirlo? -, dijo Kurosaki esperando una afirmación una pequeña señal que le dijese que aquello no era imposible que aun no era un cero a la izquierda, pero la mirada del hombre se ensombreció, y una negación con la cabeza fue lo único que pudo hacer.

- Quería ser inventor…. Construir barcos e impulsar el desarrollo de mi País natal…. Forme parte de las filas, me convertí en erudito, en especialista en muchas áreas…. Con el fin de conseguir los conocimientos que quería -, el relato del hombre comenzaba a parecerle tan nostálgico que incluso comenzó a imaginar todo aquello, todo lo que el hombre le contaba, como si de una historia escrita se tratase.


Ojos cafés llenos de esperanzan surgen de los lugares más recónditos y extraños, el olor a ceniza y carbón, a cuerpos, y sin embargo la sonrisa de aquel no se mostro variable, siempre allí, sus ojos dejaron salir lagrimas al mirar los rostros aterrorizados de aquellos a quienes debía proteger, pero aquella sonrisa no se  borro, no cambio, jamás se apago, en aquel momento, Gilbert, el nombre de aquel a quien, con aires de esperanza y promesas hechas a los cuatro vientos, deseaba más que nadie proteger a su pequeño pueblo, se dice que de las clases baja no pueden salir promesas, no hay cabida para quienes no tienen poder y riqueza en la sociedad moderna, `pero la mente de aquel chico iba mucho mas allá de lo que muchos nobles lograban siquiera rozar o soñar con tener, a una edad temprana ya descifraba código, comprendía planos complejos de estructura, un amante de la ingeniería, y su pasión, eran los barcos, aquellos navíos de guerra lo enloquecían, fue entonces por esa razón, que, ensimismado en sus propios sueños trabajando duro, como nadie lo había hecho, logro hacerse con el conocimiento necesario para ser alguien respetable en su pueblo, pero con la llegada de la guerra as cosas cambiaron, el tiempo de diversión finalizo, y debían sobrevivir a toda costa.

Debido a la escasez de personal bélico,, el lugar se encontraban desprotegido, ¿Qué medidas tomar ante tal nivel de peligrosidad?, las noches eran una tortura psicológica sobresaltándose a cualquier crujido del bosque, el sonido de las olas golpeando las rocas los dejaban intranquilos, pasaron algunas semanas y el agotamiento se hacía notar, las cosechas disminuían, y caían a la merced de la desesperación, ¿Cuánto faltaría ya para que finalizase aquella tortura?, ellos no podrían saberlo, solo era un eslabón débil, un cero a la izquierda, uno de eses pequeños pueblos que no ofrecen anda de relevancia para los altos mandos, y son abandonados a su suerte entre la vegetación y rocas, fue entonces que aquellos niños emprendieron acción, rondas de turnos, hicieron junto a  los adultos, se forzaron a entrenar sus cuerpos y mentes para hacer trabajos de requerimientos físicos enormes, largas noches en vela de guardia y hostigamiento psíquico, todo para que pudiesen sobrevivir, ¿es justo?, claro que no, hay cosas que un niño no debe ver ni hacer, pero sin embargo no les quedaba de otra, dejaron de ser ciudadanos en el mismo momento de su nacimiento, y fueron marcados por el sello del sobreviviente.

Fue una noche cualquiera, años habían transcurrido y los desastres no cesaban, y el deseo de aquel joven, Gilbert, por volverse un inventor reconocido y hacer de su pueblo el mayor centro de ingeniería que el País del Agua pudiese ver solo incrementaba más, hasta el punto de convertir su pasatiempo del aprendizaje, en obsesión, oculto entre sus papiros, aquel chico recolectaba ideas y posibles para sus futuros inventos, desde aplicaciones para la rueda, hasta complejas maquinas con el uso de principios de combustión y demás cosas, fue tanta su emoción que olvido percatarse de la infiltración que se llevaba a cabo. Cada tanto ellos debían ser abastecidos por el feudo, a fin de no perder aquel territorio, mas por manía que por verdadero interés, pero fue entonces cuando la situación se torno color de hormiga que decidieron abandonarlos por completo, esa noche en la que jamás llegaron sus suministros y se preguntaban que iban a hacer, no deberían preocuparse más, un batallón entero de shinobis enmascarados e irreconocibles extendieron un genocidio en aquella aldea, un holocausto, ¿ un acto de simbolismo?, quien sabe, tampoco se llego a la luz pública la verdad de aquellos hechos, solo se sabe que “fueron atacados por el enemigo y no pudimos hacer nada para evitarlo, cuando nos dimos cuenta era demasiado tarde”, las palabras exactas fueron las usadas en el informe, cuando aquel joven, dio la alarma, no había marcha atrás, habían entrado, y ellos no pudieron sobrevivir, fue gracias a su gran mente que logro improvisar una cobertura que le sirvió para huir de los asesinos, y una vez estos se marcharon, permaneció allí, por días, hasta que se vio obligado  ver la luz, sus lagrimas caían, su sonrisa se mostraba y una sola frase, “Yo cuidare a esta aldea, me convertiré en un gran inventor”.


No podia creer Kurosaki lo que estaba oyendo, aquella historia, era tan trágica, ¿era realmente aquel viejo el joven Gilbert?,. – Jamás me perdone por ser el causante de la muerte de todos mis seres queridos, pero por más que me esforcé acabe siendo pateado en las filas del ejército hasta el cansancio, y decidió huir a este lugar…. Como un cobarde -, ahora las lagrimas del hombre se dejaban ver, como si se fuese roto algo importante dentro de sí, su puño se formo y golpeo su muslo derecho empleando el puño diestro, - debo marcharme…. Para expiarme de mis pecados no soy merecedor de convertirme en un inventor y no merezco siquiera el seguir existiendo -, de no ser por mí, ellos habrían sobrevivido.


Fue allí cuando Kurosaki vio una pista, una pequeña luz, que le hizo sentirse no tan miserable, el tener un propósito no te asegura el que puedas completarlo, podrás trabajar duro, podrás hacer todo lo que este a tu alcance y mas, o incluso podrías encontrarte en una situación favorable durante el proceso, pero, ¿se puede decir que realmente ganas cuando es tu objetivo quien propicio su ganancia en ambos sentidos?, bastante complejo, pero la ambigüedad de aquello y que todos terminen con la satisfacción de aquello que pensaste destruir, son lo que te hace pensar, « No…. Definitivamente…. Trabajar duro…. No asegura el que puedas completar tus objetivos…. Entonces no perdí mi propósito…. Solo di todo de mi y sencillamente las cosas no salieron a mi favor….. no se trata de algo mas….. es como funciona el mundo… solo eso ».

Kurosaki ahora coloco el puño aprontando con fuerza el mismo tornando aquellas zonas pálidas en algo mucho mas pálido. – Diste todo de ti…. Y aunque hubieses echo mucho mas, probablemente el final sea el mismo…. Señor Gilbert…. Usted  es un héroe, por lograr sobrevivir…. No debe expiar ningún pecado…. Los errores los cometemos, pero así es la vida,….y seguir vivo y hacerse un inventor….. no es algo que no merezca, pues la realización de ese sueño….creo….para mi….seria ¡La mejor forma de demostrarle…. Que su sacrificio no fue en vano en lo absoluto! -, determinación y ferocidad se podían leer en su ceño semi-fruncido ya  la vez sonriente. – La vida no siempre está a nuestro favor…. Pero… así como yo jure proteger a mi pueblo y usted Juro proteger a el suyo…..  no debemos abandonar nuestros sueños pues… aquello es lo único que nos queda, y lo único que verdaderamente importa…. Preocuparnos por el pasado no hará nada….señor….¡Le juro que cumpliré mis promesas y no dejare que nadie me lo impida, daré lo mejor de mi sea cual sea el resultado -.

Un discurso memorable, con ojos como platos y las lagrimas chispeantes en el aire reluciendo extrañamente, aquel joven podia verse a sí mismo reflejado en Kurosaki, el tenia razón, solo desperdicio la mayor parte de su vida culpándose por algo inevitable, y sin hacer anda al respecto luego de ello, era un cobarde, pero ahora, ahora que podia hacerlo, no iba a rendirse en lo absoluto, - Kurosaki…. Terminamos con esto y vayamos directo al País del Agua…. Nos esperan chico -, dijo sonriente y chocando su puño con el del Joven.
Información:
Stats:
• Ninjutsu 10
• Taijutsu 7
• Genjutsu 7
• Velocidad 8
• Resistencia 7
• Fuerza 10
Equipo:
• Senbons x 20 (Bolso Ninja trasero lado derecho)
•Kunais x10 (alrededor del muslo izquierdo)
•Shurikens x10 (bolsillo muslo izquierdo)
•Ninja-to ( enfundada en la cintura, trasera horizontal)
Kurosaki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: One More Hand

Mensaje por Kurosaki el Dom Abr 22, 2018 8:18 pm



Los viento de la esperanza continuaban surcando aquel navío que se preparaba para zarpar,  el ajetreo de las callejuelas no mostraba signo alguno de cesar ante la apresurada gente que buscaba alejarse de aquella costas calurosas a toda prisa, el momento había llegado entonces para ellos, y no podían permitirse verse acorralados por aquellas campañas feudalitas que buscaban apresarlos, a ninguno de aquellos lideres les parecería de lo más bueno ver como su potencial marino, a nivel económico, se veía reducido significativamente por algo tan repentino como la caída de Arata, aquello que tanto había anhelado el Yuki finalmente había sucedido,  como el mismo había deducido hace algún tiempo, no era el único que lo deseaba.

Agentes civiles de Himawari, podían llegar a llamarse aquellos individuos que dieron su aparición en los muelles, indignados, furibundos  a su vez confundidos, no entiendan el porqué de la desesperación de aquel entorno, muchas veces aquellos tres hombres venían como de costumbre por la compra de pescado fresco y a beber algunos tragos con los marineros, pero esta vez, aquellos compañeros de bebida o estarían de humor para él, algo más grande que todo lo que conociesen se presentó, y tiempo para dar trabajo al codo no había, al menos no hasta estar en alta mar, aquellos hombres se acercaron al viejo barco en el cual siempre se juntaban a jugar a las cartas  llenar sus buches de Sake.

- ¡HEY GILBERT, Sal de una vez demonios, algo está sucediendo! -, pidieron, casi como exigencia más bien, la salida de aquel anciano que se encontraba dentro reparando algunas cosas junto al pequeño Yuki.

- Maldita sea... había olvidado la hora... esto no será nada bueno, oye chico, quédate aquí y sigue colocando estas tablas donde van, yo me iré a enfrentar a ellos -, dijo con una sonrisa mientras revolvió el cabello rubio del joven, este no se sintió ofendido por aquel gesto, al contrario le pareció adorable, y una sensación que no sentía desde que había dejado su hogar.

Minutos pasaron para que aquel anciano, de aspecto bastante fornido y que hasta el momento no se había dado a reconocer muy bien, conforme asomo su blanquecina cabella y sus manos brutas y morenas por aquel umbral de puerta que llevaba a los confines del navío, el conflicto estaría predispuesto, pero aquel anciano, que vestía una camisa marinera  cruzada a modo de kimono, y con una cuerda usada como cinturón para sostenerla, tenía en su rostro un montón de arrugas, y una gran sonrisa siempre llevaba, un par de cortos pantaloncillos que le llegaban por encima de la rodilla, y dos sandalias confeccionadas a mano, de la misma naturaleza, estos dos hombres, quienes al contrario tenían un aspecto más de granja, lo observaban con algo de confusión e indignación -como había sido durante todo el trayecto hasta allí-, y sin temor a nada se pusieron frente a frente. Abajo en el barco Kurosaki coloco las tablas como se le habían dicho, ahora solo le preocupaba una cosa, ¿que estaba sucediendo allá arriba?, y este pequeño curioso decidió investigar un poco, coloco su cuerpo junto al umbral de manera que este no fuese visto y decidió seguir la conversación por si necesitase entrar.

- ¿Acaso pretendes abandonarnos? -

- No les abandono, pero tengo un hogar al cual proteger y regresar... he hecho suficiente por esa mujer es hora de hacer algo por mi pueblo -

- Hemos dedicado mucho dinero a mantener a gente estúpida como tu anciano.... ¿y así pretendes que te dejemos ir como si nada fuese a pasar?, no señor lo siento.... pero de aquí no te iras Gilbert.... aun le debes mucho a este País... -

La mano entonces diestra de aquel que hablaba, se hizo con parte de la camisa del anciano , quien un poco más pequeño pero de cuerpo bastante fornido se vio metido en cierto lio, sin embargo, ahora no estaba solo, un compañero vendrá a su lado, un puñetazo se preparó por aquel hombre,  justo cuando viajaba a la mejilla de Gilbert, Kurosaki, quien había tomado carrera un poco antes, la freno en seco con su siniestra, aquellos rubios cabellos escondieron su rostro por un segundo, pero al dejarlo ver, aquella sonrisa desaparecería, de nuevo, la maldad dentro del surgía, apenas levemente, un instinto asesino natural.

- ¿Tú quién eres?... ¡Chicos! -, dijo señalando a Kurosaki y a sus otros dos acompañantes.

Kurosaki, quien estaba divertido de la presencia de los otros dos intrusos, decidió entonces con su diestra, tomar un par de senbons y preparar la guardia mostrándolos, sus ojos decían más que suficiente, un solo movimiento por parte de aquellos hombres y podrían darse por muertos. Una fortuna fue el entendimiento de aquellos hombres ante las acciones del Yuki, aquellos no se cansarían la verdad, pero mientras su vida peligrase, no harían nada estúpido.

- Dejen a Gilbert en paz..... ¿Dónde están sus símbolos?... siquiera pueden llegar a ser más que unos campesinos ¿y quieren venir a imponer cosas en nombre de la señorita Himawari?..... -

- ¿Que sabes tú?, mocoso -

- Calla esa boca antes de que la atraviese en este momento.... se lo suficiente para darme cuenta de que no son más que un grupo de idiotas frustrados que no tienen el valor o la calidad de llegar a las filas de su queridísima señorita Himawari....así que... vuelvan con aquel broche entre sus ropas.... o por el contrario márchense -

- ¿y que pasa si nos negamos....? he niñito -

El brazo de Kurosaki se movió por si solo con una velocidad tal que aquellos hombres no alcanzaron a ver ms que un simple destello del sol, y seguido de esto un dolor punzante en la mejilla del hablador y otro en su hombro, ambos del lado derecho, un corte apenas perceptible, pero que dejo un hilo desangre salir de aquellas heridas.

- Me basto para acabar con ustedes.... no quiero llenar este hermoso barco con su sangre así que....márchense....  procuren no volver.... pues no creo ser el único que hará que paguen el precio por intentar interponerse en el camino de estos nobles hombres -

Y no se equivocaba, aquellos que se percataron del asunto, y aquellos quienes conocían a Gilbert, se habían juntado detrás de los intrusos, a la expectativa, otros golpeando palos con sus palmas , una sola mala acción de aquellos, y todo acabaría, uno de estos llamo a su "jefe", y le hizo consciente del marrón en el que estaban metidos sin hacer más que irse con la cola entre las patas, emprendieron acción y la multitud se aseguró de que se perdieran entre las colinas lejanas. Otra situación salda y finalmente todo estaba lito, y no era el único, muchos barcos ya habían empezado a zarpar, Kurosaki y Gilbert, se dieron un tiempo para descansar y hablar sobre más cosas de su pasado, y que hacer una vez llegasen ambos al País, había ayudado al anciano con toda gentiles, y con la conformidad de aquel quien considero un compañero, estaba mal que pagado, aún tenía muchas pregunta, pero sabía que marcharse a su País debía hacerlo con prontitud, una vez llego la hora entonces, se dispuso a caminar hacia la salida del barco, y el giro para despedí del Anciano.

- Fue un placer ayudarle señor Gilbert...espero encontrarlo una vez llegue al País del agua -

El anciano sonreía y lo observaba, se notaba la imagen de sí mismo en aquel joven de ojos azulados como el mismo mar cabello tan dorado como el sol, sentía mucho más que empatía, sentía simpatía por aquel pequeño amistoso pero a la vez tan extraño, ¿que sería aquellos que diría el viejo?, esperaba que aceptase aquella petición y pudiesen verse en un futuro.

Off rol:
Off: dejo la misión con ese final, pues, una vez se corrija, será el moderador quien decida si Kurosaki es invitado a viajar con el Anciano, o si por el contrario, no hacen más que despedirse de forma tranquila, y el debera pagar a un barquero quien lo lleve a su país xD, jajaj bueno: ·, si se me pasa algún error es que lo escribí sin word.
Información:
Stats:
• Ninjutsu 10
• Taijutsu 7
• Genjutsu 7
• Velocidad 8
• Resistencia 7
• Fuerza 10
Equipo:
• Senbons x 20 (Bolso Ninja trasero lado derecho) - 2 = 18
•Kunais x10 (alrededor del muslo izquierdo)
•Shurikens x10 (bolsillo muslo izquierdo)
•Ninja-to ( enfundada en la cintura, trasera horizontal)
Kurosaki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: One More Hand

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.