¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» —Red Ryō △ Jiran's Missions
Hoy a las 4:39 pm por Jiran

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Hoy a las 4:51 am por Hitagi

» Mision
Ayer a las 10:13 pm por Hiro Uchiha

» A la grande la llamo mordiscos
Ayer a las 10:10 pm por Hiro Uchiha

» ¡Ingresando en nuevas Tierras!
Ayer a las 4:25 am por Catherine

» Venenos Yusuke
Ayer a las 3:41 am por Gakumon

» Genin I - Fūin: Kaihō Yōken.
Ayer a las 3:25 am por Gakumon

» — Thunderous Freedom | Con Sukino.
Sáb Dic 09, 2017 9:25 pm por Lyd.

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Sáb Dic 09, 2017 6:19 pm por Uchiha Ōgama

» Viaje al Pais de las Aguas
Sáb Dic 09, 2017 5:29 pm por Dastan O'Donnell

» Katana (Progresiva
Sáb Dic 09, 2017 4:07 pm por Gakumon

» Red Road || Técnicas
Sáb Dic 09, 2017 12:55 pm por Gakumon

» Misiones| Hikarime
Sáb Dic 09, 2017 3:56 am por Uchiha Sukino

» No corta el mar, sino vuela { + Pao & Dastan}
Sáb Dic 09, 2017 3:31 am por Uchiha Sukino

» —Crimson Knife △ Jiran's Dices
Vie Dic 08, 2017 10:51 pm por Loremaster

» Una nueva sugerencia para el Fuin.
Vie Dic 08, 2017 10:18 pm por Yabuki Joe

» Three sun's dawn. — Encounter. —
Jue Dic 07, 2017 8:36 pm por Yottan

» Misión de rango B: Protect the brutal slaughterer.
Jue Dic 07, 2017 4:14 pm por Yusuke

» Ficha Hiro Uchia
Jue Dic 07, 2017 3:30 pm por Ichimaru

» Ficha Hiro Uchia
Jue Dic 07, 2017 2:04 pm por Hiro Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


El inicio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El inicio

Mensaje por Old Orange el Sáb Mar 14, 2015 2:42 pm

Si Tomohisa queria comenzar su camino como Shinobi pues tenia que empezar a cambiar de habitos, desde el asesinato de su padrastro en las manos del feudo conocido por el acto de traición su visión de las cosas habían cambiado radicalmente. El fue criado de manera tal que en el futuro se convirtiera en un gran mercader, con conocimientos de objetos valiosos, rutas de viaje mas accesibles y una capacidad de venta formidable, pues, ahora que su padrastro no esta mas con el lo único que se le cruza por la cabeza es vengar su injustificada muerte, una muerte provocada por razones ajenas a ellos, donde se vieron involucrados en disputas que no les incumbía para nada pero de igual manera se vieron afectados. Esta mas que claro que Tomohisa decidio servir a aquella feudo cuyo deseo coincidia con este, el de matar al feudo Taiga Yoshida. Algo asi suena fácil de hacer, claro, unirse al servicio de la señora feudal y matar a aquel cobarde traidor, pero no es nada fácil concretarlo, ya que Tomohisa tiene un básico conocimiento de combate aprendido de manera de defensa personal por parte de su padrastro en caso de recibir algún robo.
No paso mas de una semana para que la decisión se concretara, y servir a la señora feudal Meiko Usui no fuera solamente palabrería, Tomohisa ya pertenecia al servicio del feudo, no le molestaba para nada eso, ya que siempre tubo la curiosidad de sentir el combatir por una razón que no sea solo la de defenderse en caso de un robo. El joven tubo que ir al castillo de la señora, junto a otros jóvenes para poder sellar el pacto con la señora,  ninguno de los jóvenes habían sido testigo de semejante belleza pese a su avanzada edad, inclusive Tomohisa se sentía bastante atraído por la señora y eso le daba aun mas ganas de serle leal a cualquier causa. Por momentos, mientras ella daba la introducción a lo que debían hacer aquellos jóvenes sus miradas se cruzaron por un momento, èl olvido por completo la razón por la que estaba, se perdió en los ojos de aquella señora que imitaba la belleza solamente adquirida por deidades que el jamas habría sabdio que existían, esa piel demostraba un hermoso cuidado y tratamiento encima dando a aparentar porcelana de la mas hermosa calidad, su figura, su cuerpo, cada detalle provocaba en Tomohisa un enamoramiento juvenil que jamas habría experimentado a tal magnitud, para el, ahora mismo su decisión era servirle a la señora Meiko Usui y no importa la orden que sea.  La señora ya había terminado de introducirlos en el tema del contrato de vasallaje, ahora ellos formarían parte del feudo y deberían adquirir una capacitación acorde las aptitudes de cada uno; ella misma se fue acercando a cada uno de ellos, y de acuerdo a lo que ella veía los iba a derivando a distintas tareas, uno por uno sus tareas les fueron asignadas hasta llegar a Tomohisa, la señora se tomo un momento para observar al joven , mientras los segundos pasaban el chico se fascinaba mas por la belleza que tenia en frente, sabia que si hablaba diría algo desubicado y podrían echarlo por semejante acto, es por eso que su voluntad fue mas fuerte y le dio permiso al silencio para que decidiera la situación de este choque de miradas; “No te has equivocado de sitio, no?” pregunto la señora con una mirada de soberbia, “Tu atuendo da a entender que eres una simple mercader, para que me serviría algo asi aquí?” , sus palabras fueron un puñal directo en el orgullo de Tomohisa, que con carácter hablo, “Señora, mis disculpas, pero soy un chico!” exclamo en la sala, si no hay nada que mas odiaba era que se lo confundan con una chica, el ya había pasado por varias situaciones a lo largo de sus años donde su genero no parecía reconocerse a simple vista, “Un chico? Vaya, pues te ves bastante femenino, salvo por la ropa…” respondio un tanto sorprendida la señora , todos en la sala también parecían sorprendidos, “Chica o chico me es lo mismo, no se donde podrias ir” , la señora seguía en la postura de no aceptar en ningún sitio al joven que cada palabra que escuchaba mas perdia las ilusiones de cobrar su venganza, “Señora, mi padrastro murió en manos de los hombres de Taiga Yoshida, lo único que quiero es venganza”, esas palabras fueron graves y concisas, el chico quería vengarse a toda costa y esta era la única oportunidad de hacerlo , por lo menos la manera mas efectiva que podría haber, al oir aquel nombre, la señora cambio la mirada, y de soberbia paso a ser desafiante , “Crees que un chico como tu podría enfrentarse a Taiga? Pffff “ su tono de voz también cambiado, y esta vez se oia acompañada de un odio interno, era de esperarse, ya que aquel hombre fue el que desato todo este problema en el País del Viento , “No se si podría enfrentarme, pero si no me da la oportunidad de servirle jamas nos daremos cuenta” esta vez ambas miradas coincidieron y expresaron el mismo deseo, nuevamente el silencio se anuncio, esta vez fue mas prolongado, inclusive el rostro de la señora se acerco al de aquel chico que no demostraba debilidad alguna, “Esta bien, te quiero dentro, yo te avisare cuando necesite de tus servicios, pero entrena mucho, te hara falta” la seriedad en la conversación se hizo cada vez mas grande, no hubo mas respuesta que un movimiento de cabeza afirmando la orden de la señora feudal, a partir de ahí Tomohisa formaba parte de las “tropas” del feudo.
Un mes había pasado desde aquel encuentro en el castillo de la señora feudal, en tan solo un mes aquel chico ya se había convertido en un Genin de la aldea y había adquirido algunas habilidades gracias a las enseñanzas de sus maestros, el notaba que había una mejoría en su combate pero le faltaba destacar en ciertos aspectos, se sentía débil al combatir, se canzaba demasiado rápido, su madrastra le sugirió que fuera a entrenar al desierto en pleno mediodía, allí su resistencia aumentaría quizás, le parecio una buena idea ir, pues no le quedaba muy lejos de su hogar. Su viaje ya había iniciado y se demoro un par de horas en llegar, un desierto en pleno mediodía no es nada mas que eso, arena , arena y mas arena caliente que ya se vuelve molesta al caminar sobre ella, el calor no ayuda tampoco y el sol es el principal enemigo a estas horas, ningún animal se encontraba a la vista, seguro que andaran escondidos en las sombras para mantenerse frescos, “Bien… ya estoy aquí…” exclamo el chico, hablando consigo mismo, esperando que por dentro su yo interior lo obligara a dar la vuelta y volver a la frescura de su habitación, no tubo respuesta alguna, el quería hacerse mas fuerte, esto ya no es por matar a aquel cobarde traidor, esta vez es para captar la atención de aquella señora que con su mirada lo había atrapado; su caminata comenzó a convertirse en un trote intenso, sus piernas se adaptaron a la densa arena y arrancaron un movimiento emulando las ruedas de un tren con su simetría automática, Tomohisa ya estaba en ritmo para comenzar a trotar y avanzar . Un par de kilómetros quedaron atrás y el calor comenzó a molestar en la cabeza del joven , renunciar en un entrenamiento seria lo mas patético para el, quizás es aquí donde su yo interior entraba en disputa, el darse la vuelta y volver a casa o el seguir… sus pies habían bajado la velocidad, como si su cerebro le estuviera dando la orden de ir bajando la velocidad para pegar la vuelta, que triste que en un entrenamiento uno ya quiera plantearse irse, como se llegaría a su objetivo si ni siquiera puede terminar con un trote? , “Pobre niño tonto, y asi me quieres servir?” , esa voz, el chico se sorprendio a reconocer esa voz, allí, en la cima de una montaña de arena, la señora Usui, era imposible que ella estuviera ahí, pero el joven se alegro de verla, no es un chico tonto pero parecía que su humor cambio al escuchar aquella voz y sus pies volvieron a marchar como desde el principio, mientras mas avanzaba hacia ella su figura se iba alejando, el estaba conciente de que un espejismo le había jugado una mala pasada, pero su humor cambio al saber que esto lo esta haciendo por ella, parece absurdo, incluso es imposible que una mujer de su edad se fijara en un niño con aspecto de mujer, pese a todo eso, Tomohisa se encontraba contento, ya que la venganza no era lo único que lo motivaba a seguir, sino que ahora podría decirse que quería la atención de aquella señora, su señora del feudo. El sol se había presentando como un rival en el desierto, haciéndole pasar los peores momentos en su trote, cruzándole cientos de espejismos, pero el solo seguía adelante ignorando cualquier figura que apareciese, para que detenerse? Eso se preguntaba el joven con orgullo de su trabajo, de a poco iba sintiendo como los musuculos de sus piernas comenzaban a estirarse provocando esa sensación de estiramiento, como si todo lo que esta haciendo estuviera dando resultados; las horas mas pesadas ya habían pasado y pequeñas corrientes de aire paseaban por momentos dándole a Tomohisa una caricia revitarizadora , fue en esos momentos que el entrenamiento le exigia detenerse para cambiar la tarea a hacer, dejando de lado el trote el chico se detuvo en el lugar, y sin dar aviso alguno fue dando golpes al aire como si este fuera una persona invisible, combos por todos lados salían de su persona aplicando todo lo aprendido todo este tiempo que comenzó su travesia, el conocimiento que ahora tenia de combate no se compara con el de hace un tiempo atrás, su orgullo crecia de haber notado tanto avance, sus puños rozaban a la nada misma pero el factor importante del entrenamiento era la pesada arena en sus pies, el debía ejercer los combos con perfeccion dejando a un lado el agotamiento que provocaba el tener que usar quizás el doble de fuerza para poder moverse con propiedad en este campo de ejercicios, haciendo tal actividad el ganaría aun mas energía y quizás sus golpes además de eso se volverían aun mas rápido; fue mientras realizaba aquellos combos cuando recordó a su padrastro unos años atrás en una charla, este le enseño el arte de las katanas, aprovechando que tenia tal mercancía a la venta uso un par de katanas para que su pequeño pero curioso hijastro lograra aprender un poco de combates con la espada, el joven no olvidaba esos días que en verdad había disfrutado junto a la persona que hoy mas extrañaba , quizás debía conseguirse un arma para poder luchar, no sería mala idea en vez de usar solamente los puños, el plantearse que que hacer luego del entrenamiento le servía para despejarse y olvidarse que todavía se encontraba en este, las horas fueron pasando y el sol se iba alejando dejándole el lugar de a poco a la luna que aun no se presentaba en el desierto, aquellos golpes que iba dando se volvían cada vez mas rápido pero el agotamiento que estos provocaban eran cada vez mas notorios, este seria el limite? Se preguntaba, era molesto tener esos combates con su yo interior donde este solo atacaba negativamente al pobre, una persona de autoestima baja jamas llega lejos, siempre se coloca murallas imrrompibles y se estanca en la vida volviéndose alguien del monton, una persona asi se vuelve débil, y los débiles nunca llegan lejos, el consideraba a su padrastro una figura débil, que por dejar de lado el arte del combate termino cobrándolo con su vida, aquellos que no se capacitan para defenderse terminan quedando en el camino; no solo su cuerpo iba generando cambios, sino que también su visión de las cosas, estaba mas que claro que ahora lo único que quería hacer era combatir y combatir, su respuesta a todo era el luchar.
La noche finalmente se presento en el desierto, 8 horas habían pasado y Tomohisa se encontraba conforme con su entrenamiento, sintió que como recompensa recibia el regalo del frio nocturno, a estas horas generalmente el desierto se vuelve demasiado helado, corrientes de aire se intensificaban con mayores sonidos como si una persona a lo lejos estuviera exclamando algo a los gritos, la arena también quería formar parte del baile y junto al viento daban espectáculos de danza a los alrededores dando lugar a pequeñas figuras que se iban elevando hacia el cielo nocturno, era un hermoso espectáculo que el chico vio con asombro como si nunca lo hubiese presenciado alguna vez, será que antes no se había tomado el tiempo de ver aquellas pequeñas cosas, ahora el sabe que tiene que crecer y aprender mas que antes, su padrastro lo educo de una manera, ahora es el quien debe forjar su camino.El joven dio por acabado su entrenamiento dejándose caer en la arena, totalmente rendido , sintiendo la arena fresca rozando su cuerpo, su piel, su cabello, todo estaba cubierto por esas pequeñas partículas que al principio eran molestas pero que a esta altura no le importaba nada al joven; mirando al cielo lo único que podía hacer aquel chico era imaginándose junto a su señora, era increíble como de un momento a otro, con solo recordar el rostro de aquella persona Tomohisa se sentía totalmente revitalizado , sentía que si aquella hermosa mujer le ordenara entrenar el doble el la obedecería sin quejarse , sus encantos habían funcionado, y sin ella notarlo, tenia al tonto niño a sus pies, su lealtad le pertenecia no por principios, tampoco por orgullo, sino por amor; sonaba casi ridículo, pero el joven comprendio que esa belleza, ese carácter, esa personalidad, sus ojos, su mirada, su voz, su cuerpo, todo eso junto era el motivo por el cual el deseaba volverse mas fuerte, para captar su atención aunque sea para tener una conversación de igual a igual, esta bien, quizás para esa señora el no era mas que un servidor, un peon en esta “guerra” de feudos, pero las esperanzas no las perdia, sabia que en algún momento ella se fijaría en el, algún dia llegaría, y para eso debía entrenar como ningún otro, y cumplir por completo sus objetivos, la venganza era un motivo muy común para unirse a este estilo de vida, pero era el motivo por el cual un niño con destino de futuro mercader ahora se ubicaba tirado en el desierto luego de 8 horas de entrenamiento, las cosas cambian, a veces para bien, a veces para mal, uno no sabe lo que le puede pasar el dia de mañana pero Tomohisa estaba seguro de algo, el dia de mañana estará con la señora Usui y se hablaran a la misma altura, esa es la nueva meta del joven con aspecto delicado.Finalmente el chico se levanto de su descanso,  el camino a su casa se veía eterno por su estado actual, apenas podía mover los pies, quizás su cuerpo ahora aguante mas que antes, los resultados se verán mas delante de eso estaría seguro el joven , el notaba aquellos pequeños cambios, volver satisfecho a su casa para contarle a su madrastra sus resultados del entrenamiento era su nuevo objetivo para hoy, antes de que los animales rastreros salgan de sus escondites era mejor regresar a su hogar.  

Old Orange
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.