¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Evils Spirits ► Polka Uchiha
Hoy a las 7:18 am por Polka Uchiha

» Entrenamientos de Kaile Kaguya
Hoy a las 5:47 am por Kaile Kaguya

» Dos personas pueden tener un secreto, pero uno de ellos debe estar muerto — Dohko
Hoy a las 4:38 am por June

» ¿Friends? (Priv)
Hoy a las 2:03 am por Dohko

» Melodrama — Ubbe, Akkarin
Hoy a las 1:49 am por June

» Vikingos de caza. [Dados de Dohko]
Hoy a las 1:46 am por Dohko

» Pasando lista
Hoy a las 1:29 am por June

» A step towards the future
Hoy a las 1:03 am por Belladona

» Tablon de misiones de Sabat Uchiha
Hoy a las 1:02 am por Ichimaru

» Entrenamiento Belladona
Hoy a las 12:51 am por Ichimaru

» Fukurō Workouts
Hoy a las 12:48 am por Ichimaru

» Entrenamietnos de Selene
Hoy a las 12:47 am por Ichimaru

» Entrenamiento de Saab
Hoy a las 12:45 am por Ichimaru

» Hell's our footprint. — Mission.C —
Hoy a las 12:27 am por Yottan

» Tablon de Misiones de Saab Nara.
Hoy a las 12:21 am por Ichimaru

» Tablón de Misiones [Kazoku]
Ayer a las 10:56 pm por Ryō Gameshi

» Ryo Gameshi-Misiones
Ayer a las 10:51 pm por Ryō Gameshi

» Just for a reason {Kazoku}
Ayer a las 10:45 pm por Ryō Gameshi

» Perfil Sabat Uchiha
Ayer a las 9:25 pm por SSabat

» Ficha Sabat Uchiha
Ayer a las 8:47 pm por Ichimaru

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Es evidente que ha gente que no sabe escuchar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Es evidente que ha gente que no sabe escuchar

Mensaje por Kazuhiro el Jue Mar 12, 2015 7:04 pm

Misión:
MISIÓN DE RANGO D: Es evidente que hay gente que no sabe escuchar.

Lugar de la misión: País del agua | Costas
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: Es evidente que hay gente que no sabe escuchar en lo mas mínimo. Uno les enseña a distinguir el canto del loro, de los pájaros, del búho, el ladrar del perro, descubriendo y sumando las sustituciones y relevos del mundo animal y ya se creen hombres mirando el firmamento. Los niños siempre huyen, o aparentan huir a estas andanzas de inmenso prestigio para la lozanía que es indispensable en su razonamiento. El joven es inquieto y quisquilloso, material para la academia pero uno que de algunos días descifrando simples conceptos acerca de supervivencia ya ha partido suponiendo saber lo suficiente como para cursar las aguas encabritadas. Planea utilizar un mísero bote remero para llegar a la isla Kiraio, pero ignora que el viaje es futil en toda su extensión. Tu misión es ir en pos de ese joven y hacerlo entrar en razón.

Recompensa de la misión: 500 Ryō (両)
Extensión mínima de la misión: 50 Líneas | Hasta terminar la misión.

Las olas azotaban con delicada danza las orillas del muelle más cercano al Feudo de los Caballeros de la Luz. El resplandor de la Luna y la compañía que a esta le hacían las estrellas parecía ser, junto a las llamas de las lámparas del puerto, lo único que evitaba que todo se sumiese en la completa obscuridad. Un par de nubes vagaban por el firmamento tomando un tono grisáceo gracias al pálido brillo de los astros nocturnos, vigilaba con su lento paso el recorrido de un solitario chico, un pequeño cuyo físico era más escuálido que su propia decisión. No era un pescador, no era un mercante, ni siquiera era uno de los ayudantes de esos que hacía lo propio para descargar la mercancía, simplemente era un niño cuya mente, opacada por el egocentrismo y los deseos de probar su valía a todo el pueblo, llevaba a preparar uno de los más pequeños y míseros botes de todo el lugar para una de las encrucijadas más difíciles que se podían esperar realizar en las extensas aguas del continente.

Viajar a la isla Kiraio era algo que se podía escuchar muy seguido en el feudo, sin embargo solo eran comentarios que venían de bocas de marineros experimentados, poseedores de fuertes embarcaciones y acompañados por hombres valerosos bien versados en el arte de la navegación. El simple hecho de que la frase saliera de la boca de un niño que poco podía hacer por su independencia ya por si solo era irrisorio, agregarle que el intento sería en un bote de remos cuya valía era menor a un simple kunai terminaba por matar el chiste y convertirlo en una tragedia, misma que no podía ser permitida por los "hijos de dios" que protegían a todo el que fuese un fiel seguidor de la fé. Por esta razón los "Los caballeros de la luz" se habían puesto a la tarea de proteger al hijo de una de las tantas familias apegadas a la religión, los fieles tenían que ser recompensados para no perder el valor divino. Sin embargo no sería por mano propia o siquiera por el poder de aquel afamado dios, sino por las monedas que pagarían a alguien capaz de realizar dicho acto, que aparentemente escapaba del verdadero interés de "Dios" y de sus hijos, quedando oscurecido como una trivialidad de mayor índole política que ideológica o moral.

- No llegarás a Kiraio - El chico que se encontraba preparando el pequeño bote para su épico recorrido se volteó, claramente sorprendido por la voz ajena pues seguramente esperaba ser el único en el lugar debido a la hora, con uno de los remos en mano y un gesto defensivo que estaba recubierto en nervios y que solo demostraba su inseguridad. Frente a él se encontraba un chico de blanca vestimenta, camisa y pantalon de tipo orienal, chino para ser preciso, cuya elegancia y pureza simulaba los uniformes de los guardianes de aquel feudo. ¿Un hijo de Dios había ido a convencerlo?.

- Llegaré, y no por designio de Dios, sino porque estoy preparado ya se todo lo que necesito saber - Musitó el niño sin deshacerse de aquella postura de batalla, listo para ahuyentar al enviado de la religión.

- Claramente no será designio de dios - Al decir esto, el chico de cabello rozado levantó una de sus manos, en la palma de esta parecía formarse algo muy extraño, poco visible gracias a la baja iluminación, que lentamente fue tomando forma hasta dar lugar a una pequeña ave de color blanco. El niño testarudo quedó estupefacto al ver como aquel hombre lograba crear vida desde su mano, no podía explicarse como un milagro así podía existir, y es que la creación de arcilla del clan Nendo era sin lugar a dudas una muestra milagrosa que bien escondida le había dado a Kazuhiro la posibilidad de hacerse conocer como un enviado de Dios. La religión siempre había sido un arma ventajosa para aquel que sabía explotarla.

- Eres débil y no haces caso a las enseñanzas de los sabios elegidos por nuestro señor - Continuó musitando mientras aquella ave emprendía el vuelo y giraba en el aire hasta empezar a descender y quedar parada encima del remo que aquel chico portaba como arma. Si bien aquel niño escuchaba atento las palabras de aquel hombre de blanco no pudo evitar que aquella misteriosa ave se volviese la totalidad de su atención. Más esto no duró mucho pues un cambio en el gesto de su interlocutor le hizo volver a reaccionar, abriendo sus ojos tanto como sus oídos y sus poros que empezaron a sudar presa de lo que podía percibir. Los ojos azulados del Nendo habían cambiado para volverse agresivos, su gesto se hizo más pesado y una sensación arrebatadora se desprendía de él. Era como ver directamente al rostro de la muerte. Aquel niño era uno valeroso, y sumamente testarudo, que por años había probado la paciencia de sus maestros que intentaban prepararlo para convertirse en un prospecto para ser un guerrero, pues fácil tenía las agallas para adentrarse en ese mundo, sin embargo jamás había sido tratado como tal, siempre había sido consentido y había tenido incluso el privilegio de no ser castigado por los seguidores de dios ante sus tantos afanes en contra de la religión. Más su suerte se había acabado con la aparición de aquel shinobi, pues se había encontrado con una persona que no tenía ni la más mínima intensión de consentirlo, alguien que no solo no tenía interés alguno en el futuro o bienestar del chico sino que se había topado con un individuo que gustaba de demostrar su superioridad a la hora de actuar, que deseaba acabar con todo lo que fuese innecesario,  eso incluía a la gente que tenía atributos que él no consideraba útiles. Y la necedad de ese niño así como su rebeldía habían hecho que Kazu lo juzgara como alguien indigno para convertirse en guerrero.

- Dios desprecia a los débiles... - Su tono también se hizo más siniestro y con ello un movimiento de su mano que parecía sentenciar al niño con el dedo - Utae - Un simple comando, un simple susurro apenas imperceptible, detonó todo lo que tenía planeado con su espectáculo divino. Aquella pequeña ave que había impresionado al pequeño pasó a convertirse en una explosión que destrozó, de manera tan abrupta como llamativa, el remo que aquel chico había sujetado y que ahora, debido a la reccion de total terror, había dejado caer al suelo - Los débiles mueren por creerse fuertes... Así que... Tu decides si morir aquí - El gesto del shinobi se hizo aun más siniestro por lo recién cometido, ya no parecía un enviado de dios sino una especie de demonio y es que si algo había aprendido de la religión, es que no existía un método más corto hacía la mente de los fieles que el castigo divino. La brutalidad de aquella escena, la imaginación de los pequeños y las enseñanzas religiosas se encargarían de que aquel mocoso no volviera a pisar el muelle jamás. Kazu lo podía percibir desde la manera despavorida en que aquel mocoso había salido corriendo hacia los brazos de su familia, las lágrimas y el llanto inconsolable marcaban las pesadillas que regirían su modo de vida. Y el Nendo se deleitaba con la simple idea de ser fundador de tal temor... pues eso era poder. ¿La academia? bueno jamás volvería a un lugar así, pero eso no era problema del shinobi, su trabajo era evitar que tomara el bote y eso había hecho, lo demás era un bono que él había decidido aportar a la religión de gratis. Los Caballeros de la Luz no necesitaban de un futuro cabeza de piedra, al menos no para los planes que el Nendo tenía en mente.

Técnica usada:

Arte libre (フリーアート Furīāto) Los miembros del clan tienen la maestría en el arte de arcilla, siendo capaces de moldear cualquier figura que se imaginen. Estas pueden ser humanoides, animales o sin una figura definida. Las mismas, además, pueden ser controladas por un ligero hilo de arcilla viscosa – En el caso de ser humanoide – Como si fuese una marioneta.

Utae(Canta) El comando personal de Kazuhiro para hacer explotar sus creaciones de arcilla.
Kazuhiro
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.