¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Entrenamientos | Shiraga
Hoy a las 10:27 am por Uchiha Shiraga

» El suero de los hipócritas [Shiraga, y, bueno, quien quiera]
Hoy a las 10:03 am por Ryōtsuka

» Complications of the failure [C]
Hoy a las 9:21 am por Nozomi

» Haciendo cosas sucias
Hoy a las 7:20 am por Makishima Senju

» The sound of silence
Hoy a las 4:56 am por Arashi Tessen

» The prey II [C]
Hoy a las 4:01 am por Jiran

» Accomplices are to blame.
Hoy a las 3:38 am por Shimra Sayaka

» Unfair Justice ▌feat. Aaron
Hoy a las 2:55 am por Lyd.

» Un encuentro fortuito [Entrenamiento] Kugutsu vs Sureddo
Hoy a las 2:29 am por Aaron Sureddo

» Acondicionamiento de Ittoki
Hoy a las 1:21 am por Ittoki

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Hoy a las 12:29 am por Aaron Sureddo

»  — Flexible.
Ayer a las 11:07 pm por Akkarin

» Entrenamientos, tecnicas, jutsus, armas.
Ayer a las 9:19 pm por Hotaró Senjih

» Start an adventure (Ione)
Ayer a las 7:20 pm por Ione

» Misiones Eiji
Ayer a las 6:38 pm por Eiji

» Thief Encounter.
Ayer a las 4:01 pm por Hushika Kugutsu

» Misiones para Eijiro
Ayer a las 1:37 pm por Eijiro Kara

» Perfil Uchiha Shiraga
Ayer a las 11:24 am por Uchiha Shiraga

» MISIÓN DE RANGO D: NIÑOS RICOS
Ayer a las 10:09 am por Nozomu Nendo

» Misiones con un Canino
Ayer a las 8:14 am por Kano

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


HellHounds do not have mercy either you do //Jiran

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HellHounds do not have mercy either you do //Jiran

Mensaje por Azteroz el Sáb Mayo 26, 2018 8:08 am




Misión de rango D: heart blacksmith

Lugar de la misión: País del Fuego | Bosque de la Hoja
Tipo de misión: Misiones varias
Descripción de la misión: Kazuo es un hombre con una edad más o menos avanzada que realizo múltiples armas a hasta ahora, famoso por hacer armas con los huesos, garras, dientes eh incluso ropa con las pieles y corazas de los mismo, ahora mismo su nivel a bajado por su vejez y a quedado recluido al bosque de la hoja. Aun así el hombre no se rinde, y intento hacer un arma, en vano, en su último intento de hacer una daga con un colmillo de huargo termino por romper el colmillo y su mano izquierda. Esta era una petición que le había llegado milagrosamente, no quería decepcionar al cliente y que su nombre cayera aun mas.

Se resigno por contratar a un Shinobi, que además de cazar a un huargo y extraer los materiales para este, deberá ir a la herrería de Kazuo, este te ayudara de palabra a realizar la daga, te enseñara a hacerla de no saber y al terminar se la entregaras para que este pueda dársela al cliente.

Nota: Dependiendo de cómo actúes Kazuo podría actuar de cierta manera.

Recompensa de la misión: Materiales sobrantes del Huargo | El arma contara como una para subir a nv2 de herrero.
Extensión mínima de la misión: 60  Líneas de Cazar + 60 Líneas de Herrería.




En una de las montañas del bosque de la hoja vivia un viejo hombre llamado Kazuo , un famoso herrero cuyo prestigio fue descendiendo con los años , ahora en una situacion un tanto compleja ha puesto sus esperanzas y el ultimo apice de su prestigio en las manos de un joven llamado Jiran.

La casa del anciano Kazuo que se erguia ante el pasar de los años a un lado de una gran caverna cuyos pasadizos se hundian en lo profundo de la montaña , repleta de viejas pieles que ya solo servían de decoracion junto con algunos craneos y estructuras oseas de diversas bestias de antaño cuyos huesos eran corroidos por el tiempo , rodeado de árboles comunes los cuales hacian parecer al lugar como un buen paraje donde el tiempo se apiadaba de todos , aunque la naturaleza fuese la que hiciese la mella en su lugar.

El anciano Kazuo sentado en el centro de su sala de estar siendo alumbrado solamente por la luz diurna acobijado con una piel que ahora era usada como manta se dispuso a comunicarle el recado completo al joven Jiran

-La tarea que te encomendare es un poco peligrosa ya que debes cazar a un Huargo por que he usado los ultimos recursos en ese intento fallido , hubiese estado bien si solo lo hubiese hecho por querer rememorar mis años dorados pero esta vez involucre a un cliente , ya no soy lo que era hace años atras y esto ha sido un error tonto,bueno suficiente de contarte de mis desdichas y aburrirte con mis historias,raramente la poblacion ha estado disminuyendo y no por algo que antes haya visto sera mejor que tengas cuidado al cazar , buena suerte , cuando tengas a un huargo puedes sacarle los colmillos o traer su cabeza para intentar hacerlo con la mano que aun tengo disponible , luego te enseñare como hacer la daga , no es tan complicado pero sera mejor si aprendes de esa forma , te invitaria a comer algo pero el tiempo apremia ,si vuelves temprano quizas alcances la cena , bueno el valle se encuentra en direccion norte o tambien puedes tomar la caverna que hay al lado , si sigues recto te debiese llevar a un sector con un lago donde antes habitaban muchos huargos aunque como te digo la poblacion esta bajando por algo que no logro descubrir ,vi varios la ultima vez en ese sector, de cualquier manera buena suerte joven.

Y con estas palabras finalizo el anciano el cual fue a prepararse algo para comer y confiando plenamente en el shinobi al cual le encomendaba la tarea…

Elecciones:


Valle del norte
Es un camino sencillo , media hora de caminata al aire libre , no habrá peligros hasta llegar al valle aunque la posibilidad de encontrar Huargos es menor lo que implica un mayor trabajo rastreandolos.

Cuevas
Este camino es el complejo ya que necesitaras una antorcha o algun medio para poder guiarte por la oscuridad , aun siendo un camino recto el mismo presenta varias sub-rutas donde facilmente te podrias perder a oscuras y ni mencionar que podrias caer sobre algo afilado , asi que a conseguir algo que alumbre , las probabilidades de encontrarte con Huargos y otras criaturas es mayor.



Azteroz
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: HellHounds do not have mercy either you do //Jiran

Mensaje por Jiran el Lun Mayo 28, 2018 12:27 am




Bosque de la Hoja — Forja Madera y Hierro

C
alor del carbón incandescente, penetrante olor a hierro, impecable tranquilidad en el vivaracho entorno herrero. La conexión existente con ese lugar no tenía comparación con la existente en lo que acaecía, desde antes del ángelus y más tarde que el ocaso, en su interior; la creación de algo, siendo una actividad todavía nueva en su mente y única en un sentido espiritual, estaba fundando expectativas como marcas en el horizonte, en su futuro, en los verdaderos deseos más allá de sus caprichos y motivaciones egoístas, las mismas que le trajeron al Nuevo Mundo, acciones hechas por y para su supervivencia pero que ahora caían en el pozo de lo irregularmente incomprendido, sentimientos sin descripción propia dado a que la experiencia llegaba conforme los hilos del destino parecían deslumbrar ante sus ojos inconscientes de la grandeza del mundo, de la manera en la que, el destino de muchísimas personas, prescindían del suyo. Por una parte, ser «nada» en el Nuevo Mundo se convertía en una buena noticia, pero en contraparte, sabía que tarde o temprano las profecías marcadas sobre su piel en tinta negra le vendrían a buscar y no tendrían ningún reparo en llevarlo nuevamente al puesto abandonado, donde según la Tradición consideraba apropiado, para el bien de la Sangre Natblida, por el bien del mundo ante su atrocidad, pues él era la atrocidad.

     
El sudor empapaba el duro suelo forrado escuetamente con paja, lugar donde dormía, cuando despertó de una pesatilla. Yako reflexionó sobre su comportamiento e, a pesar de su carácter chocante y poco social, indicó su discrepe al ver cómo su aprendiz se mantenía como un animal. ¿Era capaz de rectificar una creación de la naturaleza, como quien doma a un lobo del bosque? No lo sabía y no lo intentaría mientras no fuera realmente una molestia. Su presencia consistía en preguntas con carente dominio del lenguaje, constante en medio de su curiosidad; a veces salía por varios días y volvía como si nada, un comportamiento habitual también para el dueño de la forja. Esa madrugada —con pocas horas para el amanecer— se despertaría el mismo Yako con el ruido de la lija contra algo. Cuando su gran figura se parara bajo el umbral de la puerta, vería al asilvestrado Jiran trabajando con huesos junto la luz de las brasas. Se le veía concentrado, entregado en su trabajo: estaba haciendo su primera daga. Aquel hecho era sumamente importante para el menor, pese a conocerlo por menos de un mes, lo sabía perfectamente.

     
Debes preservar y potenciar el filo natural del colmillo, no modificarlo completamente —interrumpió, con su profunda voz, el más alto mientras se integraba en la zona de herrería, a la búsqueda de sus herramientas.

     
Eso hacer —musitó con suavidad; no estaba sorprendido por la aparición contraria ni tampoco irritado, pero la pesadez de sus palabras indicaban lo concentrado que estaba—. Ya afilar el colmillo grande, ahora terminar cacha —apuntó a las partes que tenía a un lado: tres colmillos afilados, dos gemelos y uno más grande.

     
Levantarse tan temprano lo hace más difícil, ¿cómo quieres hacer un trabajo si ni siquiera ves lo que haces? —recriminó disciplinariamente el experto herrero, con tono endurecido.

     
Jiran detuvo los movimientos que tallaban el hueso. En su mano tenía una pieza con distintos huecos que, intuía Yako, servirían para encajar las demás partes del arma. Ahora quien tenía curiosidad por saber qué crearía a través de las ideas y de las manos de un chiquillo exótico, era Yako. El primer inconveniente que veía y que pocos principiantes encontraban la mejor solución, era la manera con la cual fijaría todos los componentes en uno y hacerlos aptos para la utilización. Los minutos de silencios embargaron la forja, sólo el metal, la lija, el cincel y el martillo tenían lugar en la conversación, hablando un lenguaje que sólo los profesionales en el área podrían interpretar. El herrero maestro notó que el azabache estancó su avance, no movía un músculo, se quedaba viendo absorto las piezas que había creado; no había visto a nadie en años quedarse en ese estado, uno fidedigno de la búsqueda por la solución de un puzzle. No dijo nada, nadie dijo nada, hasta que súbitamente se levantó, se encogía de hombros y fruncía sus labios en intento de sonreír. Cogió todo y lo metió en un bolso, suspiró, estaba cansado.

     
Un amigo, Kazuo, necesita ayuda —abrió la conversa, deteniendo con ello al aprendiz en seco. Extrañado, Jiran le encargó con el brillo que siempre habitaba en su mirada curiosa—: Necesita que cacen por él y le ayuden con un arma. Te servirá hablar con ese viejo. Mándale saludos de mi parte.


Bosque de la Hoja — Casa de Kazuo


     
Con la mañana sobre su espalda, el entusiasmo mañanero en su paso y un bolso colgando de su lateral, se encaminaba en los escalones naturales presentados por la elevación progresiva en la mitad de la densidad forestal. Su observación era minuciosa por el hecho de desconocer la zona, a pesar que ésta misma presentaba un terreno llamativo por su altura; su desplazamiento, en consecuencia, mantuvo un sutil letargo. Nada podía hacer para amarrar su espontánea curiosidad, no podía amar más a la creación de Kyne ni dejar de interesarse por todo lo que habitase en ella, en este caso, se trataba del viejo amigo de Yako. Parece que los herreros se conocen entre sí, comentó para sí mismo con la emoción de pertenecer —al fin, luego de tantos tropiezos— a una sociedad dentro del Nuevo Mundo. Su solo pensamiento motivó a una escalada más rápida, adoptando un trote que le llevaría a la casa enseguida.

     
Se había presentado ante el anciano y escuchado las exigencias de su misión. Dejando de lado el montón de información particularmente innecesaria, lo que realmente incentivó su ánimo era la posibilidad de comer algo con aquel señor, cazar y aprender a hacer un arma nueva. Por un momento, el trabajo inacabado con su daga caía en el olvido. Afirmó un par de veces, estaba bastante callado aquel día, no existía un motivo en concreto, mas su preocupación se palpó ante el inconveniente de la luz. Sí, deliberadamente decidió internarse en las cavernas.

     
Si tener algo que ayudar para alumbrar, yo poder utilizar —una petición obvia, no llevaba consigo una antorcha o similar. Dejó su bolso a un lado tras sacar de él su armamento—: Cuide de esto mientras hacer lo que pide.

     
Se asomó cautelosamente por la entrada de la cueva, echó un «¡Eh!» que se convirtió en un eco que se desvaneció del mismo modo que la oscuridad deshacía toda luz entrante, una oscuridad que albergaba peligros de los que no estaba completamente advertidos. En su inicio, se equipó una garra en su derecha, así mismo los cuchillos debajo de sus raídas telas rojas. Volvió su perspectiva, buscando al anciano en busca de lo necesario para la incursión.

     
Yo quemar una piel de éstas —hacía alusión a los adornos en las pétreas paredes— si no tener nada para alumbrar. Querer darme prisa para comer —su sinceridad no veía obstáculos, así como también lo hacía su preocupación.

     
Tenía paciencia y ánimos positivos, pese a tener al frente una susurrante cueva de temible misterio.


Blood Warrior
▷ Nin: 10
▷ Tai: 7
▷ Gen: 3
▷ Vel: 10
▷ Res: 10
▷ Fue: 10
Datos:

Conteo de técnicas
8 de 8


Técnicas

Equipamiento

Kunais (15).
Garra (1 – De cuatro hojas.)


Natblida (H.Ú)

Misión:


Misión de rango D: heart blacksmith

Lugar de la misión: País del Fuego | Bosque de la Hoja
Tipo de misión: Misiones varias
Descripción de la misión: Kazuo es un hombre con una edad más o menos avanzada que realizo múltiples armas a hasta ahora, famoso por hacer armas con los huesos, garras, dientes eh incluso ropa con las pieles y corazas de los mismo, ahora mismo su nivel a bajado por su vejez y a quedado recluido al bosque de la hoja. Aun así el hombre no se rinde, y intento hacer un arma, en vano, en su último intento de hacer una daga con un colmillo de huargo termino por romper el colmillo y su mano izquierda. Esta era una petición que le había llegado milagrosamente, no quería decepcionar al cliente y que su nombre cayera aun mas.

Se resigno por contratar a un Shinobi, que además de cazar a un huargo y extraer los materiales para este, deberá ir a la herrería de Kazuo, este te ayudara de palabra a realizar la daga, te enseñara a hacerla de no saber y al terminar se la entregaras para que este pueda dársela al cliente.

Nota: Dependiendo de cómo actúes Kazuo podría actuar de cierta manera.

Recompensa de la misión: Materiales sobrantes del Huargo | El arma contara como una para subir a nv2 de herrero.
Extensión mínima de la misión: 60  Líneas de Cazar + 60 Líneas de Herrería.
NPCs:
# f0a93e – Umeshika Yako.
Jiran
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: HellHounds do not have mercy either you do //Jiran

Mensaje por Azteroz el Mar Mayo 29, 2018 7:07 am




Sorprendido , el Anciano kazuo se dirigio sin perder tiempo a un cajon cercano de donde sacó una piel un tanto peculiar la cual parecia como si no hubiese sido siquiera arrancada del animal al cual pertenecia.

-Si vas a quemar algo , seria mejor que quemaras esto , no es tan valioso ni raro como las pieles de las murallas y puede que te sirva por mas tiempo.Dijo mientras le entregaba aquella piel antigua
-Otra cosa mas , las cuevas pueden ser muy peligrosas pero no deberias preocuparte si no encuentras en las entradas de los otros caminos 3 marcas rojas , eso significa que algo raro o peligroso ha pasado en ese sector , ten cuidado.
Luego de esto el anciano empezo a preparar mas adentrado a su casa medicinas para intentar apaciguar el dolor de su mano rota.

La caverna es humeda ,fria y poseia un vaho que dificultaba la respiracion pero luego de unos minutos deberias de acostumbrarte al mismo. Continuamente goteando desde el techo y las murallas haciendo el camino un tanto resbaladizo sin contar pequeñas piedras con cierto filo que podrian lastimarte de no tener suficiente cuidado.

Al adentrarte a la cueva notaras que el camino es unico y baja por unos cinco minutos , pero en cierto momento te encontraras con una biseccion del camino , una te llevara mas profundo y la otra seguira a la misma altura , por un lado la que va mas profundo ,la cual es como una escalera caracol hasta un fondo que te tomara alcanzar no mas de diez minutos a paso lento (Cuidado con caerte ya que hay un enorme agujero al final del trayecto) te conducira a una especie de sala ademas de que el camino tiene huellas humanas, no recientes pero si marcadas de otras personas,al cruzar un umbral encontraras un rastro de sangre que se adentra a unos pasillos

en cambio la que se mantiene al mismo nivel esta repleta de rocas afiladas a sus costados , esto no será un problema luego de unos minutos ya que las paredes se ensancharan a medida que avances pero presentara otra bifurcacion , ambas con marcas , una con las tres marcas rojas que el anciano Kazuo te habia comentado y otra con 3 marcas moradas.


Azteroz
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: HellHounds do not have mercy either you do //Jiran

Mensaje por Jiran el Jue Mayo 31, 2018 6:49 am




L
uz de antorcha, el fuego fiel, guía entre la oscuridad. El cuero otorgado tomó forma cuando agarró un palo, lo envolvió y, con ayuda del arma metálica y su capacidad de hacer chispa al ser rozada una y otra vez contra la pared de la cueva, lo prendió fuego. Ahora, lo que antes era el obstáculo principal, se había convertido en un problema medianamente importante; la sobrevaloración de sus técnicas de cacería eran grandes y eso no cambiaba al ver la soledad encarnada en la cueva de dudosa profundidad. Levantó su mano hacia el viejo una vez lo perdió de vista, siendo los primeros valientes pasos los que darían inicio a su incursión, teniendo siempre al frente la antorcha, iluminando el camino que sus pies narraban como ahora suyos.
     
Inspiró varias veces, con profundidad, adaptando a sus pulmones al contenido inusual del aire; un hombre acostumbrado a la naturaleza, a la libertad que ofrece, es puesto aprueba en un entorno como ese y el nerviosismo no se hacía esperar. Pronto, cuando estuvo lo suficientemente lejos de la entrada, sólo escuchaba un rítmico gotear, un sonido que acompañaba a su respirar y del que no estaba completamente gustoso. La cautela se apoderó de sus movimientos, en donde todos sus sentidos se agudizaban.

     
La decisión se presenció como la abertura de dos caminos, la elección no se afectó por su razonamiento lógico: desconocía completamente la naturaleza de esas cuevas, su estructura y sus caminos, por lo que su decisión fue por simple azar, por mera observación de los túneles con ayuda de la antorcha. Suspiró con pesadez, le costaba adaptarse al entorno y la incomodidad iba in crescendo. El camino que llevaba a mayor profundidad se vio electo, y su constante descenso incrementaba los síntomas: más sensación de asfixia, más oscuridad y más humedad, añadiendo que el sentido de encierro atrapaba poco a poco el valor con el que había entrado. La soledad y el no poder hacer nada más que seguir era un verdadero martirio para el silencioso salvaje, quien estaba callado ante el temor latente.

     
Lo que pareció a primera vista la entrada al encierro total, surgió delineado como un círculo de piedra cuyo interior estaba vacío. Sus pies casi resbalan en la circunferencia, una vista que le robó el aliento y le paralizó completamente. Desconocía cuán profunda era la caída, por lo que agarró una piedra y la dejó caer. Las buenas expectativas del lugar —si es que aún existían— se desvanecieron de su mente al escuchar, tras largos segundos, el eco prácticamente inaudible de la piedra tocar fondo. Respiró profundamente, retomando el paso, alejándose lo más que se pudo de ese agujero que invocaba no las más amenas imágenes en su crédula y fantasiosa mente.
     
La luz en la sala delineó las marcas de pisadas humanas y el rastro de sangre, señales que aceleraron el paso del moreno hasta acercarse lo suficiente para examinarlas detenidamente, su perspicacia de cazador le permitía ciertos conocimientos sobre tales marcas. Se agachó, acercó la antorcha a las pisadas y las palpó suavemente con sus dedos índice y medio de su diestra —su mano libre—. No son recientes, pero hay más personas aquí dentro, o al menos las hubo, razonó; posteriormente, hizo lo mismo con la sangre: la olió y palpó, enriqueciéndose con información.

     
No sé dónde me has metido, anciano, pero no pinta bien —dijo en su idioma natal, agudizando su suspicacia a la par que se hundía, con mirada de investigador, en el interior de los pasillos posteriores.


Blood Warrior
▷ Nin: 10
▷ Tai: 7
▷ Gen: 3
▷ Vel: 10
▷ Res: 10
▷ Fue: 10
Datos:

Conteo de técnicas
8 de 8


Técnicas

Equipamiento

Kunais (15).
Garra (1 – De cuatro hojas.)


Natblida (H.Ú)

Misión:


Misión de rango D: heart blacksmith

Lugar de la misión: País del Fuego | Bosque de la Hoja
Tipo de misión: Misiones varias
Descripción de la misión: Kazuo es un hombre con una edad más o menos avanzada que realizo múltiples armas a hasta ahora, famoso por hacer armas con los huesos, garras, dientes eh incluso ropa con las pieles y corazas de los mismo, ahora mismo su nivel a bajado por su vejez y a quedado recluido al bosque de la hoja. Aun así el hombre no se rinde, y intento hacer un arma, en vano, en su último intento de hacer una daga con un colmillo de huargo termino por romper el colmillo y su mano izquierda. Esta era una petición que le había llegado milagrosamente, no quería decepcionar al cliente y que su nombre cayera aun mas.

Se resigno por contratar a un Shinobi, que además de cazar a un huargo y extraer los materiales para este, deberá ir a la herrería de Kazuo, este te ayudara de palabra a realizar la daga, te enseñara a hacerla de no saber y al terminar se la entregaras para que este pueda dársela al cliente.

Nota: Dependiendo de cómo actúes Kazuo podría actuar de cierta manera.

Recompensa de la misión: Materiales sobrantes del Huargo | El arma contara como una para subir a nv2 de herrero.
Extensión mínima de la misión: 60  Líneas de Cazar + 60 Líneas de Herrería.
NPCs:
# f0a93e – Umeshika Yako.
Jiran
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: HellHounds do not have mercy either you do //Jiran

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.