¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Construcciones improvisadas
Hoy a las 11:56 am por Kaile Kaguya

» Arsenal de Killian
Hoy a las 7:30 am por Killian Kugutsu

» NPCs de Killian: Darion Kugutsu
Hoy a las 7:28 am por Killian Kugutsu

» C: A Darker Shadow.
Hoy a las 1:54 am por Saab Nara

» Hostile Negotiations ▌feat. Aaron & Killian
Hoy a las 12:14 am por Kakuja

» Tablón de Misioes de Polka
Ayer a las 11:26 pm por Polka Uchiha

» Evils Spirits ► Polka Uchiha
Ayer a las 10:58 pm por Polka Uchiha

» Do you like my ship?
Ayer a las 7:39 pm por Selene Bokushi

» Children of the wind
Ayer a las 7:02 pm por Arashi Tessen

» A Spot of Rebelion
Ayer a las 6:48 pm por Arashi Tessen

» Misión de Rango C: Lake's Beast / Polka Uchiha
Vie Jul 20, 2018 11:30 pm por Polka Uchiha

» Ficha de Matachi
Vie Jul 20, 2018 7:32 pm por Matachi Hyūga

» Gone with the Wind | Encargos.
Vie Jul 20, 2018 3:42 pm por Gakumon

» Plebs with no ground
Vie Jul 20, 2018 12:54 pm por Kagetane

» Works | Kemonodonna
Vie Jul 20, 2018 11:35 am por Umeoshi

» I have a small problem [Akkarin]
Vie Jul 20, 2018 11:33 am por Akkarin

» No todo es como uno espera que sea.
Vie Jul 20, 2018 3:35 am por Samekage

» Looking for relevant information.
Jue Jul 19, 2018 11:00 pm por Hansha Yamanaka

» Headless; priv. — Magiwa & Umeoshi
Jue Jul 19, 2018 5:40 pm por Magiwa

» Usuarios Narradores 2.0
Jue Jul 19, 2018 1:46 pm por Aaron Sureddo

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Pasado: For you, and your denial | Dohko.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pasado: For you, and your denial | Dohko.

Mensaje por Valyria. el Miér Jul 11, 2018 3:42 pm


Como una costumbre diaria, salí de casa para dirigirme a las costas del País del Fuego antes del alba. El sonido de las cigarras se mezclaban con mis pasos sigilosos mientras las hebras rosas de mi cabello se meneaban contra el viento al igual que lo hacía la capa negra que me abrigaba del frío de la madrugada. Hoy era de esos días en que prefería estar sola y entrenar para matar el tiempo antes de volver a almorzar, pero había caído en la imprudencia de haber invitado a Dohko la noche anterior y arrepentida cual cobarde preferí marcharme sin él. Había estado comportándome de manera totalmente extraña con el grupo que formábamos y aunque intentara con todas mis fuerzas de permanecer neutral y hacer como si nada sucediese, simplemente no podía y todo había empezado ese día que hicimos la pijamada en casa de June.

Mis caminata era lenta y con la mirada fija en frente dejando que mis ojos color jade, rebosantes de curiosidad observasen todo a su al rededor más no iría lo suficientemente atenta como para percatarme si alguien me seguía. En esa densa nube de pensamientos en la que me encontraba, cuestionándome acerca de la inmadurez poco común en la que me encontraba. Sentimientos acalorados y explosivos que morían en mi garganta y se reflejaban en una sonrisa tranquilizadora que ocultaba todo lo que ocurría; mientras  que en mi subconsciente las hormonas  propias de una adolescente me hacían sentir el mismo infierno en vaivenes de inexplicables y exagerados. Intentaba darme ánimos con excusándome en la muerte de mis padres y de como fui una completa inútil; terminando en desamparo buscando ayuda a la primera mano que vi cercana. Realmente necesitaba un pasatiempo, un anhelo, algo que reactivara mis ganas de vivir. Esto ya no sólo se trataba de algo romántico, sino que era algo completamente diferente. Éstos hitos solo eran una  raya más al tigre. Estaba vacía, sin una meta ni algo por lo que esforzarme de verdad, me faltaba eso que hiciera vibrar cada músculo de mi cuerpo. La ambición y las ganas de comerme el mundo.

Recorrí el paraje tan distraída y absorta en el enjambre de dudas que había ignorado por completo el cambio de paisaje. Al fin había llegado a la costa y el violento reventar de las olas reflejaban el ímpetu de mi alma acongojada. El cielo comenzaba a aclarar y daba inicio a un hermoso arrebol casi místico mientras que con suma calma me despojaba de mis  sandalias y capa para dejar dichas prendas sobre el suelo. Descalza y disfrutando la sensación de la arena en pasos perdidos que me llevaban a la orilla en espera de que me llegara la respuesta de todas las incógnitas como una especie de iluminación divina.
Valyria.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Pasado: For you, and your denial | Dohko.

Mensaje por Dohko el Miér Jul 11, 2018 7:15 pm

Calma, sosiego y depresión. Principales factores parsimoniosos que ejecutaban una carcomida central de mi mente en cada uno de los instantes que aun mi corazón permanecía latiendo. Sentía un gran vacío consumiendo mis entrañas, mi cuerpo, y mi alma. La reciente reunión había afectado toda la visibilidad que tenía de un panorama completamente certero, acabando y liquidando con cada una de los objetivos que tenía para el corto plazo, y dando una falsa cercenación a los objetivos que podrían llegar a tener a un largo trayecto. Esos dos individuos, hombre y mujer, sentados a la par en una mesa junto a mí solicitandome aquella firma e identificación en el papel mientras que con un falso cálido abrazo rompían cualquier posible relación que nos ataviase entre los tres. No lloré, quizás fue la elección equivocada, puesto que producto de aquel papel traslucido de desvinculación no pude hacer más que sentir como cada una de las esperanzas momentaneas comenzaban a resquebrajarse en un mar de agonía e incertidumbre. ¿Que habría de ser para mí? ¿Cómo podría subsistir y forjar un camino directo a la gloria si había fallado aquella corta prueba de tres meses? Realmente no sabía que esperar, ni siquiera sabía reconocer en cual de las realidades se encontraba el alma tan divagante que se encontraba sumergida bajo el vasto sufrimiento. ¿Sería acaso la imagen ficticia que buscaba darle a todos? ¿Ese lienzo que enseñaba en un ademán a la desastrosa pintura que se encontraba debajo? ¿El personaje ficticio que servía como sostén a una formalidad invicta? Realmente no poseía respuesta para ninguna pregunta, sólo pude caminar en silencio aquellas calles que me demoraría una hora de trayecto mientras abrazaba con lo poco que me quedaba de integridad el deseo de que en el futuro previniese algo mejor.

Llegué a mi casa, a mi cama, y me senté. No rompí en llanto en ningún momento, quizás de haberlo hecho habría encontrado realmente el consuelo que estaba necesitando en dicho punto. Había que recalcar algo y ser completamente franco sobre lo propiamente dicho, no estaba triste. Soy alguien completamente exigente sobre las acciones a realizar, fácil de frustrarse ante los errores y que duplica la exigencia sobre la ardua labor al momento de encarar nuevos desafíos. Era momento de hacer algo, de no quedarse sufriendo sentado en silencio. Yo no era así, jamás lo había sido. Pero dicha escena shockeante no pudo hacer más que atestiguar los fallos defensivos que mi pobre esquema tenía para ofrecer, de exponer mis debilidades y de asentar los malos hábitos que habría tenido a lo largo de dicho periodo. Soberbio e irreparable, recibí una mano de ayuda vaga por parte de aquellos individuos, una falsa promesa y un contrato quebrado. Tomé mi mochila, y predisponiendome a cumplir el pacto que había establecido días atrás con Valyria, decidí marchar en dirección hacia las cercanías al agua. Llegando primero, horas largas de diferencia a lo que cualquier individuo en su sano juicio decidiría perpetrar, caí sin abrigo alguno que pudiese servir de sostén o mantél a aquel frío tan desolador que abarcaba los territorios por los cuales estaba zurcando... por los territorios nuevos en los cuales yo estaba viviendo.

Me quité la camiseta, exponiendo aquella amplia espalda que solía poseer gracias a los arduos años de nado y que carecía de una musculatura importante debido a que la edad sencillamente no era mi aliada más firme. Enamorado de la mújer rosa, pero aun más importante, enamorado del éxito y de la gloria, comencé a generar una rutina de entrenamiento completamente repetitiva que solía empeñar cuando la frustración comenzaba a tocar venidera sobre mi puerta. Una flexión de brazo, dos flexiones de brazo... tres... cuatro... cien... pasaría horas hasta que el sudor y el calor del ejercicio tapase ese frio tan sentenciante y perpetuo que habría decidido presentarse esa mañana incierta donde los grices aún recubrirían por completo el cielo. Falsa sensación de calidez, agraciada por la transpiración, no tardaría en enfermarme una vez los destinos me indicasen volver a mi hogar posterior al compromiso que habría abordado con Valyria. Continué entrenando, horas me pasaría empeñando dicha tarea, escupiendo una bola de fuego, saltando en diágonal con la clara intención de mejorar mi alcance, practicando posturas de combate cuerpo a cuerpo e inclusive rezando a mis padres para que pudiesen brindarme una orientación certera a mi mente completamente invadida de dudas e incógnitas. Perdido en lo abstracto, y encontrado en lo incierto, sentenciaría horas de completa longitud saltando de un lado a otro y combatiendo contra enemigos imaginarios que básicamente buscaban abatir contra la poca cordura mental que tenía. Era hora de sacudirse el polvo y de volver a abrazar ese egocentrismo tan palpable que solía infundir a lo largo de mi bandera ondeando sobre el mástil de mi barco. Era hora de volver a ser alguien, y por mucho más... era hora de volver a unificar la felicidad que en estos tres meses esos hijos de puta me habrían robado por fines completamente egoístas.
Dohko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Pasado: For you, and your denial | Dohko.

Mensaje por Valyria. el Jue Jul 12, 2018 5:07 pm


Con el romper de las olas callando mis suspiros y la brisa marina agitando mis cabellos color cereza en un hipnótico danzar. Decidí volver por mi ropa que había dejado a un par de metros sobre la arena; tomé las sandalias con la diestra al tiempo que con la zurda colocaba la capa sobre el hombro izquierdo, para volver a caminar hacia la orilla, no sin antes arremangar el borde inferior de los leggins negros que vestía para que dicha prenda no terminase mojada mientras caminaba sobre la sutil y débil corriente que dejaban las olas al estrellarse contra el litoral, formando abundante espuma que bañaban mis pies hasta la altura de mis tobillos.

¿No se suponía que habíamos acordado encontrarnos a la entrada? Si había una cosa en el mundo que lograba ponerme de mal humor, era precisamente la impuntualidad y el sentirme desplazada. Dohko parecía siempre estar absorto en todo lo que le rodea, siendo él su propio punto en el universo y que lo demás escurría sin importancia alguna como el agua saldada entre los dedos de mis pies. Con la mirada perdida en el frente sintiendo como los matutinos rayos del sol abrigaban mi cuerpo. En una caminata tranquila y parsimoniosa me desplacé dirección norte, ya que detrás de mí sólo existía el camino de vuelta a casa; fue entonces cuando divisé una silueta acompañada de una enorme explosión de fuego a unos 20 metros de distancia.  Caminé sin apresurarme hacia aquel desconocido, portador de una cabellera azabache que me daba la clara corazonada de quién se trataba. — ¡Hey! — Saludé enérgica cuando cesó sus piruetas en el aire. — ¿No se suponía que debíamos encontrarnos en la entrada? — Regañé en falso con el ceño fruncido, al estar a dos metros de distancias de su cuerpo, carente de ropa a la altura del torso sudoroso. Sólo pude dedicar una sonrisa ladina al tiempo que entrecerraba los ojos en aquel gesto. — ¿Cuánto tiempo llevas aquí? ¿Al menos has dormido o comido algo? Deben ser un poco más de las 7 de la mañana… Como sigas enfriándote, el sudor hará que cojas un resfriado. —Agregué con el conocido y habitual tono de preocupación maternal que me caracterizaba mientras que mis ojos juiciosos se fijaban en los ajenos en espera de una respuesta o reacción que me dejase satisfecha.
Valyria.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Pasado: For you, and your denial | Dohko.

Mensaje por Dohko el Vie Jul 13, 2018 12:18 am

Los suspiros de una realidad alterna comenzaban a invadir poco a poco mi subconsciente. Plasmados bajo un lienzo completamente tétrico donde únicamente los gritos de esfuerzo servían para terciopelar aquel paisaje asolador donde el entrenamiento era lo importante. Pensamientos enturbiados cual río en tempestad comenzaban a ser detonantes de una mayor calidad en esfuerzo, una exigencia completamente sobrenatural que rebalsaba los límites más palpables de mi humano cuerpo. Poco a poco el cansancio comenzaba a transformarse en fatiga, y poco a poco la fatiga comenzaba a transformarse en éxtasis de un frenesí al cual no lograba acceder. La rabia se hacía presente, necesitaba más, necesitaba más esfuerzo, necesitaba ser más fuerte. Mis puñetazos se volvían más pesados, mis patadas más lentas, hasta que se dio lo esperado, caí al suelo sobre mis rodillas exhausto paulatino a que un voraz puñetazo de mi hábil diestra en señal de frustración sería cargado en dirección a la arena que envolvía todo el perímetro. Estaba literalmente furioso.


Horas pasarían, descansando en la completa soledad cual meditación parsimoniosa u vínculo concreto con las deidades y espíritus que habrían habitado antes de mi llegada al planeta. Creí que te lo había dicho en algún momento, este mundo parecía no ser para mí. Aparentaba ser un ser completamente legislado por leyes de diversos universos que no regían con el cual me encontraba, con un esfuerzo completamente palpable que las mismas personas en mis características de similar carecía, y con habilidades que sencillamente rozaban mucho más que las de un simple civil. 


Pero, una voz chillona irrumpiría la tranquilidad que mi meditación en la soledad del ambiente abrumador habría permanecido calma. Tonalidades melifluas embriagadas de un licor rosáceo comenzaban a irradiar una personalidad en la cercanía, un regaño sentenciante ante la jurisdicción de promesas que estaban próximas a cumplirse. Tratos completamente informados bajo un acierto preventivo. Audité sus palabras, mis cabellos similaban a los de un hippie rocanrolero tras un frenesí de pogo con todas sus vastas extensiones de densidad transformadas en un flequillo alborotado de coloración azabache lacia. No lograba comprender que era lo que Valyria estaba haciendo allí, debían ser las siete de la mañana según el sol estaba colocado, por lo cual no había información alguna a lo cual se pudiese atribuir su temprana llegada. Debíamos partir, supuestamente, desde mi casa a las nueve. — Podría preguntarte lo mismo; a las nueve en la entrada de mi casa dijiste que estarías... creo que ni llegan a ser las siete. — Contesté, embriagado en una frialdad petulante paulatino al danzar que las frías ventiscas en su esplendor gélido comenzaban a perpetuar. — ...sí, es una buena pregunta. Siquiera yo sé cuanto tiempo he de llevar acá. Creo que una vez más, fuí prisionero de mis exigencias. — Guardé silencio en cuanto a la enorme cantidad de hambre que poseía, sentía que me estaba muriendo puesto que no había desayunado pero antes de levantar sospechas... decidí aclarar. — No tengo hambre. — Comenté, en vano, puesto que acto completamente consecutivo rugiría mi estómago dando claras señales de que estaba desentonado. Sencillamente, aparentaba ser un capricho de nene chico, pero odiaba mostrarme necesitado sobre alguna situación u hecho y más con ella. — No estás intentando lo suficiente...  Solté, decepcionado y en regaño ante el fallo característico traicionero que mi estómago habría empleado.
Dohko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Pasado: For you, and your denial | Dohko.

Mensaje por Valyria. el Vie Jul 13, 2018 10:15 pm


¿De tú casa? — Pregunté inclinando levemente la cabeza hacia la izquierda mientras que mi semblante se mostraba confundido. Mis orbes tan profundos e intensos como el jade recién pulido no dejarían de observarlo fijamente y de vez en cuando desviar la mirada a su torso fornido, fruto de un entrenamiento exigente desde la niñez. — No recuerdo haber dicho que ese sería el lugar de encuentro, no sacaría nada en venir y volver ahí ¿No? Bueno, como sea… ya estamos aquí. — Agregué con una amplia sonrisa que dejaba ver la perlada dentadura al tiempo que me encogía de hombros para relajar la tensión de preguntas innecesarias tras el silencio que se había formado entre nosotros hasta que su voz volvió a embriagarme para llamar mi atención. Su negativa ante mi consulta no me generó mayor revuelo hasta que oí el rugido de su estómago, que fue acompañado con mi risa alegre pero suave, tan delicada como aquellas que te envuelven como canciones de cuna, libre de malicia. —Si quieres… podemos ir a comer algo, yo te invito. No tengo problema en ello. De todas formas, salí tan apurada que olvidé desayunar… —Mentí sin vergüenza, ningún músculo en mi rostro podría delatar mis palabras. No era como si este tipo de acciones fuesen comunes en mí, es más eran totalmente ajenas; pero estaba completamente segura de haber dicho la verdad, el pelinegro hubiese rechazado.

Su compañía me era agradable, pero Dohko provocaba un desconcierto hacia mi persona. Nunca sabía cómo debía sentirme a su lado, era una sensación extraña. Aquellas de que te hacen estar siempre alerta y que terminan generando cierto estrés. ¿Seré idiota al haber puesto los ojos sobre éste chico? Dohko era exactamente como el mar, templado y tranquilo más cuando menos lo esperas, ataca con sus feroces olas; te dejas atrapar y hundirte en el desconcierto de su personalidad o eres expulsado violentamente hasta la orilla, para luego… volver a entrar.

El silencio reinó entre nosotros cuando mis mullidos labios se tensaron en una línea al recordar lo que June me había confesado. No sabía si era prudente preguntar, no tenía siquiera el derecho de exigir una respuesta y eso era lo que más me frustraba. Tomé una enorme bocanada de aire para relajarme al sentir como mi el calor corporal aumentaba al estar hecha un manojo de nervios, como si se tratase de una bomba de tiempo a punto de explotar. Bufé suave al soltar el aire por la nariz y acercarme un par de pasos a él mientras buscaba en mis bolsillos un delicado pañuelo de lino color rosa, similar a mi cabello. — Toma… — Susurré al extenderlo hacia él con la clara intención que limpiara el sudor de su rostro. Si viviese en la ignorancia, aquella cercanía que manteníamos en este momento me hubiese resultado mágica y cargado de emoción en un palpitar raudo de mi corazón, pero era todo lo contrario. Era un dolor, una decepción punzante, pero era un castigo al no ser capaz de expresar mis dudas, por muy estúpidas que resultasen. — ¿Damos un paseo o vamos a buscar algo para comer? Creo que vi un puesto, no muy lejos de aquí. — Sugerí con la vista desviada hacia el mar.

Valyria.
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Pasado: For you, and your denial | Dohko.

Mensaje por Dohko el Lun Jul 16, 2018 3:07 am

Los cuestionamientos de un pacto previamente establecido comenzaría a tomar una participación estelar al auditar las palabras de la joven muchacha con tonalidad rosácea. El desconcierto sería palpable en cada una de las facciones que se atisbaban a lo largo de mi nívea tez, tenía ganas de discutir, más que nada en el mundo... porque sí, a ese nivel de terquedad solía llegar mi personalidad cuando no enfocaba todo mi esfuerzo a ello. Pero, el cansancio que previamente se había abrazado a cada uno de los músculos de mi cuerpo llegó a dar un punto al cual básicamente el sosiego se formaba cual tempestad inminente quitando cual posible otro estado de animo al cual recurrir. — No sé bien qué decirte. Quizás fue meramente error de los planes que elaboraste, yo también dudé al momento de aceptar pero decidí no darle mayor importancia. — Comenté acompañado de un suspiro y un leve encogimiento de hombros.

Su invitación fue una melodía para mis oídos. Realmente certera y meliflua, dando justo en el clavo a enterrar. Sonreí, quizás una sonrisa que saldría de manera automática sin llevar a atar cuentos de manera palpable a una razón completamente legible... o inclusive el hilo de una conversación, no había absolutamente nada a lo cual atribuirle mi cambio espontaneo. No era alguien que solía sonreír, al menos no delante de ella, por lo cual muy probablemente sería algo completamente para destacar. La amargura, después de todo, aparentaba ser mi capa blanca. — No te lo rechazaré esta vez. No sueles invitarme a comer jamás, es algo lo cual no se puede desperdiciar. Como una estrella fugaz. ¿No lo crees? — Inquirí, acompañado de la mueca sobre mis labios previamente asignada. La tonalidad era moderada, sin variación de graves u agudos, amena conversación pasiva.

Pero, una reducción de distancias por parte de Valyria comenzó a llamar nuevamente la atención propia que se encontraría para el momento divagando por las amplitudes del terreno en su mágico esplendor de olas y vendaval de colores. Estiró su mano acompañado de un pañuelo de igual coloración que sus cabellos, no logré comprender cual era el objetivo que tenía con aquel fragmento de tela. Por lo cual, aprovechando las cortas distancias, en vez de tomar el propio, tomé el antebrazo ajeno. — Sea lo que sea que pretendes. Agradecería un poco de ayuda. — Solté, sin atribuirle una mayor importancia a lo que acababa de decir. Como si no le acababa de pedir que limpiase el sudor que recaía sobre mi frente, y como si la diestra que poco a poco comenzaba a quedar flexionada para que ella tomase mi mano y me encaminase hacia el lugar jamás hubiese ocurrido. Había mil y un razones a lo cual podía atribuirle las reacciones que estaba teniendo, pero creo que atribuirle mis acciones a la simple espontaneidad que tanto adoraba era más que suficiente.  —¿Ya te vas a echar para atrás con la invitación? Vamos por la comida, ¡sí, sí! — Finalizaría, con una pizca de euforia comenzando a invadir tenuemente la voz. 
Dohko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Pasado: For you, and your denial | Dohko.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.