¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Entrenando en las Costas del País del Agua.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrenando en las Costas del País del Agua.

Mensaje por Saab Nara el Dom 24 Jun - 7:28

Era un nuevo dia, el sol salía, el viento se escuchaba, y me despertaba para poder desayunar temprano, me decía a mi mismo –Hoy será un gran día, vengo con animos de entrenar… hoy daré todo de mi--. Luego de desayunar decidí salir a caminar un rato, me lleve mis pergaminos como siempre para aprender la teoría del ninjutsu, estrategias, kenjutsu, suiton… bueno, mis aficiones; En la Capitál de la Niebla se veía todo tranquilo, un amanecer hermoso se veía en el cielo mientras caminaba por las callejuelas en las cuales los comerciantes, desesperados, abrían sus negocios para poder atraer mas clientes primero. Antes de ir a entrenar, tenia un par de cosas que hacer, primeramente, fui a la escuela de música donde estudia mi amiga Xandra, una chica la cual ha sido desde siempre mi amiga mas leal (además de la única) que he tenido. Era temprano (como anteriormente había dicho) y aun no salía, así que decidí devolverme a esa callejuela con comerciantes para comprarle algo de comer, ya que generalmente, esa chica sale de casa sin comer. –A ver, si mal no recuerdo… jajaja, de que hablo, estoy seguro de ello… a ella le gustan los fideos, comprare dos platos, uno para mi y otro para ella… no es que tenga hambre, pero a ella no le gusta comer sola--.
Luego de llegar de comprar los fideos, me devolví a las cercanías de la escuela de música esperando la salida de mi amiga; fue una muy agradable espera, ya que como siempre, me puse a leer mis pergaminos, y a pesar de que ya los he releído varias (para no decir miles) de veces, cada vez aprendo cosas nuevas, o se me graban cosas que se me habían olvidado; hoy leyendo “El arte del Kenjutsu” me dí cuenta de que para manejar mejor mi kenjutsu, necesitaba algo mas de fuerza, -- Rayos, yo que pensaba entrenar solo ninjutsu, creo que además deberé de entrenar mi fuerza, agh… que fastidio, se me quitan las ganas de entrenar… pero bueno--. Luego de este pensamiento, me asustó el sonido de un timbre, ¡por fin!, Xandra ya había salido de clases, y como siempre, me pare frente a las puertas de su colegio para recibirla.
Al verme, se acerco sonriendo mientras decía --¿Otra vez tu aquí?, parece que no te cansas de mi jajaja--, y a fin de cuentas… ella siempre tiene la razón, --¿Como podría yo cansarme de alguien como tu?, si eres mi mejor amiga (además de la única), por ti haría todo…--. En verdad, esas palabras eran muy frecuentes que ella la escuchara saliendo de mi boca, ella sabia que era muy importante para mi. –Bueno, oh… ¿que llevas en la mano Saab?--, --ah si, traje fideos para ambos, ven, sentémonos juntos allá--.
Mientras comíamos, hablábamos sobre su día y sobre que había echo en la escuela; me conto sobre las melodías que compuso y los cantos que practicó, hasta que de repente se detuvo y me preguntó --¿Y tu que haras hoy?--. A lo que le respondí: --Tengo pensado ir a la Costa a practicar y entrenar, ¿Me acompañarías?--. Ella casi nunca me había visto entrenar, asi que accedió sin dudarlo ni un poco, pero antes me pidió la acompañara pasar por su casa para buscar su traje de baño.
Caminar con ella era genial, me hacia sentir una persona especial y con gran autoridad, me sentía como el amigo mas afortunado de todos; luego de llegar a su casa, pasé y salude a sus padres, los cuales conozco desde que tengo memoria, y me quede sentado en la sala, hasta que ella llego con un pequeño bolso –¿Listo?--, --¡Si! Listo Saab--.
Luego de despedirnos de sus padres, salimos en ruta para llegar a una parada de caretillas, algo caras, pero con ella valia la pena… --Bien Xandra, la carreta que pasa cerca de la Costa debe tardar 20 minutos, ¿quieres te preste alguno de mis pergaminos para leer?--. – Pues, la verdad Saab, quiero que me cuentes, ¿Cómo te ha ido últimamente con tus relaciones?, ¿ has hecho el intento al menos de poder hablar con alguien mas que no sea yo?.--, ella tenia razón, me sentía tan comodo en su amistad que deje al lado todas aquellas posibles relaciones que otras personas me brindaban, pero, no podía dejar de estar con ella, siempre me ha apoyado, y forma parte de mi vida, es mas cercana que toda mi familia junta. –Lo se, lo se Xandra, pero entiende que me siento muy comodo solo con tu amistad… sabes bien que no soy de los que buscan ser el centro de atención, o quien busca tener mas amigos que el resto… soy un chico simple que solo piensa en superarse, y en proteger a quienes ama.--, --Si, lo se Saab, eres una magnifica persona, pero debes aprender a buscar tus propias amistades, ¿ recuerdas cuando me acerque a hablarte por primera vez?, estabas confundido porque nadie lo había echo antes, y por primera vez desde que te veía a lo lejos, te vi sonreir.--, --Si, es un lindo recuerdo que conservo, gracias por recordármelo; cambiando el tema, creo que esa es nuestra carreta, deberíamos levantarnos para ir a buscarla--, --Tienes razón Saab… jeje, chico listo--.
Luego de montarnos en la carreta, le platique a Xandra sobre como tenia pensado realizar mi entrenamiento, y que capacidades trataría de mejorar… Ella sorprendida me dijo :--Sabes, algún dia seras el mejor shinobi que los Nara habran criado en su Clan…--, --¿Eh?, ¿Por qué lo dices Xandra?--, --Porque te conozco Saab, sé que das todo de ti por lo que en verdad te apasiona, y que siempre te esfuerzas por superar tus miedos y desesperanzas, eres la mejor persona que he conocido--, algo sonrojado por el comentario que hacia mi amiga, decidí abrazarla, algo que muy muy muy pocas veces hago, y ella feliz me devolvió el abrazo. Luego de un rato de seguir conversando, era hora de bajarnos, así que tome su mano y bajamos juntos de la carreta y nos la quedamos viendo hasta que se fue y se perdió en el horizonte, luego de eso Xandra dijo: --Bueno, y, ¿en que parte de toda esta costa planeas entrenar?.--. –Primero necesitamos recolectar varias cosas con peso, y… tal vez encontremos cangrejos u otros animales, eso me ayudaría a practicar también mi ninjutsu; puede que encontremos una cueva si caminamos un poco por la orilla de la costa, ¿Me sigues?--, y Xandra dijo: --Claro, siempre lo hago--.
Mientras caminábamos Xandra me contaba chistes sobre cosas que le pasaba con sus conocidos de la escuela de música… ella era totalmente opuesta a mí, era muy extrovertida y le encantaba hablar, siempre me pregunté, ¿Por qué se fijo en mí como amigo?, se lo he preguntado, pero siempre responde con un:” Luego te digo la respuesta”. Xandra, al ver una cueva exclamó:--¡Por fin!, luego de tanto caminar encontramos una cueva, pero ahora… ¿ en donde llevaras toda esas piedras y objetos pesados?--; -- Es una buena pregunta Xandra, y es por eso que vine preparado con un bolso en la espalda vacio para poder llevar peso; bueno, con mi ropa de entrenar adentro, y otro bolso para guardar mis pergaminos.--, --Saab, si quieres te guardo yo tus pergaminos, es más, damelos aca--, y de esa forma Xandra me arranco de mis prendas mis pergaminos, --Creeme Saab, aquí dentro estarán seguros, ahora, ¿No crees que sea hora de cambiarnos para que empiezes el entrenamiento?--, --Tienes razón Xandra, iré detrás de esas piedras para cambiarme, ya vuelvo--. Mientras me cambiaba de ropas, por un breve momento se me vino a la mente: --¿Será que ella también se esta cambiando de ropa?... y… ¿¿¡¡PONIENDOSE SU TRAJE DE BAÑO!!??...--, para asegurarme de no ver nada indeseado de ella, esperé un rato mas atrás de las piedras, hasta que escuche su voz que decía:--¡Heyy!, ¡¿Por qué tardas tanto Saab?!--, de inmediato salí y me perdone diciéndole lo que se me había cruzado por la mente mientras me cambiaba, y para evitar ver algo inesperado, decidí esperar atrás de las piedras, luego de eso ella empezó a reírse casi sin control:-- JAJAJAJA, ¿sabes? Yo llevo puesto mi traje de baño bajo la ropa desde que estábamos en mi casa… JAJAJAJAJA--, --Pero entonces, ¿Qué llevas en ese bolso contigo?--, sonriendo me mostro diciendo:-- llevo agua embotellada por si te cansas, un par de bendas, pomadas, mi flauta trasversal (para practicar mientras te veo entrenar), y algo de dinero por si nos da hambre… ya que tu me brindaste los fideos, pensé que no seria mala idea que yo brinde la merienda jajaja--. Era impresionante siempre ver a Xandra tan contenta, siempre me contagiaba de su humor, ella era muy especial. –Jajaja, bueno, hay que recoger cosas pesadas, deja tu bolso allí donde estas, ¿crees que puedas meter unas cuantas rocas y objetos pesados dentro de este bolso?--, --¿Con quien crees que hablas Saab?, sabes que si puedo…--, y así empezamos a llenar de rocas los bolsos hasta que quedaron llenos de ellos, --Bien, perfecto Xandra, dejemoslo así, creo que ya es hora de que empieze a entrenar.--, a lo que ella dijo,:--ya era hora…--.
Xandra al ver que me dirigía a la orilla de la costa, se arrecosto en la arena para tomar el sol mientras me veía… Decidi empezar a entrenar mi ninjutsu, pero antes, estire los musculos empezando desde la cabeza, bajando a los hombros, luego tronco, caderas, piernas y finalizar con pies y tobillos; luego trote durante una media hora alrededor de unas piedras, y luego de eso, empezó mi entrenamiento. En primer lugar, le pedí ayuda a Xandra para practicar mi jutsu de posesión de sombras, primero la poseía y mientras me quedaba estático, practicaba resistencia, luego de un rato, decidí moverme, y mientras realizaba movimientos como acercarme a ella o mover mis manos sosteniendo una vara como si fuera una espada, ella se quedaba inmóvil; tiempo después, decidí tomar un descanso dando un trote suave alrededor de las rocas, y se me ocurrió una excelente forma para mejorar mi ninjutsu; mi idea consistía en poseer a Xandra, la cual estaría en la orilla, mientras que caminaba sobre el agua concentrando mi chakra en los pies, pensé que de esa forma mejoraría el tiempo de duración de mi jutsu, debido a que aprendería a manejar los niveles de chakra y a manejar el ritmo en que este fluye por mi cuerpo.
Mi primer intento no tardo mas de 10 minutos, pero la verdad, fue mas prometedor de lo que pensé, ya que pude moverme libremente, y me sentía capaz de volver a realizar el jutsu luego de un descanso… Xandra, al verme ya jadeando de cansancio, me dijo:--¡Saab!, lo has hecho bien…. Pero pienso debes descansar, es mas… ¡Ven acá y descansa!--, no le podía decir que no a mi mejor amiga, y cuando llegue a la orilla me senté, me dio una botella de agua y unos dulces que también llevaba en su bolso, --Son dulces de reserva mientras no acabes tu entrenamiento, ya que sé que aun falta entrenar tu fuerza--.
Luego de terminar de reposar, volvi a trotar alrededor de las rocas 20 minutos y le pedí de nuevo el favor a Xandra que me esperara en la orilla mientras que yo, la poseía mientras estaba caminando sobre el agua; esta vez duré 20 minutos por fuerza de voluntad, es decir, di casi todo mi chakra para mantener el jutsu, ya que antes había practicado con 10 minutos; fue cerca de los 17 minutos que ya me temblaban las piernas y me sentía cerca de caerme, así que para ese momento, decidí moverme mas aun y luchar contra el aire con la vara de madera, simulando un combate de espadas. Al llegar al minuto 20, bueno, al minuto 19 con varios segundos jejeje, me desplomé y caí en el agua, soltando a Xandra de mi jutsu; ella, al verme tan débil, decidió meterse al agua y me saco de ella, luego de eso, al recobrar la conciencia, esperaba palabras de consuelo, pero en vez de eso, ella enojada me dijo:--¡¡¿¿Estas loco o que Saab??!!, ¿¿¡¡Acaso crees que puedes matarte así!!??...¡No lo vuelvas a hacer! ¡¡Y MENOS FRENTE MIO!!, casi me dá algo al verte así de débil… ven, te compre algo para comer, siéntate y recupera tus fuerzas.
¡Era una comida deliciosa!, es decir, estaba deliciosa jajaja. Cuando Xandra me trajo el plato de comida, mi apetito empezó a crecer, y cuando vi la comida, no me pude contener y empezé a comer muy rápido; era un plato de pescado asado con ensalada y arroz, además, había un plato de sopa que Xandra después me trajo; Xandra, al verme comer así de rápido, mencionó:--Cuando piense que te falte comida, y que digas “me muero de hambre” recordaré este momento jajajaja--, en ese instante quise responderle pero el hambre era mayor, así que decidí seguir comiendo. Al terminar de comer me arrecoste en la arena junto a Xandra, mientras ella me deleitaba interpretando varias piesas musicales con su flauta trasversal; todo lo que ella interpretaba era hermoso, nunca fallaba una nota, era tan hermoso que de un momento a otro, no aguante y me arrecoste en ella y me dormí.
Luego de unas horas (según Xandra), me desperté y ella, al verme, me dijo:--¡Que bien ya despertaste!, aun te falta entrenar fuerza, ve y calienta otra vez, y en vez de trotar 20 minutos alrededor de las piedras, trota 10 minutos alrededor de aquel pequeño islote en el agua--, y Xandra tenia razón, así que me volvi y me puse en marcha; lo primero que hice fue volver a calentar el cuerpo, desde la cabeza hasta los tobillos, luego empezé el trote alrededor del islote, y la verdad, me sentía mas cansado que trotar alrededor de las piedras, pero me sentía listo para realizar los ejercicios…
Primeramente, decidí ejercitar mi fuerza colocándome uno de los bolsos llenos de piedra sobre la espalda, y luego empezé a hacer flexiones… hacia series de 10, y ¿Cuántas series hice?, hice en total 5 series de 10 flexiones con peso en la espalda, claro, no todas las series eran seguidas; entre serie y serie había un “descanso” durante el cual entrenaba otra parte de mi cuerpo. Durante esos descansos, realizaba series de abdominales, hice dos series de 50 abdominales sin peso, le pedí ayuda a Xandra para que me sostuviera los pies mientras hacia los abdominales jaja, luego también encontré una vara suspendida entre dos piedras, me aseguré que esa vara soportara mi peso, y luego de verificar que en efecto, si lo soportaba, empezé a hacer series de 5 barras, hice 7 series de 5 barras; otro de los ejercicios que también practicaba era pesas, es decir, agarraba dos piedras, una para cada brazo, de en promedio 15 Kg cada una, y las levantaba hasta tocar mi pecho, hacia series de 30, e hice dos series de pesas. Cuando termine las pesas, me acerque a una roca que no fuera tan alta, la cual tuviera una superficie no tan puntiaguda, y me apoye en ella para empezar a hacer tríceps, hice dos series de tríceps, cada serie realizaba 30 triceps; posterior a todo, agarre de la segunda bolsa que llenamos de piedra de la cueva, una estalagmita pesada y puntiaguda que usé a modo de remplazo de espada, y así generaba mas fuerzas en mis brazos y antebrazos, para que en el momento de usar una espada, se me fuera mucho mas sencillo realizar movimientos complejos, y además no me cansara tanto tener que cargar con su peso; duré 30 minutos blandiendo la estalagmita, luchando contra un enemigo imaginario el cual estaba representado por el aire. Luego de todos estos ejercicios y series, realice un recuento… y en total había echo 5 series de 10 flexiones, dos series de 30 abdominales, 7 series de 5 barras, dos series de 30 triceps, 2 series de 30 pesas, y 30 minutos de blandir una extalagmita como si fuera una espada.
Luego de eso, le pedí a Xandra que viniera a mi, y me ayudara a caminar porque me sentía muy cansado… me llevo cargado un buen tiempo con rumbo a la ciudad, hasta que en el camino encontramos un hombre en una carretilla que nos llevo gratis hasta la ciudad ciudad , Xandra se sento junto a mi, mientras viajabamos, esta vez ella me dijo:-- Esta vez no tendremos que esperar para que nos lleven, nada de “en 10 minutos”, así que relájate y descansa, cierra los ojos, yo te aviso cuando llegue--. En verdad quería decirle a ella algo como “no estoy tan cansado, dejame sentarme bien”, y era la verdad, no estaba tan cansado como para estar recostada sobre ella todo el tiempo, pero, ella era tan comoda que segundos antes de pensar en caer dormido sobre ella, me empujo diciendo:-- No te duermas, ya llegamos jajaja--. En el camino de regreso a la Capitál de la Niebla, me contaba que verme entrenar la había inspirado para componer una melodía, y que otro día, cuando descanse, me la mostraría. Al llegar al final de la ruta, nos bajamos de la carreta y agradecimos al chofer, y en la parada estaban los padres de Xandra esperándola para buscarla y llevarla a su casa, ella al verlos dijo:-- Creo que ya es hora de irme a mi casa Saab, gracias por este grandioso dia, ¿te veo mañana en las puertas de mi escuela?--, a lo que le respondí:--seguro, descansa… ten una linda tarde--, y ella se fue con sus padres mientras que la veía irse. Luego de que no los veía mas, me sente unos 5 minutos en una banca en medio de una calle, y luego tome rumbo hacia mi casa para terminar el dia descansando.


185 lineas; Word; marg der:2,5; marg izq:2,5.


Última edición por Saab Nara el Lun 25 Jun - 1:29, editado 2 veces
Saab Nara
avatar


Volver arriba Ir abajo

Mi segundo entrenamiento

Mensaje por Saab Nara el Dom 24 Jun - 21:26

Era otro día en la Capitál de la Niebla, me despertaba luego de escuchar unos niños jugar cerca de mi casa, me levante pensando:-- Rayos, ¿Quién diría que esos niños me despertaron a esta hora?, bueno… creo que ya es algo tarde también jeje, pienso que debo aprovechar el día, mejor empiezo rápido preparando mi desayuno--; ya eran alrededor de las 10:00  am  cuando por fin salí de mi casa, para ese entonces ya me había aseado, y  preparado una merienda para luego de entrenar, asi es… hoy pienso entrenar mi ninjutsu, y creo que mientras mas pronto empieze menos será el tiempo que tarde para practicar, pero a la vez estoy decidido a tardar el tiempo que sea necesario. Antes de dirigirme a entrenar, pasé por la escuela de música, como siempre para saludar a mi mejor amiga; conversamos un rato y esperamos alrededor de media hora para ir a su casa.--¿¡Ah?!, ¿ya son las 12:00 am?, ¿¡ Tan rápido?!... ¡y aún no he entrenado!, a este ritmo no mejorare nunca… mejor me apresuro a buscar la carreta que me dejará en la Costa--. Luego de un rato de caminata apresurada, llegue a las puertas de la ciudad en las cuales, en un restaurant cercano, siempre había un humilde campesino que siempre transportaba  alimento para animales en una carreta impulsada por dos caballos, al ser la Costa un lugar donde los hinobis suelen entrenar sus habilidades, los transportistas cobran por llevar personas atrás en sus carretas; al verme, el campesino se alegro … pues luego de un largo  tiempo transportándome con él, y de ser siempre educado, hace ya unas semanas que dejo de cobrarme; cuando le mencioné que iria a la costa me indicó esperar alrededor de 10 minutos para que terminara de comer , de repente pensé: --Genial… mas tiempo perdido, y lo peor es que el viaje hasta la Costa dura otros 10 minutos mínimo, creo que para evitar pensar que pierdo el tiempo, leere mi pergamino sobre “ninjutsus y ninjutsus elementales”--; los 10 minutos pasaron mucho mas rápido de lo que pensé, tal vez porque me distraje demasiado con la lectura, y por poco el campesino me olvida, y fue gracias a la advertencia de los mismos meseros que atendían a los clientes , que logre alcanzar el campesino antes de salir… estaba algo apenado con el chofer, hacer que se detenga así por quien sea no es algo normal… pero, ¿Qué se le puede hacer?. En el transcurso del viaje fue lo mismo, me sente bien atrás en la carreta (que a mi parecer, son donde hay mas tranquilidad), y volví a leer mi pergamino de ninjutsus; cada párrafo que leía, era para mi un nuevo y genial conocimiento que debía de adjuntar siempre en mis entrenamientos, a pesar de que ya había leído varias veces los mismos pergaminos, siempre descubria cosas (o recordaba cosas) que mientras avanzaba en los escritos, se me olvidaban. Esta vez, leía sobre el ninjutsu elemental, específicamente en la sección del Suiton, mi elemento primario… y pensé:--¿Me pregunto si podré algún día combinar los jutsus secretos de los Nara, con mi Suiton… para así tener otra ventaja en una pelea contra un rival; aunque, ahora que lo pienso… debería también luego, practicar algo de taijutsu y genjutsu, después de todo, es el kenjutsu mi especialidad, no debo de descuidarlo; puede que cuando termine de practicar mi ninjutsu empieze a entrenar taijutsu y kenjutsu; ah, a veces creo que seria mucho mas fácil y divertido si encontrara algún compañero para entrenar, lastima que mi única amiga no es una kunoichi, pero a pesar de todo, es bueno que siempre pueda contar con ella para todo--. Transcurrido los 10 minutos de viaje, por fin habíamos llegado a las Costas; antes de bajarme me disculpé con el chofer debido al suceso inesperado de mas temprano, y baje la cabeza  ante el para que supiera que no tenia ninguna intención de hacer enemigos, sino de crear amigos. Al pisar la arena de las costas y ver que se encontraba en su totalidad vacia, me inundo un pensamiento de tranquilidad y serenidad:-- Wow, es el ambiente tal como me gusta, tranquilo y sin distracciones; lastima que a veces estar así de tranquilo me aisla de conocer a mas personas que también pueden (o no) disfrutar de ambientes como estos--. Pero yendo al grano, luego de contemplar el paisaje, me dispuse de inmediato a calentar mi cuerpo, primero empeze estirando las articulaciones… y luego empezé a meditar un momento para concentrar mis niveles de chakra:-- Es tal como me dicen mi padre y mi abuelo:” Siempre antes de entrenar ninjutsu, estira tu cuerpo para así poder ganar destrezas al desplazarte mientras realizas el jutsu a entrenar; y luego de entrenar tu cuerpo, entrena tu mente con tu cuerpo a la vez, es decir, siéntate, relájate, y medita un poco para así concentrar tu chakra y sentirte uno con tu elemento y con tu clan”; es bueno que ellos me hallan enseñado a meditar y a concentrar mi chakra desde que era pequeño, les agradezco en verdad todo lo que me han enseñado… bueno, creo que ya es hora de empezar con este entrenamiento--.  En primer lugar, pensaba en entrenar un jutsu que me ha llamado la atención desde que leí de él esta mañana: el jutsu “Elemento Agua: Olas furiosas”, también conocido como: “Suiton: Mizurappa”; dicho jutsu consistía en concentrar una cantidad de mi chakra considerable en mi boca para así liberar  un potente chorro de agua, que a pesar de no ser tan dañino, logra desconcentrar al rival, y me da tiempo de actuar:--Este jutsu me servirá muy bien combinado con mi kenjutsu, es decir, cuando me encuentre en una situación difícil ante mi rival, puedo usar este jutsu para así alejarlo de mi o distraerlo con un potente chorro de agua expulsado hacia el… bueno, primero debo de entrenar para así medir con que intensidad puedo realizar este jutsu--. A pesar de contar con mi Kekkei Genkai sobre el manejo del Suiton, esta seria la primera técnica que practicaba en esta clase de ninjutsu elemental; anteriormente, mi Kekkei Genkai solo me había servido para poder caminar sobre el agua sin concentrar tanto chakra sobre mis pies, es decir, una cantidad muy muy pequeña de chakra… además, me había servido para entretenerme moviendo el agua en mis manos y tratando de hacer figuras con ella, pero era hora de ponerse serios. Antes de empezar debía de concentrar chakra en mi boca, la verdad me costo un poco al principio, ya que nunca en la vida había concentrado chakra en ese lugar, así que para lograrlo tuve que meditar otro rato e imaginar que anteriormente, ya había concentrado chakra en la boca y que el jutsu Olas furiosas, me salía a la perfeccion. Luego de un rato:_--¡Genial!,¡ creo que por fin logre concentrar chakra en mi boca!, es un gran logro para poder hacerlo por primera vez… ahora… creo que el siguiente paso es respirar profundo y expulsar desde mi boca el chorro de agua… tal vez sea fácil… ¡hay que intentarlo!--. Luego de concentrar mi chakra en la boca, me proyecte a realizar de una forma correcta los sellos que debía de manejar para poder realizar el jutsu; el primer intento mis manos se enredaron con tantos sellos:--Wow, me olvide que mi especialidad es el kenjutsu, no el ninjutsu… y que el único jutsu que sé realizar es el de posesión de sombras, y para el solo necesito un solo sello (sello de la rata)… mmn, creo que debere estudiar un poco mas los sellos y el cambio entre ellos--. Intente varios minutos: primero me aprendí las posiciones de los sellos por separado, luego intente juntarlos a una velocidad lenta y segura, luego intente apresurar mas la velocidad y poco a poco ir subiendo la rapidez de ejecución, hasta que por fin, después de transcurrir unos 45 minutos creo, me sentí capaz de realizar los sellos eficientemente. En mi segundo intento para realizar el jutsu Olas Furiosas, logré concentrar el chakra en mi boca unos minutos mas rápido que la primera vez:-- jaja,¡creo que es un progreso!--. Luego de ello procedí a hacer los sellos, la verdad no los hice a tanta velocidad, por lo que perdí la concentración y el chakra acumulado en mi boca, por ende, en mi segundo intento, lo único que salió de mi boca fue menos de lo que sale del chorro de un lavamanos:--¡Rayos!, ¡debí mover esos sellos mas rapidos!...¡¡Debo ser mas seguro de mi!!, después de todo… seré el mas grande Nara que mi clan halla visto… ¡Si!, ¡así será!--. Volvi al principio, es decir volvi a repasar cada posición de mano y cada sello que llevaba el jutsu, lo que mas me llevo tiempo no fue aprenderme las posiciones, sino hacer los cambios rápidamente para así poder lograr el jutsu; luego de una hora de ardiente práctica con los sellos, decidí empezar…¡era la hora del tercer intento!. Esta vez, solo con pensar en el chakra en mi boca, ya sentía que lo hacia con mucha mas facilidad, y luego de sentir el chakra decidí no perder mas tiempo; empeze a hacer los sellos rápidamente, y cambio tras cambio me concentraba en no perder el control y que se me enredara los dedos, además tenia en cuenta el echo de seguir concentrado para evitar así perder el chakra en mi boca; el momento había llegado,  luego de realizar los sellos correctos sin equivocarme, pronuncie: --¡¡ SUITON: MIZURAPPA (ELEMENTO AGUA: OLAS FURIOSAS)!!--, inhale una cantidad de aire hasta llenar lo mas que pude mi estomago, y la exhale junto a un chorro de agua de intensidad moderada que salió de mi boca…--¡¡SIII!!, ¡¡POR FIN LO LOGRE!!, pero… no es lo suficientemente fuerte aun para empujar a alguien, pero si posee la suficiente fuerza como para  distraer a un rival… tal vez si lo practico unas cuantas veces más me acostumbraré a los sellos, por endé también al jutsu, lo que conlleva a manejar mucho mejor la intensidad del chorro de agua, creo que practicare con un tronco de palmera viejo y grueso…--. Cuando conseguí el tronco de palmera, lo corté y lo pusé encima de una roca plana… el reto esta vez  no era realizar el jutsu, el reto esta vez era lograr empujar el tronco a una distancia de por lo menos 20 metros, ya que es algo liviano y endeble. Mi primer intento para lograr mover el tronco, solo lo llegue a empujar unos  5 metros del lugar en donde se encontraba; en mi segundo intento, logré mover el tronco a una distancia de 10 metros… y mientras intentaba, me daba cuenta que ya no era tan difícil realizar los cambios de sellos, y cada vez lo hacía mas concentrado y con mas velocidad. El tercer intento logre moverlo a una distancia de 16 metros del lugar donde se encontraba, y pensé:-- tal vez con ejercicios de respiración pueda manejar mejor al momento de exhalar el chorro de agua, y tal vez, solo tal vez… salga con mas presión y pueda agrietar el tronco o romperlo. Empezé entonces a respirar lentamente, exhalar e inhalar grandes cantidades de aire sin perder la conciencia… es decir, sin desmallarme. Luego empeze a trotar, no deseaba buscar resistencia… solo deseaba mejorar mi respiración mientras trotaba; después de mis ejercicios de respiración, tome un descanso caminando a la orilla de la costa y me sumergí por unos 15 minutos en sus aguas cristalinas, más, algo frias jajaja. Luego de salir del agua de la costa, y de secarme bien me proyecté a seguir con mi entrenamiento, volvi a colocar el tronco sobre la roca, y empezé a realizar los sellos, pues ya no necesitaba concentrarme tanto para llevar mi chakra a la boca, ya lo hacia de una forma totalmente autónoma; luego, volvi a pronunciar el nombre del jutsu, inhale bastante aire, lo retuve un rato…¡ y si!, ¡los ejercicios dieron sus frutos!, luego de exhalar el chorro de agua, este salió con mas presión que los anteriores, ¡¡y logré llevar la tabla a una distancia de 30 metros!!, y además…¡¡Romperla!!... --¡Genial!, ¡¡lo hice!!... ¡¡y me superé!!, ¡Logre romperla y llevarla a mas de 20 metros!...mmn… no debería alegrarme tanto… después de todo es solo un tronco débil… creo que debería de tratar ahora con una roca de tamaño mediano… intentare por lo menos moverla a 10 metros… seguro podré--. Busque una piedra dentro de una cueva cercana a la orilla de la costa, la cargue y la coloque sobre la piedra grande y plana donde anteriormente había colocado el madero del tronco. El primer intento lo logre mover, pero a una distancia de por lo menos tres metros, no fue mucho la verdad… pero no esperaba tenerlo todo a la primera; en el segundo intento trate de cerrar un poco mas la boca, tal vez así lograra mas presión en el chorrro de agua; y así sucedió. En mi segundo intento desplazé la piedra a una distancia de por lo menos 7 metros, y como extra, logré agrietarla un poco:-- Me impresiona lo mucho que he avanzado hoy, y pensar que llevo alrededor de 5 horas entrenando la misma técnica, ja… creo que unos intentos mas y pasaré a entrenar otras areas--. En el tercer intento me decidí a usar mas fuerza de empuje exhalando mas rápido, así logre mover la piedra los 10 metros correspondientes, pero… quería intentar una vez mas… solo para probar que tan lejos podía llegar si me lo proponía. Esta vez busque una piedra nueva de peso y tamaño similar a la anterior, al encontrarla enterrada en la arena, la desenterré y la coloque en el lugar de honor donde practicaba mi jutsu, es decir, encima de la piedra grande y lisa. Estaba muy concentrado, tenia todo mi animo listo, era hora de probar que a pesar que mi capacidad es en el kenjutsu, algún dia seria maestro de ninjutsu también; así que luego de los sellos, inhale:--¡¡ SUITON: MAZURAPPA!!--, y exhale con gran presión en el chorro que salió de mi boca; logre mover la piedra a…¡¡ Una distancia de 17 metros!! Y además la agrieté a tal punto de que rompi una porción de tamaño considerable de la piedra. Estaba orgulloso de mis esfuerzos con esta técnica, sabia que me serviría de mucho en un futuro no muy distante. Pero era momento de descansar, me sente en la arena y por unos momentos leí mis pergaminos para distraerme, luego antes de empezar el próximo entrenamiento… se me ocurrió:--¿ Y si, combino el jutsu Olas Furiosas con mi jutsu de Posesion de Sombras?, de esa forma podría distraer a un enemigo para así lograr agarra su sombra--. Así que por ultima vez, coloque una piedra encima de la roca grande y lisa, hice los sellos, pronuncie el nombre del jutsu, y el chorro de agua salió con gran potencia, llevándose consigo la piedra; apenas termine de exhalar el chorro de agua, pronuncie:-- Kagemane no jutsu--, es decir, mi jutsu de posesión de sombras… mas sin embargo, lo máximo que pude extender mi sombra fue a 7 metros, dos metros mas que el rango normal de los gennin de mi clan, pero no fue lo suficiente para agarrar la sombra de la roca, así que pensé:-- mi sombra aún no es lo suficientemente rápida, posee un buen rango, pero aun me falta mejorar… lo bueno de esto, es que parece que si puede funcionar la combinación de ambos jutsus, solo que necesito ser mas veloz o mejorar con mi jutsu de posesión de sombras--. Luego de intentar alcanzar la sombra del tronco, me decidí a practicar mi principal especialidad: el kenjutsu. Aun no poseía un arma propia, así que mi padre me prestaba un sable de dos manos y siempre me decía:  “No te acostumbres a que los demás te den sus armas, te presto este sable bajo la condición de que logres conseguir uno en un plazo corto de tiempo; los practicantes de kenjutsu deben de ser totalmente recelosos con sus armas, pues es en ella donde tienen mayor dominio… espero algún día lo entiendas hijo”, y la verdad, lo entendí, pues si yo tuviera mi arma, me costaría dársela a otra persona, pero después de todo: no es la espada, es el espadachín. Así que me dispuse en primer lugar a entrenar con el sable de dos manos que me entrego prestado mi padre y además, antes de entrenar, camine un poco mas alejado de la orilla de la costa hasta que lo encontré…¡Si!, lo encontré… Unos cuantos bambúes que crecían alrededor de un estanque. Al verlos me alegre un poco, y de inmediato corte un ramo de bambú con el sable de mi padre y me dirigí al pueblo mas cercano a la costa. –Que bueno que decidí traer dinero, creo que mandaré a hacer una espada de una mano con este pedazo de bambú, que no sea tan fácil de romper y posea filo, para llevarla conmigo para practicar y también en caso de emergencia; también pediré me hagan una funda, para poder portar el arma mas fácilmente… es un dinero prestado de mis tios… pero luego se los devolveré con trabajo jejeje-. Luego de caminar un gran rato empezó a oscurecer:--Genial, ya no podre trabajar mas mis técnicas del Clan, a menos que encuentre una gran fuente de luz que produzca sombra… pero ese no es el punto, creo que diviso algunas luces a lo lejos, debe de ser un pueblo--, y efectivamente, se trataba de un pequeño pueblo de artesanos, ¡era genial haberlo conseguido!. A penas entre en las puertas de aquel pueblo noté que todos me miraban muy extraño, tal vez por el echo de tener rasgos un poco mas bohemios que los turistas, pero quien sabe; al cabo de un rato, un joven de uno o dos años mayor que yo me pregunto acerca de a donde me dirigía… se veía desconfiado, y tenia una mano cerca de su cintura, como preparado para desenfundar un arma. Le explique que venia de entrenar en la costa, y buscaba a un artesano que le fabricara una espada de bambú de una buena calidad y que no solo sirviera para entrenamientos; el joven sonriendo, me dijo que su padre era fabricante de armas artesanales, y me dirigió a su casa. Al llegar era una morada pequeña con un gran patio trasero para entrenar, al ver el señor le pregunte:-- Eh hola!, busco un artesano que me fabrique un arma para poder usar en caso de emergencia y para entrenar, traje este bambú para que la confeccionen y yo pag…--, al ver esto el hombre me arranco el bambú de las mano y lo rompió en pedazos, intente enojarme pero su hijo me detuvo alegando que para él, no es el arma… es el espadachín, y pensé:-- Es cierto lo que dice, creo que me deje llevar por lo superficial--. Entonces el hombre artesano me señalo con el dedo hacia afuera y me llevó con su hijo a lo que parecía ser un campo de entrenamiento para kenjutsu, con muñecos echos de madera y paja, y con algunos tiros al blanco para practicar supongo que arrojar el arma, y el hijo me dijo:-- Eres afortunado, mi padre decidió entrenarte, si el vé que estas lo suficientemente capacitado para portar un arma, el mismo te dará una hecha de metal verdadero y que se amolde a tu estilo; pero primero, al no poder hablar sino solo en señas, me pidió te tradujera todo lo que el pida… y en primer lugar, me pidió que combatas contra él sin usar ninguna clase de ninjutsu o genjutsu--. El hijo del artesano me presto un Bokken ( o sable de madera) para combatir contra el viejo artesano, y la espada de mi padre la dejó en la entrada de la casa al saber que no me pertenecía. La pelea empezó,  me coloque en la posición  y corrí hacia el viejo con la intención de golpearle… al hacerlo, él solo se limito a esquivar y darme un golpe cerca del estomago sacándome casi el aire, luego me erguí y me puse derecho, arremetiendo un golpe de lado que iba a su costilla, pero antes, el decidió  bloquearlo y colocar su arma apuntando a mi garganta, y así la pelea termino, con mi rendición al ver que de un golpe en el cuello, él podía romper varios huesos importantes. Su hijo me vió algo apenado de el intento tan básico y la facilidad con que el viejo me superaba. Luego de esto el viejo se alejo de mí y se fue, dejando a su hijo a cargo de enseñarme. El hijo me colocó en posición de combate básico, y aprovechando que era de noche, apago todas las luces de la casa y empezó a dirigir golpes contra mis puntos vitales… la dinámica consistía en bloquear los golpes con el bokken, pero al parecer, no logre bloquear ninguno. El hijo al ver mi horrible desempeño, decidió llevarme a las afueras del pueblo, y me explicó tocándome, cuales eran los puntos mas débiles del cuerpo y luego me pidió se las señalara con el dedo, por mi mente cruzaban pensamientos como:-- Entonces si toco cerca del estomago podría fatigar a un enemigo… entiendo…-- , y otros mas. Luego me pidió cerrara mis ojos y escuchara con tranquilidad cada sonido de la naturaleza… escuchaba las olas de la Costa, las ollas de las casas en el pueblo, y algunos insectos que merodeaban junto a mi. Mientras me relajaba escuchando los sonidos, el hijo del artesano empezó a dar golpes al aire con el bokken, mientras decía:-- aprende el sonido que producen las armas al romper el aire, y trata de averiguar a que distancia me encuentro, y hacia que dirección muevo el arma--, mientras el decía eso, movia el bokken en diferentes direcciones indicándome como sonaba el arma al ir en cada dirección, ya sea de arriba, abajo, izquierda, derecha, o diagonal; luego me índico que sintiera los pasos de él y los escuchara, por cada vez que me equivocara, me daría un golpe que trataría de esquivar, luego de explicarme las reglas, el entrenamiento empezó. En los primeros intentos no logre siquiera cubrir un solo golpe de los que me dio, ya que en ninguna oportunidad logre acertar su ubicación, o de donde venia el golpe; luego de darme cinco golpes caí en el suelo, y tome un descanso de 20 minutos con los ojos cerrados para que él me volviera a explicar las reglas de la dinámica, luego del descanso regresamos al entrenamiento… esta vez había escuchado con mas atención los ruidos que producían el arma, y descubrí que mientras el se movia, no solo se escuchaban sus pasos, sino su respiración también se escuchaba; en la primera ubicación adivine a que distancia se localizaba, y por suerte, también adivine hacia donde movia el bokken; en la segunda localización también adivine su localización, pero no el movimiento del bokke, así que arremetió contra mi con un golpe no tan fuerte pero doloroso en las costillas, el cual escuche venir e intente esquivar, pero creo que pensé que tardaría mas en llegar y por ende no me moví lo suficientemente rápido como para esquivarlo; en la tercera localización no logre adivinar la localización, pero si el movimiento, así que intente esquivar el golpe que sentí se aproximaba, pero al no saber su distancia de mi, me atino en el estomago un golpe mucho mas fuerte que el anterior, que me saco el aire de nuevo, por lo que otra vez tuvimos que detenernos a descansar. Durante este descanso no me explico las reglas de la dinámica, solo me indicaba los sonidos de los movimientos del arma, y me dio consejos que anteriormente no me daba… tales consejos eran: “la distancia a la que se encuentre el enemigo de ti no significa que va a tardar siempre el mismo tiempoen llegar a golpearte, apenas sientas el ultimo paso cerca de ti, muévete rápidamente hacia el lado que creas te valla a atinar”, “generalmente, los espadachines cambian de guardia constantemente, es decir, cambian de lado…. Por eso, debes escuchar el ultimo paso que de cerca de ti, así sabras en que guardia estar, si esta viendo hacia la izquierda, derecha, o hacia el frente… y sobre todo, escucha su respiración, ya que antes de dar el golpe los espadachines deciden parar la respiración por algún motivo… trata de corregir estos errores que todos tenemos, y usa los de los demás para tu propio beneficio”. Luego de ello en el ultimo volvimos a entrenar. En la primera localización adivine a que distancia se encontraba de mi y supe que movia el bokke hacia la derecha; en la segunda localización en ves de eperar que el me dijera que adivinara, empeze a escuhar sus pasos para saber a donde se dirigía; en la segunda ubicación la adivine, y el movimiento del bokke era hacia la izquierda; la tercera ubicación también la adivine, pero esta vez falle en el movimiento del bokke, por ello presentí cuando se acercaban a mi para dar el golpe, pero lo esquive, ya que sabia que el ultimo paso lo dio con el pie derecho, así que su golpe vendría de izquierda; en la cuarta localización, el hijo del artesano me hablo y me dijo: “Esta vez, así adivines bien correctamente, correré a darte un golpe”; entonces la cuarta vez no determine su ubicación, pero si el sonido del bokke, mas no escuche sus pasos para el golpe, de inmediato sentí que dieron un paso muy carcano a mi con el pie izquierdo, y pensé:-- Ese tramposo, ¡de seguro uso un jutsu de transportación!--, logre esquivarlo a penas, pero lo logre… luego de eso el hijo del artesano me felicitó y me llevo otra vez al pueblo para seguir entrenando. Al llegar al pueblo me entregó otra vez el bokke que había dejado antes de salir del pueblo, y me pidió que cubriera los golpes que me iba a dar. Esta vez no hubo complicación en cubrir los golpes, de echo fue fácil adivinar de donde venían incluso sin verlos bien en la oscuridad. Luego de ello, cambiamos de dinámica, para entonces seria yó quien daría los golpes… y así empezamos; todos los golpes que dí fueron cubiertos por el hijo del artesano, de repente el viejo artesano salió de la casa y detuvo el entrenamiento, se puso atrás mio y me agarro de las manos mientras sostenía el bokken; durante ese tiempo el anciano me hizo repetir los movimientos varias veces mientras practicaba fluidez, luego el hijo me indico que realizara esos mismos movimientos frente a uno de los muñecos de práctica; y así tarde dos horas practicando mi kenjutsu nuevo frente a ese muñeco, mientras que el hijo del artesano entraba a la casa para charlar con su padre; luego de las dos horas, el hijo me llama para entrar en la casa y se dirigió a mi diciendo:--Ya es muy tarde para irte, te quedaras aquí a dormir, pero primero ten… es la cena, te has esforzado bastante, y aun no termina el entrenamiento, mañana en la mañana será tu pelea contra mi padre, si logras anotarle un golpe en cualquier parte del cuerpo por encima de la cadera, se te dará la promesa de una espada cuando vuelvas al pueblo--. La comida estaba deliciosa, aunque era algo simple; mientras entrenaba, el viejo leia mis pergaminos que había olvidado dentro de la morada, al parecer luego de la cena, entro a una habitación y me entrego en las manos un pergamino cuyo titulo era: “Manual del espadachín maestro”; dicho titulo poseía varias técnicas y modelos dibujados de cómo ejecutarlas, le agradecí al anciano y mientras reposaba de la cena, leia el pergamino… era increíble saber tantas técnicas que existían y que ignoraba su existencia, entonces pensé:-- Wow, todas estas técnicas además de combinadas con mi ninjutsu deben de irme genial y aumentaran mucho mas mi capacidad durante un combate real… pero creo que ya repose lo suficiente, practicaré un poco mas afuera para así poder asestarle un golpe al viejo artesano mañana en la mañana--. Luego de ese pensamiento me quede practicando solo un par de horas, durante ese tiempo copie en los muñecos de paja y madera las técnicas que leí en el libro, y luego unas horas mas me senté en medio del pueblo a escuchar y reconocer los sonidos; hasta que escuche unos pasos venir hacia mi, me levante y me coloque en posición de combate y  logré cubrir un golpe que iba a mi cabeza, luego rápidamente vino otro golpe hacia mis costillas que en vez de cubrir, decidi esquivar para intentar dar un golpe yo… mi golpe fue cubierto, y me remataron con un golpe que iba dirigido al cuello, lo logré cubrir y recordé la técnica que había practicado el viejo artesano conmigo, entonces al ejecutarla, logre sacarle el aire a quien sea que fuera mi atacante… al acercarme a él, no era ni mas ni menos que el mismísimo viejo artesano, y un poco mas alejado de él se encontraba su hijo, pensé:--¡Que rayos!, ¿¡buscaba traicionarme!?--. El hijo del artesano se acercó a mi y dijo:--¡Felicidades!, lograste pasar la prueba… mi padre sabia que mañana estarías mas descansado que hoy, por ende decidió sorprenderte y atacarte sin un previo aviso… has demostrado ser un gran espadachín y digno de haber sido entrenado por nosotros, por favor, ven con nosotros a nuestra casa para dormir, te lo mereces--. Luego de levantar al viejo artesano del suelo, volvimos a la casa, me acomodaron en una pequeña habitación y el hijo del artesano se me acercó por ultima vez diciendo:--¿ Mañana partes temprano, no?, nosotros no estaremos, así que te dejaremos un desayuno sobre la mesa; ha sido un honor entrenarte,  nos volveremos  a ver; por favor vuelve en dos semanas, para realizar pruebas junto a otros especialistas como mi padre, y así saber cual seria tu arma indicada; mas deberas dejar algo para poder asegurar que volveras, a mi padre no le gusta perder tiempo…--. No sabia que dejar, pero esa vez decidí dejar mi pergamino sobre : “Arte y Estrategia”, pues era mi favorito. Luego me despedí de el hijo del Artesano, y el viejo artesano bajo la cabeza hacia mí en señal de respeto. La mañana siguiente me desperté temprano para llegar a la Capitál de la Niebla a pie… era increíble lo que me había pasado, y solo deseaba que esas dos semanas pasaran rápido; ya era hora de irme, agarre mis cosas, y partí de inmediaro,  durante el camino saludaba a los pueblerinos y a quien sea que viera, me notaba muy feliz, y al parecer muchos lo notaron, pues siempre que me preguntaban porque estaba tan feliz, yo respondia:-- ¿La felicidad?... ¿por qué no ser feliz? Jajajaja--. Al llegar a la Capitál de la Niebla, me sentía alguien diferente, y mas seguro para combatir.

288 lineas; Word; marg izq: 2,5; marg der: 2,5.
Saab Nara
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando en las Costas del País del Agua.

Mensaje por Saab Nara el Sáb 30 Jun - 19:57

Habian pasado ya tres días luego de que sucedió aquel extraño suceso en el cual fui recibido en una aldea de la cual, luego de investigar varias veces, no pude encontrar información; me parecía totalmente escalofriante el mismo hecho de que luego de que se cumpliera el plazo de dos semanas que pautaron el herrero y su hijo conmigo deba volver a aquella localización en la cual debe de haber una aldea o por lo menos un caserio. Pero debía volver, después de todo, les di mi palabra de volver, y siempre cumplo mi palabra, además, había dejado uno de mis pergaminos favoritos junto a ellos. Esa aldea debía de existir, tenia en mis manos una prueba de ello, la cual era el pergamino sobre Kenjutsu que me regaló el viejo herrero, y pensé: --- Es imposible que no halla información de esa aldea, si por lo menos hubiera localizado el paisaje de sus alrededores… lastima que era de noche y no logre ver casi nada; en verdad me sorprende, busque registros en la biblioteca, y no encontré nada; pregunté a los comerciantes por si sabían de su existencia, y no supieron reconocer el lugar que les describia; ¡incluso mis padres no saben nada de dicha aldea!, y que mis padres (en especial mi padre) no sepan algo sobre el País del Agua, es totalmente extraño. Tengo miedo de volver, pero la única forma de averiguar que sucedió esa noche, es volver a regresar.---.

Era de mañana cuando esos pensamientos vinieron a mi mente, de hecho, esos pensamientos llevan aturdiéndome desde que supe de la “no-existencia” de dicha aldea, mi vida hasta ahora ha sido común pero este extraño suceso me hacia dudar del curso que seguía mi vida; pero no era momento de pararme a filosofar en ello, necesitaba seguir con mi vida, cumplir mis deberes, y sobre todo…¡seguir entrenando!, no he entrenado desde que llegue de aquella remota localización. Esta vez fui algo mas perezoso que de costumbre, decidi dejar mis deberes del hogar para mañana a pesar de saber el reproche que en un futuro me impartirían mis padres, y me acoste a tocar música, era una de las cosas que mas me encantaba hacer, relajarme, leer, escuchar o tocar música, y algún contacto social ocasional… ah, que gran y sencilla vida seria, lastima que pertenezco al mundo real, y en él, nada es gratis, ni siquiera el respeto; por ello he estado pensando en buscar una profesión para poder mantener el gasto de mi equipamiento ninja, ya que… aun no poseo kunais, shurikens, papeles bomba, entre otros.

Ya eran las 07:00 am, aun era temprano debido a que generalmente mis padres me obligan a levantarme a las 06:00 am, por ende perder una hora de mi dia no era para nada doloroso para mí. Me preparé un rápido desayuno de fideos mientras pensaba sobre que actitud física debía entrenar hoy, mientras pensaba tropeze con una vajilla que se encontraba cerca de la mesa del comedor, y no fui lo suficientemente rápido para lograr atajarla, entonces pensé: ---¡Ya sé!, mis padres no dudaran en matarme jajaja… pero no, debo entrenar mi velocidad y creo que para ello también necesito de entrenar mi resistencia.--- . Luego de recoger la vajilla rota, me decidi a darme una ducha y asearme, posterior a esto, recogí mi ropa que se encontraba desde ayer colgada en una cuerda secándose (ya que ayer había lavado mi ropa), me decidí a plancharla, y me la coloque prenda por prenda; luego guarde varios de mis pergaminos de lectura dentro de mi prenda de vestir, y a las 07:30 am me encontraba saliendo de mi casa para ir a entrenar.

Era un lindo día, un día en el cual hasta incluso el sujeto mas perezoso debía de presenciar; el aroma a condimentos extravagantes se podían olfatear gracias a la cercanía de varios puestos comerciales cerca de mi hogar, habían niños practicando jutsus simples de transformación, burlándose uno de otros de una manera amigable e incluso graciosa, los vecinos se reunian con varios de mis parientes para jugar Go, y el cielo estaba de un color azul claro con toques de grises (lo que sugería la posibilidad de que lloviera hoy) sin nubes y con las aves volando.  Luego de caminar un par de metros en dirección a los comerciantes para poder apreciar el delicioso aroma que emanaban especias exportadas seguramente de otros países, mi impresión tan hermosa de aquel día cambio de repente al ver a los pescadores montar sus puestos de venta justo al lado de los puestos de especias en los que me encontraba, estos pescadores inundaban el ambiente con sus productos y hacían parecer esa hermosa calle una especie de balurdo muelle.

Decidí salir de ese lugar, el olor a frutos del mar me mareaba; hoy no fui a encontrarme con mi amiga Xandra, ya que, la banda de la escuela de música fue invitada entre todas las escuelas del País del Agua a participar en una competencia musical amistosa para representar el actual Feudo. Pero, igual decidí ir a su escuela y sentarme un momento a leer mis pergaminos; era normal para mi estar en soledad, no era nada que me molestara y de hecho, ya estaba acostumbrado… pero, estar en ese sitio sin ver a Xandra acercarse felizmente a saludarme, causaba en mí una sensación de inconformidad, como si esos saludos y ese cariño que ella me daba fueran mucho mas importantes de lo que apreciaba a ver. Entre tanto leía mis pergaminos, mis ánimos de entrenar crecían, así que luego de un rato me levante del sitio donde permanecia sentado leyendo y decidí empezar a entrenar.

La costa ya se había vuelto un ambiente común para mis entrenamientos, sé que lo había dicho anteriormente, pero la costa me transmite una sensación de tranquilidad y conformidad que me permite seguir esforzando mi cuerpo y mente a entrenar sin que se presenten interrupciones no deseadas; El único inconveniente con la Costa, es que se encontraba a una distancia de alrededor de cinco [5] kilómetros de distancia de mi casa. Esta vez me sentía decidido a mejorar, y ya que estaba en la onda de entrenar velocidad y resistencia, en vez de ir a la taberna cercana a la ciudad para pagar un transporte el cual me dejara cerca o al frente de la Costa, decidí emprender en trote hasta llegar a mi destino, es decir la Costa. Al llegar a la puerta de salida de la ciudad, me coloque frente a ella, conté en cuenta progresiva del número uno [1] hasta el numero tres [3], y al llegar al número tres [3] salí con un trote rápido por las puertas de la Capitál de la Niebla hasta mi destino.

El viaje en trote era totalmente exhausto, agotaba incluso a los mas veloces corredores… o bueno, eso deduje yo, tal vez sea mi habitual flojera. Mientras trotaba, apreciaba mucho mas el paisaje que mientras me llevaban en carruaje; descúbri que hay mucha mas fauna y flora en las afueras de la Capitál de la Niebla de lo que me imaginaba, durante solo el primer kilometro aviste varias especies de aves que no reconocí, algunos ciervos, y una vegetacíon variada que realzaba el contraste del cielo azul. Me mantuve firme y bajo control durante los primeros 3 kilometros, a mitad del mismo tercer kilometro mis piernas empezaron a fallar, es decir, reduje la velocidad del trote; me encontraba exhausto, inhalaba y exhalaba constantemente y a una gran velocidad, además tenia que secarme la frente que generalmente se llenaba de gotas de sudor que se desprendían de mi cabello y de la misma frente, en ese momento pensé para mis adentros: ---¡Rayos!, mis piernas me están fallando, creo que he disminuido el ritmo; no es momento de rendirme…vamos… debo repetirme esa frase hasta que me la grabe de memoria; sé que soy flojo pero… ¡estoy decidido a dar lo mejor de mí en esto!, ¡no importa si me desmayo, de una forma u otra llegaré a las costas sin parar de trotar!; ¡¡Esperen!!, recuerdo un truco… ¡Si!, un truco que aprendí de niño en la escuela… consistía en… (Luego de pensarlo un rato, volvió a mi mente ese recuerdo) ¡ah si!, mi maestro solía decirnos en momentos en los cuales nos ganaba el cansancio: “Un shinobi debe ser resistente y rápido,  sin dolor no hay ganancia; deben de tener algunos objetivos claros que les daré para poder ser mas veloces y sobre todo, ahorrar energias mientras corren y mejorar su resistencia; lo primero que deben hacer es mantener una posición firme, segura y estable, con pasos cortos pero seguidos, y siempre fijando la mirada en el horizonte, para que los aliente a llegar a su meta y a jamás rendirse; otro consejo el cual se debe tomar en cuenta al momento de ahorrar energía y aumentar la resistencia es:  inhalar por la nariz y exhalar por la boca con un periodo de retención del aire de un segundo antes de exhalar, y recuérdense de tragar saliva antes de volver a inhalar y de no bajar la cabeza o cerrar los ojos; estos trucos los ayudara a mantener una velocidad constante, y sobre todo, evitar se desmayen por la falta de oxigeno al realizar grandes cantidades de movimientos de manera consecutiva y al momento de correr o saltar”. ¡Eso explica todo!, he estado inhalando y exhalando por la nariz sin tener un buen control de mi respiración, además, he estado bajando la cabeza y no he tragado saliva desde hace ya un minuto creo… debo de implementar cambios a mi forma de trotar, sino, terminare desmayandome… debo de hacer dichos cambios antes de que se me nuble la visión, luego de eso no hay vuelta atrás.---.

Ya iba empezando el cuarto kilometro cuando dejé de pensar e implementé los cambio sugeridos por mi maestro de academia hace ya un tiempo; al realizar los cambios noté que la velocidad aumentó a la velocidad inicial, y mantenía un ritmo constante de la misma, de hecho… me sentía capaz de aguantar el trote mucho mas tiempo, así que durante el ultimo kilometro en vez de trotar, decidí correr, y dije en voz alta y audible: ---¡¡No me rendiré!!, ¡¡YA FALTA POCO!!.---. Durante ese ultimo kilometro sentí mas fortaleza en mis piernas, sentí mas libertad e incluso… ¡incluso sentí que quería seguir corriendo luego de haber llegado a la costa!. Llegué a la Costa menos cansado y exhausto que cuando iba en el kilometro tres, y para celebrar que cumplí el reto de llegar a la Costa sin ningún tipo de transporte que no sean mis pies, decidi saltar varias veces y dije en voz alta: ---¡ JAJAJA, ¿Y QUIEN DIJO QUE NO SE PODÍA?, ¡LO LOGRÉ!!.---. Me sentía muy feliz y satisfecho por el sentimiento de haber cumplido con mi meta de llegar a la Costa… ¡ Me sentía el hombre mas fuerte del mundo!, ¡incluso lo suficientemente fuerte para poder dar unas cuantas vueltas corriendo a cualquiera de las grandes rocas que se encontraban en la Costa!, pero sabia que debía de ahorrar algo mas de energía para poder proseguir con el entrenamiento.

Decidí caminar un rato alrededor de la Costa mientras mi respiración y mi pulso se relajaban, para hacer mas veloz el proceso de relajación, también opte por hacer varios movimientos de Tai-Chi básicos que había aprendido de mi abuela materna; cuando llegué a la costa ya eran las 11:00am, es decir que tenia tiempo para relajarme un rato a descansar, pensar y leer. Me senté en la arena, arrecostado en el tronco de una palmera que a su vez me brindaba sombra, y abrí el pergamino de Kenjutsu que me había regalado el viejo herrero, en ese momento pensé: --- Ahora que lo pienso, creo que en alguna parte del pergamino habla sobre ejercicios que un maestro en kenjutsu puede utilizar para aumentar sus habilidades físicas y desarrollar su resistencia… ¡Aja! Lo encontré, esta aquí.---. Luego de leer un rato sobre los ejercicios, pausé repentinamente la lectura debido a un pensamiento que dio lugar justo en ese momento: --- ¿No seria buena idea tratar de caminar en dirección hacia aquella aldea de la ultima vez?, después de todo, aunque no se exactamente donde se encuentra, recuerdo que en el camino hay un oasis con brotes de Bambu que corte, tal vez eso me sirva de referencia para llegar… pero, me arriesgo a perder el día de entrenamiento, además, el viejo herrero y su hijo dijeron explícitamente que volciera en dos semanas, y a decir verdad, no quiero parecer descortez o apresurado; será mejor que espere el plazo de tiempo acordado, no importa que tanta curiosidad tenga o que tanto misterio rodee esa aldea la cual al parecer no existe, todo llega a su tiempo… lastima que no tenga tanta paciencia.---, posterior a este pensamiento, proseguí con la lectura hasta que note que el sol se encontraba justo encima de la palmera en la cual me encontraba arrecostado, eso solo podía significar que ya eran las 12:00pm o se acercaba esa hora, y no tenia alimento para almorzar.

Rapidamente arme una caña de pescar con un palillo que encontré en la Costa, un hilo que guindaba de mis costuras, y un trozo de cangrejo crudo ( el otro resto del cangrejo lo guarde para luego), y luego de varios intentos de atrapar un pez, no parecía dar frutos… así que decidí intentar con una técnica que me había enseñado un tio que actualmente debe encontrarse en el País de las Cascadas. Dicha técnica consistía en usar una lanza para atravesar el pez en movimiento, esta técnica de pesca necesitaba de mucha agilidad, rapidez y concentración. Desarme mi primera caña de pescar, busque una vara de gran longitud, y amarré a una punta con el mismo hilo que usé para manufacturar mi anterior caña una roca con punta afilada… de esa forma, manufacturé una lanza improvizada de pesca; para mis adentros pensé: --Creo que esto puede servir como un ejercicio para aumentar mi velocidad, y que buena motivación poseo, ya que si no logro atrapar un pez, comeré un pequeño cangrejo--. Intente la primera vez con la posición del cuerpo y manos que me había enseñado mi tio, busqué el pez, e intente clavarle mi lanza, pero no fui lo suficientemente rápido para asestarle; de igual forma sucedió con los otros dos peces que vi, ya eran las 12:30pm y aun no había comido… el hambre me consumía, ¡hasta que tuve una idea!. Decidi escavar un hollo cercano a la orilla de la Costa en el cual puede entrar un pez grande facilmente, dentro de ese hollo colocaré el resto de cangrejo que me queda, y esperaré que las olas y la marea hagan su trabajo, dejando al pez en un charco de agua dentro del hollo que escave, pensé: --- Luego de comer seguire entrenando, es hora de usar la cabeza para salir de este lio; esto dede funcionar porque debe funcionar, sino funciona, me quedare sin almuerzo, y es algo que no quiero que pase.---.

Al principio ningún pez se acerco, ya eran las 01:00pm y empezaba a desesperarme; hasta que a las 01:30 entro un pez en la trampa, luego de que la marea se fue, con la lanza enceste varios golpes al azar dentro del charco esperando que alguno de esos golpes le lograra asestar al pez… metí la mano en el charco para agarrar al pez muerto, pero cuando me di cuenta, seguía vivo y trato de escapar saltando, esta ultima acción del pez fue su desgracia final, ya que en vez de saltar a la orilla para que la marea lo arrastrara al mar de la misma forma que entro a la trampa, salto hacia la arena, y ya en la arena lo pude agarrar y con la punta de la lanza, sacar sus tripas, espinas y escamas; lo lave con agua del mar, y lo comi crudo debido al hambre que tenia en el momento, pensé: --- Tal vez no es mi plato favorito, pero ya he comido pescado crudo antes… debo apresurarme para poder seguir entrenando, sino el tiempo volverá a pasar muy rápido… ---. Terminé de comer a las 02:00pm y sin dudarlo empezé el entrenamiento.

Luego de un tiempo leyendo el pergamino de Kenjutsu que me habían regalado, grabe en mi mente los ejercicios necesarios para poder desarrollar mi resistencia y mi velocidad, aunque, ya con el trote que había hecho al llegar, había aprendido más sobre como ahorrar energías y aumentar la resistencia, además también aprendí a como no perder el ritmo en mi velocidad, lo cual estoy seguro en algún futuro no muy lejano me servirá durante un duelo o batalla de la cual requiera tener de estas habilidades. Antes de empezar a entrenar, la sección del pergamino que trataba sobre los ejercicios tenia un apartado de “condicionamiento físico para antes de entrenar”, es decir, como una especie de calistenia. Mi objetivo no era que ese pergamino guiara todo mi entrenamiento pero, al ver los buenos espadachines que eran el viejo herrero y su hijo, y haber tenido el honor que me hallan entrenado y como ofrenda me hallan obsequiado un pergamino sobre técnicas de kenjutsu, decidí seguir los entrenamientos y calistenias que decían debía hacer cualquier practicante de kenjutsu sin negar ni dudar en ningún momento sobre su eficiencia y razón, además, sin quejarme acerca de lo absurdo que podrían ser los ejercicios, o el tiempo y duración que requerían estos, no importa si es más de lo que puedo resistir, el objetivo de este entrenamiento es aprender a resistir y desarrollar velocidad y por ende como extra, desarrollar mi resistencia al cansancio y al dolor muscular. Los primeros ejercicios de calentamiento o de preparación física eran totalmente absurdos, pero no me negué a realizarlos con su debida rapidez, demora y acción.

El primer ejercicio de calistenia consistía en: “saltar varias veces lo mas alto que pudiera en un plazo determinado de 10 minutos y a la mayor velocidad que el usuario (en este caso yo) pudiera resistir, luego de esto realizar diez [10] flexiones de pecho y levantarse a reposar”. Y así hice, los primeros tres o cuatro minutos fue prácticamente pan comido, no tenia dificultad de saltar a la altura promedio que puede llegar cualquier shinobi, además, luego de leer el pergamino y de haber descansado mientras pescaba y comía, ya no me sentía exhausto ni cansado luego de haber trotado desde la Capitál de la Niebla hasta donde estoy ahora, la Costa; a partir del minuto cinco ya me empezaba a cansar saltar tan alto, pero estaba decidido en no perder altura, y para ello debía de seguir las mismas técnicas que usé para no perder el ritmo de velocidad durante el trote, las cuales eran respirar de una forma la cual inhalaba por la nariz y exhalaba por la boca, siempre viendo el objetivo (en este caso veía el horizonte para no marearme), y visualizar la meta en mi mente, este ultimo objetivo sin duda lo tenia muy presente, ya que mi meta era generar mas resistencia y velocidad, lo cual desde ya estaba logrando; luego del plazo de tiempo determinado de diez [10] minutos, me encontraba exhausto, pero no estaba decidido a rendirme aun, así que luego de terminar dichos diez [10] minutos, me agache rápidamente y me acosté en la suave arena de la Costa, levante la vista del suelo, coloque ambos brazos en posición paralela a mis hombros con las manos abiertas y empezé a realizar las diez [10] flexiones correspondientes de la calistenia; la parte de realiza flexiones fue en verdad la parte de la calistenia que me resulto mas fácil, ya que generalmente, estaba acostumbrado a hacer flexiones casi a diario, así que realizar solo diez flexiones no trajo ningún agotamiento extra para mí. Luego de terminar el primer calentamiento, descansé el tiempo que se determinaba en las escrituras del pergamino, en general decía: “Luego de cada ejercicio de preparación física deberá de tomarse un descanso de dos [2] minutos, en el cual se sugiere relajar la respiración y estirar los músculos para la próxima etapa de la preparación física”.

Durante el tiempo estimado de dos [2] minutos de relajación y descanso, me dispuse a realizar movimientos de Tai-Chi de la misma forma que había hecho al llegar trotando a la Costa, estos, a la vez de relajar la respiración, estiraba los músculos del cuerpo, en especial los brazos y las piernas, así que realizar estos ejercicios de relajación del estilo Tai-Chi mientras aun me encontraba en el momento de relajación de la preparación física fue una gran idea por la cual debía de felicitarme, y pensé: ---Bien hecho Saab, gran estrategia esta de realizar ejercicios de Tai-Chi…---, ese pensamiento era mi yo felicitándome a mi mismo, era común para mí felicitarme de ese modo debido a que no soy de muchos amigos, y tenia que sacar una buena autoestima de algún sitio, ¿y que mejor persona para aumentar mi estima que yo mismo?, bueno, eso era una cuestión de perspectiva que yo mismo me hacia. Luego de haber transcurrido el tiempo de espera de dos [2] minutos, recordé la otra etapa que la preparación física exigía, ¡oh cierto!, olvide mencionar que la preparación física exige un modelo de tres etapas con su respectivo tiempo de duración y con ejercicios respectivos. El ejercicio de la segunda etapa consistía en: “Encontrar un árbol alto (de más de cinco metros si es posible) y concentrar chakra en la palma de los pies para escalar hasta la cima; el usuario debe de estar en la cima en un tiempo determinado de cinco minutos, sino, el ejercicio deberá de volverse a intentar hasta que el usuario logre llegar a la cima del árbol durante el plazo de tiempo determinado”. Este ejercicio sonaba algo fácil, pero la verdad resultaría algo difícil de realizar debido a que el único árbol que encontré en la Costa que, en relación a lo que indicaban las instrucciones del pergamino, le calculaba una altura de quince [15] metros de altura; resulto ser una palmera aquel árbol de tan gran altura, y para hacer el reto un tanto mas difícil, decidí intentar subir la palmera del otro lado del tronco curvo que caracteriza a las palmeras. Primeramente pensé para mis adentros: --- Ahora que me pongo a analizar la situación en la que me encuentro, creo que este entrenamiento no busca que el sujeto que realizara el ejercicio concentre gran cantidad de chakra en la palma de los pies, sino que concentre el suficiente chakra en ellos y combinados por la velocidad que deberá de realizar el sujeto para poder llegar a la cima del árbol combinado con la presión de realizar el ejercicio en menos de cinco [5] minutos, es lo que crea la dificultad de esta etapa---.

Así que antes de empezar la segunda etapa de la preparación física, me fije un objetivo… ¡Estaba Sediento!, y beber del agua salada que me ofrecía la Costa no era una opción; mas al voltear la vista a la cima de la palmera a escalar, me percate de la presencia de un gran Coco que al parecer, ya estaba maduro y lo suficientemente hichado para que cayera, así que por ende, dentro de el debería de haber una gran cantidad de ese delicioso jugo de Coco, y pensé: ---De hecho, de un golpe pudiera tumbar aquel Coco, o incluso tal vez sacudiendo la palma pueda hacer que el fruto se Desplome de la planta hasta que llegue a atraparlo antes de que toque el suelo y se despedaze, pero si hago aquello me quedaré sin motivacion alguna para seguir con esta etapa de la preparación física…¡ Y aún me queda de realizar los verdaderos ejercicios!, mi condición no es excusa para no lograr lo que quiero…---. Así que empezó a correr el tiempo de cinco minutos determinados en mi mente, y me apresuré a concentrar chakra en las palmas de mis pies (lo cual era fácil, ya que desde pequeño caminar sobre el agua era un juego para mí, lo cual me hacia la envidia de los familiares de mi misma edad) e intenté subir corriendo rápidamente; realice cuatro intentos de esto hasta que se termino el plazo de tiempo determinado en el pergamino y falle dicho modulo o etapa de la preparación física: en el primer intento me tomo un minuto llegar hasta la mitad del tronco, es decir, alrededor de los siete u ocho metros de altura. Pero debido a la curvatura y el grosor del tronco de la palma (dicho grosor era de unos noventa [90] centímetros según lo que pude percibir visualmente) no logre completar el entrenamiento ya que me debía de concentrar tanto en no dar un paso equivocado como en no perder la dirección a la cual me dirigía, por ende, esto causo un mareo en mí, así que falle el primer intento; en menos de segundos ya me encontraba listo para el segundo intento, y mientras el tiempo aun corria, me puse de pie y me dispuse a volver a realizar el entrenamiento.

Esta vez tuve la idea de realizar el entrenamiento fijando mi vista solo en el horizonte, esta vez llegue como alrededor de los diez u once metros de altura, pero al no tener la total confianza en que no iba a fallar ningún paso, me resbale por un paso mal dado, y me caí, desplomándome en la arena; la verdad no fue doloroso ya que la Costa poseía una arena suave y tibia de día, así que mi segundo intento también lo falle en grande, y gracias a mi desconfianza total. El tercer intento se me ocurrio otra idéa, esta vez en ves de mirar el horizonte, me dispuse a fijar mi vista solo en mis pies, así no perdería ningún detalle de que pisaría… o eso pensé; me levante rápidamente de la arena, ya habían transcurrido tres minutos del tiempo limite de cinco minutos que otorgaba el entrenamiento, esta vez llegue a una altura mucho menor que en los anteriores dos intentos, ya que, al concentrar mi vista y fijarme solo en el movimiento de mis pies, llegúe hasta unos seis metros de altura en el tronco debido a que me maree mucho mas rápido debido a la velocidad que corria (esto confundia mi vista) y gracias a la posición en la que me encontraba corriendo(nada ergonómica por cierto, ya que debía de mantener mi cabeza mirando hacia abajo para poder ver con seguridad el movimiento de mis pies),bueno, en total, todos estos factores frenaron mi avance, y volví a caer desplomado en la arena, es decir que mi tercer intento fue un fracaso mucho mayor que los dos anteriores, y me tomó mas tiempo recuperarme de este mareo hasta el punto de que solo me faltaba un minuto para que se acabara el tiempo limite propuesto por el pergamino. En mi cuarto esfuerzo (el cual sabia seria el ultimo de ellos debido a la relación tiempo/velocidad que existía en mi), me decidí a dar todo de mi… gracias a lo cual debía de dar frutos, pero, otra vez tuve una “grandiosa idea”, la cual fue realizar el recorrido con los ojos cerrados, de esta forma no me concentraría ni en el Horizonte ni en mis pies, así que no me podría marear. Me levante de la arena, y con el tiempo presionándome, así empezó mi ultimo intento para poder lograr esta etapa de la preparación física, sino debía de repetirla y no estaba dispuesto a perder tanto tiempo, además, la sed aumentaba; así que cerre los ojos y empeze a escalar la palmera, había pasado el minuto y aun no había podido escalar hasta la cima ya que al no poder orientarme bien, el número de caidas gracias a eso era impresionante, así que transcurrio el minuto y mi cuarto intento, por ende, las chances de intentar superar este modulo o etapa al primer intento ya eran nulas.

A pesar de decir que seguiría al pie de la letra las instrucciones del pergamino, debido a la decepcion que sentí al no poder realizar completar al primer intento esta etapa de la preparación física, me tome unos cinco minutos de descanso, es decir, tres minutos mas de los que el libro exigia debían ser. Durante ese tiempo no realice movimientos de Tai-Chi, solo me puse a pensar para mis adentros, y pensé: --- Que deshonra… solo por pensar que este post-entrenamiento seria mas fácil que el verdadero entrenamiento, que vergüenza siento por esto… pero, ¿No es normal equivocarnos de vez en cuando?, después de todo, son las equivocaciones las que nos dan el poder para superarnos; las equivocaciones junto al temor y la vergüenza, combinados con un gran sentido de superación personal y cumplir las metas es la clara descripción de como soy, ¿no?. Ya posee la vergüenza, el temor y la equivocación… es momento de que siga adelante y no piense en rendirme, aun me quedan dos minutos de este descanso de cinco minutos que me regale esta vez… aun la tarde es temprana así que durante el tiempo que me queda realizare los movimientos de Tai-Chi, ¡Se que puedo hacer lo que desee!, después de todo… ¿Qué seria de un hombre el cual siempre da fe de que puede lograr lo que se propone, y luego se rinda tan fácilmente?, la verdad no quiero descubrirlo ni lo descubriré nunca, ¡no me rendiré!.---.

Luego de relajar mi cuerpo y estirarlo con los ejercicios de Tai-Chi, sentí que la motivación en mi para lograr esta etapa del entrenamiento era mucho mayor (además prácticamente me moria de sed); así que formule una estrategia que me permitiría llegar mas rápido a la cima, dicha estrategia consistía en:… ¡Hacerlo sin pensar, no rendirme, y dar toda mi fuerza!. Empezó a correr el tiempo, y sin pensar emprendí a correr y esta vez llegue a los trece metros de altura en la palmera, y me tomo menos de un minuto gracias a la rapidez adquirida por los anteriores intentos y a la fuerza de voluntad que cobraba en mi poder en ese momento, ese intento lo falle debido a que me rendí antes de la cuenta, y pensé:--- ¡¡Rayos!!, ¡esto no puede ser verdad!, pude llegar mas lejos, solo no debo rendirme… ¡NO ME RENDIRÉ ESTA VEZ!---. Me levante rápidamente y con la cabeza y el orgullo en alto, decidí por convicción propia que este intento… este intento seria el ultimo intento… ¡ lo lograría!. Y así empezó el segundo intento, llegue a los diez metros, once, doce, trece, ¡catorce metros!; estaba cansado, pero no decidido a rendirme, solo faltaba un metro, ese ultimo metro usé mas velocidad, y gracias a la presión que ejercia el tiempo en mí y mi deseo de superarme, descubrí que era poseedor de una velocidad mucho mas grande de la que demostraba, y tal como dije, por fín logre llegar a la cima, y celebre arrancando aquel Coco de su agarre. Luego me baje de la palmera y caminando con paso firme y con gran orgullo por lo que logré, me acerque a una gran roca, golpee el Coco contra ella y el jugo del fruto empezó a correr por la abertura que abrió el golpe, y yo, victorioso, me dispuse a tomarla como si fuera el mejor y mas dulce néctar de todos, y así fue para mi.

Era hora del ultimo modulo de la preparación física, este era mucho mas fácil que los dos anteriores, era como una especie de relajación muscular, recuerdo que el pergamino decía algo parecido a esto: “Para esta ultima etapa, el sujeto que entrena debe de controlar el chakra y meditar sobre alguna masa de agua cercana, y prepararse para el verdadero entrenamiento”. Casualmente, luego de esto, empezó a caer una leve lluvia en la Costa, lo cual me alegro ya que me deseaba duchar para que el sudor se desprendiera de mi cuerpo. Me sente en el agua salada de la Costa a meditar durante un tiempo de veinte [20] minutos, durante los cuales mantenía los ojos cerrados, las manos juntas, y las piernas cruzadas en posición de indio. Mientras los veinte [20] minutos de meditación transcurrian, pensé en el hecho de que gracias a este entrenamiento, descubrí que era poseedor de mayores destrezas en el área de resistencia y velocidad; y pensé: ---de seguro asombraré al anciano herrero y a su hijo al ver como he mejorado mis habilidades---. Me sentia mas a gusto con mi persona, y mas poderoso que ante de salir de mi casa en la Capitál de la Niebla. Luego de terminar la meditación estaba en un estado de relajación lo suficiente para poder seguir entrenando; me senté a leerla siguiente parte del pergamino, la cual dictaba los verdaderos ejercicios para poder mejorar la velocidad y la resistencia; me decepcioné al leer en que consistía el verdadero entrenamiento, en comparación con el preparamiento físico, solo consistía en la recapitulación de todas las etapas, por decirlo asi. El ejercicio consistía en: “Realizar una serie de treinta [30] saltos con la mayor altura posible, luego de ello, realizar treinta [30] flexiones de pecho, y correr cinco [5] kilómetros”. Al parecer podía usar este entrenamiento para devolverme a mi casa, ya que la distancia que especifica el pergamino es la misma distancia que hay de la Ciudad de la Niebla hasta las Costas, que es justo en donde me encuentro.

Así que empezé rápidamente con el entrenamiento verdadero, motivado de poder llegar a mi casa a descansar y a tocar un poco de música en mi habitación.  Los treinta saltos fueron sencillos, los logre terminar en un periodo de tiempo de veinte [20] segundos y con saltos de una altura mucho mayor (casi el doble) que la primera vez que salté, y como extra, no me sentía para nada cansado esta vez; luego me tire a la arena y realice las treinta [30] flexiones de pecho rápidamente, aun sin sentirme para nada cansado. Luego agarre mis pergaminos, y emprendí el viaje de regreso a la Capital de la Niebla. El camino por el cual había pasado tenia pequeños charcos de agua debido a la lluvia que había tenido lugar mientras meditaba, así que no me sorprendí al ver niños jugando en ellos. Al llegar a la Capital de la Niebla note dos cosas: una, que en vez de tardar tres horas en el viaje de venida (que fue el tiempo estimado en el cual trote desde la Capital de la Niebla hasta la Costa, es decir, en el viaje de ida) se redujo a dos horas debido a que esta vez en ves de trotar, decidí correr. Ademas, como segunda cosa, noté que no estaba excesivamente cansado ni agotado, es decir, podía resistir mucho tiempo mas corriendo o realizando otras actividades, es decir que mi resistencia había aumentado mucho y considerablemente.

Debia ir a casa, ya era alrededor de las 05:00pm, y me esperaba el regaño de mis padres por suspender mis actividades diarias, y el regaño especifico de mi madre por haber roto la vajilla esta mañana. Pero a pesar de saber que ese castigo ocurriría, el simple hecho de sentirme mas poderoso era suficiente para mantenerme alegre y feliz frente a cualquier otra situación. Solo espero llegar a casa a comer.

334 lineas Word; marg der: 2,5cm; marg izq: 2,5cm.
Saab Nara
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Entrenando en las Costas del País del Agua.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.